/ sábado 13 de agosto de 2016

Panorama complicado para México de ganar Trump la presidencia de EU

El panorama económico para nuestro país será mucho más complicado en caso de que el candidato republicano, Donald Trump, gane la presidencia de Estados Unidos, ya que habrían mayores medidas proteccionistas para la entrada de productos mexicanos, además habría una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de al menos medio punto porcentual.

En cuanto al tipo de cambio, estaría presionado a consecuencia de la debilidad de la economía nacional. Y en relación al pretendido regreso de once millones de inmigrantes se advierten medidas más bien de legalización porque traería importantes consecuencias para la economía estadounidense, afirmó José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

Por cierto, el economista anticipó que si la demócrata Hillary Clinton ganara, las consecuencias para nuestra economía serían un poco más moderadas, aunque hizo ver que ella también está a favor de cuidar la entrada de productos extranjeros a su país, recordó.

En entrevista con El Sol de México, el también analista internacional sostuvo que debemos prepararnos para una etapa de mayor proteccionismo por parte de Estados Unidos, pues ya se observa como autoridades comerciales están siendo más severas en relación a la entrada de bienes nacionales como el acero y los productos agrícolas.

De la Cruz recordó que tanto Donald Trump como Hillary Clinton no son proclives de una mayor apertura irrestricta sino más bien son moderados en cuanto a los beneficios del comercio internacional.

El experto advierte que habría una afectación de un crecimiento económico menor en caso de que Trump gane la presidencia de la Unión Americana, “podría afectar hasta medio punto porcentual del Producto Interno Bruto (PIB), no creo que más porque ya hay una serie de salvaguardas”.

Ante una duda, consideró que hay ciertos vínculos económicos que no pueden ser afectados tan fuertemente, pero advirtió que el discurso de Trump podría inhibir inversiones “momentáneamente”; hay ciertas acciones extremas que podrían provocar una afectación de hasta medio punto porcentual, insistió José Luis de la Cruz.

Manifestó que en caso de que la demócrata, Hilary Clinton, obtuviera el triunfo “serían menores los efectos sobre la economía nacional”. TRATADO DE LIBRE COMERCIO

El especialista, afirmó “que se ve difícil que el Tratado de Libre Comercio sea revisado o modificado, porque produciría afectaciones mayores que cuestionarían en esencia el modelo de relación económica comercial que México tiene con Estados Unidos y Canadá”.

Agregó que el tratado comercial “funcionaliza el intercambio comercial de las grandes empresas estadunidenses, cuando hablamos que somos el quinto país productor de automóviles, es correcto, ya que la mayor parte de las exportaciones va a Estados Unidos y en otra medida a la Unión Europea; estamos hablando de empresas estadunidenses, europeas, japonesas y ahora coreanas que están en nuestro país”, explicó.

Señaló que lo mismo ocurre con la parte electrónica, equipo de cómputo, maquinaria, entre otros bienes que se exportan, pues empresas trasnacionales que operan en México y llevan sus productos a Estados Unidos, no es tan fácil, “que pierdan el poder político y económico que tienen y que éstas permitieran que Donald Trump echará a perder el negocio”, es decir, “perderían el vínculo económico que desde México tienen para obtener beneficios de las exportaciones hacia ese país”. REMESAS

José Luis de la Cruz dijo que en cuanto a las remesas que envían los trabajadores a México, habría dos escenarios. Afirmó que la gente que se encuentra de forma legal “no pueden evitar que envié remesas porque existe en Estados Unidos un marco jurídico institucional, que es muy claro, hay una división de poderes más marcada, ahí si opera una mayor vigilancia de la ley y los mexicanos que residen legalmente o que ya tienen la nacionalidad estadunidense seguirán enviando dólares a México, eso no lo puede coartar porque atenta contra la libertad que ellos han conseguido”.

Más bien, dijo “podría afectar o hacer más complejo el proceso para la inmigración ilegal, podría generar un debilitamiento en los envíos, o que fueran más caros”. INDOCUMENTADOS

Sobre los once millones de mexicanos que están de manera ilegal en Estados Unidos el entrevistado sostuvo “que Trump tendría la facultad legal para hacerlo, pero en la práctica ese sector realizan trabajos, funciones que ayudan a la economía de Estados Unidos, porque son personas que reciben un sueldo más bajo del que recibiría un estadunidense o un migrante legal, y en caso de regresarlos a México, la afectación en la economía estadunidense sería fuerte”.

Más bien, dijo, se trataría de regular los flujos migratorios, normalmente Estados Unidos lo hacen, en épocas que no necesitan mano de obra migrante de otros países regulan la entrada, la restringen, aunque no la evitan porque los estadounidenses son los primeros beneficiados de que haya trabajadores a un menor costo. MURO

Acerca de la construcción de un muro en la frontera entre México y Estados Unidos, el economista De la Cruz, indicó que parcialmente ya se ha levantado entre el año 2000 y 2006 empezó la primera parte, pero se concretó entre 2006 y 2010, ahí ya una cuarta parte de la frontera tiene un muro de lámina.

Precisó que “Donald Trump estaría en sus facultades continuar con esa obra que durante el gobierno del George W. Bush se inició, entonces podría continuar la obra”. DÓLAR

Sobre la paridad peso-dólar, el economista dijo que en caso de que ganará Trump y su discurso fuera extremo generaría incertidumbre y ello, podría presionar al tipo de cambio sobre todo por la cuestión política en la parte económica en el corto plazo no podría hacer grandes modificaciones que afecten a México.

Puntualizó que México se podría ver afectado por la posición de debilidad de la economía nacional por lo que le toca al Gobierno actual y al siguiente, analizar, estudiar, cuál va a ser la postura que genere certidumbre y negociar de manera adecuada para evitar incertidumbre y volatilidad.

“En el corto plazo, me parece que el peso podría verse afectado por este discurso hipotético de mayor proteccionismo y mayor cerrazón ante una eventual presidencia de Trump”.

DÓLAR HASTA 27 PESOS

En ese sentido dijo que “me parece muy complicado estaríamos hablando de una fuga masiva de capitales del país, situación que no es conveniente para los propios norteamericanos, eso tendría que atribuirse a otros efectos, ya que implicaría un derrumbe del sistema financiero al menos en las economías emergentes porque el contagio que tendría sobre América latina, parte de Europa y Asia, el efecto sería devastador”. PANORAMA COMPLICADO

De la Cruz afirmó que la llegada de Donald Trump “en general, avizora una mala señal”, porque no se generó un proceso de integración productiva, desde un principio, lo que se debió de haber buscado a través del Tratado de Libre Comercio, es un cuestionamiento a la globalización, tema que se debe rescatar.

Sostuvo que “en Estados Unidos parte de la población cuestiona los beneficios de la globalización, tal como ocurrió en Gran Bretaña como ocurre en otras naciones de Europa. Sí debemos de estar conscientes que existe y en un momento dado puede afectar a los países que dependemos de esa globalización”.

“Entonces el escenario que se plantea junto con otros elementos del cambio de Gobierno en Estados Unidos puede provocar mayor debilidad economía a México”, concluyó.

El panorama económico para nuestro país será mucho más complicado en caso de que el candidato republicano, Donald Trump, gane la presidencia de Estados Unidos, ya que habrían mayores medidas proteccionistas para la entrada de productos mexicanos, además habría una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de al menos medio punto porcentual.

En cuanto al tipo de cambio, estaría presionado a consecuencia de la debilidad de la economía nacional. Y en relación al pretendido regreso de once millones de inmigrantes se advierten medidas más bien de legalización porque traería importantes consecuencias para la economía estadounidense, afirmó José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

Por cierto, el economista anticipó que si la demócrata Hillary Clinton ganara, las consecuencias para nuestra economía serían un poco más moderadas, aunque hizo ver que ella también está a favor de cuidar la entrada de productos extranjeros a su país, recordó.

En entrevista con El Sol de México, el también analista internacional sostuvo que debemos prepararnos para una etapa de mayor proteccionismo por parte de Estados Unidos, pues ya se observa como autoridades comerciales están siendo más severas en relación a la entrada de bienes nacionales como el acero y los productos agrícolas.

De la Cruz recordó que tanto Donald Trump como Hillary Clinton no son proclives de una mayor apertura irrestricta sino más bien son moderados en cuanto a los beneficios del comercio internacional.

El experto advierte que habría una afectación de un crecimiento económico menor en caso de que Trump gane la presidencia de la Unión Americana, “podría afectar hasta medio punto porcentual del Producto Interno Bruto (PIB), no creo que más porque ya hay una serie de salvaguardas”.

Ante una duda, consideró que hay ciertos vínculos económicos que no pueden ser afectados tan fuertemente, pero advirtió que el discurso de Trump podría inhibir inversiones “momentáneamente”; hay ciertas acciones extremas que podrían provocar una afectación de hasta medio punto porcentual, insistió José Luis de la Cruz.

Manifestó que en caso de que la demócrata, Hilary Clinton, obtuviera el triunfo “serían menores los efectos sobre la economía nacional”. TRATADO DE LIBRE COMERCIO

El especialista, afirmó “que se ve difícil que el Tratado de Libre Comercio sea revisado o modificado, porque produciría afectaciones mayores que cuestionarían en esencia el modelo de relación económica comercial que México tiene con Estados Unidos y Canadá”.

Agregó que el tratado comercial “funcionaliza el intercambio comercial de las grandes empresas estadunidenses, cuando hablamos que somos el quinto país productor de automóviles, es correcto, ya que la mayor parte de las exportaciones va a Estados Unidos y en otra medida a la Unión Europea; estamos hablando de empresas estadunidenses, europeas, japonesas y ahora coreanas que están en nuestro país”, explicó.

Señaló que lo mismo ocurre con la parte electrónica, equipo de cómputo, maquinaria, entre otros bienes que se exportan, pues empresas trasnacionales que operan en México y llevan sus productos a Estados Unidos, no es tan fácil, “que pierdan el poder político y económico que tienen y que éstas permitieran que Donald Trump echará a perder el negocio”, es decir, “perderían el vínculo económico que desde México tienen para obtener beneficios de las exportaciones hacia ese país”. REMESAS

José Luis de la Cruz dijo que en cuanto a las remesas que envían los trabajadores a México, habría dos escenarios. Afirmó que la gente que se encuentra de forma legal “no pueden evitar que envié remesas porque existe en Estados Unidos un marco jurídico institucional, que es muy claro, hay una división de poderes más marcada, ahí si opera una mayor vigilancia de la ley y los mexicanos que residen legalmente o que ya tienen la nacionalidad estadunidense seguirán enviando dólares a México, eso no lo puede coartar porque atenta contra la libertad que ellos han conseguido”.

Más bien, dijo “podría afectar o hacer más complejo el proceso para la inmigración ilegal, podría generar un debilitamiento en los envíos, o que fueran más caros”. INDOCUMENTADOS

Sobre los once millones de mexicanos que están de manera ilegal en Estados Unidos el entrevistado sostuvo “que Trump tendría la facultad legal para hacerlo, pero en la práctica ese sector realizan trabajos, funciones que ayudan a la economía de Estados Unidos, porque son personas que reciben un sueldo más bajo del que recibiría un estadunidense o un migrante legal, y en caso de regresarlos a México, la afectación en la economía estadunidense sería fuerte”.

Más bien, dijo, se trataría de regular los flujos migratorios, normalmente Estados Unidos lo hacen, en épocas que no necesitan mano de obra migrante de otros países regulan la entrada, la restringen, aunque no la evitan porque los estadounidenses son los primeros beneficiados de que haya trabajadores a un menor costo. MURO

Acerca de la construcción de un muro en la frontera entre México y Estados Unidos, el economista De la Cruz, indicó que parcialmente ya se ha levantado entre el año 2000 y 2006 empezó la primera parte, pero se concretó entre 2006 y 2010, ahí ya una cuarta parte de la frontera tiene un muro de lámina.

Precisó que “Donald Trump estaría en sus facultades continuar con esa obra que durante el gobierno del George W. Bush se inició, entonces podría continuar la obra”. DÓLAR

Sobre la paridad peso-dólar, el economista dijo que en caso de que ganará Trump y su discurso fuera extremo generaría incertidumbre y ello, podría presionar al tipo de cambio sobre todo por la cuestión política en la parte económica en el corto plazo no podría hacer grandes modificaciones que afecten a México.

Puntualizó que México se podría ver afectado por la posición de debilidad de la economía nacional por lo que le toca al Gobierno actual y al siguiente, analizar, estudiar, cuál va a ser la postura que genere certidumbre y negociar de manera adecuada para evitar incertidumbre y volatilidad.

“En el corto plazo, me parece que el peso podría verse afectado por este discurso hipotético de mayor proteccionismo y mayor cerrazón ante una eventual presidencia de Trump”.

DÓLAR HASTA 27 PESOS

En ese sentido dijo que “me parece muy complicado estaríamos hablando de una fuga masiva de capitales del país, situación que no es conveniente para los propios norteamericanos, eso tendría que atribuirse a otros efectos, ya que implicaría un derrumbe del sistema financiero al menos en las economías emergentes porque el contagio que tendría sobre América latina, parte de Europa y Asia, el efecto sería devastador”. PANORAMA COMPLICADO

De la Cruz afirmó que la llegada de Donald Trump “en general, avizora una mala señal”, porque no se generó un proceso de integración productiva, desde un principio, lo que se debió de haber buscado a través del Tratado de Libre Comercio, es un cuestionamiento a la globalización, tema que se debe rescatar.

Sostuvo que “en Estados Unidos parte de la población cuestiona los beneficios de la globalización, tal como ocurrió en Gran Bretaña como ocurre en otras naciones de Europa. Sí debemos de estar conscientes que existe y en un momento dado puede afectar a los países que dependemos de esa globalización”.

“Entonces el escenario que se plantea junto con otros elementos del cambio de Gobierno en Estados Unidos puede provocar mayor debilidad economía a México”, concluyó.