/ miércoles 16 de marzo de 2016

Buscan Senado y SCJN inclusión social auténtica de las personas con discapacidad

Bertha Becerra / El Sol de México

El Senado de la República y el Poder Judicial se comprometieron a reforzar las políticas públicas, leyes y resoluciones que permitan una auténtica inclusión social y respeto a los derechos de las personas con discapacidad.

El presidente del Senado de la República y el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Roberto Gil Zuarth y Luis María Aguilar Morales, en su participación en el Encuentro “Diferentes pero iguales”, en el marco del Día Mundial del Síndrome de Down -que se conmemora el 21 de marzo-, así lo pusieron de manifiesto ayer por la mañana.

El líder senatorial se comprometió a impulsar leyes y políticas públicas que garanticen la movilidad, la inclusión social, laboral y el respeto a los derechos de las personas con capacidades diferentes.

Y el ministro presidente de la SCJN dijo: “Es mi propósito invitar a jóvenes, a cualquier persona, pero jóvenes que puedan participar desde las actividades de la Suprema Corte, los que estén interesados en el Derecho para que nos auxilien en nuestras labores cotidianas”.

Destacó que entre las metas a favor de las personas con discapacidad están la de garantizar el acceso pleno a la justicia, restituirles sus derechos cuando les han sido violentados y resoluciones que contribuyan a eliminar prejuicios y exclusión.

Afirmó que la SCJN no solo cumple en sus resoluciones jurisdiccionales para proteger al que sufre de discriminación por discapacidad, sino que decidió participar con una política alterna en beneficio de este grupo vulnerable y ofreció emplear jóvenes minusválidos interesados en el derecho para que “nos auxilien en nuestras labores cotidianas”.

Confió que entiende el problema porque una de sus hijas tiene una discapacidad que le sobrevino por una enfermedad progresiva: esclerosis múltiple. Comentó que afortunadamente cuenta con muchos apoyos, pero es una condición “desgraciadamente excepcional”, porque no todas las familias tienen las posibilidades para sufragar los gastos que requieren personas con discapacidad.

Y señaló que no es obligación de las familias sino de la sociedad a través de las instituciones públicas y privadas, el crear las facilidades que requiere cualquier persona con discapacidad.

La organizadora del evento, la senadora panista Mariana Gómez del Campo dijo que el 31 por ciento de las personas con discapacidad en México no cuentan con seguridad social, lo que es preocupante al igual que el hecho de que solo existan en el país 87 médicos con algún tipo de especialidad en materia de síndrome de Down.

Bertha Becerra / El Sol de México

El Senado de la República y el Poder Judicial se comprometieron a reforzar las políticas públicas, leyes y resoluciones que permitan una auténtica inclusión social y respeto a los derechos de las personas con discapacidad.

El presidente del Senado de la República y el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Roberto Gil Zuarth y Luis María Aguilar Morales, en su participación en el Encuentro “Diferentes pero iguales”, en el marco del Día Mundial del Síndrome de Down -que se conmemora el 21 de marzo-, así lo pusieron de manifiesto ayer por la mañana.

El líder senatorial se comprometió a impulsar leyes y políticas públicas que garanticen la movilidad, la inclusión social, laboral y el respeto a los derechos de las personas con capacidades diferentes.

Y el ministro presidente de la SCJN dijo: “Es mi propósito invitar a jóvenes, a cualquier persona, pero jóvenes que puedan participar desde las actividades de la Suprema Corte, los que estén interesados en el Derecho para que nos auxilien en nuestras labores cotidianas”.

Destacó que entre las metas a favor de las personas con discapacidad están la de garantizar el acceso pleno a la justicia, restituirles sus derechos cuando les han sido violentados y resoluciones que contribuyan a eliminar prejuicios y exclusión.

Afirmó que la SCJN no solo cumple en sus resoluciones jurisdiccionales para proteger al que sufre de discriminación por discapacidad, sino que decidió participar con una política alterna en beneficio de este grupo vulnerable y ofreció emplear jóvenes minusválidos interesados en el derecho para que “nos auxilien en nuestras labores cotidianas”.

Confió que entiende el problema porque una de sus hijas tiene una discapacidad que le sobrevino por una enfermedad progresiva: esclerosis múltiple. Comentó que afortunadamente cuenta con muchos apoyos, pero es una condición “desgraciadamente excepcional”, porque no todas las familias tienen las posibilidades para sufragar los gastos que requieren personas con discapacidad.

Y señaló que no es obligación de las familias sino de la sociedad a través de las instituciones públicas y privadas, el crear las facilidades que requiere cualquier persona con discapacidad.

La organizadora del evento, la senadora panista Mariana Gómez del Campo dijo que el 31 por ciento de las personas con discapacidad en México no cuentan con seguridad social, lo que es preocupante al igual que el hecho de que solo existan en el país 87 médicos con algún tipo de especialidad en materia de síndrome de Down.