/ lunes 2 de marzo de 2020

Rescatan a bicitaxis del Centro Histórico

La Semovi hará un proceso de regulación y ordenamiento para registro de operadores

Nacidos a principios de la última década del siglo pasado en el Centro Histórico, el bicitaxi pedalea de vuelta a su resurgimiento tras varios años de ocaso. En el 2000 se pensó en eliminarlos, pero el intento no prosperó. En 2009 se depuraron y mutaron a los ciclotaxis de pedaleo asistido, pero varios operadores quedaron fuera. En la administración anterior tuvieron prohibido operar y se mantuvieron en la clandestinidad.

Hoy la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México lleva a cabo un proceso de regulación y ordenamiento que incluirá a cuatro cooperativas y que una de sus principales mejoras será la creación de un registro de unidades y operadores en una plataforma electrónica, para efectos de mejora en la operación, pero también para dar mayor seguridad a los usuarios de este modo de transporte sustentable.

La operación actual, a ojos de la dependencia, es desordenada. “No son sujetos de sanción”, puesto que únicamente tienen la responsabilidad de cumplir con normas generales de circulación establecidas en el Reglamento de Tránsito. Esto cambiarán, se afirma en un documento, cambiando el estatus de los operadores a prestadores de servicio, con lo cual se espera mejorar el funcionamiento de los bicitaxis.

Deberán exhibir una tarifa en un lugar visible de la unidad; circular en el sentido de la vía; usar ciclovías solamente cuanto tengan pasajeros a bordo; realizar ascenso y descenso en el carril de extrema derecha; hacer base en sitios autorizados o en patios de encierro. Todo esto dentro del polígono definido: al poniente Eje Central Lázaro Cárdenas, al norte República de Perú, al oriente Anillo de Circunvalación y al sur José María Izazaga.

Mosquitos vivos

Era 2003, el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador despachaba desde el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, cuando Miguel Maximiliano, con escasos 16 años empezó a transportar gente en su bicitaxi. Él, vecino del oriente del Centro Histórico, heredó la profesión de su familia y desde entonces no la ha dejado.

Frente al recién mutilado Hemiciclo a Juárez cuenta que durante varios años fueron sometidos a pagar cuotas a los líderes de bicitaxistas que mermaban sus ganancias, por lo que un grupo de amigos y compañeros formaron la cooperativa Los Mosquitos. En 2009 fueron parte de la renovación del servicio, pero, acusó, la operación quedó en manos de cooperativa Aztecas, por lo que no lograron trabajar con plena libertad.

Hoy es otro cantar. El tiempo durante el cual tuvieron prohibido dar servicio se enfocaron en diseñar un bicitaxi que cumplieran con mejores condiciones de servicio, con pedaleo asistido y seguridad para los pasajeros. Aunque inconformes con algunos temas del proceso -como la premura para hacer modificaciones a su prototipo- admiten que se avecina un segundo aire para el bicitaxismo en el Centro Histórico.

Urge, dice, que el bicitaxi resurja, una zona como el Centro Histórico ya no soporta más autos -y por ende más contaminación. Se debe privilegiar la movilidad peatonal y ciclista como lo han hecho otros países. A diferencia de hace 20 años, cuando se pensaba que estas unidades no eran compatibles con “el funcionamiento vial”, es decir, con los coches, ahora hasta se trabaja en un proyecto para darle un corte más peatonal al Zócalo, por ejemplo.

Pedalear al origen

Los bicitaxis aparecieron cuando la Ciudad de México todavía era el Departamento del Distrito Federal. En agosto de 1990 se realizó una prueba piloto con una unidad diseñada por la Escuela Superior de Ingenieros Mecánicos Electricistas ESIME del Instituto Politécnico Nacional (IPN). Menos de un año después, el 11 de enero de 1991 inicia el programa de bicitaxi en el Centro Histórico con 30 unidades en operación. La capital veía el nacimiento del bicitaxi, que hoy reina en zonas periféricas como Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Tláhuac o Xochimilco.

Como ocurrió con la ciudad misma, que nació del Centro Histórico y se fue desdoblando en todas direcciones, apenas ocho después de que apareció la primera treintena de bicitaxis ya sumaban unas cuatro mil 300 unidades en toda la Ciudad de México. De acuerdo con el Programa Parcial de Desarrollo Urbano Centro Histórico, publicado en la Gaceta Oficial el 7 de septiembre del 2000, para esa fecha eran seis organizaciones la que operaban, de las cuales cuatro sumaban un parque de 231 unidades, 670 por ciento más que cuando arrancó el programa.

Para Miguel Maximiliano el bicitaxi en el Centro Histórico es fundamental: mueve a las personas que desean evitar el tráfico tan típico de esta zona, son eficientes para aquellos que desean acarrear bultos de mercancía recién comprada y son atractivos para los turistas que desean conocer el corazón del corazón del país en un viaje diferente. De hecho, la regulación de la Secretaría de Movilidad contempla certificarlos en materia turística. Miguel y su bicitaxi se sienten tan del Centro como los organilleros, sin más.

Nacidos a principios de la última década del siglo pasado en el Centro Histórico, el bicitaxi pedalea de vuelta a su resurgimiento tras varios años de ocaso. En el 2000 se pensó en eliminarlos, pero el intento no prosperó. En 2009 se depuraron y mutaron a los ciclotaxis de pedaleo asistido, pero varios operadores quedaron fuera. En la administración anterior tuvieron prohibido operar y se mantuvieron en la clandestinidad.

Hoy la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México lleva a cabo un proceso de regulación y ordenamiento que incluirá a cuatro cooperativas y que una de sus principales mejoras será la creación de un registro de unidades y operadores en una plataforma electrónica, para efectos de mejora en la operación, pero también para dar mayor seguridad a los usuarios de este modo de transporte sustentable.

La operación actual, a ojos de la dependencia, es desordenada. “No son sujetos de sanción”, puesto que únicamente tienen la responsabilidad de cumplir con normas generales de circulación establecidas en el Reglamento de Tránsito. Esto cambiarán, se afirma en un documento, cambiando el estatus de los operadores a prestadores de servicio, con lo cual se espera mejorar el funcionamiento de los bicitaxis.

Deberán exhibir una tarifa en un lugar visible de la unidad; circular en el sentido de la vía; usar ciclovías solamente cuanto tengan pasajeros a bordo; realizar ascenso y descenso en el carril de extrema derecha; hacer base en sitios autorizados o en patios de encierro. Todo esto dentro del polígono definido: al poniente Eje Central Lázaro Cárdenas, al norte República de Perú, al oriente Anillo de Circunvalación y al sur José María Izazaga.

Mosquitos vivos

Era 2003, el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador despachaba desde el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, cuando Miguel Maximiliano, con escasos 16 años empezó a transportar gente en su bicitaxi. Él, vecino del oriente del Centro Histórico, heredó la profesión de su familia y desde entonces no la ha dejado.

Frente al recién mutilado Hemiciclo a Juárez cuenta que durante varios años fueron sometidos a pagar cuotas a los líderes de bicitaxistas que mermaban sus ganancias, por lo que un grupo de amigos y compañeros formaron la cooperativa Los Mosquitos. En 2009 fueron parte de la renovación del servicio, pero, acusó, la operación quedó en manos de cooperativa Aztecas, por lo que no lograron trabajar con plena libertad.

Hoy es otro cantar. El tiempo durante el cual tuvieron prohibido dar servicio se enfocaron en diseñar un bicitaxi que cumplieran con mejores condiciones de servicio, con pedaleo asistido y seguridad para los pasajeros. Aunque inconformes con algunos temas del proceso -como la premura para hacer modificaciones a su prototipo- admiten que se avecina un segundo aire para el bicitaxismo en el Centro Histórico.

Urge, dice, que el bicitaxi resurja, una zona como el Centro Histórico ya no soporta más autos -y por ende más contaminación. Se debe privilegiar la movilidad peatonal y ciclista como lo han hecho otros países. A diferencia de hace 20 años, cuando se pensaba que estas unidades no eran compatibles con “el funcionamiento vial”, es decir, con los coches, ahora hasta se trabaja en un proyecto para darle un corte más peatonal al Zócalo, por ejemplo.

Pedalear al origen

Los bicitaxis aparecieron cuando la Ciudad de México todavía era el Departamento del Distrito Federal. En agosto de 1990 se realizó una prueba piloto con una unidad diseñada por la Escuela Superior de Ingenieros Mecánicos Electricistas ESIME del Instituto Politécnico Nacional (IPN). Menos de un año después, el 11 de enero de 1991 inicia el programa de bicitaxi en el Centro Histórico con 30 unidades en operación. La capital veía el nacimiento del bicitaxi, que hoy reina en zonas periféricas como Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Tláhuac o Xochimilco.

Como ocurrió con la ciudad misma, que nació del Centro Histórico y se fue desdoblando en todas direcciones, apenas ocho después de que apareció la primera treintena de bicitaxis ya sumaban unas cuatro mil 300 unidades en toda la Ciudad de México. De acuerdo con el Programa Parcial de Desarrollo Urbano Centro Histórico, publicado en la Gaceta Oficial el 7 de septiembre del 2000, para esa fecha eran seis organizaciones la que operaban, de las cuales cuatro sumaban un parque de 231 unidades, 670 por ciento más que cuando arrancó el programa.

Para Miguel Maximiliano el bicitaxi en el Centro Histórico es fundamental: mueve a las personas que desean evitar el tráfico tan típico de esta zona, son eficientes para aquellos que desean acarrear bultos de mercancía recién comprada y son atractivos para los turistas que desean conocer el corazón del corazón del país en un viaje diferente. De hecho, la regulación de la Secretaría de Movilidad contempla certificarlos en materia turística. Miguel y su bicitaxi se sienten tan del Centro como los organilleros, sin más.

Sociedad

Cuatro de cada 10 no pagan préstamos de tandas para el Bienestar

El Coneval señala el poco interés que generó el programa de microcréditos para pequeñas empresas

Justicia

Suman ocho mandos policiacos asesinados en Guanajuato

Hombres armados matan al subdirector de la Policía Municipal de Moroleón y hieren a su escolta

CDMX

Publicidad en espectaculares no pagará reconstrucción, coinciden especialistas

La Asociación Mexicana de Publicidad Exterior estima que no habrá ganancias al estar en zonas sin atractivo

CDMX

Publicidad en espectaculares no pagará reconstrucción, coinciden especialistas

La Asociación Mexicana de Publicidad Exterior estima que no habrá ganancias al estar en zonas sin atractivo

Sociedad

#Data | Covid-19 se cuela a las principales causas de muerte

Según datos del INEGI, con 224 muertes diarias en lo que va de la pandemia, el Covid-19 se ha convertido al momento en la cuarta causa de muerte entre los mexicanos

Sociedad

Cuatro de cada 10 no pagan préstamos de tandas para el Bienestar

El Coneval señala el poco interés que generó el programa de microcréditos para pequeñas empresas

Sociedad

Aumenta llegada de menores migrantes a México

El año pasado, casi 52 mil fueron presentados a la autoridad migratoria

Finanzas

Disruptores | Esta empresa hace del podcast un negocio multimillonario

Acast es un hub que reparte los audios hacia todas las plataformas y permite a los creadores de contenido generar dinero y concentrarse en sus productos

Moda

El encierro evoluciona el proceso de la moda

La industria se adaptó a la falta de materiales y a la necesidad de hacer desfiles sin modelos