/ martes 21 de marzo de 2017

Preservará Reforma Línea 7 del Metrobús

  • Se trabaja estrechamente con el INAH en el desarrollo del proyecto

El patrimonio histórico, arquitectónico y turístico del Paseo de la Reforma está plenamente garantizado antes, durante y después de la construcción de la Línea 7 del Metrobús, que correrá sobre esa vialidad, de la Fuente de Petróleos a la Villa.

De esta manera, el Ángel de la Independencia, La Diana Cazadora y el Monumento a Cuauhtémoc, entre otras esculturas, serán plenamente respetados y para eso se trabaja estrechamente con el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Paseo de la Reforma no tiene un sistema de transporte confiable y digno de su altura y de las inversiones multimillonarias y las grandes torres que se están desarrollando.

La conservación del patrimonio histórico de Paseo de la Reforma, por donde correrá la Línea 7 del Metrobús, está garantizada, pues se respetará la imagen de esta emblemática vialidad de la ciudad, donde existen 180 estatuas y jarrones, con importante valor histórico, confirmaron ayer la Secretaría de Obras y Servicios (Sobse) y la Dirección General de Metrobús

“Seremos muy respetuosos, estrictamente respetuosos con toda la imagen actual de Reforma, no nada más para preservarla, sino para enriquecerla, ya que es una proyecto único que nada tiene que ver con los otros corredores de Metrobús”, comentaron ambas instituciones.

El derrotero inicial es de la Fuente de Petróleos a Indios Verdes -con la posible ampliación a las zonas de Santa Fe y Cuautepec.

El titular de la SOBSE, Édgar Tungüi Rodríguez, resaltó que se mantienen mesas de trabajo y recorridos con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), para preservar el patrimonio histórico y turístico de la ruta.

Estableció que Paseo de la Reforma, “no tiene un sistema de transporte confiable y digno de su altura y de las inversiones multimillonarias y las grandes torres que se están desarrollando. Tiene un transporte operado fundamentalmente con este tipo de autobuses, de 85-90 pajeros de capacidad, de difícil acceso, sin regulación y con un comportamiento de operación muy similar al de los microbuses”, destacó.

Por ello, de acuerdo con el proyecto, esa línea contará con 90 autobuses de doble piso, tipo Euro VI, que generan mucho menos emisiones contaminantes en comparación con los vehículos que actualmente circulan por esa importante e histórica avenida.

De allí que las 180 estatuas y jarrones, con importante valor histórico, o corren algún riesgo, dado que Paseo de la Reforma “no cambiará nada”, pues el Metrobús irá sobre el carril que actualmente utiliza el transporte público, “solo que ahora los autobuses del MB irán en la sección central de Reforma y circularán por el carril derecho, como ocurre actualmente”, dijo la Sobse.

Insistió que está garantizada la conservación del patrimonio histórico, pues restaurarán Paseo de Misterios y el tapete vehicular, harán un remozamiento de las glorietas, “pero no se modificarán monumentos, esculturas, bustos, ni el camellón central, y de todo estará pendiente el INAH”, reveló Edgar Tungüi, titular de la Sobse.

PROYECTO

Justo por ese lugar donde están las estatuas de los héroes nacionales, correrá la Línea 7, la cual tendrá un estimado de 130 mil pasajeros diarios a lo largo de sus 15 kilómetros que contarán con 32 parabuses, en el primer tramo de construcción, ya que se prevé ofrecer un servicio complementario a Santa Fe para darle continuidad a los usuarios en su traslado con autobuses convencionales, así como hacía Cuautepec.

Sin embargo, sobre la última propuesta, el titular de la Sobse, Édgar Tungüi Rodríguez, ha reiterado que “hasta el momento el proyecto solo contempla de Indios Verdes a la Fuente de Petróleos y de ahí a Santa Fe”, dijo.

Explicó que el proyecto de metrobús de Reforma, es fundamentalmente la sustitución de vehículos de transporte público, autobuses contaminantes, sin accesibilidad, sin tecnología por autobuses de alta tecnología y alta capacidad “por lo que es un proyecto único que nada tiene que ver con los otros corredores convencionales de este sistema”.

Según información de la Sobse, la Línea 7 tendrá un estimado de 130 mil pasajeros diarios a lo largo de sus 15 kilómetros, con 32 parabuses, pero prevé ofrecer un servicio complementario a Santa Fe. El tiempo de recorrido total será de 50 minutos, en comparación con los 80 minutos que se realizan en transporte público convencional.

RESPETO

Con ello, queda garantizada la conservación de la propuesta que el 2 de septiembre de 1887 presentó Francisco Sosa Escalante, en su columna dentro del diario El Partido Liberal, que para honrar a los héroes liberales del país era necesario establecer diversas esculturas a los largo de tan importante avenida.

Fue así como el entonces presidente, Porfirio Díaz, aprobó esta iniciativa y se lanzó una convocatoria para que cada Estado de la República donara dos esculturas de héroes locales, dignos de ser recordados por sus logros políticos, científicos o militares.

En las bases, quedó establecido que toda estatua debía estar fabricada en bronce y un jurado avalaría su calidad artística antes de su colocación.

Estas estatuas son la mayoría de las que actualmente ocupan Paseo de la Reforma, aunque se colocaron en dos etapas: 34 entre 1889 y 1899, a las que se agregaron cuatro entre 1902 y 1982 al sur de la avenida y 39 entre 1976 y 1982 al norte de la arteria.

Finalmente, las estatuas se enlistaron por el Estado que las mandó, aunque curiosamente hasta la fecha Baja California es la única entidad que no ha enviado ningún monumento al paseo.

  • Se trabaja estrechamente con el INAH en el desarrollo del proyecto

El patrimonio histórico, arquitectónico y turístico del Paseo de la Reforma está plenamente garantizado antes, durante y después de la construcción de la Línea 7 del Metrobús, que correrá sobre esa vialidad, de la Fuente de Petróleos a la Villa.

De esta manera, el Ángel de la Independencia, La Diana Cazadora y el Monumento a Cuauhtémoc, entre otras esculturas, serán plenamente respetados y para eso se trabaja estrechamente con el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Paseo de la Reforma no tiene un sistema de transporte confiable y digno de su altura y de las inversiones multimillonarias y las grandes torres que se están desarrollando.

La conservación del patrimonio histórico de Paseo de la Reforma, por donde correrá la Línea 7 del Metrobús, está garantizada, pues se respetará la imagen de esta emblemática vialidad de la ciudad, donde existen 180 estatuas y jarrones, con importante valor histórico, confirmaron ayer la Secretaría de Obras y Servicios (Sobse) y la Dirección General de Metrobús

“Seremos muy respetuosos, estrictamente respetuosos con toda la imagen actual de Reforma, no nada más para preservarla, sino para enriquecerla, ya que es una proyecto único que nada tiene que ver con los otros corredores de Metrobús”, comentaron ambas instituciones.

El derrotero inicial es de la Fuente de Petróleos a Indios Verdes -con la posible ampliación a las zonas de Santa Fe y Cuautepec.

El titular de la SOBSE, Édgar Tungüi Rodríguez, resaltó que se mantienen mesas de trabajo y recorridos con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), para preservar el patrimonio histórico y turístico de la ruta.

Estableció que Paseo de la Reforma, “no tiene un sistema de transporte confiable y digno de su altura y de las inversiones multimillonarias y las grandes torres que se están desarrollando. Tiene un transporte operado fundamentalmente con este tipo de autobuses, de 85-90 pajeros de capacidad, de difícil acceso, sin regulación y con un comportamiento de operación muy similar al de los microbuses”, destacó.

Por ello, de acuerdo con el proyecto, esa línea contará con 90 autobuses de doble piso, tipo Euro VI, que generan mucho menos emisiones contaminantes en comparación con los vehículos que actualmente circulan por esa importante e histórica avenida.

De allí que las 180 estatuas y jarrones, con importante valor histórico, o corren algún riesgo, dado que Paseo de la Reforma “no cambiará nada”, pues el Metrobús irá sobre el carril que actualmente utiliza el transporte público, “solo que ahora los autobuses del MB irán en la sección central de Reforma y circularán por el carril derecho, como ocurre actualmente”, dijo la Sobse.

Insistió que está garantizada la conservación del patrimonio histórico, pues restaurarán Paseo de Misterios y el tapete vehicular, harán un remozamiento de las glorietas, “pero no se modificarán monumentos, esculturas, bustos, ni el camellón central, y de todo estará pendiente el INAH”, reveló Edgar Tungüi, titular de la Sobse.

PROYECTO

Justo por ese lugar donde están las estatuas de los héroes nacionales, correrá la Línea 7, la cual tendrá un estimado de 130 mil pasajeros diarios a lo largo de sus 15 kilómetros que contarán con 32 parabuses, en el primer tramo de construcción, ya que se prevé ofrecer un servicio complementario a Santa Fe para darle continuidad a los usuarios en su traslado con autobuses convencionales, así como hacía Cuautepec.

Sin embargo, sobre la última propuesta, el titular de la Sobse, Édgar Tungüi Rodríguez, ha reiterado que “hasta el momento el proyecto solo contempla de Indios Verdes a la Fuente de Petróleos y de ahí a Santa Fe”, dijo.

Explicó que el proyecto de metrobús de Reforma, es fundamentalmente la sustitución de vehículos de transporte público, autobuses contaminantes, sin accesibilidad, sin tecnología por autobuses de alta tecnología y alta capacidad “por lo que es un proyecto único que nada tiene que ver con los otros corredores convencionales de este sistema”.

Según información de la Sobse, la Línea 7 tendrá un estimado de 130 mil pasajeros diarios a lo largo de sus 15 kilómetros, con 32 parabuses, pero prevé ofrecer un servicio complementario a Santa Fe. El tiempo de recorrido total será de 50 minutos, en comparación con los 80 minutos que se realizan en transporte público convencional.

RESPETO

Con ello, queda garantizada la conservación de la propuesta que el 2 de septiembre de 1887 presentó Francisco Sosa Escalante, en su columna dentro del diario El Partido Liberal, que para honrar a los héroes liberales del país era necesario establecer diversas esculturas a los largo de tan importante avenida.

Fue así como el entonces presidente, Porfirio Díaz, aprobó esta iniciativa y se lanzó una convocatoria para que cada Estado de la República donara dos esculturas de héroes locales, dignos de ser recordados por sus logros políticos, científicos o militares.

En las bases, quedó establecido que toda estatua debía estar fabricada en bronce y un jurado avalaría su calidad artística antes de su colocación.

Estas estatuas son la mayoría de las que actualmente ocupan Paseo de la Reforma, aunque se colocaron en dos etapas: 34 entre 1889 y 1899, a las que se agregaron cuatro entre 1902 y 1982 al sur de la avenida y 39 entre 1976 y 1982 al norte de la arteria.

Finalmente, las estatuas se enlistaron por el Estado que las mandó, aunque curiosamente hasta la fecha Baja California es la única entidad que no ha enviado ningún monumento al paseo.