/ martes 25 de octubre de 2016

Presentará Ricardo Monreal plan austero de seguridad pública en la Cuauhtémoc

La delegación Cuauhtémoc tiene listo un plan austero de seguridad pública, cuyo costo ascenderá a 200 millones de pesos y que presentará a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, anticipó ayer su titular, Ricardo Monreal Ávila.

Durante la reunión del Gabinete de Seguridad Pública delegacional, también convocó al Instituto de Asistencia e Integración Social y al Gobierno de la Ciudad de México para que acompañados de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal se busque una solución en torno a los 250 puntos de población callejera que -de acuerdo a un censo de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México- hay en la demarcación, debido a que se ha logrado establecer una relación geográfica con la alta comisión de delitos.

El jefe delegacional reconoció que se ha llegado al nivel más álgido y de mayor desconfianza de la ciudadanía en torno a la seguridad, lo cual no se puede relajar en los esquemas de justicia, “no podemos perder nuestra ciudad”, advirtió.

En este sentido, explicó que su estrategia en la materia tiene que ver con equipar a la Policía Auxiliar, ubicar cámaras en lugares de mayor incidencia, prevención del delito, equipamiento con vehículos y tecnología.

En cuanto a la población callejera, Monreal Ávila precisó: “No vamos a criminalizar nunca, ni a la población callejera, ni al sexoservicio, ni al comercio ambulante, pero sí vamos a darle seguridad a los ciudadanos para que no padezcan los estragos de la inseguridad, la anarquía, o el desorden”.

Aunque algunos pensarían que es imposible superar esa perspectiva ciudadana, dijo que cerrará la brecha de desconfianza, para lo cual pidió a Rafael Luna Alviso, director general de Seguridad Pública, una estrategia para operar, que conlleve inteligencia, decisión y tolerancia.

Resaltó que con acciones recientes, por ejemplo la liberación de comercio ambulante en la Ribera de San Cosme y el desmantelamiento de los campamentos en la Plaza de la Ciudadela, lo que se busca es lograr condiciones propicias para una convivencia equilibrada donde la ciudadanía viva tranquila.

A su vez, el director general de Seguridad Pública indicó que el punto de pernocta de La Ciudadela infiltrado por la delincuencia tuvo su fundamento en cientos de quejas ciudadanas por la inseguridad que vivían a todas horas. Agregó que cuentan con tinas de activo incautadas del campamento  como pruebas para presentar ante el Ministerio Público.

“Teníamos mucha queja vecinal en San Cosme, de robo a transeúnte… caminaba yo en Santa María la Ribera y se quejaban los vecinos de que a diario había asaltos a transeúntes. Logramos reordenar y rescatar y recuperar la zona y en estos días no ha habido ningún incidente, yo espero que en La Ciudadela suceda lo mismo”, concluyó Monreal Ávila.

La delegación Cuauhtémoc tiene listo un plan austero de seguridad pública, cuyo costo ascenderá a 200 millones de pesos y que presentará a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, anticipó ayer su titular, Ricardo Monreal Ávila.

Durante la reunión del Gabinete de Seguridad Pública delegacional, también convocó al Instituto de Asistencia e Integración Social y al Gobierno de la Ciudad de México para que acompañados de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal se busque una solución en torno a los 250 puntos de población callejera que -de acuerdo a un censo de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México- hay en la demarcación, debido a que se ha logrado establecer una relación geográfica con la alta comisión de delitos.

El jefe delegacional reconoció que se ha llegado al nivel más álgido y de mayor desconfianza de la ciudadanía en torno a la seguridad, lo cual no se puede relajar en los esquemas de justicia, “no podemos perder nuestra ciudad”, advirtió.

En este sentido, explicó que su estrategia en la materia tiene que ver con equipar a la Policía Auxiliar, ubicar cámaras en lugares de mayor incidencia, prevención del delito, equipamiento con vehículos y tecnología.

En cuanto a la población callejera, Monreal Ávila precisó: “No vamos a criminalizar nunca, ni a la población callejera, ni al sexoservicio, ni al comercio ambulante, pero sí vamos a darle seguridad a los ciudadanos para que no padezcan los estragos de la inseguridad, la anarquía, o el desorden”.

Aunque algunos pensarían que es imposible superar esa perspectiva ciudadana, dijo que cerrará la brecha de desconfianza, para lo cual pidió a Rafael Luna Alviso, director general de Seguridad Pública, una estrategia para operar, que conlleve inteligencia, decisión y tolerancia.

Resaltó que con acciones recientes, por ejemplo la liberación de comercio ambulante en la Ribera de San Cosme y el desmantelamiento de los campamentos en la Plaza de la Ciudadela, lo que se busca es lograr condiciones propicias para una convivencia equilibrada donde la ciudadanía viva tranquila.

A su vez, el director general de Seguridad Pública indicó que el punto de pernocta de La Ciudadela infiltrado por la delincuencia tuvo su fundamento en cientos de quejas ciudadanas por la inseguridad que vivían a todas horas. Agregó que cuentan con tinas de activo incautadas del campamento  como pruebas para presentar ante el Ministerio Público.

“Teníamos mucha queja vecinal en San Cosme, de robo a transeúnte… caminaba yo en Santa María la Ribera y se quejaban los vecinos de que a diario había asaltos a transeúntes. Logramos reordenar y rescatar y recuperar la zona y en estos días no ha habido ningún incidente, yo espero que en La Ciudadela suceda lo mismo”, concluyó Monreal Ávila.