/ lunes 12 de septiembre de 2016

Exige Barbosa a Segob estar pendiente de acciones de la Iglesia

  • La jerarquía eclesiástica no debe rivalizar con el poder político, advirtió el senador

La jerarquía eclesiástica no debe rivalizar con el poder político. En México existe una clara separación entre los asuntos eclesiásticos y los del Estado, señaló el coordinador de los senadores del PRD, Miguel Barbosa, al exigir a la Secretaría de Gobernación ser vigilante de que las leyes se cumplan a cabalidad.

Frente a las movilizaciones realizadas en diversas ciudades del país para rechazar los matrimonios igualitarios, debe prevalecer la tolerancia. Rechazamos posturas que puedan dividir y confrontar a la sociedad.

Hizo un llamado a no caer en provocaciones, ni en posiciones que puedan dividir a los mexicanos; “un llamado a la tolerancia”, subrayó.

Barbosa Huerta aseguró que el Estado tiene la obligación de proteger a la sociedad de los dogmatismos religiosos, de respetar la libertad de creencias, porque se trata también de un derecho fundamental, “lo que debe evitarse son las injerencias dogmáticas en lo que es bueno o malo para toda la sociedad”.

Dijo que la lucha por el Estado laico continúa en la defensa de las libertades, en el carácter de la educación que imparte el Estado y en la participación de la Iglesia en la política.

Indicó que la tolerancia es un valor de la democracia y una característica fundamental del Estado laico. “Tolerar significa el respeto a las ideas, a las creencias o a las prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias”.

El senador Miguel Barbosa insistió en que la laicidad es el principio que establece la separación entre la sociedad civil y la sociedad religiosa, y ante los nuevos y viejos dogmas y fanatismos que recorren el mundo, debe valorarse el carácter laico del Estado mexicano.

  • La jerarquía eclesiástica no debe rivalizar con el poder político, advirtió el senador

La jerarquía eclesiástica no debe rivalizar con el poder político. En México existe una clara separación entre los asuntos eclesiásticos y los del Estado, señaló el coordinador de los senadores del PRD, Miguel Barbosa, al exigir a la Secretaría de Gobernación ser vigilante de que las leyes se cumplan a cabalidad.

Frente a las movilizaciones realizadas en diversas ciudades del país para rechazar los matrimonios igualitarios, debe prevalecer la tolerancia. Rechazamos posturas que puedan dividir y confrontar a la sociedad.

Hizo un llamado a no caer en provocaciones, ni en posiciones que puedan dividir a los mexicanos; “un llamado a la tolerancia”, subrayó.

Barbosa Huerta aseguró que el Estado tiene la obligación de proteger a la sociedad de los dogmatismos religiosos, de respetar la libertad de creencias, porque se trata también de un derecho fundamental, “lo que debe evitarse son las injerencias dogmáticas en lo que es bueno o malo para toda la sociedad”.

Dijo que la lucha por el Estado laico continúa en la defensa de las libertades, en el carácter de la educación que imparte el Estado y en la participación de la Iglesia en la política.

Indicó que la tolerancia es un valor de la democracia y una característica fundamental del Estado laico. “Tolerar significa el respeto a las ideas, a las creencias o a las prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias”.

El senador Miguel Barbosa insistió en que la laicidad es el principio que establece la separación entre la sociedad civil y la sociedad religiosa, y ante los nuevos y viejos dogmas y fanatismos que recorren el mundo, debe valorarse el carácter laico del Estado mexicano.