/ jueves 3 de marzo de 2016

Nuestra economía no se encuentra petrolizada: Luis Madrazo

Federico La Mont / El Sol de México

Una vez que el gobernador del Banco de México (BdM), Agustín Carstens, anunció el pasado 17 de febrero un incremento en las tasas de interés, así como la suspensión por parte de la Comisión de Cambios de los mecanismos de subasta de dólares de manera inmediata, mientras el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray Caso, presentó el ajuste preventivo adicional al gasto público para 2016 por un monto de 132.3 mil millones de pesos; el titular de la Unidad de Planeación Económica de la SHCP, Luis Madrazo, reiteró en entrevista con OEM que “gracias a las reformas estructurales, la economía mexicana ya no depende del petróleo”.

¿Cómo reaccionaron los mercados a las medidas de BdM y SHCP?

En todas las métricas fueron favorables, incluido el tipo de cambio que se apreció, 1.6 por ciento al cierre del lunes y las tasas de interés de largo plazo disminuyeron 19 puntos base. Otra métrica es el crédito CBS que marca el riesgo que le imputan los mercados a la deuda mexicana que registró un descenso de ocho puntos base.

¿Fue sorpresiva la decisión del recorte y el aumento de tasas de interés?

La política monetaria está en manos de BdM, y responde a que no todo el ajuste en la caída de los precios del petróleo se diera en una sola variable: una política monetaria con un alza de tasas de 50 base, un fortalecimiento de las finanzas públicas con un ajuste en el gasto de 132 mil millones de pesos como una modificación en el mecanismo del mercado cambiario, donde se suspenden las subastas regulares y se toma la determinación de intervenir únicamente cuando se requiera para darle liquidez al mercado, pues al ser predecible era menos efectiva.

¿La especulación contra el peso afectó las expectativas inflacionarias para 2016?

Las encuestas de los analistas no reflejan un incremento en las expectativas de inversión, las tasas de interés de largo plazo se redujeron y tampoco se observa un incremento importante en las expectativas de inflación que se mantienen alrededor del tres por ciento fijado por el BdM.

¿A qué sectores favorecería la reciente depreciación del peso?

Principalmente a nuestros paisanos pues cuando mandan un dólar, éste rinde más en sus familias y en México, lo que beneficia la economía nacional. El turismo es otra industria con impacto importante, pues se vuelve más atractivo viajar a México para quienes tienen ingresos en dólares, mismo argumento que aplica a todo lo que tiene costos en pesos y se puede vender en el exterior, como las manufacturas, particularmente en el sector automotriz.

¿La Secretaría de Hacienda y Banco de México podrán fortalecer la moneda mexicana?

Lo importante es la fortaleza de la economía, que tiene tres pilares: su estabilidad macroeconómica, tanto monetaria como fiscal, condición que se reforzó con el anuncio de la semana pasada; la agenda de reformas estructurales que incrementan la productividad del país, la cual determina el crecimiento y competitividad en el exterior; y la inserción del país en el mercado norteamericano como competir en todo el mundo.

¿Cómo incide la devaluación de la moneda en la balanza de pagos?

Desde la apertura de México en el Acuerdo de Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) de los 80, vimos que cada vez es menor la dependencia de la balanza de pagos del petróleo y en ese sentido se encuentra prácticamente en equilibrio, pero una depreciación del tipo de cambio vendría a corregirla y llevarla hasta el equilibrio: hacer en México más caros los productos importados para que los consumidores opten por contenido nacional y hacer más atractivos los productos mexicanos que se exportan e impulsar servicios como el turismo.

¿Qué tanto incide el ingreso petrolero en la economía mexicana?

El secretario de Hacienda Luis Videgaray, dijo con toda razón que la economía mexicana no depende del petróleo, proceso que inició hace décadas. Apenas hace dos años y medio, lo que sí tenía grandes ingresos petroleros eran las finanzas públicas, el 39 por ciento, pero con una transformación estructural que acompañó la reforma hacendaria, los ingresos vienen en su mayoría del Impuesto al Valor Agregado y del Impuesto a los Ingresos, lo que redujo a menos del 19 por ciento los ingresos del petróleo.

¿Cuáles son las expectativas de la cobertura petrolera 2016?

El riesgo hacia la baja es menor y aunque sí tenemos una necesidad de ajustarnos al precio del petróleo, es un ajuste relativamente llevadero que está dentro del margen de maniobra de las finanzas públicas, además tenemos coberturas para este año, los cuales nos ofrecen certidumbre en 2016 para sustituir la caída del precio del petróleo, y sobre todo orden y tranquilidad para hacer los ajustes necesarios con calma, velando por mayor eficiencia.

Federico La Mont / El Sol de México

Una vez que el gobernador del Banco de México (BdM), Agustín Carstens, anunció el pasado 17 de febrero un incremento en las tasas de interés, así como la suspensión por parte de la Comisión de Cambios de los mecanismos de subasta de dólares de manera inmediata, mientras el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray Caso, presentó el ajuste preventivo adicional al gasto público para 2016 por un monto de 132.3 mil millones de pesos; el titular de la Unidad de Planeación Económica de la SHCP, Luis Madrazo, reiteró en entrevista con OEM que “gracias a las reformas estructurales, la economía mexicana ya no depende del petróleo”.

¿Cómo reaccionaron los mercados a las medidas de BdM y SHCP?

En todas las métricas fueron favorables, incluido el tipo de cambio que se apreció, 1.6 por ciento al cierre del lunes y las tasas de interés de largo plazo disminuyeron 19 puntos base. Otra métrica es el crédito CBS que marca el riesgo que le imputan los mercados a la deuda mexicana que registró un descenso de ocho puntos base.

¿Fue sorpresiva la decisión del recorte y el aumento de tasas de interés?

La política monetaria está en manos de BdM, y responde a que no todo el ajuste en la caída de los precios del petróleo se diera en una sola variable: una política monetaria con un alza de tasas de 50 base, un fortalecimiento de las finanzas públicas con un ajuste en el gasto de 132 mil millones de pesos como una modificación en el mecanismo del mercado cambiario, donde se suspenden las subastas regulares y se toma la determinación de intervenir únicamente cuando se requiera para darle liquidez al mercado, pues al ser predecible era menos efectiva.

¿La especulación contra el peso afectó las expectativas inflacionarias para 2016?

Las encuestas de los analistas no reflejan un incremento en las expectativas de inversión, las tasas de interés de largo plazo se redujeron y tampoco se observa un incremento importante en las expectativas de inflación que se mantienen alrededor del tres por ciento fijado por el BdM.

¿A qué sectores favorecería la reciente depreciación del peso?

Principalmente a nuestros paisanos pues cuando mandan un dólar, éste rinde más en sus familias y en México, lo que beneficia la economía nacional. El turismo es otra industria con impacto importante, pues se vuelve más atractivo viajar a México para quienes tienen ingresos en dólares, mismo argumento que aplica a todo lo que tiene costos en pesos y se puede vender en el exterior, como las manufacturas, particularmente en el sector automotriz.

¿La Secretaría de Hacienda y Banco de México podrán fortalecer la moneda mexicana?

Lo importante es la fortaleza de la economía, que tiene tres pilares: su estabilidad macroeconómica, tanto monetaria como fiscal, condición que se reforzó con el anuncio de la semana pasada; la agenda de reformas estructurales que incrementan la productividad del país, la cual determina el crecimiento y competitividad en el exterior; y la inserción del país en el mercado norteamericano como competir en todo el mundo.

¿Cómo incide la devaluación de la moneda en la balanza de pagos?

Desde la apertura de México en el Acuerdo de Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) de los 80, vimos que cada vez es menor la dependencia de la balanza de pagos del petróleo y en ese sentido se encuentra prácticamente en equilibrio, pero una depreciación del tipo de cambio vendría a corregirla y llevarla hasta el equilibrio: hacer en México más caros los productos importados para que los consumidores opten por contenido nacional y hacer más atractivos los productos mexicanos que se exportan e impulsar servicios como el turismo.

¿Qué tanto incide el ingreso petrolero en la economía mexicana?

El secretario de Hacienda Luis Videgaray, dijo con toda razón que la economía mexicana no depende del petróleo, proceso que inició hace décadas. Apenas hace dos años y medio, lo que sí tenía grandes ingresos petroleros eran las finanzas públicas, el 39 por ciento, pero con una transformación estructural que acompañó la reforma hacendaria, los ingresos vienen en su mayoría del Impuesto al Valor Agregado y del Impuesto a los Ingresos, lo que redujo a menos del 19 por ciento los ingresos del petróleo.

¿Cuáles son las expectativas de la cobertura petrolera 2016?

El riesgo hacia la baja es menor y aunque sí tenemos una necesidad de ajustarnos al precio del petróleo, es un ajuste relativamente llevadero que está dentro del margen de maniobra de las finanzas públicas, además tenemos coberturas para este año, los cuales nos ofrecen certidumbre en 2016 para sustituir la caída del precio del petróleo, y sobre todo orden y tranquilidad para hacer los ajustes necesarios con calma, velando por mayor eficiencia.