/ sábado 28 de mayo de 2016

Pide PRI debatir iniciativa sobre matrimonios igualitarios

El vicecoordinador del PRI en la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, hizo un llamado a todos los sectores que se oponen a la legalización de los matrimonios igualitarios, entre ellos a la Iglesia católica, a sumarse a un amplio debate en torno a este asunto y se dejen atrás posiciones radicales.

Ante la exigencia de algunas organizaciones católicas de que se eche para atrás la iniciativa del Ejecutivo para legalizar las uniones entre personas del mismo sexo, el priísta fue claro que corresponderá al Congreso analizar esta propuesta.

A su vez el panista Federico Doring Casar, dijo que esta iniciativa del Ejecutivo, que está basada en el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, más que buscar votos a favor del PRI, es para tratar de limpiar la imagen internacional de Enrique Peña Nieto en materia de derechos humanos, que está muy maltrecha después de lo de Ayotzinapa.

En entrevista el diputado del PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín, consideró que por esta iniciativa del presidente Peña Nieto, se registre un cambio de preferencia electoral a favor de su partido o de algún otro instituto político.

Comentó que la decisión del Ejecutivo de enviar esta iniciativa de reforma constitucional sobre los matrimonios igualitarios, es absolutamente congruente con lo que ha hecho con todos los temas en el país: la Reforma Energética, la Reforma Educativa, la Reforma de Salud en materia de la utilización de la marihuana, ahora el matrimonio igualitario.

Además, añadió, el presidente Peña Nieto ha mantenido una constante, todo va al Congreso, ninguna discusión se queda en los cafés, ningún debate se queda en los periódicos, todos han ido al Congreso. “Será el Congreso el que marque los ritmos, el que marque la modalidad, particularmente la Cámara de Diputados, la que marque los tiempos, ahora es responsabilidad del Congreso”, reiteró.

Rechazó tajantemente que sea con fines electorales, descartó la posibilidad de que alguien cambie de opinión respecto a su preferencia electoral, por el hecho de que el Presidente haya mandado una propuesta, que hace mucho tiempo está en la sociedad.

Reiteró que es necesario abrir un muy amplio debate, y un muy amplio diálogo, para ir discutiendo acerca de la realidad alrededor de la propuesta, yo creo que estamos empezando el camino.

Hizo un llamado al diálogo, a que como ciudadanos y que como seres humanos estamos reconociendo todas las realidades, las de un lado y otro; todas las ideas, las de uno y otro lado, es un buen momento para una convocatoria a una discusión abierta, sana, constructiva y los fundamentalismos, los radicalismos en cualquier sentido, en cualquier tema solamente dan lugar al rechazo, incrementan el odio y no es una característica de la nación mexicana.

En entrevista por separado, el diputado del PAN, Federico Doring, comentó que el fundamento y origen de la iniciativa del Ejecutivo es un fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la que determinó que era incorrecto tratar con otra palabra a la unión entre personas del mismo sexo y que también podría ser considerada bajo la premisa de la palabra familia.

Criticó el hecho de que el presidente Enrique Peña Nieto mandara esta iniciativa en el día en que se conmemoró el Día contra la Homofobia y para tratar de limpiar su imagen internacional en materia de derechos humanos, que está muy maltrecha después de lo de Ayotzinapa.

Descartó que sea una iniciativa que busca votos, porque la gente que pudiera simpatizar con esas causas está en la izquierda, no está en el PRI y esa gente no va a votar por el PRI porque Peña Nieto propone eso, esa gente va a seguir votando con la izquierda, simplemente ve con buenos ojos que el presidente Peña Nieto haya hecho suya la agenda de la izquierda en este tema.

El vicecoordinador del PRI en la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, hizo un llamado a todos los sectores que se oponen a la legalización de los matrimonios igualitarios, entre ellos a la Iglesia católica, a sumarse a un amplio debate en torno a este asunto y se dejen atrás posiciones radicales.

Ante la exigencia de algunas organizaciones católicas de que se eche para atrás la iniciativa del Ejecutivo para legalizar las uniones entre personas del mismo sexo, el priísta fue claro que corresponderá al Congreso analizar esta propuesta.

A su vez el panista Federico Doring Casar, dijo que esta iniciativa del Ejecutivo, que está basada en el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, más que buscar votos a favor del PRI, es para tratar de limpiar la imagen internacional de Enrique Peña Nieto en materia de derechos humanos, que está muy maltrecha después de lo de Ayotzinapa.

En entrevista el diputado del PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín, consideró que por esta iniciativa del presidente Peña Nieto, se registre un cambio de preferencia electoral a favor de su partido o de algún otro instituto político.

Comentó que la decisión del Ejecutivo de enviar esta iniciativa de reforma constitucional sobre los matrimonios igualitarios, es absolutamente congruente con lo que ha hecho con todos los temas en el país: la Reforma Energética, la Reforma Educativa, la Reforma de Salud en materia de la utilización de la marihuana, ahora el matrimonio igualitario.

Además, añadió, el presidente Peña Nieto ha mantenido una constante, todo va al Congreso, ninguna discusión se queda en los cafés, ningún debate se queda en los periódicos, todos han ido al Congreso. “Será el Congreso el que marque los ritmos, el que marque la modalidad, particularmente la Cámara de Diputados, la que marque los tiempos, ahora es responsabilidad del Congreso”, reiteró.

Rechazó tajantemente que sea con fines electorales, descartó la posibilidad de que alguien cambie de opinión respecto a su preferencia electoral, por el hecho de que el Presidente haya mandado una propuesta, que hace mucho tiempo está en la sociedad.

Reiteró que es necesario abrir un muy amplio debate, y un muy amplio diálogo, para ir discutiendo acerca de la realidad alrededor de la propuesta, yo creo que estamos empezando el camino.

Hizo un llamado al diálogo, a que como ciudadanos y que como seres humanos estamos reconociendo todas las realidades, las de un lado y otro; todas las ideas, las de uno y otro lado, es un buen momento para una convocatoria a una discusión abierta, sana, constructiva y los fundamentalismos, los radicalismos en cualquier sentido, en cualquier tema solamente dan lugar al rechazo, incrementan el odio y no es una característica de la nación mexicana.

En entrevista por separado, el diputado del PAN, Federico Doring, comentó que el fundamento y origen de la iniciativa del Ejecutivo es un fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la que determinó que era incorrecto tratar con otra palabra a la unión entre personas del mismo sexo y que también podría ser considerada bajo la premisa de la palabra familia.

Criticó el hecho de que el presidente Enrique Peña Nieto mandara esta iniciativa en el día en que se conmemoró el Día contra la Homofobia y para tratar de limpiar su imagen internacional en materia de derechos humanos, que está muy maltrecha después de lo de Ayotzinapa.

Descartó que sea una iniciativa que busca votos, porque la gente que pudiera simpatizar con esas causas está en la izquierda, no está en el PRI y esa gente no va a votar por el PRI porque Peña Nieto propone eso, esa gente va a seguir votando con la izquierda, simplemente ve con buenos ojos que el presidente Peña Nieto haya hecho suya la agenda de la izquierda en este tema.