/ martes 20 de diciembre de 2016

Aumenta Alzheimer riesgo de padecer diabetes

Los pacientes con diagnóstico de Alzheimer tienen 2.5 veces más riesgo de desarrollar diabetes mellitus, debido a que la proteína causante de la enfermedad de Alzheimer (Beta amiloide) impide la adecuada metabolización de los niveles de glucosa en sangre, concluyeron científicos de México y Estados Unidos.

Isabel Arrieta Cruz, investigadora del Instituto Nacional de Geriatría (INGer), y Roger Gutiérrez Juárez, de la Escuela de Medicina Albert Einstein (AECOM), en Nueva York, iniciaron en 2012 un protocolo para analizar los efectos que produce la proteína beta-amiloide que se encuentra en el hipotálamo medio basal, región del cerebro que se encarga principalmente de controlar los niveles de azúcar en la sangre.

De acuerdo con los estudios de los científicos advirtieron que la enfermedad de Alzheimer se debe a una acumulación en el cerebro de la proteína beta amiloide, y es tóxica para las neuronas.

Los resultados, publicados en 2015 en la revista científica internacional Journal of Alzheimer's Disease, mostraron que la beta amiloide impide que la insulina, que es la hormona encargada de regular los niveles de azúcar en la sangre, trabaje de forma adecuada, por lo que hay mayor riesgo de diabetes.

“La mayoría de las investigaciones están enfocadas a conocer los efectos neurotóxicos de la beta-amiloide en regiones del cerebro que están asociadas a funciones de memoria y aprendizaje”.

Ante ello, el trabajo científico permitirá diseñar nuevas líneas de investigación enfocadas al diseño de tratamientos en esta zona cerebral.

Una investigación importante ya que a menos de que sean tomadas acciones para evitarlo, la prevalencia global del Alzheimer y otras demencias afectarán a 76 millones para el año 2030 amenazando las economías globales; sin embargo, en México como en Alemania y Brasil ni siquiera están conscientes de la fatalidad de este padecimiento, lamentó Harry Johns, presidente y director general de la Alzheimer’s Association.

Actualmente en nuestro país, entre 10 y 11 por ciento de la población tiene más de 60 años de edad y se espera que para el año 2050, uno de cada cuatro mexicanos esté en esta etapa de la vida. Es decir, que en nuestro país existen alrededor de 11 millones de adultos mayores de 65 años, de los cuales aproximadamente el nueve por ciento sufre algún tipo de demencia; y de cada 10 personas que las padecen, ocho son de tipo Alzheimer, de acuerdo con el médico psiquiatra e investigador en ciencias médicas del Instituto Nacional de Geriatría (INGER), Adrián Martínez Ruiz.

Es decir, hay por lo menos 800 mil adultos mayores que padecen Alzheimer, cuya incidencia es 100 veces superior que la de cáncer de mama, y afecta a más personas que el VIH, secundó el director del Instituto Nacional de Geriatría (INGER), Luis Miguel Gutiérrez Robledo.

Pero en nuestro país se agrava, dice Gutiérrez Robledo, porque además la diabetes es un factor de riesgo para la enfermedad de Alzheimer, por lo que “el panorama para nuestro país no es alentador en este momento, pero las acciones preventivas en la edad media de la vida, tendrán un impacto favorable para reducir su prevalencia”.

Los pacientes con diagnóstico de Alzheimer tienen 2.5 veces más riesgo de desarrollar diabetes mellitus, debido a que la proteína causante de la enfermedad de Alzheimer (Beta amiloide) impide la adecuada metabolización de los niveles de glucosa en sangre, concluyeron científicos de México y Estados Unidos.

Isabel Arrieta Cruz, investigadora del Instituto Nacional de Geriatría (INGer), y Roger Gutiérrez Juárez, de la Escuela de Medicina Albert Einstein (AECOM), en Nueva York, iniciaron en 2012 un protocolo para analizar los efectos que produce la proteína beta-amiloide que se encuentra en el hipotálamo medio basal, región del cerebro que se encarga principalmente de controlar los niveles de azúcar en la sangre.

De acuerdo con los estudios de los científicos advirtieron que la enfermedad de Alzheimer se debe a una acumulación en el cerebro de la proteína beta amiloide, y es tóxica para las neuronas.

Los resultados, publicados en 2015 en la revista científica internacional Journal of Alzheimer's Disease, mostraron que la beta amiloide impide que la insulina, que es la hormona encargada de regular los niveles de azúcar en la sangre, trabaje de forma adecuada, por lo que hay mayor riesgo de diabetes.

“La mayoría de las investigaciones están enfocadas a conocer los efectos neurotóxicos de la beta-amiloide en regiones del cerebro que están asociadas a funciones de memoria y aprendizaje”.

Ante ello, el trabajo científico permitirá diseñar nuevas líneas de investigación enfocadas al diseño de tratamientos en esta zona cerebral.

Una investigación importante ya que a menos de que sean tomadas acciones para evitarlo, la prevalencia global del Alzheimer y otras demencias afectarán a 76 millones para el año 2030 amenazando las economías globales; sin embargo, en México como en Alemania y Brasil ni siquiera están conscientes de la fatalidad de este padecimiento, lamentó Harry Johns, presidente y director general de la Alzheimer’s Association.

Actualmente en nuestro país, entre 10 y 11 por ciento de la población tiene más de 60 años de edad y se espera que para el año 2050, uno de cada cuatro mexicanos esté en esta etapa de la vida. Es decir, que en nuestro país existen alrededor de 11 millones de adultos mayores de 65 años, de los cuales aproximadamente el nueve por ciento sufre algún tipo de demencia; y de cada 10 personas que las padecen, ocho son de tipo Alzheimer, de acuerdo con el médico psiquiatra e investigador en ciencias médicas del Instituto Nacional de Geriatría (INGER), Adrián Martínez Ruiz.

Es decir, hay por lo menos 800 mil adultos mayores que padecen Alzheimer, cuya incidencia es 100 veces superior que la de cáncer de mama, y afecta a más personas que el VIH, secundó el director del Instituto Nacional de Geriatría (INGER), Luis Miguel Gutiérrez Robledo.

Pero en nuestro país se agrava, dice Gutiérrez Robledo, porque además la diabetes es un factor de riesgo para la enfermedad de Alzheimer, por lo que “el panorama para nuestro país no es alentador en este momento, pero las acciones preventivas en la edad media de la vida, tendrán un impacto favorable para reducir su prevalencia”.