/ jueves 29 de septiembre de 2016

A “El Bronco” se le va Nuevo León de las manos: Anaya

  • Por la falta de resultados en materia de seguridad y corrupción

El presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya, aseguró que al Gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, se le está yendo de las manos el Estado, por la falta de resultados en materia de seguridad y corrupción.

Durante una gira de trabajo por esa entidad, el político queretano dijo que el mandatario independiente “tendría que dar resultados aquí en Nuevo León, cosa que no ha logrado; es clarísimo que en materia de seguridad se le está yendo el Estado de las manos y es también clarísimo que en materia de combate a la corrupción, no sólo no han cumplido, sino que están protegiendo a quienes han protagonizado los actos de corrupción”, detalló.

Expresó que en el PAN están “francamente preocupados por la falta de resultados del Gobierno estatal”. Asimismo consideró “de risa” la sanción de siete mil pesos que le impuso la Contraloría estatal a Rogelio Benavides Pintos, exsubsecretario de Administración por la compra de 200 mil cobijas al triple de su valor.

Anaya Cortés fue cuestionado también sobre  la posible incorporación de Benavides Pintos al equipo del gobernador electo de Tamaulipas, el panista Francisco García Cabeza de Vaca, a lo que comentó Anaya Cortés “me acabo de enterar de eso, de hecho cuando fui al cierre de campaña de Tamaulipas, él estaba ahí presente.

Coincidimos en un camión que nos llevó al cierre de campaña, yo iba con Josefina Vázquez Mota”.

Ante ello, el panista dijo, “me he comprometido a alertar a nuestro gobernador de Tamaulipas, que seguramente no está enterado de estas circunstancias, y quizá lo haya tratado de sorprender, pero nos vamos a encargar de que sepa de lo que ha sido capaz este personaje aquí en Nuevo León, para que por ninguna circunstancia vaya a tener alguna responsabilidad”, en el nuevo Gobierno.

Anaya Cortés expresó que en el PAN están convencidos de que el valor superior de cara a la elección de 2018, es la unidad, y “sería un error histórico que se dividiera”, ya que “ tenemos una misión que cumplir, sacar a los priístas de Los Pinos por corruptos y por ineficaces , y tenemos que evitar que la alternativa de cambio sea este populismo destructor, depredador y trasnochado que representa Andrés Manuel López Obrador.

Por otro lado, dijo que en este momento, “estamos concentrados en la elección de 2017, queremos obtener muy buen resultado en las elecciones de gobernador, del Estado de México, de Nayarit, de Coahuila, y de presidentes municipales de Veracruz, y entonces sí abrir de lleno el proceso hacia 2018, en los que necesariamente y de eso nos vamos a encargar los panistas, vamos a llegar unidos”. En el PAN lo debemos de tener clarísimo, “al único que le conviene que nos dividamos es al PRI, y que sería un error histórico que el PAN llegar dividido al 2018, yo pondré todo de mi parte para que no sea así”, expresó.

En conferencia de prensa, el panista también fue cuestionado sobre la sanción que impuso el PRI al gobernador de Veracruz y sobre los procedimientos que hay contra otros gobernadores, donde Anaya Cortés dijo que el caso del todavía gobernador de Veracruz era ya insostenible, por lo que debe ir a la cárcel y devolver todo lo que se ha robado durante su administración.

“Era absolutamente insostenible el caso del gobernador de Veracruz, (Javier Duarte de Ochoa), nosotros llevamos años denunciándolo, personalmente acudí al Congreso estatal de Veracruz para intentar hacer un llamado a los diputados para detener su paquete de impunidad, fuimos fuertemente agredidos por un grupo de presión, un grupo de choque enviado por el propio gobernador”, recordó.

Por ello insistió en que “estoy convencido que Javier Duarte, más allá de que le suspendan los derechos, debe de ir a la cárcel y debe devolver lo que se ha robado del erario de Veracruz”, remarcó.

También indicó que “apareció un empresario de nombre Manzur que había comprado una serie de propiedades en la Ciudad de México y resultó que en su testamento al que nombró como heredero, no fue ni a sus hijos, ni a su esposa, sino al gobernador del estado de Veracruz, Javier Duarte”.

  • Por la falta de resultados en materia de seguridad y corrupción

El presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya, aseguró que al Gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, se le está yendo de las manos el Estado, por la falta de resultados en materia de seguridad y corrupción.

Durante una gira de trabajo por esa entidad, el político queretano dijo que el mandatario independiente “tendría que dar resultados aquí en Nuevo León, cosa que no ha logrado; es clarísimo que en materia de seguridad se le está yendo el Estado de las manos y es también clarísimo que en materia de combate a la corrupción, no sólo no han cumplido, sino que están protegiendo a quienes han protagonizado los actos de corrupción”, detalló.

Expresó que en el PAN están “francamente preocupados por la falta de resultados del Gobierno estatal”. Asimismo consideró “de risa” la sanción de siete mil pesos que le impuso la Contraloría estatal a Rogelio Benavides Pintos, exsubsecretario de Administración por la compra de 200 mil cobijas al triple de su valor.

Anaya Cortés fue cuestionado también sobre  la posible incorporación de Benavides Pintos al equipo del gobernador electo de Tamaulipas, el panista Francisco García Cabeza de Vaca, a lo que comentó Anaya Cortés “me acabo de enterar de eso, de hecho cuando fui al cierre de campaña de Tamaulipas, él estaba ahí presente.

Coincidimos en un camión que nos llevó al cierre de campaña, yo iba con Josefina Vázquez Mota”.

Ante ello, el panista dijo, “me he comprometido a alertar a nuestro gobernador de Tamaulipas, que seguramente no está enterado de estas circunstancias, y quizá lo haya tratado de sorprender, pero nos vamos a encargar de que sepa de lo que ha sido capaz este personaje aquí en Nuevo León, para que por ninguna circunstancia vaya a tener alguna responsabilidad”, en el nuevo Gobierno.

Anaya Cortés expresó que en el PAN están convencidos de que el valor superior de cara a la elección de 2018, es la unidad, y “sería un error histórico que se dividiera”, ya que “ tenemos una misión que cumplir, sacar a los priístas de Los Pinos por corruptos y por ineficaces , y tenemos que evitar que la alternativa de cambio sea este populismo destructor, depredador y trasnochado que representa Andrés Manuel López Obrador.

Por otro lado, dijo que en este momento, “estamos concentrados en la elección de 2017, queremos obtener muy buen resultado en las elecciones de gobernador, del Estado de México, de Nayarit, de Coahuila, y de presidentes municipales de Veracruz, y entonces sí abrir de lleno el proceso hacia 2018, en los que necesariamente y de eso nos vamos a encargar los panistas, vamos a llegar unidos”. En el PAN lo debemos de tener clarísimo, “al único que le conviene que nos dividamos es al PRI, y que sería un error histórico que el PAN llegar dividido al 2018, yo pondré todo de mi parte para que no sea así”, expresó.

En conferencia de prensa, el panista también fue cuestionado sobre la sanción que impuso el PRI al gobernador de Veracruz y sobre los procedimientos que hay contra otros gobernadores, donde Anaya Cortés dijo que el caso del todavía gobernador de Veracruz era ya insostenible, por lo que debe ir a la cárcel y devolver todo lo que se ha robado durante su administración.

“Era absolutamente insostenible el caso del gobernador de Veracruz, (Javier Duarte de Ochoa), nosotros llevamos años denunciándolo, personalmente acudí al Congreso estatal de Veracruz para intentar hacer un llamado a los diputados para detener su paquete de impunidad, fuimos fuertemente agredidos por un grupo de presión, un grupo de choque enviado por el propio gobernador”, recordó.

Por ello insistió en que “estoy convencido que Javier Duarte, más allá de que le suspendan los derechos, debe de ir a la cárcel y debe devolver lo que se ha robado del erario de Veracruz”, remarcó.

También indicó que “apareció un empresario de nombre Manzur que había comprado una serie de propiedades en la Ciudad de México y resultó que en su testamento al que nombró como heredero, no fue ni a sus hijos, ni a su esposa, sino al gobernador del estado de Veracruz, Javier Duarte”.