/ viernes 27 de noviembre de 2020

Defenderse a sí misma, un calvario para Karla Daniela

Karla Daniela tiene cinco carpetas de investigación por riesgo feminicida, pero aún no logra justicia para ella y su hijo

Al poco tiempo de que Karla Daniela se juntó con su hoy expareja quedó embarazada y entonces inició la violencia física y psicológica. “Eres una puta y no es mi hijo”, respondió cuando le dio la noticia.

“Me espanté por esa reacción, pero pensé que iba a cambiar, por eso seguí con él”, recuerda Daniela.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Dos meses antes de dar a luz, Karla corrió a su entonces pareja del lugar donde vivían, le aventó sus cosas por la ventana, pero no lo denunció.

Después del nacimiento del bebé, él la volvió a buscar para formar una familia y le aseguró que iba a cambiar. Karla le creyó aunque su mamá se enojó, pero como ella venía de padres separados, quería darle una familia a su hijo. Dos semanas después él la mordió porque no le quiso mostrar el celular.

“Seguramente es uno de tus amantes”, le gritó y la estampó contra la ventana del auto mientras él conducía. Entonces Karla levantó su primera carpeta por violencia familiar.

A los tres meses, él insistió en que iba a cambiar aunque al mismo tiempo la amenazó, pues si no regresaba le iba a quitar a su hijo. Karla también recibió una llamada de un “psicólogo” para convencerla de que regresaran porque estaba en terapia.

“Regresé para que me intentara asfixiar, me humilló peor, me hizo comer comida en descomposición porque se hacía lo que él quería. Dentro de mi pena por haber regresado, por vergüenza y para no decirle a mi mamá que me había equivocado, por eso me aguanté bastante”, recordó Karla.

El 1 de mayo de 2019 ella se preparaba para salir a un asunto de su trabajo y llevaría al menor con su mamá para que lo cuidara. Estaba preparando la pañalera y el biberón lo dejó en el comedor, pero cuando regresó a tomarlo ya no estaba. Le preguntó a su agresor y él le respondió: “pinche vieja puerca no sabes ni dónde tienes la cabeza, por eso no vas a ser una buena mamá para mi hijo”.

Un mes antes de este incidente, Karla recibió un apercibimiento de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México para que dejara de golpear a su esposo. Él la había denunciado porque supuestamente le rompió la nariz, pero días antes ella le dijo que las cosas ya no estaban bien y ahora sí se tenían que separar.

Karla siguió buscando la mamila, de repente escuchó que abrieron la puerta del departamento y que la volvieron a cerrar. Volteó a la sala porque ahí estaba su hijo, en la andadera. Ella ya se había asesorado legalmente ante la violencia y sabía que no tenía que permitir que él se llevara al menor porque la guardia y custodia la tenía que resolver un juez. Por eso salió corriendo.

Estaba segura que si él se llevaba a su hijo jamás lo volvería a ver, usó las escaleras, bajó a toda velocidad y logró encontrarlo adentro del auto, le pidió que le diera al menor poniéndose frente al auto. Le respondió que “jamás lo iba a volver a ver y que iba a demostrar que estaba loca”. Aceleró el auto llevándosela a ella en el cofre.

Karla se aferró como pudo, aun cuando los elementos de seguridad de su hogar le abrieron el portón al conductor. Ella gritaba pidiendo ayuda: “se llevan a mi hijo, háblenle a una patrulla”. Y cuando él vio que la gente ya estaba llamando a la policía se regresó y le entregó al menor.

“Me subí rápido al departamento con mi hijo y pedí una patrulla para que viera que iba a sacar sólo mis cosas. Fue el último día que estuve con él. Y cuando estaba sacando todo lo mío, me asomé a su clóset y encontré todas las cosas que me había escondido, como la mamila”.

Me dijo (el agresor) que iba a demostrar que estaba locaKarla Daniela / Víctima de violencia familiar

Red de Abogadas no le ayudó

“Al llegar a la Fiscalía desconcentrada en la alcaldía Iztacalco encontré que había una de las Abogadas de las Mujeres que anunció el gobierno de Claudia Sheinbaum Pardo, se portó muy amable y me dijo que me acompañaría a denunciar”, cuenta. Después de ocho horas, el Ministerio Público (MP) tomó la declaración.

“No quisieron escribir tal como les narré lo que había pasado y le comenté a la misma abogada pero me dijo: 'ella es la autoridad y sabe de qué manera esto va a poder ser favorable para ti', en ese momento confié”, narra.

Le aplicaron las medidas precautorias: le entregaron una especie de celular para activarlo cuando estuviera en riesgo. En noviembre de 2019 lo usó cuando la expareja fue a la casa donde ella vivía con sus padres, él la agredió y activó su código Águila, lo detuvieron y le informaron que lo iban a trasladar al Reclusorio. Citaron a Karla para una audiencia sobre este hecho y acudió, pero sólo le comentaron que su expareja llevaría el proceso en libertad pese a que esto la ponía en peligro.

Aún con todo esto, la obligaron a prestarle al menor. Él a veces se lo entregaba con los pañales puestos con cinta diurex, ropa que no era su talla y el cuerpo se le ponía rojo. Hasta se lo entregó con fiebre de 40 grados. Todo lo ha documentado, pero no avanzan las demandas.

Todas sus cinco carpetas carpetas de investigación por violencia familiar con riesgo feminicida que ha levantado ya estaban en el archivo y por eso buscó audiencia con la jefa de Gobierno a principios del 2020 y de esta manera la Fiscalía local volvió a abrir las cinco demandas.

Apenas en octubre de este año le hicieron otro peritaje en la Fiscalía. El funcionario que lo practicó aseguró en su resultado que Karla estaba fingiendo, que estaba exagerando y que no tenía ninguna afectación. Resolvió que era depresiva y no era capaz de cuidar a un menor.

Pero Karla desde 2019 se realizó un peritaje psicológico porque sabía que si el tiempo avanzaba no saldría la verdad. Este peritaje dice que se hace la fuerte porque necesita estar bien para salvar a sus papás e hijo.

Karla espera resolución para las investigaciones: CI/FBJ/BJ-3 S/D 03822/06-2018, CI/FIZC/IZC-2/UI-2 S/D /2020/05-2019, FTH/TLH-1/UI-2/S/D /01948/08-2019, CI-FBJ/BJ-2/UI-3 C/D/02187 /11-2019 y CI-FNNA/59/UI-1/C/D /00373/02-2020.




Puedes escuchar los testimonios en este podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Al poco tiempo de que Karla Daniela se juntó con su hoy expareja quedó embarazada y entonces inició la violencia física y psicológica. “Eres una puta y no es mi hijo”, respondió cuando le dio la noticia.

“Me espanté por esa reacción, pero pensé que iba a cambiar, por eso seguí con él”, recuerda Daniela.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Dos meses antes de dar a luz, Karla corrió a su entonces pareja del lugar donde vivían, le aventó sus cosas por la ventana, pero no lo denunció.

Después del nacimiento del bebé, él la volvió a buscar para formar una familia y le aseguró que iba a cambiar. Karla le creyó aunque su mamá se enojó, pero como ella venía de padres separados, quería darle una familia a su hijo. Dos semanas después él la mordió porque no le quiso mostrar el celular.

“Seguramente es uno de tus amantes”, le gritó y la estampó contra la ventana del auto mientras él conducía. Entonces Karla levantó su primera carpeta por violencia familiar.

A los tres meses, él insistió en que iba a cambiar aunque al mismo tiempo la amenazó, pues si no regresaba le iba a quitar a su hijo. Karla también recibió una llamada de un “psicólogo” para convencerla de que regresaran porque estaba en terapia.

“Regresé para que me intentara asfixiar, me humilló peor, me hizo comer comida en descomposición porque se hacía lo que él quería. Dentro de mi pena por haber regresado, por vergüenza y para no decirle a mi mamá que me había equivocado, por eso me aguanté bastante”, recordó Karla.

El 1 de mayo de 2019 ella se preparaba para salir a un asunto de su trabajo y llevaría al menor con su mamá para que lo cuidara. Estaba preparando la pañalera y el biberón lo dejó en el comedor, pero cuando regresó a tomarlo ya no estaba. Le preguntó a su agresor y él le respondió: “pinche vieja puerca no sabes ni dónde tienes la cabeza, por eso no vas a ser una buena mamá para mi hijo”.

Un mes antes de este incidente, Karla recibió un apercibimiento de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México para que dejara de golpear a su esposo. Él la había denunciado porque supuestamente le rompió la nariz, pero días antes ella le dijo que las cosas ya no estaban bien y ahora sí se tenían que separar.

Karla siguió buscando la mamila, de repente escuchó que abrieron la puerta del departamento y que la volvieron a cerrar. Volteó a la sala porque ahí estaba su hijo, en la andadera. Ella ya se había asesorado legalmente ante la violencia y sabía que no tenía que permitir que él se llevara al menor porque la guardia y custodia la tenía que resolver un juez. Por eso salió corriendo.

Estaba segura que si él se llevaba a su hijo jamás lo volvería a ver, usó las escaleras, bajó a toda velocidad y logró encontrarlo adentro del auto, le pidió que le diera al menor poniéndose frente al auto. Le respondió que “jamás lo iba a volver a ver y que iba a demostrar que estaba loca”. Aceleró el auto llevándosela a ella en el cofre.

Karla se aferró como pudo, aun cuando los elementos de seguridad de su hogar le abrieron el portón al conductor. Ella gritaba pidiendo ayuda: “se llevan a mi hijo, háblenle a una patrulla”. Y cuando él vio que la gente ya estaba llamando a la policía se regresó y le entregó al menor.

“Me subí rápido al departamento con mi hijo y pedí una patrulla para que viera que iba a sacar sólo mis cosas. Fue el último día que estuve con él. Y cuando estaba sacando todo lo mío, me asomé a su clóset y encontré todas las cosas que me había escondido, como la mamila”.

Me dijo (el agresor) que iba a demostrar que estaba locaKarla Daniela / Víctima de violencia familiar

Red de Abogadas no le ayudó

“Al llegar a la Fiscalía desconcentrada en la alcaldía Iztacalco encontré que había una de las Abogadas de las Mujeres que anunció el gobierno de Claudia Sheinbaum Pardo, se portó muy amable y me dijo que me acompañaría a denunciar”, cuenta. Después de ocho horas, el Ministerio Público (MP) tomó la declaración.

“No quisieron escribir tal como les narré lo que había pasado y le comenté a la misma abogada pero me dijo: 'ella es la autoridad y sabe de qué manera esto va a poder ser favorable para ti', en ese momento confié”, narra.

Le aplicaron las medidas precautorias: le entregaron una especie de celular para activarlo cuando estuviera en riesgo. En noviembre de 2019 lo usó cuando la expareja fue a la casa donde ella vivía con sus padres, él la agredió y activó su código Águila, lo detuvieron y le informaron que lo iban a trasladar al Reclusorio. Citaron a Karla para una audiencia sobre este hecho y acudió, pero sólo le comentaron que su expareja llevaría el proceso en libertad pese a que esto la ponía en peligro.

Aún con todo esto, la obligaron a prestarle al menor. Él a veces se lo entregaba con los pañales puestos con cinta diurex, ropa que no era su talla y el cuerpo se le ponía rojo. Hasta se lo entregó con fiebre de 40 grados. Todo lo ha documentado, pero no avanzan las demandas.

Todas sus cinco carpetas carpetas de investigación por violencia familiar con riesgo feminicida que ha levantado ya estaban en el archivo y por eso buscó audiencia con la jefa de Gobierno a principios del 2020 y de esta manera la Fiscalía local volvió a abrir las cinco demandas.

Apenas en octubre de este año le hicieron otro peritaje en la Fiscalía. El funcionario que lo practicó aseguró en su resultado que Karla estaba fingiendo, que estaba exagerando y que no tenía ninguna afectación. Resolvió que era depresiva y no era capaz de cuidar a un menor.

Pero Karla desde 2019 se realizó un peritaje psicológico porque sabía que si el tiempo avanzaba no saldría la verdad. Este peritaje dice que se hace la fuerte porque necesita estar bien para salvar a sus papás e hijo.

Karla espera resolución para las investigaciones: CI/FBJ/BJ-3 S/D 03822/06-2018, CI/FIZC/IZC-2/UI-2 S/D /2020/05-2019, FTH/TLH-1/UI-2/S/D /01948/08-2019, CI-FBJ/BJ-2/UI-3 C/D/02187 /11-2019 y CI-FNNA/59/UI-1/C/D /00373/02-2020.




Puedes escuchar los testimonios en este podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Sociedad

Enfrentamiento entre Guardia Nacional y CJNG deja dos elementos heridos

La dependencia detalló que el ataque a los uniformados se debe a los altos índices de inseguridad que han desatado los integrantes del CJNG.

Sociedad

Anuncia Samuel García que se vacunará en EU a menores de 12 a 18 años

El programa es para menores de edad, que hasta ahora no están considerados en el Programa Nacional de Vacunación del Gobierno Federal

Sociedad

Así se llevó a cabo el Desfile Militar del 16 de septiembre

El desfile militar concluyó "sin novedad", a pesar de la asistencia de miles de personas, aseguraron las autoridades federales y capitalinas

Cine

Mimí Derba, la actriz que rompió todos los esquemas

Mujer de carácter, debutó como tiple, hizo la transición del cine mudo al sonoro y se convirtió en la primera argumentista y directora de cine en México. Organización Editorial Mexicana digitalizó el material gráfico que da cuenta de su carrera y lo presenta en alianza con Google Arts & Culture

Mundo

Bajo Observación | El Talibán abandona la lucha contra el Covid

Tras la llegada de los talibanes al poder, la vacunación contra el Covid-19 cayó un 80%

Gossip

Diana Vanoni Lleva su estilo musical a las nuevas generaciones

Diana Vanoni logra posicionarse en las plataformas musicales con los temas A donde vayas y Mío

Gossip

Elenco de El juego de las llaves relata cómo ha evolucionado su relación consigo mismas

Maite Perroni, Ela Velden y Fabiola Campomanes se confrontaron con ellas mismas durante el rodaje de El juego de las llaves

Sociedad

Coahuila investigará cada caso de aborto

Determinará Fiscalía General si existe o no delito

Teatro

Regresa al teatro Jesucristo Súper Estrella en el Centro Cultural Teatro 1

Los productores Alejandro Gou y Guillermo Wiechers desean decir adiós al musical con ocho últimas funciones