/ miércoles 15 de junio de 2016

Realizarán censo de población callejera

El secretario de Desarrollo Social de la Ciudad de México, José Ramón Amieva Gálvez, anunció que se iniciará un censo de población callejera con la finalidad de contar con un diagnóstico de cada uno de los casi cuatro mil personas que viven en las calles de la capital mexicana.

Entrevistado luego de entregar 600 tarjetas de pensión alimentaria a igual número de adultos mayores, pidió no criminalizar a este sector poblacional e informó que este censo forma parte del Protocolo Interinstitucional de Atención Integral a Personas en Riesgo de Vivir en Calle e Integrantes de las Poblaciones Callejeras en la Ciudad de México, que presentará mañana ante la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal.

“Lo primero que se va a hacer de acuerdo al protocolo, no se va a hacer un conteo, ese es otro punto, las personas en situación de calle no se cuentan, es un censo donde podamos saber de dónde provienen, cuáles fueron las condiciones en las que entraron a la situación de calle, cuáles son sus relaciones familiares y sociales, que los podamos ayudar”.

Dijo que se cuenta con un estimado de que hay entre tres mil 700 y cuatro mil personas que habitan en las calles de la ciudad, principalmente en seis demarcaciones, de las cuales, más del 50 por ciento se concentran en la delegación Cuauhtémoc, principalmente en el centro de la ciudad.

Reconoció que la atención a este sector de la población, no radica de ninguna manera en hacer una limpieza social, para desaparecerlas de las calles, sino de establecer esquemas de atención pública específicos y de acuerdo a sus necesidades, de ahí la importancia del protocolo que el jueves (mañana) se dará a conocer.

Sostuvo que también se pondrá especial énfasis en el tema de las adicciones, pues gran mayoría de la población que vive en la calle, enfrenta este problema sobre todo con inhalantes.

Comentó que como parte del protocolo, también se establece el contar con dos tipos de albergues, uno para personas que ya tienen pareja del mismo grupo que habita en las calles, e incluso tienen hijos y otro que ofrezca hospedaje, alimentación y trabajo, para quienes deseen salir de esa situación callejera.

El secretario de Desarrollo Social de la Ciudad de México, José Ramón Amieva Gálvez, anunció que se iniciará un censo de población callejera con la finalidad de contar con un diagnóstico de cada uno de los casi cuatro mil personas que viven en las calles de la capital mexicana.

Entrevistado luego de entregar 600 tarjetas de pensión alimentaria a igual número de adultos mayores, pidió no criminalizar a este sector poblacional e informó que este censo forma parte del Protocolo Interinstitucional de Atención Integral a Personas en Riesgo de Vivir en Calle e Integrantes de las Poblaciones Callejeras en la Ciudad de México, que presentará mañana ante la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal.

“Lo primero que se va a hacer de acuerdo al protocolo, no se va a hacer un conteo, ese es otro punto, las personas en situación de calle no se cuentan, es un censo donde podamos saber de dónde provienen, cuáles fueron las condiciones en las que entraron a la situación de calle, cuáles son sus relaciones familiares y sociales, que los podamos ayudar”.

Dijo que se cuenta con un estimado de que hay entre tres mil 700 y cuatro mil personas que habitan en las calles de la ciudad, principalmente en seis demarcaciones, de las cuales, más del 50 por ciento se concentran en la delegación Cuauhtémoc, principalmente en el centro de la ciudad.

Reconoció que la atención a este sector de la población, no radica de ninguna manera en hacer una limpieza social, para desaparecerlas de las calles, sino de establecer esquemas de atención pública específicos y de acuerdo a sus necesidades, de ahí la importancia del protocolo que el jueves (mañana) se dará a conocer.

Sostuvo que también se pondrá especial énfasis en el tema de las adicciones, pues gran mayoría de la población que vive en la calle, enfrenta este problema sobre todo con inhalantes.

Comentó que como parte del protocolo, también se establece el contar con dos tipos de albergues, uno para personas que ya tienen pareja del mismo grupo que habita en las calles, e incluso tienen hijos y otro que ofrezca hospedaje, alimentación y trabajo, para quienes deseen salir de esa situación callejera.