/ viernes 6 de septiembre de 2019

Demandan piso parejo ante Airbnb

Los anfitriones deben tomarse como prestadores de servicios turísticos y así someterse a las leyes

Se suele decir que las plataformas de alojamiento con fines turísticos en casa habitación como Airbnb llegaron para quedarse, y prueba de ello es que se calcula que en 2018 habrían dejado ingresos fiscales por seis mil 200 millones de pesos en todo el país.

Sin embargo, expertos afirmaron que es necesario el diseño de un marco regulatorio que ponga piso parejo entre las plataformas como Airbnb, HomeAway, entre otros, con el sector hotelero, pues éstos últimos aportan mayores ingresos fiscales, generan empleos formales e inversión directa, pero también están más regulados.

De acuerdo con el estudio Impacto del alojamiento con fines turísticos en casa habitación, reservadas a través de medios digitales, mientras que para abrir un hotel se deben tramitar 44 permisos ante siete dependencias diferentes e invertir un año en tiempo y 9.8 millones de pesos en dinero, darse de alta como anfitrión en Airbnb sólo toma 34 minutos y ningún peso.

El documento, elaborado por la Universidad Anáhuac y la Asociación Nacional de Cadenas de Hoteleras indica que de 2017 a 2018 las unidades completas activas –es decir casas o departamentos completos que registraron al menos un alojamiento- crecieron 58.2 por ciento, al pasar de dos mil 904 a cuatro mil 595, y la ocupación pasó de 59 a 63 por ciento.

Esto habla del arraigo que tiene esta plataforma en la ciudad que, de acuerdo con el estudio dado a conocer ayer, aporta el 12 por ciento del total de la recaudación del impuesto sobre el hospedaje en el primer semestre de este año.

De acuerdo con la Ley de Ingresos de la Ciudad de México 2019, se prevé recaudar por este impuesto 512 millones 220 mil 156 pesos. Es decir que en el primer semestre habrían sido 256 millones 110 mil 78 pesos, por lo que de esta cifra, Airbnb habría aportado 30 millones 733 mil 209 pesos, lo que daría 61 millones 466 mil 418 pesos en un año.

El resto lo sigue aportando el sector hotelero, por lo que el director de la Facultad de Turismo y Gastronomía de la Universidad Anáhuac, Francisco Madrid y la maestra Varenka González, coautores del estudio, consideraron que debe existir mayor regulación para el sector de plataformas digitales para garantizar certeza jurídica y seguridad a los usuarios.

Plantearon que las plataformas digitales deben ser consideradas como un prestador de servicios turísticos y los anfitriones como prestadores de servicios turísticos de hospedaje y de esta manera someterse a la legislación en la materia y para ello sugirieron dos etapas de regulación.

En la primera ya se dio el primer paso que es hacer obligatorio el pago de impuesto al hospedaje, aunque solamente en ocho entidades del país y no de manera generalizada. Otros pasos deben ser la inscripción de anfitriones en el Registro Nacional de Turismo y publicación de esta información en las plataformas, así como fijar mínimos de calidad y seguridad por parte de anfitriones.

Una segunda etapa sería reconocer este nuevo fenómeno dentro de la Ley General de Turismo, Ley de Protección al Consumidor y la Ley de Propiedad en Condominios, también en las normas oficiales mexicanas “para definir el alcance de plataformas, anfitriones y huéspedes”, asimismo apegarse al uso de suelo y ordenamiento territorial para no permitir hospedaje en donde no está avalado.

Se suele decir que las plataformas de alojamiento con fines turísticos en casa habitación como Airbnb llegaron para quedarse, y prueba de ello es que se calcula que en 2018 habrían dejado ingresos fiscales por seis mil 200 millones de pesos en todo el país.

Sin embargo, expertos afirmaron que es necesario el diseño de un marco regulatorio que ponga piso parejo entre las plataformas como Airbnb, HomeAway, entre otros, con el sector hotelero, pues éstos últimos aportan mayores ingresos fiscales, generan empleos formales e inversión directa, pero también están más regulados.

De acuerdo con el estudio Impacto del alojamiento con fines turísticos en casa habitación, reservadas a través de medios digitales, mientras que para abrir un hotel se deben tramitar 44 permisos ante siete dependencias diferentes e invertir un año en tiempo y 9.8 millones de pesos en dinero, darse de alta como anfitrión en Airbnb sólo toma 34 minutos y ningún peso.

El documento, elaborado por la Universidad Anáhuac y la Asociación Nacional de Cadenas de Hoteleras indica que de 2017 a 2018 las unidades completas activas –es decir casas o departamentos completos que registraron al menos un alojamiento- crecieron 58.2 por ciento, al pasar de dos mil 904 a cuatro mil 595, y la ocupación pasó de 59 a 63 por ciento.

Esto habla del arraigo que tiene esta plataforma en la ciudad que, de acuerdo con el estudio dado a conocer ayer, aporta el 12 por ciento del total de la recaudación del impuesto sobre el hospedaje en el primer semestre de este año.

De acuerdo con la Ley de Ingresos de la Ciudad de México 2019, se prevé recaudar por este impuesto 512 millones 220 mil 156 pesos. Es decir que en el primer semestre habrían sido 256 millones 110 mil 78 pesos, por lo que de esta cifra, Airbnb habría aportado 30 millones 733 mil 209 pesos, lo que daría 61 millones 466 mil 418 pesos en un año.

El resto lo sigue aportando el sector hotelero, por lo que el director de la Facultad de Turismo y Gastronomía de la Universidad Anáhuac, Francisco Madrid y la maestra Varenka González, coautores del estudio, consideraron que debe existir mayor regulación para el sector de plataformas digitales para garantizar certeza jurídica y seguridad a los usuarios.

Plantearon que las plataformas digitales deben ser consideradas como un prestador de servicios turísticos y los anfitriones como prestadores de servicios turísticos de hospedaje y de esta manera someterse a la legislación en la materia y para ello sugirieron dos etapas de regulación.

En la primera ya se dio el primer paso que es hacer obligatorio el pago de impuesto al hospedaje, aunque solamente en ocho entidades del país y no de manera generalizada. Otros pasos deben ser la inscripción de anfitriones en el Registro Nacional de Turismo y publicación de esta información en las plataformas, así como fijar mínimos de calidad y seguridad por parte de anfitriones.

Una segunda etapa sería reconocer este nuevo fenómeno dentro de la Ley General de Turismo, Ley de Protección al Consumidor y la Ley de Propiedad en Condominios, también en las normas oficiales mexicanas “para definir el alcance de plataformas, anfitriones y huéspedes”, asimismo apegarse al uso de suelo y ordenamiento territorial para no permitir hospedaje en donde no está avalado.

Finanzas

México reprueba en Bienestar Material

El país obtuvo una calificación de 42% en el apartado de bienestar en una lista de 43 naciones

Mundo

Incendios de verano baten récord de CO2

De julio a agosto se produjeron más de 2,500 megatoneladas de dióxido por llamas en el hemisferio norte

Mundo

Bajo Observación | A Japón le tomó dos meses superar su quinta de contagios

Japón empezará a administrar una tercera dosis de refuerzo de la vacuna de Covid-19

Gossip

Metrópoli, serie de acciones policiacas en grandes ciudades, llega a Bogotá

La franquicia Metrópoli, de A&E Latinamerica, estrena este miércoles a las 21:30 la temporada dedicada a la capital colombiana

Gossip

Los Rolling Stones homenajean a Charlie Watts en video de Living in the Heart of Love

En el video de la canción Living in the heart of love, aparece escrita en el cielo la frase Mi querido Charlie (Charlie is my darling)

Gossip

Star+ estrena en México un documental de Paul McCartney

El documental de Paul McCartney y Rick Rubin llega a México este miércoles, revelará detalles sobre la trayectoria musical del cantante

Mundo

Acercarán audífonos para la sordera

Dentro de poco, los estadounidenses  podrán hacerse de un aparato para la sordera en la farmacia de la esquina

Sociales

Practica yoga acuática y logra un equilibrio emocional

 Yoga Flowt es el primer estudio en la ciudad  especializado en Sup Yoga, un entrenamiento completo de mente y cuerpo sobre el agua