/ viernes 20 de septiembre de 2019

Si hoy tenemos nuestra casa es gracias a la lucha, no al Gobierno: damnificada

Corina vive en la Colonia de Mar y es de las primeras damnificadas del 19s en recibir su casa

Corina Hernández es habitante de la Colonia del Mar, una de las 14 colonias afectadas en Tláhuac por el sismo que el 19 de septiembre de 2017 colapsó la Ciudad de México y otros 7 estados de la República. Su casa es una de las más de mil que tuvieron que ser demolidas en la Alcaldía; sin embargo, asegura que la lucha no ha sido fácil.

Cori, como le dicen sus vecinos, es maestra y durante el sismo de aquel martes, dio todo para poner a salvo a cientos de pequeñitos que estaban a su cargo, sólo para regresar a su casa y descubrir que, literalmente, se estaba cayendo a pedazos.

"Para mí fue muy fuerte tener que luchar en ese momento por rescatar tantas vidas y en el transcurso que caminé de mi trabajo para mi casa fue algo muy impresionante, y yo quedé en estado de shock. Lo más impresionante fue ver que el piso de las calles estaba completamente movido, completamente fuera de su lugar, cómo las grietas hundieron las casas, cómo una fábrica se partió a la mitad y entre más caminaba yo decía: Dios mío, qué me espera al ir a mi casa, cómo la voy a encontrar. Tener que ir con los tuyos, para llegar y ver que tu casa se estaba cayendo."

Foto: Carmen Ortega | El Sol de México

A Corina aún le cuesta mucho trabajo hablar del sismo, pues remueve muchas fibras sensibles; sin embargo, asegura que estar en pie de lucha es lo que ha llevado a recuperar su hogar, en una lucha solitaria que se hizo mano a mano con sus vecinos y como parte de la organización Damnificados Unidos.

“La zona oriente estaba muy abandonada, no sabíamos qué hacer, a quién acudir o a dónde correr para que pudiéramos ser ayudados. Fueron días muy difíciles, muy tristes. Entonces, nos organizamos como vecinos. Nos enfrentamos a un Gobierno (de Miguel Angel Mancera) al que no le importó si vivíamos en las calles. Tuvimos que luchar, tuvimos que cerrar calles y aunque quizá no era la manera, porque afectaba a la sociedad y aunque nos angustiaba causar esas molestias, de otra manera no hubiéramos podido ser escuchados”.

Fue así, que los vecinos de la Colonia del Mar se integraron al colectivo de Damnificados Unidos, en un intento de hacer que el entonces Gobierno capitalino atendiera las necesidades de Tláhuac. Sin embargo, asegura que las respuesta comenzaron a tomar forma hasta la llegada de Claudia Sheinbaum como nueva Jefa de Gobierno, que de la mano de Cesar Cravioto como comisionado para la Reconstrucción de la CDMX, entablaron mesas de diálogo con los damnificados.

En dichas mesas Corina asegura que se trataron puntos importantes para los vecinos. En primer lugar, querían saber “cómo estaba el suelo en el que vivían y si era seguro estar ahí”, además de que atendieran la reconstrucción "sin créditos” tanto de viviendas unifamiliares y plurifamiliares. “En esta zona hay muchos predios en los que viven de dos a cinco familias, por eso pedíamos que se reconociera la vivienda unifamiliar, pero sobre todo la plurifamiliar. No pedíamos mansiones como aseguró Sheinbaum en una de las mesas de negociación. Además pedíamos que aquellos que fueran reubicados, se les diera la certeza de que iban a llegar a un lugar seguro”.

Tras meses de negociaciones, por fin se dio luz verde a la reconstrucción y se llegó al acuerdo de que en la zona se construirían viviendas de 65 metros cuadrados con materiales ligeros (cimentación no profunda, block ligero y llosa de vigueta y bovedilla). Pero antes de que empezaran los trabajos, los vecinos exigieron que se siguiera un protocolo que les diera certeza de que está haciendo.

Para empezar, solicitaron que se realizara un dictamen de suelo avalado por el ISC (Instituto para la Seguridad de las Construcciones de la Ciudad de México), además de que la empresa constructora responsable se presentara junto con el DRO (Director Responsable de Obra) y el Monitor en el predio para platicar con cada familia y mostrarles el proyecto.

Mientras tanto, muchos vecinos de la Colonia del Mar siguen a la espera de recuperar su hogar y aún tienen que aprender a vivir sobre grietas, por lo que Cori afirma que su lucha no se detendrá hasta que la última familia regrese a su hogar: “si hoy tenemos nuestra casa es gracias a la lucha no al Gobierno, no es un regalo”.

Foto: Carmen Ortega | El Sol de México


TE RECOMENDAMOS:



Corina Hernández es habitante de la Colonia del Mar, una de las 14 colonias afectadas en Tláhuac por el sismo que el 19 de septiembre de 2017 colapsó la Ciudad de México y otros 7 estados de la República. Su casa es una de las más de mil que tuvieron que ser demolidas en la Alcaldía; sin embargo, asegura que la lucha no ha sido fácil.

Cori, como le dicen sus vecinos, es maestra y durante el sismo de aquel martes, dio todo para poner a salvo a cientos de pequeñitos que estaban a su cargo, sólo para regresar a su casa y descubrir que, literalmente, se estaba cayendo a pedazos.

"Para mí fue muy fuerte tener que luchar en ese momento por rescatar tantas vidas y en el transcurso que caminé de mi trabajo para mi casa fue algo muy impresionante, y yo quedé en estado de shock. Lo más impresionante fue ver que el piso de las calles estaba completamente movido, completamente fuera de su lugar, cómo las grietas hundieron las casas, cómo una fábrica se partió a la mitad y entre más caminaba yo decía: Dios mío, qué me espera al ir a mi casa, cómo la voy a encontrar. Tener que ir con los tuyos, para llegar y ver que tu casa se estaba cayendo."

Foto: Carmen Ortega | El Sol de México

A Corina aún le cuesta mucho trabajo hablar del sismo, pues remueve muchas fibras sensibles; sin embargo, asegura que estar en pie de lucha es lo que ha llevado a recuperar su hogar, en una lucha solitaria que se hizo mano a mano con sus vecinos y como parte de la organización Damnificados Unidos.

“La zona oriente estaba muy abandonada, no sabíamos qué hacer, a quién acudir o a dónde correr para que pudiéramos ser ayudados. Fueron días muy difíciles, muy tristes. Entonces, nos organizamos como vecinos. Nos enfrentamos a un Gobierno (de Miguel Angel Mancera) al que no le importó si vivíamos en las calles. Tuvimos que luchar, tuvimos que cerrar calles y aunque quizá no era la manera, porque afectaba a la sociedad y aunque nos angustiaba causar esas molestias, de otra manera no hubiéramos podido ser escuchados”.

Fue así, que los vecinos de la Colonia del Mar se integraron al colectivo de Damnificados Unidos, en un intento de hacer que el entonces Gobierno capitalino atendiera las necesidades de Tláhuac. Sin embargo, asegura que las respuesta comenzaron a tomar forma hasta la llegada de Claudia Sheinbaum como nueva Jefa de Gobierno, que de la mano de Cesar Cravioto como comisionado para la Reconstrucción de la CDMX, entablaron mesas de diálogo con los damnificados.

En dichas mesas Corina asegura que se trataron puntos importantes para los vecinos. En primer lugar, querían saber “cómo estaba el suelo en el que vivían y si era seguro estar ahí”, además de que atendieran la reconstrucción "sin créditos” tanto de viviendas unifamiliares y plurifamiliares. “En esta zona hay muchos predios en los que viven de dos a cinco familias, por eso pedíamos que se reconociera la vivienda unifamiliar, pero sobre todo la plurifamiliar. No pedíamos mansiones como aseguró Sheinbaum en una de las mesas de negociación. Además pedíamos que aquellos que fueran reubicados, se les diera la certeza de que iban a llegar a un lugar seguro”.

Tras meses de negociaciones, por fin se dio luz verde a la reconstrucción y se llegó al acuerdo de que en la zona se construirían viviendas de 65 metros cuadrados con materiales ligeros (cimentación no profunda, block ligero y llosa de vigueta y bovedilla). Pero antes de que empezaran los trabajos, los vecinos exigieron que se siguiera un protocolo que les diera certeza de que está haciendo.

Para empezar, solicitaron que se realizara un dictamen de suelo avalado por el ISC (Instituto para la Seguridad de las Construcciones de la Ciudad de México), además de que la empresa constructora responsable se presentara junto con el DRO (Director Responsable de Obra) y el Monitor en el predio para platicar con cada familia y mostrarles el proyecto.

Mientras tanto, muchos vecinos de la Colonia del Mar siguen a la espera de recuperar su hogar y aún tienen que aprender a vivir sobre grietas, por lo que Cori afirma que su lucha no se detendrá hasta que la última familia regrese a su hogar: “si hoy tenemos nuestra casa es gracias a la lucha no al Gobierno, no es un regalo”.

Foto: Carmen Ortega | El Sol de México


TE RECOMENDAMOS:



Sociedad

La Huasteca se queda 24 horas sin electricidad

Sujetos roban la cimentación de dos torres de acero que sostienen líneas de alta tensión, las cuales colapsaron

Sociedad

Contaminación del Río Bravo daña a aves

El hábitat de la flora y fauna está en peligro, dijo el doctor en investigación educativa, Marcos López

Política

Siguen rastro de huachicol; dueño de Big Bola es investigado por lavado

La Fiscalía asocia a Rodríguez Borgio con el delito desde 2014 a través de la ordeña de ductos

Sociedad

Bajo Observación | ¿A dónde ha llegado la variante Ómicron?

Al momento 18 países de todos los continentes han confirmado casos, desde Canadá, pasando por Sudáfrica y ya en Japón

Sociedad

La Huasteca se queda 24 horas sin electricidad

Sujetos roban la cimentación de dos torres de acero que sostienen líneas de alta tensión, las cuales colapsaron

Círculos

¿Vas a usar la misma decoración navideña del año pasado?, atrévete a cambiar

Checa estas divertidas ideas para que tus espacios luzcan de una manera original 

Moda

Conoce la historia detrás del perfume más icónico del mundo

El famoso Chanel No. 5 libera a la feminidad a través de los aromas y este 2021 cumple 100 años

Gossip

Revela el lado B de los famosos

El exrepresentante Carlos Vázquez desnuda los secretos de la industria musical en el libro Memorias de un mánager, que empezó a escribir en prisión 

Gossip

De la pantalla de TV a las páginas de un libro

Danilo Carrera presentará su tercera novela en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara el próximo 5 de diciembre