/ sábado 9 de julio de 2016

Proponen aplicar medidas contra calentamiento global en la Megalópolis

Las acciones que ya realiza el Gobierno de la Ciudad de México para evitar el calentamiento global del planeta, como consecuencia de la emisión de gases de efecto invernadero que amenazan la salud y el futuro, pueden ser replicadas en otras entidades de la Megalópolis, propuso ayer Raúl Flores, líder perredista capitalino.

Durante el foro “Las oportunidades de la Ciudad rumbo a la transición de energías limpias y renovables", el vicecoordinador de la bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal pidió a los gobernadores que forman parte de esa región pasar del discurso a la acción en materia ambiental para frenar la emisión de contaminantes que amenaza la viabilidad de dichas entidades y de sus habitantes.

“La Ciudad de México necesita del concurso no solo de la Federación sino también de la solidaridad de los gobernantes de los Estados que conforman la pomposamente llamada megalópolis, pues no puede ser que se generen masas de contaminantes en otras entidades para que luego lleguen aquí a la Ciudad de México y seamos las y los capitalinos los que más estamos padeciendo los efectos de miles de toneladas de gases de efecto invernadero que se producen y que comprometen nuestro futuro”, recalcó Flores García.

En el foro, organizado por la Comisión Especial de Fomento a la Inversión en Infraestructura parta la Ciudad de la ALDF, también participó Édgar Tungüí, secretario de Obras y Servicios, mencionó los siete ejes de acción que ya lleva a cabo la administración local para frenar el cambio climático.

En este sentido, enumeró: transición energética urbana y rural, contención de la mancha urbana, mejoramiento ambiental, desarrollo sustentable de los recursos naturales y la biodivesidad, construcción de la resiliencia, educación y comunicación, e investigación, y desarrollo, todas encaminadas a la realización de diferentes tareas.

Asimismo, paso revista a varias estrategias de la Ciudad en el tema del cambio climático, por ejemplo la gestión de las 13 mil toneladas de residuos sólidos que genera la capital diariamente, a fin de lograr que el 50 por ciento de esos “desperdicios” se conviertan en fuentes de energía renovables; la explotación de biogas y gas metano que producen los residuos arrojados antiguamente en el Bordo Poniente para generar energía eléctrica, que representará dejar de emitir un millón de toneladas de gases de efecto invernadero; la suspensión de las actividades en la Planta de Asfalto.

En materia de transporte, informó de la ampliación de las línea 9 y 12 del Metro, el programa de sustitución de transporte público obsoleto que incluye el sacar de circulación los 14 mil microbuses, la construcción de más líneas de Metrobús para alcanzar 100 kilómetros de vía, el retiro de 620 topes en redes primarias y la suspensión de vehículos oficiales que usan diesel.

A su vez, Miguel Angel Cancino, titular de la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial, apeló al fortalecimiento institucional para enfrentar el cambio climático y tomar en cuenta aspectos como la urbanización, el crecimiento demográfico y el desarrollo en infraestructura para mejorar la situación del medio ambiente de la capital y el cuidado de sus recursos naturales.

Asimismo pidió tomar en cuenta el derecho constitucional de todo ser humano a disfrutar de un medio ambiente adecuado para alcanzar los niveles óptimos de desarrollo, salud y bienestar; garantizar el acceso al agua, su disposición y saneamiento como derechos humanos inalienables.

A su vez, Adrián Fernández, director ejecutivo de Iniciativa Climática, reconoció que la Ciudad de México ha demostrado ser un laboratorio de éxitos en cuestiones ambientales que luego se replican a nivel nacional, por lo que exigió acabar con políticas erróneas como la construcción de los segundos pisos y en su lugar pasar a formas de transporte más efectivas que contribuyan a la movilidad de las personas, por ejemplo la construcción de más líneas de Metrobús, que han demostrado ser un medio de transporte rentable y competitivo.

Finalmente, llamó a avanzar hacia la descarbonización de las ciudades, enfatizó que ya no hay más tiempo y que urge disminuir las emisiones de bióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, y advirtió que si a nivel nacional el Gobierno federal continúa invirtiendo en termoeléctricas estará contribuyendo directamente con el calentamiento global.

Las acciones que ya realiza el Gobierno de la Ciudad de México para evitar el calentamiento global del planeta, como consecuencia de la emisión de gases de efecto invernadero que amenazan la salud y el futuro, pueden ser replicadas en otras entidades de la Megalópolis, propuso ayer Raúl Flores, líder perredista capitalino.

Durante el foro “Las oportunidades de la Ciudad rumbo a la transición de energías limpias y renovables", el vicecoordinador de la bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal pidió a los gobernadores que forman parte de esa región pasar del discurso a la acción en materia ambiental para frenar la emisión de contaminantes que amenaza la viabilidad de dichas entidades y de sus habitantes.

“La Ciudad de México necesita del concurso no solo de la Federación sino también de la solidaridad de los gobernantes de los Estados que conforman la pomposamente llamada megalópolis, pues no puede ser que se generen masas de contaminantes en otras entidades para que luego lleguen aquí a la Ciudad de México y seamos las y los capitalinos los que más estamos padeciendo los efectos de miles de toneladas de gases de efecto invernadero que se producen y que comprometen nuestro futuro”, recalcó Flores García.

En el foro, organizado por la Comisión Especial de Fomento a la Inversión en Infraestructura parta la Ciudad de la ALDF, también participó Édgar Tungüí, secretario de Obras y Servicios, mencionó los siete ejes de acción que ya lleva a cabo la administración local para frenar el cambio climático.

En este sentido, enumeró: transición energética urbana y rural, contención de la mancha urbana, mejoramiento ambiental, desarrollo sustentable de los recursos naturales y la biodivesidad, construcción de la resiliencia, educación y comunicación, e investigación, y desarrollo, todas encaminadas a la realización de diferentes tareas.

Asimismo, paso revista a varias estrategias de la Ciudad en el tema del cambio climático, por ejemplo la gestión de las 13 mil toneladas de residuos sólidos que genera la capital diariamente, a fin de lograr que el 50 por ciento de esos “desperdicios” se conviertan en fuentes de energía renovables; la explotación de biogas y gas metano que producen los residuos arrojados antiguamente en el Bordo Poniente para generar energía eléctrica, que representará dejar de emitir un millón de toneladas de gases de efecto invernadero; la suspensión de las actividades en la Planta de Asfalto.

En materia de transporte, informó de la ampliación de las línea 9 y 12 del Metro, el programa de sustitución de transporte público obsoleto que incluye el sacar de circulación los 14 mil microbuses, la construcción de más líneas de Metrobús para alcanzar 100 kilómetros de vía, el retiro de 620 topes en redes primarias y la suspensión de vehículos oficiales que usan diesel.

A su vez, Miguel Angel Cancino, titular de la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial, apeló al fortalecimiento institucional para enfrentar el cambio climático y tomar en cuenta aspectos como la urbanización, el crecimiento demográfico y el desarrollo en infraestructura para mejorar la situación del medio ambiente de la capital y el cuidado de sus recursos naturales.

Asimismo pidió tomar en cuenta el derecho constitucional de todo ser humano a disfrutar de un medio ambiente adecuado para alcanzar los niveles óptimos de desarrollo, salud y bienestar; garantizar el acceso al agua, su disposición y saneamiento como derechos humanos inalienables.

A su vez, Adrián Fernández, director ejecutivo de Iniciativa Climática, reconoció que la Ciudad de México ha demostrado ser un laboratorio de éxitos en cuestiones ambientales que luego se replican a nivel nacional, por lo que exigió acabar con políticas erróneas como la construcción de los segundos pisos y en su lugar pasar a formas de transporte más efectivas que contribuyan a la movilidad de las personas, por ejemplo la construcción de más líneas de Metrobús, que han demostrado ser un medio de transporte rentable y competitivo.

Finalmente, llamó a avanzar hacia la descarbonización de las ciudades, enfatizó que ya no hay más tiempo y que urge disminuir las emisiones de bióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, y advirtió que si a nivel nacional el Gobierno federal continúa invirtiendo en termoeléctricas estará contribuyendo directamente con el calentamiento global.