/ lunes 7 de diciembre de 2015

CIDH pide reorientar búsqueda de los 43 normalistas de Ayotzinapa

México.- El grupo de expertos de la CIDH que estudia el caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa en 2014, confirmó con nuevas pruebas que sus cuerpos no fueron incinerados en el basurero de Cocula e instó a que se busque a los jóvenes según las nuevas líneas de investigación.

"Lo básico y lo más serio es que obedezca (la búsqueda) a las propias líneas de investigación", dijo Alejandro Valencia al presentar los avances del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en la segunda parte de su mandato.

En una rueda de prensa en la capital mexicana, destacó que se está avanzando en este sentido con la creación de una unidad especial para investigar el caso.

La experta Ángela Buitrago agregó que se "están realizando nuevas búsquedas", pero estas no deben darse donde "se quiera buscar, sino donde las líneas de investigación apunten".

Explicó que el costo humano y las expectativas de los familiares se ven lastimadas si no se "ponderan las probabilidades de éxito", y recordó que desde su desaparición el 26 de septiembre de 2014 en el municipio de Iguala han sido buscado en 670 lugares el pasado año y principios de este 2015.

Ahora se revisan "nuevos sitios", a través de la valoración de los datos obtenidos con las nuevas evidencias, indicó.

En la conferencia de hoy, enmarcada en una segunda fase de la investigación, que consideraron "satisfactoria" por "la disposición y el diálogo permanente" con el nuevo equipo, el GIEI aportó nuevas pruebas que contradicen la "verdad histórica" ofrecida por la fiscalía mexicana a principios de este año.

Según dicha versión, los 43 jóvenes fueron detenidos por policías corruptos y entregados al cártel Guerreros Unidos, quienes supuestamente los mataron e incineraron sus cuerpos en el basurero del municipio aledaño de Cocula.

Al cierre de su primer mandato, el GIEI aseguró en septiembre pasado que no había evidencias científicas que permitieran confirmar la tesis de la fiscalía, de acuerdo con un peritaje elaborado por el especialista en incendios José Torero.

Los expertos revelaron que un estudio realizado el 30 de septiembre pasado por un centro de meteorología con imágenes satelitales refuerza esta teoría.

"Las imágenes satelitales captaron todos los incendios diurnos y nocturnos y no hubo ningún incendio en la zona de Cocula" los días 26 y 27 de septiembre de 2014, dijo Buitrago.

El GIEI aseguró que dichas pruebas permiten refutar al jefe de la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República (PGR), Tomás Zerón, quien el 7 de septiembre pasado aseguró que si en el basurero no habían sido quemados todos los jóvenes, sí "un número importante".

Asimismo, reiteró su interés en participar en las entrevistas a los soldados del Batallón 27 de Infantería, asentado en Iguala, y denunció que no fueron invitados por la PGR a la toma de declaración de 11 militares el 26 de agosto y el 11 de septiembre pasados.

El Grupo considera que hay que volver a entrevistar a "todos los militares cuyos nombres de propusieron como testigos claves de diferentes hechos".

Además, el GIEI señaló que "si no está presente en las entrevistas, no podrá evaluar la calidad de la información aportada".

Los especialistas pidieron agilizar los trámites legales para concluir con la evaluación de la segunda autopsia realizada al estudiante Julio César Mondragón, uno de los seis fallecidos en Iguala la noche en la que también desaparecieron los 43 alumnos de la escuela para maestros de Ayotzinapa.

Además, instaron a las autoridades "reforzar las garantías" a los detenidos, ya el 70 % de los más de 110 arrestados por este caso tenían lesiones.

Sobre el quinto autobús tomado por los alumnos de Ayotzinapa la noche del 26 de septiembre y que se cree estaba cargado con droga oculta, los expertos insistieron en que es "central" en las pesquisas, ya que puede ser el móvil del ataque armado a los estudiantes. ||EFE||

/parg

México.- El grupo de expertos de la CIDH que estudia el caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa en 2014, confirmó con nuevas pruebas que sus cuerpos no fueron incinerados en el basurero de Cocula e instó a que se busque a los jóvenes según las nuevas líneas de investigación.

"Lo básico y lo más serio es que obedezca (la búsqueda) a las propias líneas de investigación", dijo Alejandro Valencia al presentar los avances del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en la segunda parte de su mandato.

En una rueda de prensa en la capital mexicana, destacó que se está avanzando en este sentido con la creación de una unidad especial para investigar el caso.

La experta Ángela Buitrago agregó que se "están realizando nuevas búsquedas", pero estas no deben darse donde "se quiera buscar, sino donde las líneas de investigación apunten".

Explicó que el costo humano y las expectativas de los familiares se ven lastimadas si no se "ponderan las probabilidades de éxito", y recordó que desde su desaparición el 26 de septiembre de 2014 en el municipio de Iguala han sido buscado en 670 lugares el pasado año y principios de este 2015.

Ahora se revisan "nuevos sitios", a través de la valoración de los datos obtenidos con las nuevas evidencias, indicó.

En la conferencia de hoy, enmarcada en una segunda fase de la investigación, que consideraron "satisfactoria" por "la disposición y el diálogo permanente" con el nuevo equipo, el GIEI aportó nuevas pruebas que contradicen la "verdad histórica" ofrecida por la fiscalía mexicana a principios de este año.

Según dicha versión, los 43 jóvenes fueron detenidos por policías corruptos y entregados al cártel Guerreros Unidos, quienes supuestamente los mataron e incineraron sus cuerpos en el basurero del municipio aledaño de Cocula.

Al cierre de su primer mandato, el GIEI aseguró en septiembre pasado que no había evidencias científicas que permitieran confirmar la tesis de la fiscalía, de acuerdo con un peritaje elaborado por el especialista en incendios José Torero.

Los expertos revelaron que un estudio realizado el 30 de septiembre pasado por un centro de meteorología con imágenes satelitales refuerza esta teoría.

"Las imágenes satelitales captaron todos los incendios diurnos y nocturnos y no hubo ningún incendio en la zona de Cocula" los días 26 y 27 de septiembre de 2014, dijo Buitrago.

El GIEI aseguró que dichas pruebas permiten refutar al jefe de la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República (PGR), Tomás Zerón, quien el 7 de septiembre pasado aseguró que si en el basurero no habían sido quemados todos los jóvenes, sí "un número importante".

Asimismo, reiteró su interés en participar en las entrevistas a los soldados del Batallón 27 de Infantería, asentado en Iguala, y denunció que no fueron invitados por la PGR a la toma de declaración de 11 militares el 26 de agosto y el 11 de septiembre pasados.

El Grupo considera que hay que volver a entrevistar a "todos los militares cuyos nombres de propusieron como testigos claves de diferentes hechos".

Además, el GIEI señaló que "si no está presente en las entrevistas, no podrá evaluar la calidad de la información aportada".

Los especialistas pidieron agilizar los trámites legales para concluir con la evaluación de la segunda autopsia realizada al estudiante Julio César Mondragón, uno de los seis fallecidos en Iguala la noche en la que también desaparecieron los 43 alumnos de la escuela para maestros de Ayotzinapa.

Además, instaron a las autoridades "reforzar las garantías" a los detenidos, ya el 70 % de los más de 110 arrestados por este caso tenían lesiones.

Sobre el quinto autobús tomado por los alumnos de Ayotzinapa la noche del 26 de septiembre y que se cree estaba cargado con droga oculta, los expertos insistieron en que es "central" en las pesquisas, ya que puede ser el móvil del ataque armado a los estudiantes. ||EFE||

/parg