/ domingo 31 de enero de 2021

Lluvia de plomo inunda las calles de la CDMX

Jefes de bandas criminales tratan de intimidar al vecindario con disparos al aire, con total impunidad, para dar señales de quién manda en el barrio

El sonido fuerte de un disparo de arma de fuego al cielo rebota en el concreto de los hogares. Uno más. Otro. Con el sol a punto de ocultarse, el hombre que empuña la pistola se carcajea mientras bebe cerveza en compañía de otro par de sujetos a media calle. No es la primera vez que lo hace. Ni será la última. Se siente impune y trata de infundir temor a sus vecinos. Al escuchar las detonaciones uno de ellos llama al 911 para reportar los disturbios.

Al otro lado de la línea preguntan su nombre y lugar de los hechos. “Por favor, aléjese de las ventanas y póngase en un lugar seguro. Enseguida enviamos una unidad”, le dicen. Treinta minutos después, cerca de las ocho de la noche de ese septiembre de 2019, suenan las sirenas de una patrulla. Es demasiado tarde. El Tepis y sus secuaces se han marchado.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Medio año después, en el mismo lugar la tranquilidad de la madrugada es interrumpida. Una ráfaga de balas atraviesa el zaguán de la casa marcada con el número 8 de la calle Granada, colonia Rincón de la Bolsa, Álvaro Obregón, Ciudad de México.

Es el hogar de Lalo alias El Tepis. Un par de pistoleros, enviados por el líder de un grupo de narcomenudistas, le ha mandado un mensaje, por ‘sapo’, y huyen en un vehículo. Tras 10 minutos llegan policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y los familiares del sujeto salen a dar detalles de los hechos.

No se sabe si ellos o los vecinos reportaron el incidente, pero al menos en la capital del país hay 192 mil 765 registros de llamadas a los números de atención de emergencias 066 y 911, por disturbios de arma de fuego del 1 de enero 2013 al 9 de marzo de 2020. Los datos se obtienen de una solicitud de información vía Transparencia a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, que no tiene reportes actualizados más allá de esa fecha.

De todos estos reportes se obtiene un promedio diario de 106 y 86 reportes en los últimos dos años, respectivamente.

Además, las llamadas se dispararon al pasar de 12 mil 191 en 2013, a 38 mil 933 en 2019, y cinco mil 936 en los primeros dos meses y medio de 2020. Esta tendencia creciente responde al incremento del crimen organizado, aumento de homicidios y la pugna por el control territorial de los grupos que se dedican a la venta de estupefacientes, explica Santiago Roel, director de Semáforo Delictivo.

“El mercado negro de las drogas es una semilla que se va extendiendo, va armando a mucha gente que se dedica a eso en estos barrios enteros, a familias enteras. Es un modus vivendi para una buena parte de ellos”, destaca.

En la entidad que hoy gobierna Claudia Sheinbaum Pardo, los homicidios dolosos con arma de fuego se duplicaron al pasar de 457, en 2015, a mil cuatro, en 2019, y 728 durante los primeros 11 meses del año anterior, de acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Es decir, un total de cuatro mil 375 crímenes en el periodo mencionado.

Además, en la alcaldía Álvaro Obregón se registraron 453 homicidios con arma de fuego, desde enero de 2012 y hasta febrero del año pasado, revela otra solicitud de información a la autoridad.

IMPUNIDAD

Frente a la cámara posan tres sujetos con cabello a rape y vestidos tipo “chaca” con los brazos hacia atrás. Uno de ellos, con ropa deportiva, cangurera y el cuerpo erguido se muestra casi sonriente. Es el mismo al que un par de meses atrás le balearon el zaguán de su casa, es El Tepis. Los hombres acaban de ser detenidos a bordo de un automóvil y en su poder tenían un revólver.

Es el 23 de junio de 2020, y estas imágenes las presume en su cuenta de Twitter la alcaldesa de Álvaro Obregón, Layda Sansores: “#PolicíaÚnicadeAO en conjunto con C2, lograron detención de dos (tres) sujetos quienes dispararon desde un vehículo en movimiento, en la Col. Torres de Potrero. Tras persecución, se ubica el vehículo y en la revisión se les encuentra un arma de fuego. Fueron remitidos al MP. #AOSeguro”, Sic.

Ese mismo día, en otra publicación de Facebook, en la página de colonia Lomas de la Era, (aledaña a R. de la Bolsa y Torres de Potrero) se muestra la misma fotografía del tipo sonriente y una más de su perfil, con la descripción: “Por fin vuelve a caer este bastardo, esperemos que ahora sí lo dejen ahí un buen tiempo. Si alguien fue víctima de este imbécil, mejor conocido como El Tepis o Lalo, denúncienlo, es vendedor de droga y ratero de Torres de Potrero”.

El gusto de la detención fue breve para los habitantes de las colonias mencionadas. A los pocos días, el sujeto de poco más de 30 años, estaba libre. Algunos denunciaron que no era la primera vez que lo detenían, pero comúnmente es liberado enseguida, porque tiene familiares en la Fiscalía, otros señalan que en la Policía.

El caso de El Tepisse suma a la impunidad que permea en el Gobierno de la capital del país, pues a pesar de los cientos de miles de reportes por disparos de arma de fuego, la Fiscalía General de Justicia local sólo tiene el registro de 405 carpetas de investigación de incidencia por el delito de disparo de arma de fuego, de enero de 2012 al 9 de enero de 2020, de acuerdo con información obtenida vía transparencia.

El robo a casa-habitación y a negocios son delitos que tuvieron un incremento en Sinaloa. Foto: Rolando Salazar │ El Sol de Mazatlán

El director de Semáforo Delictivo destaca que las autoridades están rebasadas en este y otros temas. “Obviamente la autoridad debería, si son armas las que se están portando ilegalmente o peor aun disparándose, tendría que confiscarlas y procesar a los individuos. Pero ya sabemos que la impunidad en este tema es muy alta”

“Hace falta como ciudadanos tener un valor humano, no sólo de que ‘me da miedo, y que si lo reporto la va agarrar contra mí, mi familia’. Se debe denunciar que tales días (mi vecino) efectúa disparos al aire, para que se genere una investigación. Pero la gente dice ‘mientras no me maten, no me pase a mí, que siguen disparando’”, platica Roberto Partida, policía de la SSC jubilado y perito en balística forense.

DISPAROS INTIMIDANTES

Así como los narcomensajes se volvieron la comunicación de los cárteles del crimen organizado hacia sus rivales, al gobierno y a la ciudadanía, los disparos de arma de fuego al aire o sin ningún objetivo en específico, son un mensaje de intimidación. Los delincuentes los efectúan en los alrededores de su vecindario, con el fin de infundir miedo a sus vecinos; evidenciar y mostrar que son intocables al tener una pistola; que es su territorio y son impunes ante la autoridad. Ese es el caso de El Tepis.

Gloria López Santiago, especialista en sicología y victimología del Poder Judicial de la Federación (PJF), explica que en algunas colonias de la capital del país el significado que se le ha otorgado a las armas, es demostrar que quienes las disparan tienen el poder y es, además, una forma de intimidación: “Esta idea falsa de poder, si podemos llamarlo así, intenta mostrar esta imagen. Es un poco darse ese valor de que esto ‘me representa a mí, para que imponga mi autoridad’”.

“Se van introduciendo ideas de que quien andaba armado ‘es mi territorio, soy poderoso en alguna fiesta o borrachera”, agrega Santiago Roel.

Al menos en la Ciudad de México la Fiscalía General de la República (FGR) aseguró 17 mil 509 armas de fuego, entres éstas cinco mil 796 largas, según cifras obtenidas a través del INAI de diciembre de 2006 y abril de 2019. A su vez, la Sedena sólo decomisó una, de las 164 mil en todo el país durante el mismo periodo.

El perfil de estos sujetos es con características psicopáticas, y que no tienen empatía hacia los otros. No tienen conciencia humana y mucho menos prevén las consecuencias que genera el realizar los disparos.

“Tienen una baja tolerancia a la frustración. Además, es la forma de demostrar su enojo y lanzan el disparo, y una forma de mostrar un ataque pasivo-agresivo, donde probablemente no disparan de manera directa a las personas, pero sí alrededor y esto es una forma de violencia”, puntualiza López Santiago.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music

El sonido fuerte de un disparo de arma de fuego al cielo rebota en el concreto de los hogares. Uno más. Otro. Con el sol a punto de ocultarse, el hombre que empuña la pistola se carcajea mientras bebe cerveza en compañía de otro par de sujetos a media calle. No es la primera vez que lo hace. Ni será la última. Se siente impune y trata de infundir temor a sus vecinos. Al escuchar las detonaciones uno de ellos llama al 911 para reportar los disturbios.

Al otro lado de la línea preguntan su nombre y lugar de los hechos. “Por favor, aléjese de las ventanas y póngase en un lugar seguro. Enseguida enviamos una unidad”, le dicen. Treinta minutos después, cerca de las ocho de la noche de ese septiembre de 2019, suenan las sirenas de una patrulla. Es demasiado tarde. El Tepis y sus secuaces se han marchado.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Medio año después, en el mismo lugar la tranquilidad de la madrugada es interrumpida. Una ráfaga de balas atraviesa el zaguán de la casa marcada con el número 8 de la calle Granada, colonia Rincón de la Bolsa, Álvaro Obregón, Ciudad de México.

Es el hogar de Lalo alias El Tepis. Un par de pistoleros, enviados por el líder de un grupo de narcomenudistas, le ha mandado un mensaje, por ‘sapo’, y huyen en un vehículo. Tras 10 minutos llegan policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y los familiares del sujeto salen a dar detalles de los hechos.

No se sabe si ellos o los vecinos reportaron el incidente, pero al menos en la capital del país hay 192 mil 765 registros de llamadas a los números de atención de emergencias 066 y 911, por disturbios de arma de fuego del 1 de enero 2013 al 9 de marzo de 2020. Los datos se obtienen de una solicitud de información vía Transparencia a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, que no tiene reportes actualizados más allá de esa fecha.

De todos estos reportes se obtiene un promedio diario de 106 y 86 reportes en los últimos dos años, respectivamente.

Además, las llamadas se dispararon al pasar de 12 mil 191 en 2013, a 38 mil 933 en 2019, y cinco mil 936 en los primeros dos meses y medio de 2020. Esta tendencia creciente responde al incremento del crimen organizado, aumento de homicidios y la pugna por el control territorial de los grupos que se dedican a la venta de estupefacientes, explica Santiago Roel, director de Semáforo Delictivo.

“El mercado negro de las drogas es una semilla que se va extendiendo, va armando a mucha gente que se dedica a eso en estos barrios enteros, a familias enteras. Es un modus vivendi para una buena parte de ellos”, destaca.

En la entidad que hoy gobierna Claudia Sheinbaum Pardo, los homicidios dolosos con arma de fuego se duplicaron al pasar de 457, en 2015, a mil cuatro, en 2019, y 728 durante los primeros 11 meses del año anterior, de acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Es decir, un total de cuatro mil 375 crímenes en el periodo mencionado.

Además, en la alcaldía Álvaro Obregón se registraron 453 homicidios con arma de fuego, desde enero de 2012 y hasta febrero del año pasado, revela otra solicitud de información a la autoridad.

IMPUNIDAD

Frente a la cámara posan tres sujetos con cabello a rape y vestidos tipo “chaca” con los brazos hacia atrás. Uno de ellos, con ropa deportiva, cangurera y el cuerpo erguido se muestra casi sonriente. Es el mismo al que un par de meses atrás le balearon el zaguán de su casa, es El Tepis. Los hombres acaban de ser detenidos a bordo de un automóvil y en su poder tenían un revólver.

Es el 23 de junio de 2020, y estas imágenes las presume en su cuenta de Twitter la alcaldesa de Álvaro Obregón, Layda Sansores: “#PolicíaÚnicadeAO en conjunto con C2, lograron detención de dos (tres) sujetos quienes dispararon desde un vehículo en movimiento, en la Col. Torres de Potrero. Tras persecución, se ubica el vehículo y en la revisión se les encuentra un arma de fuego. Fueron remitidos al MP. #AOSeguro”, Sic.

Ese mismo día, en otra publicación de Facebook, en la página de colonia Lomas de la Era, (aledaña a R. de la Bolsa y Torres de Potrero) se muestra la misma fotografía del tipo sonriente y una más de su perfil, con la descripción: “Por fin vuelve a caer este bastardo, esperemos que ahora sí lo dejen ahí un buen tiempo. Si alguien fue víctima de este imbécil, mejor conocido como El Tepis o Lalo, denúncienlo, es vendedor de droga y ratero de Torres de Potrero”.

El gusto de la detención fue breve para los habitantes de las colonias mencionadas. A los pocos días, el sujeto de poco más de 30 años, estaba libre. Algunos denunciaron que no era la primera vez que lo detenían, pero comúnmente es liberado enseguida, porque tiene familiares en la Fiscalía, otros señalan que en la Policía.

El caso de El Tepisse suma a la impunidad que permea en el Gobierno de la capital del país, pues a pesar de los cientos de miles de reportes por disparos de arma de fuego, la Fiscalía General de Justicia local sólo tiene el registro de 405 carpetas de investigación de incidencia por el delito de disparo de arma de fuego, de enero de 2012 al 9 de enero de 2020, de acuerdo con información obtenida vía transparencia.

El robo a casa-habitación y a negocios son delitos que tuvieron un incremento en Sinaloa. Foto: Rolando Salazar │ El Sol de Mazatlán

El director de Semáforo Delictivo destaca que las autoridades están rebasadas en este y otros temas. “Obviamente la autoridad debería, si son armas las que se están portando ilegalmente o peor aun disparándose, tendría que confiscarlas y procesar a los individuos. Pero ya sabemos que la impunidad en este tema es muy alta”

“Hace falta como ciudadanos tener un valor humano, no sólo de que ‘me da miedo, y que si lo reporto la va agarrar contra mí, mi familia’. Se debe denunciar que tales días (mi vecino) efectúa disparos al aire, para que se genere una investigación. Pero la gente dice ‘mientras no me maten, no me pase a mí, que siguen disparando’”, platica Roberto Partida, policía de la SSC jubilado y perito en balística forense.

DISPAROS INTIMIDANTES

Así como los narcomensajes se volvieron la comunicación de los cárteles del crimen organizado hacia sus rivales, al gobierno y a la ciudadanía, los disparos de arma de fuego al aire o sin ningún objetivo en específico, son un mensaje de intimidación. Los delincuentes los efectúan en los alrededores de su vecindario, con el fin de infundir miedo a sus vecinos; evidenciar y mostrar que son intocables al tener una pistola; que es su territorio y son impunes ante la autoridad. Ese es el caso de El Tepis.

Gloria López Santiago, especialista en sicología y victimología del Poder Judicial de la Federación (PJF), explica que en algunas colonias de la capital del país el significado que se le ha otorgado a las armas, es demostrar que quienes las disparan tienen el poder y es, además, una forma de intimidación: “Esta idea falsa de poder, si podemos llamarlo así, intenta mostrar esta imagen. Es un poco darse ese valor de que esto ‘me representa a mí, para que imponga mi autoridad’”.

“Se van introduciendo ideas de que quien andaba armado ‘es mi territorio, soy poderoso en alguna fiesta o borrachera”, agrega Santiago Roel.

Al menos en la Ciudad de México la Fiscalía General de la República (FGR) aseguró 17 mil 509 armas de fuego, entres éstas cinco mil 796 largas, según cifras obtenidas a través del INAI de diciembre de 2006 y abril de 2019. A su vez, la Sedena sólo decomisó una, de las 164 mil en todo el país durante el mismo periodo.

El perfil de estos sujetos es con características psicopáticas, y que no tienen empatía hacia los otros. No tienen conciencia humana y mucho menos prevén las consecuencias que genera el realizar los disparos.

“Tienen una baja tolerancia a la frustración. Además, es la forma de demostrar su enojo y lanzan el disparo, y una forma de mostrar un ataque pasivo-agresivo, donde probablemente no disparan de manera directa a las personas, pero sí alrededor y esto es una forma de violencia”, puntualiza López Santiago.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music

Política

Senadores de varios partidos crean nuevo grupo parlamentario

Senadores como Emilio Álvarez Icaza, Gustavo Madero, Germán Martínez, entre otros, aseguraron que la ciudadanía en México no se siente bien representada

Sociedad

Lluvias vuelven a provocar inundaciones en Tula

Elementos de Protección Civil están en alerta máxima hoy por el fenómeno meteorológico

Sociedad

Norma 237 dejaría desempleados a trabajadores de escuelas privadas

Tras la entrada en vigor de la Norma 237, hasta 18 mil escuelas privadas a nivel nacional cerraría de manera definitiva

Finanzas

Suspende EU a dos exdirectivos de Homex

Los exdirectivos de Homex, según la denuncia de la SEC, proporcionaron información falsa al mercado de valores

Tecnología

Conoce el nombre original de Google y otras curiosidades

Durante el lanzamiento, Google utilizaba los servidores de la universidad y en un garaje alquilado, y no fue hasta más tarde que establecieron su sede en Mountain View

Sociedad

Lluvias vuelven a provocar inundaciones en Tula

Elementos de Protección Civil están en alerta máxima hoy por el fenómeno meteorológico

Ecología

El Pico de Orizaba ya no pertenece a Veracruz

Existe otra recategorización en Veracruz, ya que el Volcán Naucampatepetl (Cofre de Perote) ahora es catalogado como un cerro

Sociedad

Así es como mujeres transgénero de Guerrero buscan traspasar fronteras con sus huipiles

A través de las redes sociales muestran al mundo sus prendas que elaboran de tres a ocho meses

Sociedad

Identifican fallas en Aprende en Casa 2021

El Coneval encontró que el programa adolece de indicadores que permitieran verificar si se cumplió con la estrategia