/ miércoles 28 de septiembre de 2016

Entusiasmo de Peña Nieto, al reunirse con mujeres y hombres llenos de brío y voluntad

El presidente de México, Enrique Peña Nieto arenga: “A México le urge reestructurar el deporte...

Todo esto ocurrió ayer. En la casa Los Pinos. En el bien ventilado salón Adolfo López Mateos. Al recibir -para reconocer, felicitar- a deportistas que participaron días atrás en los Juegos Paralímpicos 2016 en Río de Janeiro, Brasil. Medallistas , entrenadores, participantes, familiares, directivos, con el secretario de Educación, Aurelio Nuño Mayer, y el responsable de la Conade,  el señor Alfredo Castillo.

Reunión que fue pródiga en reconocimiento al trabajo de Alfredo Castillo. “Nunca antes tuvimos tanto apoyo.” Jamás en el pasado se nos propició entrenamiento, preparación, estímulo”. “Hoy -como nunca- disfrutamos de excelentes becas”. “El licenciado Samuel (apellidado Pérez), jefe de la Misión Paralímpica, y el licenciado Castillo sí que son magníficos” y sirvió -también- para drenar tumores, abscesos y antiguos cánceres que desde hace muchas décadas carcomen al deporte de México.

Entusiasmo del presidente, Enrique Peña Nieto, al reunirse con mujeres y hombres llenos de brío, voluntad, disciplina, ambición a quienes nada detiene. Lanzan jabalina. O la pesada bala. (Como en 1968 Guadalupe Lartigue) Nadan. Luchan. Encestan. Debilidad de un miembro no los frena . Ni su carencia. ¡Qué va! Los acicatea.

Y el Presidente de la República los felicita. Les comunica la emoción -el contento- que le produce su compañía. Su acción. “Son ustedes personas cuyo coraje, voluntad, disciplina y ambición se ponen a prueba en cada competencia. Reunirme con ustedes se hace honor. Ustedes ponen muy alto el nombre de México. Y los mexicanos sentimos gran orgullo por sus hazañas. Se convierten en ejemplo. Se hacen símbolo. Muchos querrán seguir su ruta”.

El cuadrángulo que el profesor, Gerardo Zepeda, y su equipo construyeron para el encuentro resultó escenario magnífico. Bajo el escudo nacional el presidente, Enrique Peña Nieto. Y en los tres espacios, sillas cómodas -bien distribuidas- para los celebrados. Estos estrenaban uniforme. Chamarra con la leyenda México en la espalda. URGE FUNDIR CONADE-CONACYT-SECRETARÍA DE EDUCACIÓN PÚBLICA

Y en virtud de que el presidente, Enrique Peña Nieto, tentó a los atletas a “referir sus experiencias, contar sus ambiciones, narrar sus anhelos y reseñar sus esfuerzos” se abrió un espacio -cada vez más amplio y audaz- que derivó en lo que podría interpretarse en: “Sí... Pero...”

“Es que hace falta una verdadera estructura en lo que a deporte hace en México...

“Es que a los entrenadores -que son los que nos hacen- no se les otorgan buenas becas. Ni buenos premios. Ellos también tienen derecho...

“Sí. Pero es que las federaciones anulan, aniquilan, desaniman a los muy buenos prospectos que surgen en barrios, escuelas, universidades...

“Es que ya no es cosa de levantarse a correr - a entrenar- como antaño. Hoy la ciencia va de la mano del deporte. Aquí urge unir Conacyt-SEP-Conade. O no...

“Es que llega uno a la competencia con equipo prestado. O muy gastado. Mientras atletas chinos desarrollan magníficas técnicas. Y llevan años en el dominio de su disciplina...

“Pues sí. Pero aquí no se planea. Se espera que lleven las medallas. Las hubo en Londres 2012. Escasearon en Río de Janeiro. Porque apenas pasa la euforia de la competencia, todo vuelve a lo mismo. La rutina. La escasez. Los planes. Las promesas.

“Está bien. Pero ustedes no saben lo que hay detrás de cada medalla. La de sueños e ilusiones. El esfuerzo y la renuncia. Para acudir a las competencias internacionales ,hay que solicitar, dar vueltas.

“Magnífico. Pero nos falta una política adecuada.

Dos ciudadanos cubanos soltaron discursos -críticos- como no se hubieran atrevido ante el doctor, Fidel Castro Ruz. Pero acá dicen de su ronco pecho:

“Es que al cambio de sexenio mudan las autoridades y los planes. Yo quisiera que don Alfredo Castillo se quedara en su cargo muchos años. Para que sus planes se realicen, demandó el fornido Raidel Montijo.

Afloraron -más bien medio- defectos, carencias, desperdicios, excesos de dirigentes del deporte nacional. Apartado, sin brújula. Territorio en eterna disputa. Dirigentes -en las tan llevadas y traídas “federaciones”- que se eternizan -matusalenicamente- en el cargo. Y hasta lo heredan. Intensa pelea por el dinero. Ligas que son ricas fuente de ingresos. Puestos para el favoritismo.

“No hablo aquí por “barberismo”- apuntó uno de los participantes de la reunión en la casa Los Pinos.

Discreto, Alfredo Castillo prefirió que los atletas -premiados o no- expusieran ante el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, su ánimo tras vivir Río 2016. El dirigente de la Conade- firme en el afecto del presidente, Peña Nieto y su primer círculo- solo aseguró:

“Yo sigo y obedezco lo que el señor presidente, Peña Nieto, me indica”.

Ojalá y -ahora sí- cambie el rumbo del deporte olímpico en México.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto arenga: “A México le urge reestructurar el deporte...

Todo esto ocurrió ayer. En la casa Los Pinos. En el bien ventilado salón Adolfo López Mateos. Al recibir -para reconocer, felicitar- a deportistas que participaron días atrás en los Juegos Paralímpicos 2016 en Río de Janeiro, Brasil. Medallistas , entrenadores, participantes, familiares, directivos, con el secretario de Educación, Aurelio Nuño Mayer, y el responsable de la Conade,  el señor Alfredo Castillo.

Reunión que fue pródiga en reconocimiento al trabajo de Alfredo Castillo. “Nunca antes tuvimos tanto apoyo.” Jamás en el pasado se nos propició entrenamiento, preparación, estímulo”. “Hoy -como nunca- disfrutamos de excelentes becas”. “El licenciado Samuel (apellidado Pérez), jefe de la Misión Paralímpica, y el licenciado Castillo sí que son magníficos” y sirvió -también- para drenar tumores, abscesos y antiguos cánceres que desde hace muchas décadas carcomen al deporte de México.

Entusiasmo del presidente, Enrique Peña Nieto, al reunirse con mujeres y hombres llenos de brío, voluntad, disciplina, ambición a quienes nada detiene. Lanzan jabalina. O la pesada bala. (Como en 1968 Guadalupe Lartigue) Nadan. Luchan. Encestan. Debilidad de un miembro no los frena . Ni su carencia. ¡Qué va! Los acicatea.

Y el Presidente de la República los felicita. Les comunica la emoción -el contento- que le produce su compañía. Su acción. “Son ustedes personas cuyo coraje, voluntad, disciplina y ambición se ponen a prueba en cada competencia. Reunirme con ustedes se hace honor. Ustedes ponen muy alto el nombre de México. Y los mexicanos sentimos gran orgullo por sus hazañas. Se convierten en ejemplo. Se hacen símbolo. Muchos querrán seguir su ruta”.

El cuadrángulo que el profesor, Gerardo Zepeda, y su equipo construyeron para el encuentro resultó escenario magnífico. Bajo el escudo nacional el presidente, Enrique Peña Nieto. Y en los tres espacios, sillas cómodas -bien distribuidas- para los celebrados. Estos estrenaban uniforme. Chamarra con la leyenda México en la espalda. URGE FUNDIR CONADE-CONACYT-SECRETARÍA DE EDUCACIÓN PÚBLICA

Y en virtud de que el presidente, Enrique Peña Nieto, tentó a los atletas a “referir sus experiencias, contar sus ambiciones, narrar sus anhelos y reseñar sus esfuerzos” se abrió un espacio -cada vez más amplio y audaz- que derivó en lo que podría interpretarse en: “Sí... Pero...”

“Es que hace falta una verdadera estructura en lo que a deporte hace en México...

“Es que a los entrenadores -que son los que nos hacen- no se les otorgan buenas becas. Ni buenos premios. Ellos también tienen derecho...

“Sí. Pero es que las federaciones anulan, aniquilan, desaniman a los muy buenos prospectos que surgen en barrios, escuelas, universidades...

“Es que ya no es cosa de levantarse a correr - a entrenar- como antaño. Hoy la ciencia va de la mano del deporte. Aquí urge unir Conacyt-SEP-Conade. O no...

“Es que llega uno a la competencia con equipo prestado. O muy gastado. Mientras atletas chinos desarrollan magníficas técnicas. Y llevan años en el dominio de su disciplina...

“Pues sí. Pero aquí no se planea. Se espera que lleven las medallas. Las hubo en Londres 2012. Escasearon en Río de Janeiro. Porque apenas pasa la euforia de la competencia, todo vuelve a lo mismo. La rutina. La escasez. Los planes. Las promesas.

“Está bien. Pero ustedes no saben lo que hay detrás de cada medalla. La de sueños e ilusiones. El esfuerzo y la renuncia. Para acudir a las competencias internacionales ,hay que solicitar, dar vueltas.

“Magnífico. Pero nos falta una política adecuada.

Dos ciudadanos cubanos soltaron discursos -críticos- como no se hubieran atrevido ante el doctor, Fidel Castro Ruz. Pero acá dicen de su ronco pecho:

“Es que al cambio de sexenio mudan las autoridades y los planes. Yo quisiera que don Alfredo Castillo se quedara en su cargo muchos años. Para que sus planes se realicen, demandó el fornido Raidel Montijo.

Afloraron -más bien medio- defectos, carencias, desperdicios, excesos de dirigentes del deporte nacional. Apartado, sin brújula. Territorio en eterna disputa. Dirigentes -en las tan llevadas y traídas “federaciones”- que se eternizan -matusalenicamente- en el cargo. Y hasta lo heredan. Intensa pelea por el dinero. Ligas que son ricas fuente de ingresos. Puestos para el favoritismo.

“No hablo aquí por “barberismo”- apuntó uno de los participantes de la reunión en la casa Los Pinos.

Discreto, Alfredo Castillo prefirió que los atletas -premiados o no- expusieran ante el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, su ánimo tras vivir Río 2016. El dirigente de la Conade- firme en el afecto del presidente, Peña Nieto y su primer círculo- solo aseguró:

“Yo sigo y obedezco lo que el señor presidente, Peña Nieto, me indica”.

Ojalá y -ahora sí- cambie el rumbo del deporte olímpico en México.