/ jueves 7 de diciembre de 2017

Concesionarios piden aumento de dos pesos al transporte

Señalan que las tarifas en la capital tienen un rezago de 20 años y que subir la tarifa, permitiría modernizar las unidades

Por lo menos el costo del transporte público concesionado deberá aumentar  dos pesos para el próximo año, solicitaron operadores de la agrupación Fuerza Amplia de Transportistas, que integra a seis mil trabajadores.

Sus dirigentes José Luis Tenorio Padilla, Nicolás Vázquez Figueroa, Francisco Carrasco Rodríguez y Armando Alejo Mejía, dieron a conocer la formalización de la Fuerza Amplia de Transportistas, organización que agrupa a 41 concesionarios de rutas, pertenecientes a empresas operadoras del Metrobús, corredores viales, así como de rutas de transporte colectivo y de taxis.

 Vázquez Figueroa y Carrasco Rodríguez explicaron que desde hace tiempo su gremio propone una tarifa “indexada técnica” que substituya a la actual tarifa “política y social” de la capital del país. Dicha tarifa sería determinada mediante una fórmula matemática que tomara en cuenta la inflación, insumos y la caída de los salarios, entre otros indicadores.

 Ambos representantes coincidieron en que las tarifas de la Ciudad de México tienen un rezago de 20 años y que un aumento justo para los transportistas, que además permitiera la modernización de los vehículos, oscilaría entre los ocho y 10 pesos de aumento en el pasaje, cantidad que, reconocieron, afectaría a las familias de la capital del país.

 Por ello, plantearon  un aumento de dos pesos al pasaje y pidieron al gobierno de la Ciudad de México mantener los programas de subsidio para la renovación de unidades, así como dar prioridad a los concesionarios de transporte tradicionales en los nuevos proyectos de movilidad que se tiene contemplados.

 Manifestaron su respaldo al proyecto del corredor Izazaga-Tlalpan, que tomó en cuenta a los operadores tradicionales de la zona, y se pronunciaron en contra del Sindicato Libertad, el cual, aseguraron, busca hacerse del control del gremio en Iztapalapa y Tláhuac.

 Vázquez Figueroa reconoció que la postura de su organización los “confronta con la sociedad”, pero se comprometió a modernizar y mejorar el servicio, pues los agremiados han dejado atrás el modelo “hombre-camión” para volverse empresarios y continúan en la etapa de aprendizaje.

 Sobre los proyectos de modernización vial y de movilidad implementados por la administración local actual, afirmó: “No nos han convencido, nos han vencido”.

Por lo menos el costo del transporte público concesionado deberá aumentar  dos pesos para el próximo año, solicitaron operadores de la agrupación Fuerza Amplia de Transportistas, que integra a seis mil trabajadores.

Sus dirigentes José Luis Tenorio Padilla, Nicolás Vázquez Figueroa, Francisco Carrasco Rodríguez y Armando Alejo Mejía, dieron a conocer la formalización de la Fuerza Amplia de Transportistas, organización que agrupa a 41 concesionarios de rutas, pertenecientes a empresas operadoras del Metrobús, corredores viales, así como de rutas de transporte colectivo y de taxis.

 Vázquez Figueroa y Carrasco Rodríguez explicaron que desde hace tiempo su gremio propone una tarifa “indexada técnica” que substituya a la actual tarifa “política y social” de la capital del país. Dicha tarifa sería determinada mediante una fórmula matemática que tomara en cuenta la inflación, insumos y la caída de los salarios, entre otros indicadores.

 Ambos representantes coincidieron en que las tarifas de la Ciudad de México tienen un rezago de 20 años y que un aumento justo para los transportistas, que además permitiera la modernización de los vehículos, oscilaría entre los ocho y 10 pesos de aumento en el pasaje, cantidad que, reconocieron, afectaría a las familias de la capital del país.

 Por ello, plantearon  un aumento de dos pesos al pasaje y pidieron al gobierno de la Ciudad de México mantener los programas de subsidio para la renovación de unidades, así como dar prioridad a los concesionarios de transporte tradicionales en los nuevos proyectos de movilidad que se tiene contemplados.

 Manifestaron su respaldo al proyecto del corredor Izazaga-Tlalpan, que tomó en cuenta a los operadores tradicionales de la zona, y se pronunciaron en contra del Sindicato Libertad, el cual, aseguraron, busca hacerse del control del gremio en Iztapalapa y Tláhuac.

 Vázquez Figueroa reconoció que la postura de su organización los “confronta con la sociedad”, pero se comprometió a modernizar y mejorar el servicio, pues los agremiados han dejado atrás el modelo “hombre-camión” para volverse empresarios y continúan en la etapa de aprendizaje.

 Sobre los proyectos de modernización vial y de movilidad implementados por la administración local actual, afirmó: “No nos han convencido, nos han vencido”.