/ viernes 4 de diciembre de 2015

Proponen reformar el artículo 26 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público

México.- A fin de contribuir a detener la tala clandestina en nuestro país, el diputado de Nuevas Alianza, Ángel Garcías Yañez, propuso que las adquisiciones, muebles suministros de oficinas fabricados con madera, cuenten con una certificación de la Cadena de Custodias.

Se tiene que garantizar que los productos elaborados con madera cuenten no solo con un certificado de origen, sino que toda la cadena de suministros tenga un manejo sustentable para ser adquirida por las dependencias o entidades del sector público.

El diputado de Nueva Alianza presentó una propuesta para reformar el artículo 26 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público e indicó que su grupo parlamentario se comprometió a impulsar una verdadera política de desarrollo sustentable.

Se pretende fortalecer el texto vigente de la Ley, para que en el sector público no exista cabida para quien incumpla con el respeto al medio ambiente y la protección de nuestros recursos naturales.

El también integrante de la Comisión de Agricultura y Sistemas de riesgo explico que actualmente la ley contempla que, para las adquisiciones de madera, muebles y suministros de oficinas fabricados con madera, debe requerirse que se cuente con un certificado del origen y manejo sustentable de aprovechamiento forestal.

Sin embargo, señaló, el texto vigente solo se refiere al origen y la obligación, no cubre todo el proceso que la madera necesita para su transformación.

Explico que una vez que la madera llega a los aserraderos se mezcla con la que no está certificada y muchas veces esta proviene de la tala ilegal, ¿de qué sirve entonces el certificado?, cuestiono.

Por ese motivo es que considera Nueva Alianza que es preciso ser más estrictos en los requisitos de la cadena de suministros de los recursos naturales del país.

Consideró forzoso garantizar que la madera que se compra esté libre de todo tipo de contaminación con madera obtenida de forma ilegal.

Refirió que según la Profepa el 70 por ciento de la madera que circula en nuestro país es de procedencia ilegal; y según el Instituto de Geografía de la UNAM, cada año se pierden 500 mil hectáreas de bosques y selvas en el país;  estas son cifras “escandalosas”, dijo.

/eupr

México.- A fin de contribuir a detener la tala clandestina en nuestro país, el diputado de Nuevas Alianza, Ángel Garcías Yañez, propuso que las adquisiciones, muebles suministros de oficinas fabricados con madera, cuenten con una certificación de la Cadena de Custodias.

Se tiene que garantizar que los productos elaborados con madera cuenten no solo con un certificado de origen, sino que toda la cadena de suministros tenga un manejo sustentable para ser adquirida por las dependencias o entidades del sector público.

El diputado de Nueva Alianza presentó una propuesta para reformar el artículo 26 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público e indicó que su grupo parlamentario se comprometió a impulsar una verdadera política de desarrollo sustentable.

Se pretende fortalecer el texto vigente de la Ley, para que en el sector público no exista cabida para quien incumpla con el respeto al medio ambiente y la protección de nuestros recursos naturales.

El también integrante de la Comisión de Agricultura y Sistemas de riesgo explico que actualmente la ley contempla que, para las adquisiciones de madera, muebles y suministros de oficinas fabricados con madera, debe requerirse que se cuente con un certificado del origen y manejo sustentable de aprovechamiento forestal.

Sin embargo, señaló, el texto vigente solo se refiere al origen y la obligación, no cubre todo el proceso que la madera necesita para su transformación.

Explico que una vez que la madera llega a los aserraderos se mezcla con la que no está certificada y muchas veces esta proviene de la tala ilegal, ¿de qué sirve entonces el certificado?, cuestiono.

Por ese motivo es que considera Nueva Alianza que es preciso ser más estrictos en los requisitos de la cadena de suministros de los recursos naturales del país.

Consideró forzoso garantizar que la madera que se compra esté libre de todo tipo de contaminación con madera obtenida de forma ilegal.

Refirió que según la Profepa el 70 por ciento de la madera que circula en nuestro país es de procedencia ilegal; y según el Instituto de Geografía de la UNAM, cada año se pierden 500 mil hectáreas de bosques y selvas en el país;  estas son cifras “escandalosas”, dijo.

/eupr