/ sábado 13 de abril de 2019

¿De qué está hecha la corona del Cristo de Iztapalapa?

Artesanos trenzan con gran habilidad las ramas que recolectan en Miacatlán, Morelos, para poder elaborar este imprescindible accesorio de la Pasión

A unas tres horas de la Ciudad de México, en el municipio de Miacatlán, Morelos, nos damos cita para comenzar a cortar el huizache que será ocupado en la elaboración de la corona de espinas que llevará el Cristo en esta 176 representación del Viacrucis en la alcaldía de Iztapalapa.

Las varas más largas y de espinas son las perfectas para traer a la capital del país y comenzar a darle forma antes del Viernes Santo (19 de abril).

Marco Antonio Reyes Reyes es el encargado de darle forma de corona a las varas de huizache. Visitado por El Sol de México en su casa ubicada dentro del barrio de San José, nos platica cuál es el proceso para la elaboración de las coronas.

“La vara de huizache se remoja en agua durante dos días para que se ablande y se pueda trabajar con ella”, comenta mientras nos muestra el recipiente que la contiene.

"Para la corona del Cristo nos sirve la que tiene las espinas más grandes, si te fijas no toda está así, pero procuramos traer toda la vara que se pueda, porque igual se ocupa para otras coronas que también hacemos". Nos comenta.

En el caso de la corona del Cristo se lleva alrededor de cuatro horas para terminarla y la vara se va trenzando con otras para hacer una corona más gruesa.

En total son seis o siete vueltas de la vara para que tenga el grosor indicado.

Toño elabora desde 2014 las coronas de huizache para el Cristo y se siente orgulloso de poder elaborarla porque confía en que esta tradición debe persistir ante las dificultades que representa.

“Hoy si tú vas de aquel lado de la delegación (alcaldía) ves que venden coronas, pero no es la misma calidad ni el mismo significado, la venden nada más así y la gente las compra”, enfatiza.

"Para mí es un gran alivio ver que las nuevas generaciones están retomando la tradición y que están más interesados.

Hace unos pocos años veía menos interés de los jóvenes, pero hoy están volteando a la representación de la Pasión de Cristo en Iztapalapa como se hacía antes".

Toño conoce muy bien la representación porque desde pequeño ha participado en ella en distintos papeles, y a la fecha lo seguirá haciendo porque, dice, le da mucha satisfacción participar en algo tan bonito.

A unas tres horas de la Ciudad de México, en el municipio de Miacatlán, Morelos, nos damos cita para comenzar a cortar el huizache que será ocupado en la elaboración de la corona de espinas que llevará el Cristo en esta 176 representación del Viacrucis en la alcaldía de Iztapalapa.

Las varas más largas y de espinas son las perfectas para traer a la capital del país y comenzar a darle forma antes del Viernes Santo (19 de abril).

Marco Antonio Reyes Reyes es el encargado de darle forma de corona a las varas de huizache. Visitado por El Sol de México en su casa ubicada dentro del barrio de San José, nos platica cuál es el proceso para la elaboración de las coronas.

“La vara de huizache se remoja en agua durante dos días para que se ablande y se pueda trabajar con ella”, comenta mientras nos muestra el recipiente que la contiene.

"Para la corona del Cristo nos sirve la que tiene las espinas más grandes, si te fijas no toda está así, pero procuramos traer toda la vara que se pueda, porque igual se ocupa para otras coronas que también hacemos". Nos comenta.

En el caso de la corona del Cristo se lleva alrededor de cuatro horas para terminarla y la vara se va trenzando con otras para hacer una corona más gruesa.

En total son seis o siete vueltas de la vara para que tenga el grosor indicado.

Toño elabora desde 2014 las coronas de huizache para el Cristo y se siente orgulloso de poder elaborarla porque confía en que esta tradición debe persistir ante las dificultades que representa.

“Hoy si tú vas de aquel lado de la delegación (alcaldía) ves que venden coronas, pero no es la misma calidad ni el mismo significado, la venden nada más así y la gente las compra”, enfatiza.

"Para mí es un gran alivio ver que las nuevas generaciones están retomando la tradición y que están más interesados.

Hace unos pocos años veía menos interés de los jóvenes, pero hoy están volteando a la representación de la Pasión de Cristo en Iztapalapa como se hacía antes".

Toño conoce muy bien la representación porque desde pequeño ha participado en ella en distintos papeles, y a la fecha lo seguirá haciendo porque, dice, le da mucha satisfacción participar en algo tan bonito.

Sociedad

Indígenas no pedimos el Tren Maya: Concejo de Las Abejas de Acteal

Señalan que su construcción impactará de manera negativa no sólo a las comunidades por donde pasará sino a otras cercanas

Sociedad

Huachicol, un cáncer para la tierra fértil

Se han contabilizado cientos de derrames en cultivos, sin embargo, autoridades estatales y federales hacen caso omiso

Política

Sin licitación, 77% de las compras de AMLO

El IMCO reportó que en la actual administración, 8 de cada 10 contratos se otorgaron por adjudicación directa

Sociedad

Huachicol, un cáncer para la tierra fértil

Se han contabilizado cientos de derrames en cultivos, sin embargo, autoridades estatales y federales hacen caso omiso

Sociedad

Indígenas no pedimos el Tren Maya: Concejo de Las Abejas de Acteal

Señalan que su construcción impactará de manera negativa no sólo a las comunidades por donde pasará sino a otras cercanas

Política

Sin licitación, 77% de las compras de AMLO

El IMCO reportó que en la actual administración, 8 de cada 10 contratos se otorgaron por adjudicación directa

CDMX

Agencia Digital rentará sus servicios a dependencias capitalinas

Se deberá pagar para guardar la información de los capitalinos de manera segura y homologada

Finanzas

Banco del Bienestar gasta 274 mdp en seguridad

La institución incrementó 10 veces el presupuesto para vigilar las instalaciones donde se realiza la dispersión de programas sociales

Sociedad

#Data | Al menos 9 mil mujeres no regresaron como Karen

Del 2009 a abril de 2018 más de 9 mil mujeres no regresaron a sus hogares