/ sábado 29 de abril de 2017

Hasta 30 años de prisión por robo de hidrocarburos

El pleno de la Cámara de Diputados aprobó reformas para endurecer las penas a quienes cometan el robo de hidrocarburos hasta con 30 años de prisión y multas de 20 mil a 25 mil veces el valor de la Unidad de Medida y Actualización (UMA).

En el primer trimestre de 2016, el número de tomas clandestinas en la red de ductos de Pemex aumentó 12.3 por ciento,  respecto al mismo periodo de 2015, al pasar de mil 211 a mil 360. En cuanto a las pérdidas monetarias, entre 2009 y 2014, la empresa productiva del Estado ascendieron a 46 mil millones de pesos, señala el dictamen que será enviado al Senado para su análisis.

Al fundamentar el dictamen el diputado César Alejandro Domínguez (PRI), aseguró que al fortalecer las penas, se activa un mecanismo de prevención que serán efectivos si se aplican de forma integral con acciones de las empresas.

“No permitamos que el dinero de los mexicanos, se esté yendo como una llave de agua abierta quedando en manos de unos cuantos que solo lo ocupan para seguir expandiendo sus actividades delictivas y que están cercanas a la delincuencia organizada”.

El secretario de la Comisión de Justicia, Arturo Santana Alfaro (PRD), consideró que no sólo con el aumento en las sanciones es como se terminará con este grave problema, que requiere de una atención integral en el que intervengan los tres niveles de gobierno.

“Debemos exigir el empleo de todos los instrumentos del Estado, para erradicar por completo a las organizaciones criminales dedicadas al Robo de Energéticos en nuestro país. Solo así podremos llegar a buen puerto en el combate contra este ilícito”, manifestó.

En su intervención, el diputado Eukid Castañón Herrera (PAN), señaló que el robo de hidrocarburos se ha convertido en un grave problema para los mexicanos.

“Hoy damos un gran paso para abatir un gran problema en el que se ha convertido el robo de hidrocarburos, pero también tenemos que enfrentar un gran reto y eso nos tiene que llevar a hacer otras reformas”, indicó.

El diputado Gonzalo Guízar Valladares (PES), resaltó que con estas modificaciones se da un paso firme en la prevención y sanción en contra de quienes viven de ordeñar ductos quebrantando a las empresas legalmente establecidas.

“El consumidor prefiere comprar barato el combustible, dañando a la planta productiva instalada para tal fin, dañando la economía y propiciando la delincuencia aún mayor”, comentó.

De acuerdo con el documento, las localidades donde el año pasado se encontró el mayor número de tomas se localizan en Tabasco, Veracruz, Guanajuato, Puebla y Jalisco.

Tan solo en 2013 el robo de combustible ocasionó pérdidas económicas que fueron superiores al presupuesto asignado a la Secretaría de Energía y mayor en 600 millones al presupuesto de la Cámara de Diputados, sin hacer mención que se registró casi un aumento de tomas clandestinas en 70 por ciento en el subsecuente 2014.

El pleno de la Cámara de Diputados aprobó reformas para endurecer las penas a quienes cometan el robo de hidrocarburos hasta con 30 años de prisión y multas de 20 mil a 25 mil veces el valor de la Unidad de Medida y Actualización (UMA).

En el primer trimestre de 2016, el número de tomas clandestinas en la red de ductos de Pemex aumentó 12.3 por ciento,  respecto al mismo periodo de 2015, al pasar de mil 211 a mil 360. En cuanto a las pérdidas monetarias, entre 2009 y 2014, la empresa productiva del Estado ascendieron a 46 mil millones de pesos, señala el dictamen que será enviado al Senado para su análisis.

Al fundamentar el dictamen el diputado César Alejandro Domínguez (PRI), aseguró que al fortalecer las penas, se activa un mecanismo de prevención que serán efectivos si se aplican de forma integral con acciones de las empresas.

“No permitamos que el dinero de los mexicanos, se esté yendo como una llave de agua abierta quedando en manos de unos cuantos que solo lo ocupan para seguir expandiendo sus actividades delictivas y que están cercanas a la delincuencia organizada”.

El secretario de la Comisión de Justicia, Arturo Santana Alfaro (PRD), consideró que no sólo con el aumento en las sanciones es como se terminará con este grave problema, que requiere de una atención integral en el que intervengan los tres niveles de gobierno.

“Debemos exigir el empleo de todos los instrumentos del Estado, para erradicar por completo a las organizaciones criminales dedicadas al Robo de Energéticos en nuestro país. Solo así podremos llegar a buen puerto en el combate contra este ilícito”, manifestó.

En su intervención, el diputado Eukid Castañón Herrera (PAN), señaló que el robo de hidrocarburos se ha convertido en un grave problema para los mexicanos.

“Hoy damos un gran paso para abatir un gran problema en el que se ha convertido el robo de hidrocarburos, pero también tenemos que enfrentar un gran reto y eso nos tiene que llevar a hacer otras reformas”, indicó.

El diputado Gonzalo Guízar Valladares (PES), resaltó que con estas modificaciones se da un paso firme en la prevención y sanción en contra de quienes viven de ordeñar ductos quebrantando a las empresas legalmente establecidas.

“El consumidor prefiere comprar barato el combustible, dañando a la planta productiva instalada para tal fin, dañando la economía y propiciando la delincuencia aún mayor”, comentó.

De acuerdo con el documento, las localidades donde el año pasado se encontró el mayor número de tomas se localizan en Tabasco, Veracruz, Guanajuato, Puebla y Jalisco.

Tan solo en 2013 el robo de combustible ocasionó pérdidas económicas que fueron superiores al presupuesto asignado a la Secretaría de Energía y mayor en 600 millones al presupuesto de la Cámara de Diputados, sin hacer mención que se registró casi un aumento de tomas clandestinas en 70 por ciento en el subsecuente 2014.