/ miércoles 21 de octubre de 2015

Invisten al ministro Luis María Aguilar como Miembro Honorario Vitalicio

Hugo Hernández / El Sol de México

Ciudad de México.- El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), Luis María Aguilar Morales, fue investido como Miembro Honorario Vitalicio por autoridades de la Academia Mexicana de Derecho Fiscal.

“Es para mí un enorme privilegio estar presente en esta ceremonia, en que la Academia Mexicana de Derecho Fiscal me confiere la distinción de ingresar a ella, con el carácter de Miembro Honorario Vitalicio, lo que, con mi mayor gratitud, acepto, con entusiasmo y responsabilidad”, dijo.

En su discurso, indicó que la materia fiscal acompaña al ser humano, prácticamente desde los albores de la humanidad, y constituye, sin lugar a dudas, una de las asignaturas jurídicas de mayor complejidad y trascendencia.

“La dificultad de su intelección radica, no únicamente, en la ardua tarea que implica comprender cabalmente sus instituciones jurídicas, sino también, en el esfuerzo que cotidianamente debe llevarse a cabo para mantenerse actualizado ante las constantes reformas que, ordinariamente, se hacen año con año a las leyes fiscales”.

Como ustedes saben, recordó, “nuestra nación vive una época de profundos cambios. Los mexicanos demandan el respeto absoluto a sus derechos humanos y el de sus conciudadanos en todos los ámbitos de la vida pública, así como la protección de las leyes a su vida privada”.

Es así que la protección total de los derechos humanos se constituye, ahora más que nunca, como el único horizonte hacía el que debe dirigirse ineludiblemente toda actuación de la autoridad, en todos los niveles, y en todas las competencias.

Ante un nuevo paradigma constitucional, que pone especial énfasis en la tutela de los derechos fundamentales, se ha revalorado la importancia de los ingresos del Estado como un presupuesto indispensable para sentar las bases que permitan garantizar los derechos reconocidos en la Constitución y en los Tratados Internacionales celebrados por México.

“Quienes nos hemos dedicado al estudio del Derecho Fiscal, nos percatamos de su estrecha vinculación con otras disciplinas, como la contable.

“Esta relación tan cercana, en ocasiones, nos obliga a adentrarnos en senderos intrincados que no han sido del todo explorados por los juristas, lo que lejos de constituir un impedimento supone una oportunidad para descubrir nuevos elementos de juicio y de valoración que a la postre conducen a interpretaciones modernas porque, si una característica destacada tiene el Derecho Fiscal, y todos ustedes lo saben bien, es la de ser un objeto de estudio siempre cambiante, fértil, en el que los interesados podemos recrearnos constantemente”, señaló Aguilar Morales.

Así, en ceremonia solemne, realizada en el auditorio “Antonio Carrillo Flores”, organizada por el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, el ministro presidente reiteró su agradecimiento por la distinción.

Posiblemente, fueron las particularidades de esta disciplina las que pasaron por la mente de quienes al inicio de 1960 conformaban la Asociación Nacional de Abogados y que tuvieron la visión de crear la Academia Mexicana de Derecho Fiscal, recordó.

Hugo Hernández / El Sol de México

Ciudad de México.- El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), Luis María Aguilar Morales, fue investido como Miembro Honorario Vitalicio por autoridades de la Academia Mexicana de Derecho Fiscal.

“Es para mí un enorme privilegio estar presente en esta ceremonia, en que la Academia Mexicana de Derecho Fiscal me confiere la distinción de ingresar a ella, con el carácter de Miembro Honorario Vitalicio, lo que, con mi mayor gratitud, acepto, con entusiasmo y responsabilidad”, dijo.

En su discurso, indicó que la materia fiscal acompaña al ser humano, prácticamente desde los albores de la humanidad, y constituye, sin lugar a dudas, una de las asignaturas jurídicas de mayor complejidad y trascendencia.

“La dificultad de su intelección radica, no únicamente, en la ardua tarea que implica comprender cabalmente sus instituciones jurídicas, sino también, en el esfuerzo que cotidianamente debe llevarse a cabo para mantenerse actualizado ante las constantes reformas que, ordinariamente, se hacen año con año a las leyes fiscales”.

Como ustedes saben, recordó, “nuestra nación vive una época de profundos cambios. Los mexicanos demandan el respeto absoluto a sus derechos humanos y el de sus conciudadanos en todos los ámbitos de la vida pública, así como la protección de las leyes a su vida privada”.

Es así que la protección total de los derechos humanos se constituye, ahora más que nunca, como el único horizonte hacía el que debe dirigirse ineludiblemente toda actuación de la autoridad, en todos los niveles, y en todas las competencias.

Ante un nuevo paradigma constitucional, que pone especial énfasis en la tutela de los derechos fundamentales, se ha revalorado la importancia de los ingresos del Estado como un presupuesto indispensable para sentar las bases que permitan garantizar los derechos reconocidos en la Constitución y en los Tratados Internacionales celebrados por México.

“Quienes nos hemos dedicado al estudio del Derecho Fiscal, nos percatamos de su estrecha vinculación con otras disciplinas, como la contable.

“Esta relación tan cercana, en ocasiones, nos obliga a adentrarnos en senderos intrincados que no han sido del todo explorados por los juristas, lo que lejos de constituir un impedimento supone una oportunidad para descubrir nuevos elementos de juicio y de valoración que a la postre conducen a interpretaciones modernas porque, si una característica destacada tiene el Derecho Fiscal, y todos ustedes lo saben bien, es la de ser un objeto de estudio siempre cambiante, fértil, en el que los interesados podemos recrearnos constantemente”, señaló Aguilar Morales.

Así, en ceremonia solemne, realizada en el auditorio “Antonio Carrillo Flores”, organizada por el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, el ministro presidente reiteró su agradecimiento por la distinción.

Posiblemente, fueron las particularidades de esta disciplina las que pasaron por la mente de quienes al inicio de 1960 conformaban la Asociación Nacional de Abogados y que tuvieron la visión de crear la Academia Mexicana de Derecho Fiscal, recordó.