/ domingo 28 de agosto de 2016

Puesto de pollos pone en peligro a peatones en la GAM

Que el delegado en Gustavo A. Madero, Víctor Hugo Lobo Román, ordene que sea retirado un puesto tubular con lona usado para vender pollos asados los sábados y domingos, en plena banqueta de la avenida Victoria, a un costado de la salida del estacionamiento de la tienda WalMart de Plaza Tepeyac, piden vecinos de la colonia Estrella y de otras circunvecinas.

Ello, debido a que todas las personas que utilizan la banqueta para dirigirse al centro comercial referido, tienen que bajarse al arroyo vehicular porque el puesto de pollos, bloquea arbitrariamente el paso de los transeúntes. Incluso no se respeta una rampa para sillas de ruedas, que tiene pintado un logo alusivo en color azul en el punto donde se pone este negocio callejero.

Gente de edad avanzada, madres que traen de la mano a sus menores hijos o que usan carreola y en general todas las personas que pasan por el sitio, tienen que batallar por la existencia del puesto, y más cuando traen bolsas con sus compras de la tienda de autoservicio. Y al bajar de la banqueta ocupada, se topan con los autos estacionados de los “clientes’’ y de estos comerciantes, por lo que los transeúntes tienen todavía que arriesgarse mucho más al caminar por la mitad de la avenida Victoria, con el riesgo de ser atropellados. Se espera que el director de Gobierno, Jorge Zamorano, atienda también esta petición y ayude a que los peatones no pongan en riesgo su integridad física.

Que el delegado en Gustavo A. Madero, Víctor Hugo Lobo Román, ordene que sea retirado un puesto tubular con lona usado para vender pollos asados los sábados y domingos, en plena banqueta de la avenida Victoria, a un costado de la salida del estacionamiento de la tienda WalMart de Plaza Tepeyac, piden vecinos de la colonia Estrella y de otras circunvecinas.

Ello, debido a que todas las personas que utilizan la banqueta para dirigirse al centro comercial referido, tienen que bajarse al arroyo vehicular porque el puesto de pollos, bloquea arbitrariamente el paso de los transeúntes. Incluso no se respeta una rampa para sillas de ruedas, que tiene pintado un logo alusivo en color azul en el punto donde se pone este negocio callejero.

Gente de edad avanzada, madres que traen de la mano a sus menores hijos o que usan carreola y en general todas las personas que pasan por el sitio, tienen que batallar por la existencia del puesto, y más cuando traen bolsas con sus compras de la tienda de autoservicio. Y al bajar de la banqueta ocupada, se topan con los autos estacionados de los “clientes’’ y de estos comerciantes, por lo que los transeúntes tienen todavía que arriesgarse mucho más al caminar por la mitad de la avenida Victoria, con el riesgo de ser atropellados. Se espera que el director de Gobierno, Jorge Zamorano, atienda también esta petición y ayude a que los peatones no pongan en riesgo su integridad física.