/ sábado 13 de agosto de 2016

Perderían protección ambiental 25 hectáreas

La construcción del Centro de Transferencia Modal (Cetram) Chapultepec y la torre anexa de 49 pisos quitaría la protección de área de valor ambiental a 25 hectáreas que están en el polígono del bosque, con el cambio de uso de suelo, equipamiento y de espacio abierto, advirtió ayer la asambleísta panista, Margarita Martínez Fisher.

Sobre la consulta ciudadana informal que propuso Raúl Flores, líder local perredista, la presidenta de la Comisión de Desarrollo Urbano e Infraestructura de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) dijo que “poner a consideración de los capitalinos dicha obra, podría validar una ilegalidad”.

Recordó a los perredistas que hasta la fecha no hay notificación alguna del Tribunal de lo Contencioso Administrativo en lo que hace a la demanda de juicio contra esa construcción, que pudiera darse hasta en un plazo de seis meses.

Recalcó que el Partido Acción Nacional (PAN) no está en contra de que se construyan otros Cetram, al contrario lo ven como algo positivo siempre que respeten la normatividad, pero sostuvo que la construcción de la torre de 49 pisos, que quieren hacer anexa al Cetram, viola el Programa de Desarrollo Urbano, el derecho a la Consulta Pública y a la Ley Orgánica de la Administración Pública, además que afecta el entorno urbano.

Dijo que la demanda interpuesta ante dicho tribunal busca proteger a la sociedad, que le dé certeza jurídica sobre las normas de uso de suelo, e incluso, dar seguridad a la inversión de los empresarios.

Sobre los cambios que se necesitan en las normas actuales para que no se presenten este tipo de problemas, Martínez Fisher respondió que cuanto se presente el Programa de Desarrollo Urbano el Gobierno capitalino tendrá que hacer sus planteamientos y en donde quiere generar ese tipo de desarrollos siendo trabajados con una perceptiva global.

En otro tema, la legisladora del PAN demandó al jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, atender la grave crisis que vive la Ciudad de México en materia de espacio público, cuyas políticas han derivado en la privatización y deterioro del espacio urbano.

“El área pública es una extensión de nuestros hogares que posibilita no solo la convivencia entre los habitantes de la ciudad, sino que va más allá al posibilitar la vida democrática de nuestra capital”, afirmó.

Calificó de positiva la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación respecto a los artículos 213 y 214 de la Ley de Movilidad.

“Esta decisión judicial sienta un importante precedente que armoniza nuestros derechos ciudadanos en el espacio público en el sentido de que nadie puede aplastar los derechos de otros en el uso y disfrute del espacio público, como son las calles, parques, jardines y demás equipamiento urbano”, manifestó Martínez Fisher.

Pidió al Gobierno de la capitalino retomar una política de desarrollo urbano que priorice el respeto por el espacio público, particularmente en esta metrópoli donde hay cinco metros por habitante, cuando el ideal es de 12 metros, lo que claramente resulta insuficiente.

Finalmente, demandó reformular completamente el Programa EcoPark que según una encuentra ciudadana sus objetivos y expectativas han sido claramente incumplidos.

La construcción del Centro de Transferencia Modal (Cetram) Chapultepec y la torre anexa de 49 pisos quitaría la protección de área de valor ambiental a 25 hectáreas que están en el polígono del bosque, con el cambio de uso de suelo, equipamiento y de espacio abierto, advirtió ayer la asambleísta panista, Margarita Martínez Fisher.

Sobre la consulta ciudadana informal que propuso Raúl Flores, líder local perredista, la presidenta de la Comisión de Desarrollo Urbano e Infraestructura de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) dijo que “poner a consideración de los capitalinos dicha obra, podría validar una ilegalidad”.

Recordó a los perredistas que hasta la fecha no hay notificación alguna del Tribunal de lo Contencioso Administrativo en lo que hace a la demanda de juicio contra esa construcción, que pudiera darse hasta en un plazo de seis meses.

Recalcó que el Partido Acción Nacional (PAN) no está en contra de que se construyan otros Cetram, al contrario lo ven como algo positivo siempre que respeten la normatividad, pero sostuvo que la construcción de la torre de 49 pisos, que quieren hacer anexa al Cetram, viola el Programa de Desarrollo Urbano, el derecho a la Consulta Pública y a la Ley Orgánica de la Administración Pública, además que afecta el entorno urbano.

Dijo que la demanda interpuesta ante dicho tribunal busca proteger a la sociedad, que le dé certeza jurídica sobre las normas de uso de suelo, e incluso, dar seguridad a la inversión de los empresarios.

Sobre los cambios que se necesitan en las normas actuales para que no se presenten este tipo de problemas, Martínez Fisher respondió que cuanto se presente el Programa de Desarrollo Urbano el Gobierno capitalino tendrá que hacer sus planteamientos y en donde quiere generar ese tipo de desarrollos siendo trabajados con una perceptiva global.

En otro tema, la legisladora del PAN demandó al jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, atender la grave crisis que vive la Ciudad de México en materia de espacio público, cuyas políticas han derivado en la privatización y deterioro del espacio urbano.

“El área pública es una extensión de nuestros hogares que posibilita no solo la convivencia entre los habitantes de la ciudad, sino que va más allá al posibilitar la vida democrática de nuestra capital”, afirmó.

Calificó de positiva la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación respecto a los artículos 213 y 214 de la Ley de Movilidad.

“Esta decisión judicial sienta un importante precedente que armoniza nuestros derechos ciudadanos en el espacio público en el sentido de que nadie puede aplastar los derechos de otros en el uso y disfrute del espacio público, como son las calles, parques, jardines y demás equipamiento urbano”, manifestó Martínez Fisher.

Pidió al Gobierno de la capitalino retomar una política de desarrollo urbano que priorice el respeto por el espacio público, particularmente en esta metrópoli donde hay cinco metros por habitante, cuando el ideal es de 12 metros, lo que claramente resulta insuficiente.

Finalmente, demandó reformular completamente el Programa EcoPark que según una encuentra ciudadana sus objetivos y expectativas han sido claramente incumplidos.