/ lunes 1 de agosto de 2022

Faunos, el grupo de la policía que cuida de los bosques capitalinos

Taladores clandestinos, huachicoleo de agua y cazadores ilegales son los problemas que combaten

La vigilancia de las zonas boscosas capitalinas está a cargo de un músculo de fuerza y seguridad integrado por la Policía Ambiental Faunos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), en colaboración con la Guardia Nacional, el Ejército y la Procuraduría Federal de Protección Ambiental, aseguró Felipe González Loza, inspector jefe de la Policía Metropolitana identificada como Faunos.

La entrevista tuvo lugar en Los Dínamos, donde es posible apreciar al último río vivo de la zona metropolitana, El Magdalena, y que sus comuneros, con la policía capitalina, cuidan como un tesoro esa parte forestal, la cual hasta ahora no ha sufrido los embates de talamontes.

Te puede interesar: Declaran "Bosque Urbano" al Parque Canal Nacional; conoce el significado de esta categoría

Antes de las diez de la mañana, elementos de la Policía Montada, que coadyuvan con el grupo Faunos en el resguardo de ese terreno agreste, inician sus recorridos para proporcionar seguridad y dar certidumbre a los paseantes.

Talamontes clandestinos, invasión de predios en áreas protegidas, huachicoleo de agua y cazadores furtivos son las plagas principales que sufren las zonas boscosas de la Ciudad de México, que abarcan principalmente una franja que va desde la alcaldía Cuajimalpa hasta Milpa Alta. En los faunos hay 402 elementos y un helicóptero para sobrevolar las nueve alcaldías del sur y poniente de la capital, donde está la zona de reserva ecológica.

La aeronave con la que cuenta realiza un recorrido semanal para tomar fotos con las cuales verifican si hay o no crecimiento urbano hacia las partes forestales de la ciudad.

El inspector jefe dijo a El Sol de México que los drones son otro elemento sumado a esta vigilancia por los aires, pero aclaró que dichos aparatos son elevados cuidadosamente en las madrugadas, como parte de la investigación previa antes de un operativo contra talamontes, quienes pueden disparar contra ellos y derribarlos.

Explicó que los leñadores ilegales actúan principalmente en las orillas de la zona boscosa capitalina, por ejemplo, San Miguel Ajusco y Milpa Alta que colindan con los Estados de México y Morelos, cuyos delincuentes se pasan hacia esas áreas de la ciudad para cometer los ilícitos y regresan a sus lugares de origen.

Descartó el registro de enfrentamientos con talamontes, quienes prefieren escapar y abandonar sus cargas durante los operativos efectuados, aunque este año van 30 personas detenidas aproximadamente por llevar a cabo esa actividad ilegal y que fueron sorprendidos en flagrancia.

Agregó que algunas de estas personas son habitantes de comunidades, que usan como pretexto los usos y costumbres para escudar sus actividades, “ellos, en su falsa creencia piensan que son dueños de todo el bosque y cuando son detenidos algunos de ellos llega gente de donde quiera para defenderlos”.

Opinó que los talamontes clandestinos solamente ven su beneficio personal, porque un árbol que ellos cortan tiene atrás al menos 40 años de vida que ellos destruyen en minutos, pero hay reglas y lamentablemente las de ellos, insistió, son su falsa creencia.

Por lo que toca a la invasión de terrenos, el mando policíaco aseguró que está presente principalmente en las barrancas de la alcaldía Álvaro Obregón, las cuales son detectadas por el personal de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) e interviene con el apoyo del grupo Faunos para desalojar a quienes están en los predios, muchas veces defraudados.

Al hablar del huachicoleo de agua en la zona, comentó que esa problemática está activa en los mantos acuíferos y redes establecidas legalmente en San Miguel Ajusco, donde la gente, principalmente del Estado de Morelos, lucra sin permiso, extrae el agua y llena pipas para irla a revender.

Finalmente, mencionó que capturaron recientemente, junto con la Guardia Nacional, a un grupo de cazadores furtivos en posesión de ocho escopetas, quienes ya habían matado a un conejo en peligro de extinción solamente para sacarse una foto, tener un trofeo y afirmar que tienen buena puntería, pero lo que hacían, precisó, era ilegal, por eso los remitieron al Ministerio Público.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

La vigilancia de las zonas boscosas capitalinas está a cargo de un músculo de fuerza y seguridad integrado por la Policía Ambiental Faunos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), en colaboración con la Guardia Nacional, el Ejército y la Procuraduría Federal de Protección Ambiental, aseguró Felipe González Loza, inspector jefe de la Policía Metropolitana identificada como Faunos.

La entrevista tuvo lugar en Los Dínamos, donde es posible apreciar al último río vivo de la zona metropolitana, El Magdalena, y que sus comuneros, con la policía capitalina, cuidan como un tesoro esa parte forestal, la cual hasta ahora no ha sufrido los embates de talamontes.

Te puede interesar: Declaran "Bosque Urbano" al Parque Canal Nacional; conoce el significado de esta categoría

Antes de las diez de la mañana, elementos de la Policía Montada, que coadyuvan con el grupo Faunos en el resguardo de ese terreno agreste, inician sus recorridos para proporcionar seguridad y dar certidumbre a los paseantes.

Talamontes clandestinos, invasión de predios en áreas protegidas, huachicoleo de agua y cazadores furtivos son las plagas principales que sufren las zonas boscosas de la Ciudad de México, que abarcan principalmente una franja que va desde la alcaldía Cuajimalpa hasta Milpa Alta. En los faunos hay 402 elementos y un helicóptero para sobrevolar las nueve alcaldías del sur y poniente de la capital, donde está la zona de reserva ecológica.

La aeronave con la que cuenta realiza un recorrido semanal para tomar fotos con las cuales verifican si hay o no crecimiento urbano hacia las partes forestales de la ciudad.

El inspector jefe dijo a El Sol de México que los drones son otro elemento sumado a esta vigilancia por los aires, pero aclaró que dichos aparatos son elevados cuidadosamente en las madrugadas, como parte de la investigación previa antes de un operativo contra talamontes, quienes pueden disparar contra ellos y derribarlos.

Explicó que los leñadores ilegales actúan principalmente en las orillas de la zona boscosa capitalina, por ejemplo, San Miguel Ajusco y Milpa Alta que colindan con los Estados de México y Morelos, cuyos delincuentes se pasan hacia esas áreas de la ciudad para cometer los ilícitos y regresan a sus lugares de origen.

Descartó el registro de enfrentamientos con talamontes, quienes prefieren escapar y abandonar sus cargas durante los operativos efectuados, aunque este año van 30 personas detenidas aproximadamente por llevar a cabo esa actividad ilegal y que fueron sorprendidos en flagrancia.

Agregó que algunas de estas personas son habitantes de comunidades, que usan como pretexto los usos y costumbres para escudar sus actividades, “ellos, en su falsa creencia piensan que son dueños de todo el bosque y cuando son detenidos algunos de ellos llega gente de donde quiera para defenderlos”.

Opinó que los talamontes clandestinos solamente ven su beneficio personal, porque un árbol que ellos cortan tiene atrás al menos 40 años de vida que ellos destruyen en minutos, pero hay reglas y lamentablemente las de ellos, insistió, son su falsa creencia.

Por lo que toca a la invasión de terrenos, el mando policíaco aseguró que está presente principalmente en las barrancas de la alcaldía Álvaro Obregón, las cuales son detectadas por el personal de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) e interviene con el apoyo del grupo Faunos para desalojar a quienes están en los predios, muchas veces defraudados.

Al hablar del huachicoleo de agua en la zona, comentó que esa problemática está activa en los mantos acuíferos y redes establecidas legalmente en San Miguel Ajusco, donde la gente, principalmente del Estado de Morelos, lucra sin permiso, extrae el agua y llena pipas para irla a revender.

Finalmente, mencionó que capturaron recientemente, junto con la Guardia Nacional, a un grupo de cazadores furtivos en posesión de ocho escopetas, quienes ya habían matado a un conejo en peligro de extinción solamente para sacarse una foto, tener un trofeo y afirmar que tienen buena puntería, pero lo que hacían, precisó, era ilegal, por eso los remitieron al Ministerio Público.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Sociedad

Liberan el Arco Norte luego de 3 días de bloqueo

Ejidatarios bloquearon el Arco Norte durante tres días para reclamar el pago por sus tierras, que fueron usadas para construir la autopista

Política

Congreso de Baja California aprueba ley de infancias trans

La reforma aprobada por el Congreso de Baja California permitirá que menores de edad cambien su género en el acta de nacimiento

CDMX

Himno de la Ciudad de México: esta es la letra del nuevo símbolo para los capitalinos

El Himno de la Ciudad de México está inspirado en un poema náhuatl

Política

El Poder Judicial exige una preparación especial: Consejero de la Judicatura Federal

El consejero Bernardo Bátiz Vázquez afirmó que las y los juzgadores del PJF deben contar con un perfil destacado

Finanzas

EU reanudará inspección de aguacates una vez revise condiciones de seguridad en Michoacán

Las inspecciones se interrumpieron el 17 de junio, lo que provocó la suspensión de las importaciones

Mundo

Trump propone residencia para estudiantes extranjeros graduados en EU

"Deberían obtener automáticamente como parte de su titulación la "green card", afirmó el magante en una reciente entrevista