/ sábado 2 de abril de 2016

CAMe cede ante presiones

  • Manifestación de motociclistas consigue que estos vehículos circulen diariamente
  • Exigen investigadores a Semarnat medidas integrales contra polución

Armando Ruiz, Gabriel Xantomila y Gerardo Campos / El Sol de México

Ciudad de México.- En un mar de críticas, marchas y protestas sociales, luego del anuncio del endurecimiento del programa Hoy No Circula (HNC), la Comisión Ambiental de la Megalópolis reculó y exentó las motocicletas de esta medida argumentando “razones técnicas”, aunque más bien obedeció a presiones de legisladores y de las mismas manifestaciones en contra en las calles de la Ciudad de México.

Martín Gutiérrez Lacayo, coordinador del CAMe, recibió en sus oficinas del norponiente capitalino a varios senadores y diputados perredistas quienes le expresaron el rechazo de no pocos segmentos de la población, los estudios técnicos de diversas entidades, así como la idea de replantear y actualizar integralmente el HNC, no solo por cuestiones coyunturales, sino atendiendo las necesidades de la sociedad involucrada en esta región del país.

Uno de los señalamientos más agudos en contra de las disposiciones anunciadas, provino ayer del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) y del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, entidades que consideraron que todo esto es una medida parcial y limitada. Esta región, afirmaron, requiere de una serie de acciones integrales y coordinadas por parte de las autoridades en todos los niveles de Gobierno y de los estados que forman parte de la Megalópolis.

Sobre el punto, la investigadora de la UNAM, Úrsula Oswald, ratificó que las controvertidas medidas no resolverán la contingencia ambiental, pues se requieren consensos entre Estado, empresas y ciudadanía, a fin de generar sustentabilidad y bienestar en la calidad de vida de los habitantes, donde las energías renovables juegan un papel crucial.

A esta voz se sumó la de Óscar David Hernández Carranza, funcionario de la Coparmex, quien formuló críticas al Gobierno de la Ciudad de México porque “ha hecho poco” en materia de contaminación y ha endosado el problema a la ciudadanía, con decisiones erróneas, como el reforzar el programa HNC, permitir la corrupción en los verificentros, crear un reglamento de tránsito que provoca más contaminación, reducir los carriles de las vialidades y no tomar medidas inteligentes, sobre todo, en el transporte público. CAMe recula

La CAMe cedió ante las presiones de legisladores perredistas y de un colectivo de motociclistas que se manifestó ayer en el Monumento a la Revolución, tras anunciarse que todos los automóviles y motocicletas con placas federales deberían descansar un día a la semana y un sábado al mes. La Comisión modificó su postura en la que apenas hace unos días sostenía que las motos también estaban incluidas en este programa.

Al concretarse este cambio supuestamente por “razones técnicas”, se estima que alrededor de 460 mil motocicletas podrán circular diariamente en el Valle de México; no obstante, estarían sujetas a restricciones en caso de que se declare Fase 1 o 2 de contingencia ambiental. Pese a ello, motociclistas amagaron con otra movilización hoy en el Ángel de la Independencia.

En entrevista, Gutiérrez Lacayo argumentó que las motocicletas son responsables de una manera marginal del dos por ciento de las emisiones de óxidos de nitrógeno al medio ambiente.

Aclaró que en el caso de los taxis podrán circular incluso el día que teóricamente les toca descansar en un horario de cinco a 10 de la mañana, para garantizar la disponibilidad a los usuarios; además, los vehículos de transporte de perecederos con placas federales entre las 10 de la noche y las 5:00 horas, podrán hacerlo libremente.

Advirtió que de mejorarse las condiciones atmosféricas, este programa emergente podría ser suspendido antes del 30 de junio. “Si por alguna circunstancia hay cambio en las condiciones atmosféricas que permitan de alguna manera que se estacionen lluvias anteriormente (al 30 de junio) la CAMe tiene las atribuciones y facultades para suspender el programa, porque este es un programa emergente para evitar el ozono; según los pronósticos, lo vemos poco probable”.

El coordinador ejecutivo de la CAMe dijo además que el próximo lunes acudirá a la Cámara de Diputados y el martes a la Asamblea Legislativa con la finalidad de abrir un diálogo sobre medidas a mediano y largo plazo, aunque aclaró, no será para hacer cambios al programa emergente que como autoridad han decidido aplicar de forma inmediata para garantizar la salud de población.

Gutiérrez Lacayo explicó que ante el fenómeno de "La Niña", los niveles de ozono podrían agravarse porque hay menos humedad y provocarse 28 picos de más de 23 grados centígrados entre 150 y 200 puntos Imeca, por lo cual se decidió aplicar medidas emergentes.

Reconoció que existe un rezago de hasta 20 años en diversas normativas federales como: la de calidad de combustibles, la distribución de combustible de ultrabajo azufre más allá de la zona metropolitana, el tema de motores a diesel; y la relacionada con los límites y procedimientos de verificación vehicular “que es una necesidad imperiosa y la que tiene que ver con la recuperación de vapores en gasolinas y gaseras que en 2006 se abrogó”. Expertos opinan

El Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) y el Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM llamaron a la Semarnat a no seguir postergando la actualización de la Norma 044, la cual establece los límites máximos permisibles de contaminantes para transporte pesado nuevo y pidieron concluir la aprobación de una norma definitiva que asegure el abastecimiento de combustibles limpios en todo el territorio nacional, que elimine de una vez por todas “los subsidios perversos” a las gasolinas.

La Nom 044 detalla los límites máximos permisibles de emisión de hidrocarburos totales, hidrocarburos no metano, monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, partículas y opacidad de humo provenientes del escape de motores nuevos que usan diésel como combustible y que se utilizarán para la propulsión de vehículos automotores nuevos, que de aprobarse sería obligatoria para los fabricantes, importadores y ensambladores de automotores nuevos con un peso bruto vehicular mayor a tres mil 857 kilogramos.

“Cualquier solución que se establezca de manera parcial solo en la Ciudad de México y el Estado México, no podrá tener impactos positivos de largo plazo sobre la salud, la disminución de la congestión vehicular, la competitividad de las ciudades y la mejora de la calidad del aire, si no se establece un Programa de Verificación real y efectivamente homologado a los seis estados y no se actualizan los sistemas de monitoreo atmosférico que midan a los contaminantes más dañinos como las partículas PM 2.5”, aseguró Gustavo Alanís Ortega, director general del Cemda.

Indicó que dado que el Programa de Verificación Vehicular y el Hoy No Circula son medidas implementadas con el objetivo de mejorar la calidad del aire, dado que supuestamente incentivan a que el dueño de un vehículo someta su unidad a una inspección y mantenimiento periódico, que permita reducir emisiones de contaminantes que dañan a la salud. Ambos programas llevan más de 25 años en vigor y no han resuelto el problema. ¿Por qué insistir en lo mismo?, se preguntó.

Existen acciones, dijo, como la actualización de las normas de emisiones de los vehículos nuevos ligeros y pesados; la actualización de las normas de salud, de acuerdo con los parámetros establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS); el acceso a combustibles más limpios en todo el país; el desarrollo de condiciones necesarias para promover masivamente un transporte público ambientalmente limpio, eficiente y seguro; mayores inversiones en infraestructura para transporte no motorizado; acciones de gestión de la demanda de transporte y políticas de desarrollo urbano vinculadas con la movilidad sustentable, entre otras, agregó. Nubes de críticas

La investigadora universitaria, Úrsula Oswald, estipuló que en el caso del HNC, “el Gobierno no negoció esta reforma con los ciudadanos tomando en cuenta sus intereses, sino fue un pacto entre los partidos dominantes’’.

Expuso que no se resolverá el problema de la contingencia ambiental “quitando carros”; se requiere mejorar el trasporte y cambiar a nuevos elementos energéticos, que nos lleve a una transición sustentable donde tendríamos por un lado mitigación, readaptación y desarrollo y por otro ciencia, tecnología y finanzas, a fin de resolver proyectos de desarrollo ambiental.

En ese sentido, resaltó que la Reforma Energética no consideró la sustentabilidad, ni el bienestar real del ciudadano. “El Gobierno no negoció esta reforma con los ciudadanos tomando en cuenta sus intereses, sino fue un pacto entre los partidos dominantes’’.

La investigadora universitaria explicó que México y países de Centroamérica ocupan la zona más expuesta al cambio climático, ya que al estar situados entre dos mares generan un enorme calentamiento que ocasionará desastres naturales, por lo que se requiere una población con mejores condiciones financieras en energías renovables.

  • Manifestación de motociclistas consigue que estos vehículos circulen diariamente
  • Exigen investigadores a Semarnat medidas integrales contra polución

Armando Ruiz, Gabriel Xantomila y Gerardo Campos / El Sol de México

Ciudad de México.- En un mar de críticas, marchas y protestas sociales, luego del anuncio del endurecimiento del programa Hoy No Circula (HNC), la Comisión Ambiental de la Megalópolis reculó y exentó las motocicletas de esta medida argumentando “razones técnicas”, aunque más bien obedeció a presiones de legisladores y de las mismas manifestaciones en contra en las calles de la Ciudad de México.

Martín Gutiérrez Lacayo, coordinador del CAMe, recibió en sus oficinas del norponiente capitalino a varios senadores y diputados perredistas quienes le expresaron el rechazo de no pocos segmentos de la población, los estudios técnicos de diversas entidades, así como la idea de replantear y actualizar integralmente el HNC, no solo por cuestiones coyunturales, sino atendiendo las necesidades de la sociedad involucrada en esta región del país.

Uno de los señalamientos más agudos en contra de las disposiciones anunciadas, provino ayer del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) y del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, entidades que consideraron que todo esto es una medida parcial y limitada. Esta región, afirmaron, requiere de una serie de acciones integrales y coordinadas por parte de las autoridades en todos los niveles de Gobierno y de los estados que forman parte de la Megalópolis.

Sobre el punto, la investigadora de la UNAM, Úrsula Oswald, ratificó que las controvertidas medidas no resolverán la contingencia ambiental, pues se requieren consensos entre Estado, empresas y ciudadanía, a fin de generar sustentabilidad y bienestar en la calidad de vida de los habitantes, donde las energías renovables juegan un papel crucial.

A esta voz se sumó la de Óscar David Hernández Carranza, funcionario de la Coparmex, quien formuló críticas al Gobierno de la Ciudad de México porque “ha hecho poco” en materia de contaminación y ha endosado el problema a la ciudadanía, con decisiones erróneas, como el reforzar el programa HNC, permitir la corrupción en los verificentros, crear un reglamento de tránsito que provoca más contaminación, reducir los carriles de las vialidades y no tomar medidas inteligentes, sobre todo, en el transporte público. CAMe recula

La CAMe cedió ante las presiones de legisladores perredistas y de un colectivo de motociclistas que se manifestó ayer en el Monumento a la Revolución, tras anunciarse que todos los automóviles y motocicletas con placas federales deberían descansar un día a la semana y un sábado al mes. La Comisión modificó su postura en la que apenas hace unos días sostenía que las motos también estaban incluidas en este programa.

Al concretarse este cambio supuestamente por “razones técnicas”, se estima que alrededor de 460 mil motocicletas podrán circular diariamente en el Valle de México; no obstante, estarían sujetas a restricciones en caso de que se declare Fase 1 o 2 de contingencia ambiental. Pese a ello, motociclistas amagaron con otra movilización hoy en el Ángel de la Independencia.

En entrevista, Gutiérrez Lacayo argumentó que las motocicletas son responsables de una manera marginal del dos por ciento de las emisiones de óxidos de nitrógeno al medio ambiente.

Aclaró que en el caso de los taxis podrán circular incluso el día que teóricamente les toca descansar en un horario de cinco a 10 de la mañana, para garantizar la disponibilidad a los usuarios; además, los vehículos de transporte de perecederos con placas federales entre las 10 de la noche y las 5:00 horas, podrán hacerlo libremente.

Advirtió que de mejorarse las condiciones atmosféricas, este programa emergente podría ser suspendido antes del 30 de junio. “Si por alguna circunstancia hay cambio en las condiciones atmosféricas que permitan de alguna manera que se estacionen lluvias anteriormente (al 30 de junio) la CAMe tiene las atribuciones y facultades para suspender el programa, porque este es un programa emergente para evitar el ozono; según los pronósticos, lo vemos poco probable”.

El coordinador ejecutivo de la CAMe dijo además que el próximo lunes acudirá a la Cámara de Diputados y el martes a la Asamblea Legislativa con la finalidad de abrir un diálogo sobre medidas a mediano y largo plazo, aunque aclaró, no será para hacer cambios al programa emergente que como autoridad han decidido aplicar de forma inmediata para garantizar la salud de población.

Gutiérrez Lacayo explicó que ante el fenómeno de "La Niña", los niveles de ozono podrían agravarse porque hay menos humedad y provocarse 28 picos de más de 23 grados centígrados entre 150 y 200 puntos Imeca, por lo cual se decidió aplicar medidas emergentes.

Reconoció que existe un rezago de hasta 20 años en diversas normativas federales como: la de calidad de combustibles, la distribución de combustible de ultrabajo azufre más allá de la zona metropolitana, el tema de motores a diesel; y la relacionada con los límites y procedimientos de verificación vehicular “que es una necesidad imperiosa y la que tiene que ver con la recuperación de vapores en gasolinas y gaseras que en 2006 se abrogó”. Expertos opinan

El Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) y el Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM llamaron a la Semarnat a no seguir postergando la actualización de la Norma 044, la cual establece los límites máximos permisibles de contaminantes para transporte pesado nuevo y pidieron concluir la aprobación de una norma definitiva que asegure el abastecimiento de combustibles limpios en todo el territorio nacional, que elimine de una vez por todas “los subsidios perversos” a las gasolinas.

La Nom 044 detalla los límites máximos permisibles de emisión de hidrocarburos totales, hidrocarburos no metano, monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, partículas y opacidad de humo provenientes del escape de motores nuevos que usan diésel como combustible y que se utilizarán para la propulsión de vehículos automotores nuevos, que de aprobarse sería obligatoria para los fabricantes, importadores y ensambladores de automotores nuevos con un peso bruto vehicular mayor a tres mil 857 kilogramos.

“Cualquier solución que se establezca de manera parcial solo en la Ciudad de México y el Estado México, no podrá tener impactos positivos de largo plazo sobre la salud, la disminución de la congestión vehicular, la competitividad de las ciudades y la mejora de la calidad del aire, si no se establece un Programa de Verificación real y efectivamente homologado a los seis estados y no se actualizan los sistemas de monitoreo atmosférico que midan a los contaminantes más dañinos como las partículas PM 2.5”, aseguró Gustavo Alanís Ortega, director general del Cemda.

Indicó que dado que el Programa de Verificación Vehicular y el Hoy No Circula son medidas implementadas con el objetivo de mejorar la calidad del aire, dado que supuestamente incentivan a que el dueño de un vehículo someta su unidad a una inspección y mantenimiento periódico, que permita reducir emisiones de contaminantes que dañan a la salud. Ambos programas llevan más de 25 años en vigor y no han resuelto el problema. ¿Por qué insistir en lo mismo?, se preguntó.

Existen acciones, dijo, como la actualización de las normas de emisiones de los vehículos nuevos ligeros y pesados; la actualización de las normas de salud, de acuerdo con los parámetros establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS); el acceso a combustibles más limpios en todo el país; el desarrollo de condiciones necesarias para promover masivamente un transporte público ambientalmente limpio, eficiente y seguro; mayores inversiones en infraestructura para transporte no motorizado; acciones de gestión de la demanda de transporte y políticas de desarrollo urbano vinculadas con la movilidad sustentable, entre otras, agregó. Nubes de críticas

La investigadora universitaria, Úrsula Oswald, estipuló que en el caso del HNC, “el Gobierno no negoció esta reforma con los ciudadanos tomando en cuenta sus intereses, sino fue un pacto entre los partidos dominantes’’.

Expuso que no se resolverá el problema de la contingencia ambiental “quitando carros”; se requiere mejorar el trasporte y cambiar a nuevos elementos energéticos, que nos lleve a una transición sustentable donde tendríamos por un lado mitigación, readaptación y desarrollo y por otro ciencia, tecnología y finanzas, a fin de resolver proyectos de desarrollo ambiental.

En ese sentido, resaltó que la Reforma Energética no consideró la sustentabilidad, ni el bienestar real del ciudadano. “El Gobierno no negoció esta reforma con los ciudadanos tomando en cuenta sus intereses, sino fue un pacto entre los partidos dominantes’’.

La investigadora universitaria explicó que México y países de Centroamérica ocupan la zona más expuesta al cambio climático, ya que al estar situados entre dos mares generan un enorme calentamiento que ocasionará desastres naturales, por lo que se requiere una población con mejores condiciones financieras en energías renovables.