/ martes 5 de enero de 2016

Pedirán a Sedesol y Liconsa informen por contratos de suministro de leche en polvo de importación

México.- El secretario de la Comisión de Agricultura y Sistemas de Riego, diputado Felipe Reyes Álvarez (PRD), solicitara a la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y a Liconsa que informen a la brevedad sobre los contratos de suministro de leche en polvo de importación, entera y descremada, adjudicados en los años 2013, 2014 y 2015.

En su punto de acuerdo, que presentará en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, este jueves, Reyes Álvarez mencionó que México es deficitario en la producción de leche pues, según Liconsa, en la última década fue necesario realizar importaciones de leche en polvo por aproximadamente el 20 por ciento del total del consumo interno.

Indicó que, de acuerdo con el programa institucional 2013-2018 de Liconsa, en los últimos años ha aumentado la captación de leche nacional hasta llegar a más del 70 por ciento del lácteo que la paraestatal distribuye a través de su Programa de Abasto Social, aportado por productores del país, pero se siguen importando casi 50 mil toneladas de leche en polvo, entera y descremada.

“La leche importada ha tenido un precio más bajo que la nacional, situación que por un lado representa una ventaja, pero por el otro deja al país más expuesto a la baja rentabilidad, derivado de problemas de colocación y comercialización”, alertó.

Felipe Reyes mencionó que el artículo 41 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público dispone que las dependencias y entidades, bajo su responsabilidad, podrán contratar adquisiciones, arrendamientos y servicios, sin sujetarse al procedimiento de licitación pública, a través de operaciones de invitación a cuando menos tres personas o de adjudicación directa, cuando se trate de la adquisición de bienes que realicen para someterlos a procesos productivos que las mismas realicen en cumplimiento de su objeto o fines propios.

Sin embargo, afirmó, “esta situación ha permitido a la paraestatal adquirir la leche importada mediante procedimientos de adjudicación directa e invitación restringida, de manera poco transparente, por lo que se requiere contar con información actualizada en la materia, ya que las cifras que aparecen en su página web se refieren al año 2012, y el programa institucional alude al 2014”.

Según el Sistema de Información Arancelaria de la Secretaría de Economía, en el primer semestre del año 2014 se registró un nivel de importación de leche en polvo del orden de 44 mil 149 toneladas, aclaró.

En el primer trimestre de 2015, abundó, fue de 54 mil 86 toneladas de leche en polvo importada, de las cuales más del 90 por ciento proviene de Estados Unidos.

Además, precisó, Liconsa complementa la leche que adquiere en el ámbito nacional con leche en polvo proveniente del mercado internacional, especialmente de Nueva Zelanda, Estados Unidos, Irlanda, Uruguay y Argentina.

Reyes Álvarez  manifestó su preocupación por la poca o nula transparencia existente en los procedimientos de adquisición de leche de importación que realiza Liconsa, no sólo porque afecta directamente a la producción nacional, sino porque “crea las condiciones propicias para la corrupción”.

En el punto de acuerdo, el diputado demanda conocer la razón o denominación social de los proveedores que han resultado ganadores de los contratos, así como de los agentes intermediarios; el volumen, precio y origen del producto, y los razonamientos lógico-jurídicos que se tomaron para determinar los adjudicatarios.

/eupr

México.- El secretario de la Comisión de Agricultura y Sistemas de Riego, diputado Felipe Reyes Álvarez (PRD), solicitara a la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y a Liconsa que informen a la brevedad sobre los contratos de suministro de leche en polvo de importación, entera y descremada, adjudicados en los años 2013, 2014 y 2015.

En su punto de acuerdo, que presentará en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, este jueves, Reyes Álvarez mencionó que México es deficitario en la producción de leche pues, según Liconsa, en la última década fue necesario realizar importaciones de leche en polvo por aproximadamente el 20 por ciento del total del consumo interno.

Indicó que, de acuerdo con el programa institucional 2013-2018 de Liconsa, en los últimos años ha aumentado la captación de leche nacional hasta llegar a más del 70 por ciento del lácteo que la paraestatal distribuye a través de su Programa de Abasto Social, aportado por productores del país, pero se siguen importando casi 50 mil toneladas de leche en polvo, entera y descremada.

“La leche importada ha tenido un precio más bajo que la nacional, situación que por un lado representa una ventaja, pero por el otro deja al país más expuesto a la baja rentabilidad, derivado de problemas de colocación y comercialización”, alertó.

Felipe Reyes mencionó que el artículo 41 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público dispone que las dependencias y entidades, bajo su responsabilidad, podrán contratar adquisiciones, arrendamientos y servicios, sin sujetarse al procedimiento de licitación pública, a través de operaciones de invitación a cuando menos tres personas o de adjudicación directa, cuando se trate de la adquisición de bienes que realicen para someterlos a procesos productivos que las mismas realicen en cumplimiento de su objeto o fines propios.

Sin embargo, afirmó, “esta situación ha permitido a la paraestatal adquirir la leche importada mediante procedimientos de adjudicación directa e invitación restringida, de manera poco transparente, por lo que se requiere contar con información actualizada en la materia, ya que las cifras que aparecen en su página web se refieren al año 2012, y el programa institucional alude al 2014”.

Según el Sistema de Información Arancelaria de la Secretaría de Economía, en el primer semestre del año 2014 se registró un nivel de importación de leche en polvo del orden de 44 mil 149 toneladas, aclaró.

En el primer trimestre de 2015, abundó, fue de 54 mil 86 toneladas de leche en polvo importada, de las cuales más del 90 por ciento proviene de Estados Unidos.

Además, precisó, Liconsa complementa la leche que adquiere en el ámbito nacional con leche en polvo proveniente del mercado internacional, especialmente de Nueva Zelanda, Estados Unidos, Irlanda, Uruguay y Argentina.

Reyes Álvarez  manifestó su preocupación por la poca o nula transparencia existente en los procedimientos de adquisición de leche de importación que realiza Liconsa, no sólo porque afecta directamente a la producción nacional, sino porque “crea las condiciones propicias para la corrupción”.

En el punto de acuerdo, el diputado demanda conocer la razón o denominación social de los proveedores que han resultado ganadores de los contratos, así como de los agentes intermediarios; el volumen, precio y origen del producto, y los razonamientos lógico-jurídicos que se tomaron para determinar los adjudicatarios.

/eupr