/ viernes 28 de abril de 2017

Consideran que problemas sociales son por falta de planeación

Por HÉCTOR CRUZ Los problemas sociales que vive la Ciudad de México, sobre todo por el gran número de construcciones, carencia en la distribución de agua y el uso de suelos, es debido a que la capital carece de planeación.

De allí la importancia de la Constitución local, en la que se prevé la creación del Instituto de Planeación, para definir políticas en materia ambiental y desarrollo sustentable, a fin de coadyuvar a la recuperación de la soberanía alimentaria no solo de la capital, sino del país.

Así lo manifestó ayer el director general de la Escuela de Administración Pública (EAP), León Aceves Días de León, lo cual fue avalado por los exconstituyentes: Enrique Provencio Durazo, quien fungiera como presidente de la Comisión de Desarrollo Sostenible, así como Mayela Delgadillo Bárcena, René Cervera García y Clara Jusidman Rapoport, al participar como ponentes de la tercera conferencia de la Constitución Política de la Ciudad de México, con el tema “Desarrollo Sostenible y Planeación Democrática”.

Provencio Durazo destacó que nada de lo que aprobaron en la citada Comisión, fue impugnado por el Gobierno federal o los otros actores que interpusieron recursos de inconstitucionalidad y controversias, como ocurrió en otras áreas, “pues todo lo asentado en la Carta Magna capitalina fue producto de profundas discusiones, por lo que consideró que el resultado será para bien de la ciudad y sus habitantes”, afirmó.

Explicó que el sistema de planeación, será un proceso articulado y perdurable, cuyas etapas y escalas quedaron establecidos en la Constitución capitalina, tan criticada y atacada por varias instituciones federales y locales, así como organismos de la sociedad civil.

Este sistema, sostuvo el exconstituyente, tendrá como instrumentos el Plan General de Desarrollo de la Ciudad de México; el Programa General de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano; los Programas sectoriales y especiales; el Programa de Gobierno de la Ciudad de México; los Programas de Gobierno de las demarcaciones territoriales; y los parciales de las colonias, pueblos y comunidades indígenas y barrios originarios.

Aseguró que más allá de las posiciones políticas, los grupos parlamentarios priorizaron la progresividad de los derechos humanos para lograr el acceso a una vida digna que deje fuera la planeación discontinua, fragmentada y sin perspectiva de largo plazo que hasta ahora ha sido sometida a intereses políticos y privados.

Sin embargo, reconoció que en materia de planeación y desarrollo en la capital, se ha propiciado la especulación y segregación social, por eso subrayó la necesidad de que, a través de la Carta Magna capitalina, se establezca que cualquier proyecto de desarrollo debe tener como centro la dignidad humana como principio supremo de los derechos y de su cumplimiento.

Por HÉCTOR CRUZ Los problemas sociales que vive la Ciudad de México, sobre todo por el gran número de construcciones, carencia en la distribución de agua y el uso de suelos, es debido a que la capital carece de planeación.

De allí la importancia de la Constitución local, en la que se prevé la creación del Instituto de Planeación, para definir políticas en materia ambiental y desarrollo sustentable, a fin de coadyuvar a la recuperación de la soberanía alimentaria no solo de la capital, sino del país.

Así lo manifestó ayer el director general de la Escuela de Administración Pública (EAP), León Aceves Días de León, lo cual fue avalado por los exconstituyentes: Enrique Provencio Durazo, quien fungiera como presidente de la Comisión de Desarrollo Sostenible, así como Mayela Delgadillo Bárcena, René Cervera García y Clara Jusidman Rapoport, al participar como ponentes de la tercera conferencia de la Constitución Política de la Ciudad de México, con el tema “Desarrollo Sostenible y Planeación Democrática”.

Provencio Durazo destacó que nada de lo que aprobaron en la citada Comisión, fue impugnado por el Gobierno federal o los otros actores que interpusieron recursos de inconstitucionalidad y controversias, como ocurrió en otras áreas, “pues todo lo asentado en la Carta Magna capitalina fue producto de profundas discusiones, por lo que consideró que el resultado será para bien de la ciudad y sus habitantes”, afirmó.

Explicó que el sistema de planeación, será un proceso articulado y perdurable, cuyas etapas y escalas quedaron establecidos en la Constitución capitalina, tan criticada y atacada por varias instituciones federales y locales, así como organismos de la sociedad civil.

Este sistema, sostuvo el exconstituyente, tendrá como instrumentos el Plan General de Desarrollo de la Ciudad de México; el Programa General de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano; los Programas sectoriales y especiales; el Programa de Gobierno de la Ciudad de México; los Programas de Gobierno de las demarcaciones territoriales; y los parciales de las colonias, pueblos y comunidades indígenas y barrios originarios.

Aseguró que más allá de las posiciones políticas, los grupos parlamentarios priorizaron la progresividad de los derechos humanos para lograr el acceso a una vida digna que deje fuera la planeación discontinua, fragmentada y sin perspectiva de largo plazo que hasta ahora ha sido sometida a intereses políticos y privados.

Sin embargo, reconoció que en materia de planeación y desarrollo en la capital, se ha propiciado la especulación y segregación social, por eso subrayó la necesidad de que, a través de la Carta Magna capitalina, se establezca que cualquier proyecto de desarrollo debe tener como centro la dignidad humana como principio supremo de los derechos y de su cumplimiento.