/ viernes 21 de octubre de 2016

La ASF es ineficiente en materia anticorrupción, advierte Ríos Piter

La Auditoría Superior de la Federación no está al cien por ciento de lo que requiere el Sistema Nacional Anticorrupción, “Tenemos una ASF tortuga y si no tiene la capacidad de responder eficazmente, no vamos a lograr que el sistema funcione’’, advirtió el senador Armando Ríos Piter, al recomendar que ese órgano fiscal aumente la aceptación de sus conclusiones y recomendaciones y mejore la comunicación con el Congreso de la Unión y con el propio SNA.

En conferencia de prensa, el perredista explicó que no se ha dicho pero tiene que ver con el buen funcionamiento de una institución que hoy ya se tiene y que tampoco está al cien por ciento, de acuerdo a lo que requiere el Sistema Nacional Anticorrupción y me refiero a la Auditoría Superior de la Federación.

“Necesitamos, para que el Sistema Nacional Anticorrupción funcione, una Auditoría Superior de la Federación, que sea de reacción inmediata. Hoy es una auditoría de reacción lenta’’.

Detalló que si la Auditoría Superior de la Federación desde el 2011, detectó irregularidades, aquí vino el propio auditor –Juan Manuel Portal Martínez- en el 2016, cinco años después, a decir que desde el 2011, existían una serie de auditorías que no tenían comprobación en el caso de Veracruz, “igual le podríamos poner la carita roja a Padrés (Guillermo), porque tenía también en Sonora, señalamientos de parte de la Auditoría Superior de la Federación, desde el 2011’’.

Hoy tanto Javier Duarte como Padrés, están prófugos de la justicia mexicana.

Entonces, dijo Ríos Piter, no solamente genera una terrible indignación –y yo espero que sea uno de los temas que puedan ser tratados por el propio secretario de Gobernación cuando comparezca, no solamente que nosotros dijimos hace tres semanas, que sería el peor fiasco que alguien a quien ya le habían quitado sus derechos partidistas, alguien de que ya se sabía que se le estaba dando seguimiento en términos de una investigación de parte de la PGR, pues hoy ande suelto.

Ríos Piter apuntó que el problema no solamente es lo que ocurre y las reacciones frente a lo que pasa en este momento ¿es cómo logramos prevenir? y en ese sentido la Auditoría Superior de la Federación tiene mucho que decirnos.

“Nos tiene que decir sobre todo, frente al informe que la OCDE publicó la semana pasada y que deja claro que hay muchas áreas de mejora de parte de la ASF, la necesidad de perfeccionar su estrategia para responder eficazmente a su mandato. Recordemos que en el cambio a la ley, le dimos la capacidad de involucrarse de manera inmediata y hacer investigaciones’’.

Y recordó: este Senado, hace apenas dos meses y medio, le pedimos por conducto de un Punto de Acuerdo –que yo solicité- y lo aceptó así la Comisión Permanente ¿en dónde estaban los 50 mil millones de pesos de ingresos del refresco? Es hora y día en que la Auditoría Superior de la Federación no ha tenido ninguna respuesta frente al Congreso de la Unión, ni frente a la Cámara de Diputados, ni frente a nosotros.

“Si tenemos una Auditoría Superior de la Federación tortuga, que no tenga esa capacidad de responder eficazmente, no vamos a lograr que el sistema funcione’’.

Entre las recomendaciones de la OCDE, son: que la Auditoría Superior de la Federación podría mejorar sus aportaciones a la buena gobernanza y aumentar la aceptación de sus conclusiones y recomendaciones, al mejorar la comunicación con el Congreso de la Unión y con el propio Sistema Nacional de Transparencia.

Es un informe que hace un organismo internacional y sobre todo, ahora que estamos en esta necesidad de nombrar al nuevo fiscal anticorrupción, de tener un Consejo Consultivo del INAI, de demandar presupuesto “y si una institución ya la tenemos completa, pues no que no sea una institución que trabaje con tiempos mochos, que trabaje con velocidad de tortuga, sino una institución eficiente y sólida’’, finalizó Ríos Piter.

La Auditoría Superior de la Federación no está al cien por ciento de lo que requiere el Sistema Nacional Anticorrupción, “Tenemos una ASF tortuga y si no tiene la capacidad de responder eficazmente, no vamos a lograr que el sistema funcione’’, advirtió el senador Armando Ríos Piter, al recomendar que ese órgano fiscal aumente la aceptación de sus conclusiones y recomendaciones y mejore la comunicación con el Congreso de la Unión y con el propio SNA.

En conferencia de prensa, el perredista explicó que no se ha dicho pero tiene que ver con el buen funcionamiento de una institución que hoy ya se tiene y que tampoco está al cien por ciento, de acuerdo a lo que requiere el Sistema Nacional Anticorrupción y me refiero a la Auditoría Superior de la Federación.

“Necesitamos, para que el Sistema Nacional Anticorrupción funcione, una Auditoría Superior de la Federación, que sea de reacción inmediata. Hoy es una auditoría de reacción lenta’’.

Detalló que si la Auditoría Superior de la Federación desde el 2011, detectó irregularidades, aquí vino el propio auditor –Juan Manuel Portal Martínez- en el 2016, cinco años después, a decir que desde el 2011, existían una serie de auditorías que no tenían comprobación en el caso de Veracruz, “igual le podríamos poner la carita roja a Padrés (Guillermo), porque tenía también en Sonora, señalamientos de parte de la Auditoría Superior de la Federación, desde el 2011’’.

Hoy tanto Javier Duarte como Padrés, están prófugos de la justicia mexicana.

Entonces, dijo Ríos Piter, no solamente genera una terrible indignación –y yo espero que sea uno de los temas que puedan ser tratados por el propio secretario de Gobernación cuando comparezca, no solamente que nosotros dijimos hace tres semanas, que sería el peor fiasco que alguien a quien ya le habían quitado sus derechos partidistas, alguien de que ya se sabía que se le estaba dando seguimiento en términos de una investigación de parte de la PGR, pues hoy ande suelto.

Ríos Piter apuntó que el problema no solamente es lo que ocurre y las reacciones frente a lo que pasa en este momento ¿es cómo logramos prevenir? y en ese sentido la Auditoría Superior de la Federación tiene mucho que decirnos.

“Nos tiene que decir sobre todo, frente al informe que la OCDE publicó la semana pasada y que deja claro que hay muchas áreas de mejora de parte de la ASF, la necesidad de perfeccionar su estrategia para responder eficazmente a su mandato. Recordemos que en el cambio a la ley, le dimos la capacidad de involucrarse de manera inmediata y hacer investigaciones’’.

Y recordó: este Senado, hace apenas dos meses y medio, le pedimos por conducto de un Punto de Acuerdo –que yo solicité- y lo aceptó así la Comisión Permanente ¿en dónde estaban los 50 mil millones de pesos de ingresos del refresco? Es hora y día en que la Auditoría Superior de la Federación no ha tenido ninguna respuesta frente al Congreso de la Unión, ni frente a la Cámara de Diputados, ni frente a nosotros.

“Si tenemos una Auditoría Superior de la Federación tortuga, que no tenga esa capacidad de responder eficazmente, no vamos a lograr que el sistema funcione’’.

Entre las recomendaciones de la OCDE, son: que la Auditoría Superior de la Federación podría mejorar sus aportaciones a la buena gobernanza y aumentar la aceptación de sus conclusiones y recomendaciones, al mejorar la comunicación con el Congreso de la Unión y con el propio Sistema Nacional de Transparencia.

Es un informe que hace un organismo internacional y sobre todo, ahora que estamos en esta necesidad de nombrar al nuevo fiscal anticorrupción, de tener un Consejo Consultivo del INAI, de demandar presupuesto “y si una institución ya la tenemos completa, pues no que no sea una institución que trabaje con tiempos mochos, que trabaje con velocidad de tortuga, sino una institución eficiente y sólida’’, finalizó Ríos Piter.