/ lunes 12 de septiembre de 2016

Intercambio cultural, clave en planes de estudio chinos

  • La escuela cuenta con una matrícula de 41 mil alumnos universitarios y 7 mil 500 estudiantes de maestría

Ana Karen Hernández

Enviada

CHANGCHUN, China. (OEM-Informex).- A pocos días de celebrar su aniversario número 70, la Universidad de Jilin muestra un interés cada vez mayor por acoger a jóvenes estudiantes latinoamericanos y reforzar los lazos de cooperación con el sistema educativo en México, Argentina, Costa Rica y Chile.

El vicepresidente ejecutivo de la universidad de Jilin, Chen Gang, fue claro al enfatizar que crece el interés de los alumnos de estos países por estudiar chino mandarín y obtener becas de intercambio escolar.

Sobre la relación de cooperación con México en cuanto al intercambio de alumnos y maestros y los planes a futuro, para atraer a más jóvenes a este tipo de programas y al conocimiento de la cultura china, destacó la existencia de una comisión de becas para enviar a jóvenes chinos a estudiar en Latinoamérica; sin embargo, aún no hay cooperaciones directas con universidades de México, lo que según dijo muestra una gran área de oportunidad para plantar proyectos entre el suelo mexicano y el chino.

La escuela cuenta con una matrícula de 41 mil alumnos universitarios y 7 mil 500 estudiantes de maestría. En Changchun hay ocho campus y el principal es un edificio para estudiantes extranjeros, que alberga colegios de cultura, geografía y filosofía, entre otras disciplinas.

“Aquí decimos que la ciudad está dentro de la universidad”, afirma Chen, y resalta la apuesta por la educación que se da en la provincia, al haber treinta y seis universidades públicas y dos estatales. En el caso de la Universidad de Jilin, sus proyectos académicos se nutren de otros en naciones como Alemania, Estados Unidos y de la Unión Europea.

“Pronto se abrirá una página en español para que nuestros amigos de América Latina nos conozcan mejor”, dice el vicepresidente, y reafirma su comentario sobre la creación de caminos desde sus campus hasta las aulas mexicanas.


La voz de Latinoamérica en la U de Jilin


  • La adquisición de hábitos orientales, uno de los pasos previos a la educación

Iliana, Santiago y Natalia, tres alumnos latinoamericanos que han encontrado un diferente, pero cálido hogar entre el ambiente universitario y la ciudad de Changchun, guían a las delegaciones latinas por los jardines de la Universidad de Jilin y comparten su experiencia, comenzando desde el cambio de horario y pasando por los nuevos hábitos “más orientales” que han adquirido.

[caption id="attachment_443428" align="aligncenter" width="615"] LAS DIFERENCIAS entre las formas de pensar, la infraestructura y los modelos educativos, clave para la decisión de latinoamericanos de estudiar en China, afirma Natalia, alumna argentina en Jilin.[/caption]

“Por la mañana tomo tres horas de clase de chino mandarín, y por la tarde me integro a actividades tradicionales y culturales para un festival de las estaciones que estamos preparando”, dice la joven Natalia, quien dejó su casa y su empleo en su natal Argentina para seguir su sueño de vivir a China y obtener herramientas por demás valiosas y significativas para su futuro.

“Todo es diferente, son impresionantes las diferencias entre las formas de pensar, la infraestructura y los modelos educativos con los que te encuentras tan pronto llegas, pero las personas en realidad son muy amables; me han recibido muy cálidamente y sé que durante los meses que planeo estar acá, la voy a pasar muy bien; en Argentina no se ofrecen muchas carreras en las que pueda adquirir este tipo de herramientas, así que me aventuré”.

  • La escuela cuenta con una matrícula de 41 mil alumnos universitarios y 7 mil 500 estudiantes de maestría

Ana Karen Hernández

Enviada

CHANGCHUN, China. (OEM-Informex).- A pocos días de celebrar su aniversario número 70, la Universidad de Jilin muestra un interés cada vez mayor por acoger a jóvenes estudiantes latinoamericanos y reforzar los lazos de cooperación con el sistema educativo en México, Argentina, Costa Rica y Chile.

El vicepresidente ejecutivo de la universidad de Jilin, Chen Gang, fue claro al enfatizar que crece el interés de los alumnos de estos países por estudiar chino mandarín y obtener becas de intercambio escolar.

Sobre la relación de cooperación con México en cuanto al intercambio de alumnos y maestros y los planes a futuro, para atraer a más jóvenes a este tipo de programas y al conocimiento de la cultura china, destacó la existencia de una comisión de becas para enviar a jóvenes chinos a estudiar en Latinoamérica; sin embargo, aún no hay cooperaciones directas con universidades de México, lo que según dijo muestra una gran área de oportunidad para plantar proyectos entre el suelo mexicano y el chino.

La escuela cuenta con una matrícula de 41 mil alumnos universitarios y 7 mil 500 estudiantes de maestría. En Changchun hay ocho campus y el principal es un edificio para estudiantes extranjeros, que alberga colegios de cultura, geografía y filosofía, entre otras disciplinas.

“Aquí decimos que la ciudad está dentro de la universidad”, afirma Chen, y resalta la apuesta por la educación que se da en la provincia, al haber treinta y seis universidades públicas y dos estatales. En el caso de la Universidad de Jilin, sus proyectos académicos se nutren de otros en naciones como Alemania, Estados Unidos y de la Unión Europea.

“Pronto se abrirá una página en español para que nuestros amigos de América Latina nos conozcan mejor”, dice el vicepresidente, y reafirma su comentario sobre la creación de caminos desde sus campus hasta las aulas mexicanas.


La voz de Latinoamérica en la U de Jilin


  • La adquisición de hábitos orientales, uno de los pasos previos a la educación

Iliana, Santiago y Natalia, tres alumnos latinoamericanos que han encontrado un diferente, pero cálido hogar entre el ambiente universitario y la ciudad de Changchun, guían a las delegaciones latinas por los jardines de la Universidad de Jilin y comparten su experiencia, comenzando desde el cambio de horario y pasando por los nuevos hábitos “más orientales” que han adquirido.

[caption id="attachment_443428" align="aligncenter" width="615"] LAS DIFERENCIAS entre las formas de pensar, la infraestructura y los modelos educativos, clave para la decisión de latinoamericanos de estudiar en China, afirma Natalia, alumna argentina en Jilin.[/caption]

“Por la mañana tomo tres horas de clase de chino mandarín, y por la tarde me integro a actividades tradicionales y culturales para un festival de las estaciones que estamos preparando”, dice la joven Natalia, quien dejó su casa y su empleo en su natal Argentina para seguir su sueño de vivir a China y obtener herramientas por demás valiosas y significativas para su futuro.

“Todo es diferente, son impresionantes las diferencias entre las formas de pensar, la infraestructura y los modelos educativos con los que te encuentras tan pronto llegas, pero las personas en realidad son muy amables; me han recibido muy cálidamente y sé que durante los meses que planeo estar acá, la voy a pasar muy bien; en Argentina no se ofrecen muchas carreras en las que pueda adquirir este tipo de herramientas, así que me aventuré”.