/ jueves 3 de marzo de 2016

Garantizar la alimentación con buena nutrición de nuestros pueblos, el reto: FAO

Guillermo Ríos / El Sol de México

Aunque vamos por buen camino, en América latina y El Caribe el gran reto en este momento es asegurar la alimentación de nuestros pueblos con una buena nutrición, señaló José Graciano da Silva, director general de la FAO.

En el segundo día de trabajos de la Conferencia Regional de la FAO para América latina y El Caribe, dijo que esa leguminosa “tiene un valor inestimable en la nutrición porque desde nuestros ancestros, la combinación de maíz o cualquier otro cereal, complementado con las legumbres, es la combinación nutritiva ideal balanceada que todos queremos lograr”.

Pero a la preocupación por la seguridad alimentaria hay que agregar ahora, dijo, la nutrición, que es nuestra meta. “Y para lograr esa seguridad nutricional hay que agregar a los comodities productos locales, frutas, legumbres, huevo y leche fresca”.

Por su parte, el secretario de Agricultura, José Calzada Rovirosa, refirió que en México tres cuartas partes de la producción de frijol ascienden a 1.5 millones de toneladas al año de producción de temporal, además somos el cuarto productor del mundo y producimos frijol suficiente para el consumo prácticamente total de nuestra población.

Es decir, precisó, producimos para el 98.5 por ciento de las necesidades de nuestra gente, eso es una buena noticia desde el punto de vista de la producción, en lo que debemos de mejorar desde mi punto de vista, es en el acceso y la distribución precisamente para que nuestra gente alcance y tenga oportunidad de consumir productos no solamente en la tierra, sino productos que satisfagan esta canasta alimentaria que tanto hemos hablado aquí.

Posteriormente, en entrevista, el titular de la Sagarpa, dijo que en la presente administración se buscará recuperar diversos productos originarios de nuestro país, que se han perdido a través de los años y cuya producción también se ha perdido como es el caso de la vainilla que hoy importamos, o bien el cacao y el hule.

Cabe señalar que en la presentación del Año Internacional de las Legumbres 2016, Patricia Juárez Arango, productora de frijol de los Valles Centrales de Oaxaca, expuso las bondades del frijol “delgado”, variedad que se cultiva en esa región, además de las conocidas como bayo y blanco.

“Los productores producimos, consumimos y los vendemos; los residuos son utilizados como forraje para los animales y algunas veces incorporados a los terrenos como abono orgánico.

Guillermo Ríos / El Sol de México

Aunque vamos por buen camino, en América latina y El Caribe el gran reto en este momento es asegurar la alimentación de nuestros pueblos con una buena nutrición, señaló José Graciano da Silva, director general de la FAO.

En el segundo día de trabajos de la Conferencia Regional de la FAO para América latina y El Caribe, dijo que esa leguminosa “tiene un valor inestimable en la nutrición porque desde nuestros ancestros, la combinación de maíz o cualquier otro cereal, complementado con las legumbres, es la combinación nutritiva ideal balanceada que todos queremos lograr”.

Pero a la preocupación por la seguridad alimentaria hay que agregar ahora, dijo, la nutrición, que es nuestra meta. “Y para lograr esa seguridad nutricional hay que agregar a los comodities productos locales, frutas, legumbres, huevo y leche fresca”.

Por su parte, el secretario de Agricultura, José Calzada Rovirosa, refirió que en México tres cuartas partes de la producción de frijol ascienden a 1.5 millones de toneladas al año de producción de temporal, además somos el cuarto productor del mundo y producimos frijol suficiente para el consumo prácticamente total de nuestra población.

Es decir, precisó, producimos para el 98.5 por ciento de las necesidades de nuestra gente, eso es una buena noticia desde el punto de vista de la producción, en lo que debemos de mejorar desde mi punto de vista, es en el acceso y la distribución precisamente para que nuestra gente alcance y tenga oportunidad de consumir productos no solamente en la tierra, sino productos que satisfagan esta canasta alimentaria que tanto hemos hablado aquí.

Posteriormente, en entrevista, el titular de la Sagarpa, dijo que en la presente administración se buscará recuperar diversos productos originarios de nuestro país, que se han perdido a través de los años y cuya producción también se ha perdido como es el caso de la vainilla que hoy importamos, o bien el cacao y el hule.

Cabe señalar que en la presentación del Año Internacional de las Legumbres 2016, Patricia Juárez Arango, productora de frijol de los Valles Centrales de Oaxaca, expuso las bondades del frijol “delgado”, variedad que se cultiva en esa región, además de las conocidas como bayo y blanco.

“Los productores producimos, consumimos y los vendemos; los residuos son utilizados como forraje para los animales y algunas veces incorporados a los terrenos como abono orgánico.