/ sábado 29 de abril de 2017

Mejora la economía mexicana; EU a la baja

  • Se superaron expectativas, de acuerdo a cifras del INEGI
  • En Estados Unidos fue el nivel más descendente en tres años

Con todo y las amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante los primeros tres meses de este año la economía mexicana habría crecido 2.7 por ciento a tasa anual, lo que representaría su mayor repunte desde el tercer trimestre de 2015, cuando avanzó 2.8 por ciento.

De esta manera, de acuerdo a cifras oportunas y originales (sin estacionalizar) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), resulta que, con todo y los obstáculos reportados en el primer trimestre del año, lo cierto es que la economía avanzó más que el 2.5 por ciento que esperaban los analistas.

Por lo pronto, el instituto explicó que, según cifras oportunas, el avance que el Producto Interno Bruto (PIB), registró durante el primer trimestre del año obedeció al repunte que reportaron sus tres principales componentes: Mientras que las actividades primarias crecieron 6.9 por ciento, las secundarias 0.2 y las terciarias aumentaron 3.7 por ciento.

Al respecto, especialistas de CI Casa de Bolsa destacaron el comportamiento de la economía mexicana durante el primer trimestre del año, toda vez que la expansión de 2.7 por ciento resultó mayor al 2.5 por ciento que se esperaba, a pesar de las preocupaciones y amenazas de Trump sobre la economía mexicana.

“El principal impulso se dio en las actividades de consumo y servicios, así como en las actividades primarias”, comentaron.

De esta manera, los analistas dijeron que con base las cifras reportadas oportunas por el instituto, se sustenta su opinión de que la economía mexicana registra un mejor desempeño que lo esperado a inicios de año.


EU crece a menor ritmo tras llegada de Trump

WASHINGTON, DC.- (AFP) – La economía de Estados Unidos tuvo su peor crecimiento en tres años para un primer trimestre, lo que marca un decepcionante comienzo de la presidencia de Donald Trump.

El PIB creció 0.7 por ciento entre enero y marzo mientras el gasto de los consumidores y del Gobierno cayeron a sus menores niveles en tres años, según datos preliminares divulgados este viernes por el departamento de Comercio. Aunque está levemente por debajo del 0.8 por ciento del mismo trimestre de 2016, el resultado está muy lejos del crecimiento de 2.1 por ciento del último trimestre del año pasado.

El resultado también está muy por debajo del 1.1 por ciento esperado por los analistas. El último primer trimestre decepcionante fue el de 2014, que tuvo una caída de 1.2 por ciento.

Trump, que el sábado cumple 100 días en la Casa Blanca, ganó la presidencia con la promesa de estimular un crecimiento más rápido.

Donald Trump, presidente de los EU Foto: Ilustrativa/AFP

Trump se atribuyó el mérito del aumento de la confianza de consumidores y empresas, del crecimiento del empleo y de las ganancias récord en Wall Street.

“Que la gente se sienta feliz, no significa que necesariamente actúen de esa forma. Y claramente no lo hicieron en el primer trimestre”, dijo el economista Joel Naroff .

La Casa Blanca promete un crecimiento anual de tres por ciento. Considera que esa tasa generará los recursos necesarios para pagar las costosas reducciones de impuestos anunciadas esta semana.

El secretario de Tesoro, Wilbur Ross, dijo que los datos muestran que se precisa adoptar el plan de Trump de reducir impuestos y reglamentaciones.

“Necesitamos el plan fiscal del presidente, alivio regulatorio, renegociaciones comerciales y liberar el sector de la energía para superar la funesta economía heredada por Trump”, añadió.

Empero, economistas cuestionan que la economía pueda -o deba- crecer tan rápido, especialmente sin estimular la inflación.

Sin embargo el informe del PIB está lleno de bajas récord.

El gasto de los consumidores cayó a su nivel más bajo en ocho años al aportar solo el 0.03 por ciento al PIB. Los gastos en servicios son los menores en cuatro años y las órdenes de mercaderías duraderas quedaron en su peor nivel desde 2011. Las ventas de autos, en tanto, cayeron 0.45 por ciento.

El gasto en defensa se contrajo cuatro por ciento, su peor desempeño en cuatro años, y eso hizo caer los gastos del Gobierno federal en 1.7 por ciento, el menor resultado trimestral en casi cuatro años.

Analistas advirtieron que el crecimiento en los primeros trimestres de los años recientes tendió a resultar por debajo del promedio.

El crecimiento promedio entre enero y marzo fue de uno por ciento, lo cual es mucho menos que en los otros trimestres, según Jim O’Sullivan de High Frequency Economics.

Además, las estimaciones preliminares del PIB son luego revisadas con un promedio de 0.6 puntos porcentuales.

Analistas advirtieron también que la mayoría de los números recientes han tenido alguna distorsión con un probable rebote en el siguiente trimestre.

Un invierno estadounidense excepcionalmente cálido, hizo caer el gasto en equipamiento doméstico. Además, retrasos en las devoluciones de impuestos dejaron con menos dinero los bolsillos de los contribuyentes y eso repercutió en el consumo.

Ian Shepherdson de Pantheon Macroeconomics dijo que si se excluyen esas distorsiones, el crecimiento probablemente hubiera estado más cerca del dos por ciento.

  • Se superaron expectativas, de acuerdo a cifras del INEGI
  • En Estados Unidos fue el nivel más descendente en tres años

Con todo y las amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante los primeros tres meses de este año la economía mexicana habría crecido 2.7 por ciento a tasa anual, lo que representaría su mayor repunte desde el tercer trimestre de 2015, cuando avanzó 2.8 por ciento.

De esta manera, de acuerdo a cifras oportunas y originales (sin estacionalizar) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), resulta que, con todo y los obstáculos reportados en el primer trimestre del año, lo cierto es que la economía avanzó más que el 2.5 por ciento que esperaban los analistas.

Por lo pronto, el instituto explicó que, según cifras oportunas, el avance que el Producto Interno Bruto (PIB), registró durante el primer trimestre del año obedeció al repunte que reportaron sus tres principales componentes: Mientras que las actividades primarias crecieron 6.9 por ciento, las secundarias 0.2 y las terciarias aumentaron 3.7 por ciento.

Al respecto, especialistas de CI Casa de Bolsa destacaron el comportamiento de la economía mexicana durante el primer trimestre del año, toda vez que la expansión de 2.7 por ciento resultó mayor al 2.5 por ciento que se esperaba, a pesar de las preocupaciones y amenazas de Trump sobre la economía mexicana.

“El principal impulso se dio en las actividades de consumo y servicios, así como en las actividades primarias”, comentaron.

De esta manera, los analistas dijeron que con base las cifras reportadas oportunas por el instituto, se sustenta su opinión de que la economía mexicana registra un mejor desempeño que lo esperado a inicios de año.


EU crece a menor ritmo tras llegada de Trump

WASHINGTON, DC.- (AFP) – La economía de Estados Unidos tuvo su peor crecimiento en tres años para un primer trimestre, lo que marca un decepcionante comienzo de la presidencia de Donald Trump.

El PIB creció 0.7 por ciento entre enero y marzo mientras el gasto de los consumidores y del Gobierno cayeron a sus menores niveles en tres años, según datos preliminares divulgados este viernes por el departamento de Comercio. Aunque está levemente por debajo del 0.8 por ciento del mismo trimestre de 2016, el resultado está muy lejos del crecimiento de 2.1 por ciento del último trimestre del año pasado.

El resultado también está muy por debajo del 1.1 por ciento esperado por los analistas. El último primer trimestre decepcionante fue el de 2014, que tuvo una caída de 1.2 por ciento.

Trump, que el sábado cumple 100 días en la Casa Blanca, ganó la presidencia con la promesa de estimular un crecimiento más rápido.

Donald Trump, presidente de los EU Foto: Ilustrativa/AFP

Trump se atribuyó el mérito del aumento de la confianza de consumidores y empresas, del crecimiento del empleo y de las ganancias récord en Wall Street.

“Que la gente se sienta feliz, no significa que necesariamente actúen de esa forma. Y claramente no lo hicieron en el primer trimestre”, dijo el economista Joel Naroff .

La Casa Blanca promete un crecimiento anual de tres por ciento. Considera que esa tasa generará los recursos necesarios para pagar las costosas reducciones de impuestos anunciadas esta semana.

El secretario de Tesoro, Wilbur Ross, dijo que los datos muestran que se precisa adoptar el plan de Trump de reducir impuestos y reglamentaciones.

“Necesitamos el plan fiscal del presidente, alivio regulatorio, renegociaciones comerciales y liberar el sector de la energía para superar la funesta economía heredada por Trump”, añadió.

Empero, economistas cuestionan que la economía pueda -o deba- crecer tan rápido, especialmente sin estimular la inflación.

Sin embargo el informe del PIB está lleno de bajas récord.

El gasto de los consumidores cayó a su nivel más bajo en ocho años al aportar solo el 0.03 por ciento al PIB. Los gastos en servicios son los menores en cuatro años y las órdenes de mercaderías duraderas quedaron en su peor nivel desde 2011. Las ventas de autos, en tanto, cayeron 0.45 por ciento.

El gasto en defensa se contrajo cuatro por ciento, su peor desempeño en cuatro años, y eso hizo caer los gastos del Gobierno federal en 1.7 por ciento, el menor resultado trimestral en casi cuatro años.

Analistas advirtieron que el crecimiento en los primeros trimestres de los años recientes tendió a resultar por debajo del promedio.

El crecimiento promedio entre enero y marzo fue de uno por ciento, lo cual es mucho menos que en los otros trimestres, según Jim O’Sullivan de High Frequency Economics.

Además, las estimaciones preliminares del PIB son luego revisadas con un promedio de 0.6 puntos porcentuales.

Analistas advirtieron también que la mayoría de los números recientes han tenido alguna distorsión con un probable rebote en el siguiente trimestre.

Un invierno estadounidense excepcionalmente cálido, hizo caer el gasto en equipamiento doméstico. Además, retrasos en las devoluciones de impuestos dejaron con menos dinero los bolsillos de los contribuyentes y eso repercutió en el consumo.

Ian Shepherdson de Pantheon Macroeconomics dijo que si se excluyen esas distorsiones, el crecimiento probablemente hubiera estado más cerca del dos por ciento.