/ miércoles 21 de octubre de 2015

Propone asambleísta eliminar veto de bolsillo del jefe de Gobierno

Fernando Ríos / El Sol de México

Ciudad de México.- Jorge Romero, coordinador de los asambleístas panistas, propuso ayer eliminar el ejercicio del veto de bolsillo por parte del jefe de Gobierno capitalino, a fin de abatir el rezago y agilizar la práctica parlamentaria y establecer un plazo de 10 días para que la Consejería Jurídica y Servicios Legales capitalina promulgue y publique las leyes aprobadas por los legisladores locales.

Explicó que el Distrito Federal es la única entidad del país donde existe el veto de bolsillo, y que ello niega la soberanía de la Asamblea Legislativa capitalina.

Explicó que al derogar, desaparecer y romper el esquema del veto de bolsillo, la Consejería Jurídica y Servicios Legales tendría un plazo máximo de 10 días para publicar las leyes aprobadas en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

Destacó que a pesar de que los legisladores locales discuten y aprueban leyes, éstas no pueden entrar en vigencia hasta su promulgación y publicación en la Gaceta Oficial del Distrito Federal, por lo que existe “completa discrecionalidad por parte del Poder Ejecutivo de la capital del país”, dijo.

Advirtió que mientras exista el “veto de bolsillo”, se niega la soberanía del recinto de la ALDF y se convierte en una burla para los procesos legislativos capitalinos.

Consideró que la Asamblea Legislativa no debe depender del criterio unilateral del Gobierno central para que las leyes locales votadas en ese recinto legislativo surtan efecto.

Dijo que la propuesta de reforma al Artículo 92 de la Ley Orgánica de la ALDF pretende terminar con la absoluta discrecionalidad por el Poder Ejecutivo para la promulgación y publicación de leyes discutidas en sesiones, meses, e incluso periodos, por parte de los legisladores locales.

Destacó que en caso de que el que el jefe de Gobierno no cumpla con los plazos legales, de aprobarse la ley, serían promulgadas por el ministerio de ley, para ordenar su publicación.

Recordó que de 268 reformas a leyes aprobadas en la pasada legislatura local, no se han publicado 69, es decir, el 26 por ciento. De 44 leyes nuevas, no se han promulgado ocho, equivalente al 8.18 por ciento, o sea que una de cada cuatro reformas se quedarán en el cajón y una de cada 10 leyes no son promulgadas.

Finalmente, mencionó los casos de la Ley de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, la Ley de Dignificación Policial, la Ley de Derechos Culturales, la Ley de Gobierno Electrónico y la Ley para la Protección Integral de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, entre otras.

Fernando Ríos / El Sol de México

Ciudad de México.- Jorge Romero, coordinador de los asambleístas panistas, propuso ayer eliminar el ejercicio del veto de bolsillo por parte del jefe de Gobierno capitalino, a fin de abatir el rezago y agilizar la práctica parlamentaria y establecer un plazo de 10 días para que la Consejería Jurídica y Servicios Legales capitalina promulgue y publique las leyes aprobadas por los legisladores locales.

Explicó que el Distrito Federal es la única entidad del país donde existe el veto de bolsillo, y que ello niega la soberanía de la Asamblea Legislativa capitalina.

Explicó que al derogar, desaparecer y romper el esquema del veto de bolsillo, la Consejería Jurídica y Servicios Legales tendría un plazo máximo de 10 días para publicar las leyes aprobadas en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

Destacó que a pesar de que los legisladores locales discuten y aprueban leyes, éstas no pueden entrar en vigencia hasta su promulgación y publicación en la Gaceta Oficial del Distrito Federal, por lo que existe “completa discrecionalidad por parte del Poder Ejecutivo de la capital del país”, dijo.

Advirtió que mientras exista el “veto de bolsillo”, se niega la soberanía del recinto de la ALDF y se convierte en una burla para los procesos legislativos capitalinos.

Consideró que la Asamblea Legislativa no debe depender del criterio unilateral del Gobierno central para que las leyes locales votadas en ese recinto legislativo surtan efecto.

Dijo que la propuesta de reforma al Artículo 92 de la Ley Orgánica de la ALDF pretende terminar con la absoluta discrecionalidad por el Poder Ejecutivo para la promulgación y publicación de leyes discutidas en sesiones, meses, e incluso periodos, por parte de los legisladores locales.

Destacó que en caso de que el que el jefe de Gobierno no cumpla con los plazos legales, de aprobarse la ley, serían promulgadas por el ministerio de ley, para ordenar su publicación.

Recordó que de 268 reformas a leyes aprobadas en la pasada legislatura local, no se han publicado 69, es decir, el 26 por ciento. De 44 leyes nuevas, no se han promulgado ocho, equivalente al 8.18 por ciento, o sea que una de cada cuatro reformas se quedarán en el cajón y una de cada 10 leyes no son promulgadas.

Finalmente, mencionó los casos de la Ley de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, la Ley de Dignificación Policial, la Ley de Derechos Culturales, la Ley de Gobierno Electrónico y la Ley para la Protección Integral de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, entre otras.