/ lunes 16 de enero de 2017

Tiene la ciudad solo mil 800 bomberos

  • Después del terremoto de 1985, poco se ha avanzado en Protección Civil, lamenta asambleísta de Morena

La Ciudad de México tiene solamente mil 800 bomberos y 750 paramédicos divididos en tres turnos, y no tiene un diagnóstico de las camas de hospital ni del instrumental necesario para hacer frente a las necesidades de atención de los cuerpos de primera respuesta, reveló Ana Juana Ángeles Valencia, asambleísta del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

La legisladora reconoció que después del terremoto de 1985 lamentablemente poco se ha avanzado en materia de protección civil, por lo que ante la posibilidad de sismos de gran magnitud urgió a las autoridades capitalinas a actualizar los Sistemas de Alerta Temprana, a efecto de que generen mecanismos de conocimiento del riesgo, monitoreo permanente, fortalecimiento de la capacidad de respuesta y difusión del alertamiento entre la población.

En marco del foro “Alertas Tempranas en la Prevención de Desastres” en el que se proyectó la película “7:19”, dirigida por Jorge Michel Grau, con las actuaciones de Héctor Bonilla y Demián Bichir, recordó que aún falta mucho por hacer en materia de protección civil, asunto que debiera preocupar a las autoridades capitalinas, pues delegaciones como Iztapalapa, Tláhuac, Xochimilco y Milpa Alta presentan afectaciones por inundaciones; y las demarcaciones de Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero son las que más casos tienen de edificios en mal estado.

La legisladora de Morena dijo que ha permanecido en pausa en materia de prevención de desastres, y a la fecha solo se identifica protección civil con los del chalequito, a los que acordonan la zona y con los simulacros, y poco hemos avanzado.

Precisó que Protección Civil debe actuar profesionalmente, con entrenamientos, poner en marcha los protocolos existentes, conocer el entorno, en dónde estoy, dónde están las salidas, los riesgos para utilizarlos o no, de manera inteligente.

Un Sistema de Alerta Temprana, agregó, debe fortalecer sus capacidades, ampliando su cobertura y llegar a poblaciones vulnerables como son indígenas, discapacitados, mujeres y adultos mayores.

Por su parte, el director de la película, Jorge Michel Grau, señaló que el sismo de 1985 es un evento que da identidad a los habitantes de la Ciudad de México, y que por tanto, debiera ser un referente para formar ciudadanos más preparados en la respuesta hacia los desastres.

En este sentido, el ingeniero Juan Manuel Espinosa, creador de los Sistemas de Alerta Temprana en México, hizo un llamado a las autoridades a respetar las normas de construcción, para así evitar colapsos de mayor magnitud ante un sismo. Lamentó que la corrupción en nuestro país permita el robo de materiales como cemento y varilla, que da como resultado edificaciones débiles.

Por su parte, el ingeniero Enrique Guevara subrayó la importancia de realizar foros que tengan como objetivo crear conciencia en la población, y que esto se traduzca en la modificación de conductas ante temas de alto riesgo.

Entre las propuestas de los asistentes, destacaron la del arquitecto José Luis Martínez, quien se planteó la necesidad de educar a los jóvenes en prevención de desastres, y no en el uso de armas, “mejor salvar que quitar vidas”.

Luis Flores, dirigente social, hizo hincapié en enseñar desde la primaria temas de protección civil, que “se vuelva parte de los planes de estudio de los niños”.

Al finalizar, los invitados coincidieron con la legisladora de Morena, en que es necesario trabajar con la ciudadanía, para que mediante la participación ciudadana se instruya acerca de las medidas de protección civil. Además, subrayaron la importancia de fortalecer con presupuesto a las delegaciones, a fin de que éstas generen acciones que abonen a una mejor preparación e incremento en número de los elementos de Protección Civil.

  • Después del terremoto de 1985, poco se ha avanzado en Protección Civil, lamenta asambleísta de Morena

La Ciudad de México tiene solamente mil 800 bomberos y 750 paramédicos divididos en tres turnos, y no tiene un diagnóstico de las camas de hospital ni del instrumental necesario para hacer frente a las necesidades de atención de los cuerpos de primera respuesta, reveló Ana Juana Ángeles Valencia, asambleísta del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

La legisladora reconoció que después del terremoto de 1985 lamentablemente poco se ha avanzado en materia de protección civil, por lo que ante la posibilidad de sismos de gran magnitud urgió a las autoridades capitalinas a actualizar los Sistemas de Alerta Temprana, a efecto de que generen mecanismos de conocimiento del riesgo, monitoreo permanente, fortalecimiento de la capacidad de respuesta y difusión del alertamiento entre la población.

En marco del foro “Alertas Tempranas en la Prevención de Desastres” en el que se proyectó la película “7:19”, dirigida por Jorge Michel Grau, con las actuaciones de Héctor Bonilla y Demián Bichir, recordó que aún falta mucho por hacer en materia de protección civil, asunto que debiera preocupar a las autoridades capitalinas, pues delegaciones como Iztapalapa, Tláhuac, Xochimilco y Milpa Alta presentan afectaciones por inundaciones; y las demarcaciones de Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero son las que más casos tienen de edificios en mal estado.

La legisladora de Morena dijo que ha permanecido en pausa en materia de prevención de desastres, y a la fecha solo se identifica protección civil con los del chalequito, a los que acordonan la zona y con los simulacros, y poco hemos avanzado.

Precisó que Protección Civil debe actuar profesionalmente, con entrenamientos, poner en marcha los protocolos existentes, conocer el entorno, en dónde estoy, dónde están las salidas, los riesgos para utilizarlos o no, de manera inteligente.

Un Sistema de Alerta Temprana, agregó, debe fortalecer sus capacidades, ampliando su cobertura y llegar a poblaciones vulnerables como son indígenas, discapacitados, mujeres y adultos mayores.

Por su parte, el director de la película, Jorge Michel Grau, señaló que el sismo de 1985 es un evento que da identidad a los habitantes de la Ciudad de México, y que por tanto, debiera ser un referente para formar ciudadanos más preparados en la respuesta hacia los desastres.

En este sentido, el ingeniero Juan Manuel Espinosa, creador de los Sistemas de Alerta Temprana en México, hizo un llamado a las autoridades a respetar las normas de construcción, para así evitar colapsos de mayor magnitud ante un sismo. Lamentó que la corrupción en nuestro país permita el robo de materiales como cemento y varilla, que da como resultado edificaciones débiles.

Por su parte, el ingeniero Enrique Guevara subrayó la importancia de realizar foros que tengan como objetivo crear conciencia en la población, y que esto se traduzca en la modificación de conductas ante temas de alto riesgo.

Entre las propuestas de los asistentes, destacaron la del arquitecto José Luis Martínez, quien se planteó la necesidad de educar a los jóvenes en prevención de desastres, y no en el uso de armas, “mejor salvar que quitar vidas”.

Luis Flores, dirigente social, hizo hincapié en enseñar desde la primaria temas de protección civil, que “se vuelva parte de los planes de estudio de los niños”.

Al finalizar, los invitados coincidieron con la legisladora de Morena, en que es necesario trabajar con la ciudadanía, para que mediante la participación ciudadana se instruya acerca de las medidas de protección civil. Además, subrayaron la importancia de fortalecer con presupuesto a las delegaciones, a fin de que éstas generen acciones que abonen a una mejor preparación e incremento en número de los elementos de Protección Civil.