/ sábado 13 de agosto de 2016

México debe ser garante de los derechos de migrantes: SCJN

El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), Luis María Aguilar Morales, indicó que la migración es un fenómeno que caracteriza a nuestra época; en los últimos 50 años, dijo, se ha triplicado el número de migrantes en el mundo. Se estima que tiene esa calidad el 3.3 por ciento de la población mundial y la búsqueda de mejores condiciones de vida obliga a muchas personas a abandonar sus lugares de origen y a comenzar una travesía que desgraciadamente, en la mayoría de los casos, está llena de sinsabores, vejaciones, precariedades y obstáculos de todo tipo.

A pesar de ello, afirmó que hoy en día todavía “hay quienes con visión miope de la realidad miran y señalan a los migrantes como el origen de muchos males, sin querer darse cuenta de que también son fuente de enriquecimiento social y cultural de cualquier nación, y se alzan como factor de crecimiento económico”.

Durante la inauguración del 2º Foro Regional sobre el Poder Judicial y los Derechos Humanos de las Personas Migrantes y Sujetas de Protección Internacional, señaló que es necesario atender este grave problema y una muestra de cómo hacerlo lo dan las instituciones nacionales e internacionales, aquí representadas, mediante la ayuda humanitaria, la atención de quienes adquieren el estatus de refugiados y el otorgamiento de protección especial a los menores de edad, así como a las víctimas de violencia de todo tipo como la sexual, de género y la trata de personas.

Ante Enrique Gil Botero, relator sobre los Derechos de los Migrantes e integrante de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos; Juan Carlos Murillo González, asesor jurídico regional de la Unidad Legal Regional del Buró de las Américas, ACNUR; Nancy Pérez García, directora general de la organización no gubernamental "Sin Fronteras", y Armando Maitret Hernández, secretario ejecutivo de la Asociación Mexicana de Impartidores de Justicia (AMIJ), sostuvo que los jueces tenemos la obligación, con respeto a lo que consagra nuestra Carga Magna y a través de la interpretación y aplicación de la ley y los tratados internacionales, de garantizar los derechos humanos de las personas migrantes y sujetas de protección internacional.

El ministro presidente agregó que se cuenta ahora, como pocas veces en la historia de las naciones, con un marco jurídico nacional e internacional completo y suficiente que permite a los juzgadores realizar su tarea otorgando la mayor protección deseada.

Hizo hincapié en que se ha avanzado en la no criminalización del fenómeno, pues ningún ser humano puede ser considerado por sí mismo nunca como ilegal.

El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), Luis María Aguilar Morales, indicó que la migración es un fenómeno que caracteriza a nuestra época; en los últimos 50 años, dijo, se ha triplicado el número de migrantes en el mundo. Se estima que tiene esa calidad el 3.3 por ciento de la población mundial y la búsqueda de mejores condiciones de vida obliga a muchas personas a abandonar sus lugares de origen y a comenzar una travesía que desgraciadamente, en la mayoría de los casos, está llena de sinsabores, vejaciones, precariedades y obstáculos de todo tipo.

A pesar de ello, afirmó que hoy en día todavía “hay quienes con visión miope de la realidad miran y señalan a los migrantes como el origen de muchos males, sin querer darse cuenta de que también son fuente de enriquecimiento social y cultural de cualquier nación, y se alzan como factor de crecimiento económico”.

Durante la inauguración del 2º Foro Regional sobre el Poder Judicial y los Derechos Humanos de las Personas Migrantes y Sujetas de Protección Internacional, señaló que es necesario atender este grave problema y una muestra de cómo hacerlo lo dan las instituciones nacionales e internacionales, aquí representadas, mediante la ayuda humanitaria, la atención de quienes adquieren el estatus de refugiados y el otorgamiento de protección especial a los menores de edad, así como a las víctimas de violencia de todo tipo como la sexual, de género y la trata de personas.

Ante Enrique Gil Botero, relator sobre los Derechos de los Migrantes e integrante de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos; Juan Carlos Murillo González, asesor jurídico regional de la Unidad Legal Regional del Buró de las Américas, ACNUR; Nancy Pérez García, directora general de la organización no gubernamental "Sin Fronteras", y Armando Maitret Hernández, secretario ejecutivo de la Asociación Mexicana de Impartidores de Justicia (AMIJ), sostuvo que los jueces tenemos la obligación, con respeto a lo que consagra nuestra Carga Magna y a través de la interpretación y aplicación de la ley y los tratados internacionales, de garantizar los derechos humanos de las personas migrantes y sujetas de protección internacional.

El ministro presidente agregó que se cuenta ahora, como pocas veces en la historia de las naciones, con un marco jurídico nacional e internacional completo y suficiente que permite a los juzgadores realizar su tarea otorgando la mayor protección deseada.

Hizo hincapié en que se ha avanzado en la no criminalización del fenómeno, pues ningún ser humano puede ser considerado por sí mismo nunca como ilegal.