/ sábado 1 de julio de 2017

Vinculan a proceso a los agresores de Antony, el niño torturado en GAM

El Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, TSJ CDMX, vinculó a proceso a Juan caerlos Loaeza y Olivia Castro por el delito de secuestro agravado, que habrían cometido en contra del menor Antony al que mantenían encadenado a los pies de una cama.

En audiencia inicial, la impartidora de justicia calificó de legal la detención de ambos y les impuso la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa.

Asimismo, la juez Morales fijó el término de cuatro meses para la conclusión de la investigación complementaria.

Puedes leer: 

En las salas de oralidad del TSJCDMX -adyacentes al Reclusorio Preventivo Varonil Oriente-, el agente del ministerio público imputó el delito a ambos, y acusó que el niño fue víctima del secuestro en una vivienda de la colonia Gabriel Hernández, delegación Gustavo A. Madero.

El pequeño Antony se recupera en un hospital privado tras ser rescatado de un cuarto atado de pies y manos con cadenas, debido a que presenta el síndrome del niño maltratado. Juan caerlos Loaeza y Olivia Castro -quienes dijeron ser tíos del pequeño-, son señalados por el trato inhumano al que sometían al menor, a quién además de no darle de comer y golpear, torturaban al apagarle cigarrillos en el cuerpo.

Reportes policiales refieren que una denuncia permitió a autoridades de la Procuraduría capitalina, ubicar el lugar donde el pequeño Antony permanecía encadenado de los pies, desnudo y con cinta canela en el cuello.

Puedes leer: 

Recordar que el Jefe delegacional en Gustavo A. Madero, Víctor Hugo Lobo Román, dijo sentirse verdaderamente conmovido e indignado por el caso del pequeño Antony, de apenas cinco años de edad, a quien sus victimarios, dos sujetos que se dijeron sus tíos, lo mantenían en un cuarto oscuro, encadenado de pies y manos, sujeto a una silla que le impedía sentarse, totalmente desnudo, soportando el frio de la noche y con heridas en la espalda por los cigarros que apagaban en su piel, además de golpes en la cabeza y seguramente, daños emocionales por el maltrato.

De estos hechos se dio inicio a la investigación y reiteró que se hará cargo de cubrir el 100 por ciento de los gastos que se deriven del lamentable hecho, y destacó que el pequeño Antony seguirá recibiendo toda la atención médica y psicológica necesaria para su total recuperación.

/eds

El Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, TSJ CDMX, vinculó a proceso a Juan caerlos Loaeza y Olivia Castro por el delito de secuestro agravado, que habrían cometido en contra del menor Antony al que mantenían encadenado a los pies de una cama.

En audiencia inicial, la impartidora de justicia calificó de legal la detención de ambos y les impuso la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa.

Asimismo, la juez Morales fijó el término de cuatro meses para la conclusión de la investigación complementaria.

Puedes leer: 

En las salas de oralidad del TSJCDMX -adyacentes al Reclusorio Preventivo Varonil Oriente-, el agente del ministerio público imputó el delito a ambos, y acusó que el niño fue víctima del secuestro en una vivienda de la colonia Gabriel Hernández, delegación Gustavo A. Madero.

El pequeño Antony se recupera en un hospital privado tras ser rescatado de un cuarto atado de pies y manos con cadenas, debido a que presenta el síndrome del niño maltratado. Juan caerlos Loaeza y Olivia Castro -quienes dijeron ser tíos del pequeño-, son señalados por el trato inhumano al que sometían al menor, a quién además de no darle de comer y golpear, torturaban al apagarle cigarrillos en el cuerpo.

Reportes policiales refieren que una denuncia permitió a autoridades de la Procuraduría capitalina, ubicar el lugar donde el pequeño Antony permanecía encadenado de los pies, desnudo y con cinta canela en el cuello.

Puedes leer: 

Recordar que el Jefe delegacional en Gustavo A. Madero, Víctor Hugo Lobo Román, dijo sentirse verdaderamente conmovido e indignado por el caso del pequeño Antony, de apenas cinco años de edad, a quien sus victimarios, dos sujetos que se dijeron sus tíos, lo mantenían en un cuarto oscuro, encadenado de pies y manos, sujeto a una silla que le impedía sentarse, totalmente desnudo, soportando el frio de la noche y con heridas en la espalda por los cigarros que apagaban en su piel, además de golpes en la cabeza y seguramente, daños emocionales por el maltrato.

De estos hechos se dio inicio a la investigación y reiteró que se hará cargo de cubrir el 100 por ciento de los gastos que se deriven del lamentable hecho, y destacó que el pequeño Antony seguirá recibiendo toda la atención médica y psicológica necesaria para su total recuperación.

/eds