/ domingo 14 de enero de 2024

Atacan robos de farderos en las plazas de CDMX

La policía atendió los llamados activados desde los botones de emergencia instalados en los centros

La Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México atendió 28 emergencias en plazas comerciales durante el 2023, principalmente por casos de robo cometido por personas que esconden los productos entre su ropa, conocidas popularmente como farderos.

El Sol de México reveló en diciembre que 74 plazas comerciales vincularon sus cámaras de vigilancia con el Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano (C5), como parte del programa Mi Negocio, con la intención de disminuir el robo en centros comerciales.

Puede interesarte: Conectan a 74 plazas comerciales con el C5

Para enlazar su circuito cerrado con el C5, las plazas comerciales instalan un tótem, que es el poste que sostiene la videocámara en la parte superior y en la inferior el botón de emergencia. En caso de activarlo, el C5 contacta a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, quienes envían elementos al sitio.

De acuerdo con datos proporcionados por la SSC a este diario, en 2023 la Secretaría de Seguridad atendió 163 emergencias en plazas alertados por llamadas al 911 y 28 por el botón rojo de los tótems.

El pasado 2 de enero, el titular de la Secretaría de Seguridad, Pablo Vázquez, informó que han atendido emergencias solicitadas por plazas comerciales, principalmente por temas de “farderismo” y también por eventos de “vialidad”.

“Se tiene la mesa de trabajo permanente con plazas comerciales y las áreas operativas y de inteligencia de la Secretaría, donde se ha generado este acuerdo de ir poco a poco integrando sus circuitos cerrados de televisión al sistema de monitoreo del C5”, dijo.

Hasta diciembre de 2023, 74 plazas comerciales vincularon sus cámaras de videovigilancia, principalmente consorcios como Grupos Carso, Dahnos y GICSA, Fibra Uno Administración, GAO, Gigante Grupo Inmobiliario y Chedraui.

Además alrededor de mil 700 elementos de la Policía Bancaria e Industrial (PBI) están desplegados en plazas comerciales, tiendas departamentales y centros de distribución, los cuales son contratados por las propias empresas.

“En la gran mayoría de ellos se tiene contratado, no solo por la plaza, sino al interior por los propios locales comerciales, el servicio de la Policía Bancaria Industrial”, respondió Vázquez a pregunta de este diario.

El secretario de seguridad ciudadana añadió que todas las plazas comerciales y los puntos donde detectan afluencia comercial y transacciones de dinero cuentan además con una presencia reforzada de parte de la operación policial.

ROBOS Y ESCONDITES

De acuerdo con el coordinador del C5, Juan Manuel García Ortegón, en la Ciudad de México hay cerca de 300 plazas comerciales, de las cuales 197 están en condiciones para compartir sus cámaras.

En un recorrido realizado por este diario en diversas plazas de la Ciudad de México, la mayoría de los vigilantes encargados de las tiendas departamentales no quisieron hablar al respecto por temor a represalias.

“Por seguridad no podemos dar información, lo único que le puedo decir es que eso sucede desde hace muchos años y a nosotros nos contratan para andar a las vivas con esa gente”, explicó un vigilante de seguridad privada de Parque Tepeyac, en la alcaldía Gustavo A. Madero.

En Parque Delta, en la alcaldía Cuauhtémoc, uno de los policías contó que el farderismo sucede en temporadas cuando hay más gente, “por ejemplo en quincenas cuando se aglomera la gente en las cajas o que se distrae el personal, ahí es donde aprovechan para meterse las cosas en la ropa, en los pantalones”.

El vigilante destacó que quienes más cometen este tipo de delito son las mujeres ya que es más fácil que guardan los productos entre su ropa.

En el centro comercial Encuentro Oceanía en la alcaldía Venustiano Carranza, guardias de seguridad manifestaron que desconocen si existe esta problemática en la plaza ya que apenas tiene dos años funcionando, sin embargo, resaltaron que la mayoría de las tiendas departamentales cuentan con un vigilante en la entrada para evitar que se roben los productos.

Cuestionado sobre si hay más solicitudes de las plazas para conectarse al C5, Martí Batres, jefe de Gobierno, agregó que hay plena disposición del Gobierno de la Ciudad para trabajar con todas. "Debe ser de interés de ellos tener la mayor seguridad en las plazas, porque finalmente eso garantiza que lleguen sus consumidores y también es de interés del Gobierno de la Ciudad para garantizar seguridad a la ciudadanía en general", dijo.

Este problema no es exclusivo de las plazas comerciales, pues en las tiendas de autoservicio como Soriana, Bodega Aurrerá, Chedraui, entre otras, también enfrentan farderismo.

De acuerdo con una trabajadora de las tiendas denominadas Tres B, el modus operandi de estas personas es esperan que el personal de la tienda se distraiga para que robarse los productos entre su ropa, fajas, gorras y bolsas de mano.

➡️Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

“En estas tiendas casi no contamos con vigilantes, entonces nosotros como encargados tenemos que estar recorriendo constantemente los pasillos, sobre todo cuando hay gente porque aquí se da mucho el farderismo. Se llevan productos caros como las lecheras, shampoo, acondicionadores, rastrillos, entran con carreolas y ahí sacan los pañales”, agregó.

La empleada quien pidió omitir su identidad, resaltó que la tienda ha llegado a tener mermas de hasta 14 mil pesos en el robo hormiga.Con información de GLORIA LÓPEZ

La Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México atendió 28 emergencias en plazas comerciales durante el 2023, principalmente por casos de robo cometido por personas que esconden los productos entre su ropa, conocidas popularmente como farderos.

El Sol de México reveló en diciembre que 74 plazas comerciales vincularon sus cámaras de vigilancia con el Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano (C5), como parte del programa Mi Negocio, con la intención de disminuir el robo en centros comerciales.

Puede interesarte: Conectan a 74 plazas comerciales con el C5

Para enlazar su circuito cerrado con el C5, las plazas comerciales instalan un tótem, que es el poste que sostiene la videocámara en la parte superior y en la inferior el botón de emergencia. En caso de activarlo, el C5 contacta a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, quienes envían elementos al sitio.

De acuerdo con datos proporcionados por la SSC a este diario, en 2023 la Secretaría de Seguridad atendió 163 emergencias en plazas alertados por llamadas al 911 y 28 por el botón rojo de los tótems.

El pasado 2 de enero, el titular de la Secretaría de Seguridad, Pablo Vázquez, informó que han atendido emergencias solicitadas por plazas comerciales, principalmente por temas de “farderismo” y también por eventos de “vialidad”.

“Se tiene la mesa de trabajo permanente con plazas comerciales y las áreas operativas y de inteligencia de la Secretaría, donde se ha generado este acuerdo de ir poco a poco integrando sus circuitos cerrados de televisión al sistema de monitoreo del C5”, dijo.

Hasta diciembre de 2023, 74 plazas comerciales vincularon sus cámaras de videovigilancia, principalmente consorcios como Grupos Carso, Dahnos y GICSA, Fibra Uno Administración, GAO, Gigante Grupo Inmobiliario y Chedraui.

Además alrededor de mil 700 elementos de la Policía Bancaria e Industrial (PBI) están desplegados en plazas comerciales, tiendas departamentales y centros de distribución, los cuales son contratados por las propias empresas.

“En la gran mayoría de ellos se tiene contratado, no solo por la plaza, sino al interior por los propios locales comerciales, el servicio de la Policía Bancaria Industrial”, respondió Vázquez a pregunta de este diario.

El secretario de seguridad ciudadana añadió que todas las plazas comerciales y los puntos donde detectan afluencia comercial y transacciones de dinero cuentan además con una presencia reforzada de parte de la operación policial.

ROBOS Y ESCONDITES

De acuerdo con el coordinador del C5, Juan Manuel García Ortegón, en la Ciudad de México hay cerca de 300 plazas comerciales, de las cuales 197 están en condiciones para compartir sus cámaras.

En un recorrido realizado por este diario en diversas plazas de la Ciudad de México, la mayoría de los vigilantes encargados de las tiendas departamentales no quisieron hablar al respecto por temor a represalias.

“Por seguridad no podemos dar información, lo único que le puedo decir es que eso sucede desde hace muchos años y a nosotros nos contratan para andar a las vivas con esa gente”, explicó un vigilante de seguridad privada de Parque Tepeyac, en la alcaldía Gustavo A. Madero.

En Parque Delta, en la alcaldía Cuauhtémoc, uno de los policías contó que el farderismo sucede en temporadas cuando hay más gente, “por ejemplo en quincenas cuando se aglomera la gente en las cajas o que se distrae el personal, ahí es donde aprovechan para meterse las cosas en la ropa, en los pantalones”.

El vigilante destacó que quienes más cometen este tipo de delito son las mujeres ya que es más fácil que guardan los productos entre su ropa.

En el centro comercial Encuentro Oceanía en la alcaldía Venustiano Carranza, guardias de seguridad manifestaron que desconocen si existe esta problemática en la plaza ya que apenas tiene dos años funcionando, sin embargo, resaltaron que la mayoría de las tiendas departamentales cuentan con un vigilante en la entrada para evitar que se roben los productos.

Cuestionado sobre si hay más solicitudes de las plazas para conectarse al C5, Martí Batres, jefe de Gobierno, agregó que hay plena disposición del Gobierno de la Ciudad para trabajar con todas. "Debe ser de interés de ellos tener la mayor seguridad en las plazas, porque finalmente eso garantiza que lleguen sus consumidores y también es de interés del Gobierno de la Ciudad para garantizar seguridad a la ciudadanía en general", dijo.

Este problema no es exclusivo de las plazas comerciales, pues en las tiendas de autoservicio como Soriana, Bodega Aurrerá, Chedraui, entre otras, también enfrentan farderismo.

De acuerdo con una trabajadora de las tiendas denominadas Tres B, el modus operandi de estas personas es esperan que el personal de la tienda se distraiga para que robarse los productos entre su ropa, fajas, gorras y bolsas de mano.

➡️Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

“En estas tiendas casi no contamos con vigilantes, entonces nosotros como encargados tenemos que estar recorriendo constantemente los pasillos, sobre todo cuando hay gente porque aquí se da mucho el farderismo. Se llevan productos caros como las lecheras, shampoo, acondicionadores, rastrillos, entran con carreolas y ahí sacan los pañales”, agregó.

La empleada quien pidió omitir su identidad, resaltó que la tienda ha llegado a tener mermas de hasta 14 mil pesos en el robo hormiga.Con información de GLORIA LÓPEZ

Política

"No soy antialiancista, soy anti PRIAN", dice el senador panista Damián Zepeda

Acusa que el PRI "fue un lastre" para Acción Nacional el la pasada elección y exige que el partido se abra a la ciudadanía en el cambio de la dirigencia nacional

CDMX

Depositan 13 monedas a cambio de encontrar el amor: chilangos se encomiendan a San Antonio

Ayer las mujeres y familias visitaron a San Antonio, quien ayuda a las cosas y causas perdidas

Sociedad

“Esperemos que honre ser mujer”, dice buscadora sobre llegada de Sheinbaum a la presidencia

La buscadora y activista destacó que hay muchos pendientes que debe atender Sheinbaum

Política

Resultados de encuesta sobre reforma al Poder Judicial estarán listos el 17 de junio: Sheinbaum

"Serán dos empresas y la encuestadora de Morena, y le entregaremos los resultados a la presidenta electa”, dijo Delgado

Sociedad

Tila, el pueblo de Chiapas que se apagó por la violencia

El Ejército Mexicano instaló en las instalaciones del Colegio de Bachilleres, un centro de atención para la población

Mundo

Cifra de personas refugiadas en el mundo alcanza niveles récord

La movilización forzosa de una población alcanzó niveles récord gracias al cambio climático y las guerras