/ lunes 14 de septiembre de 2015

Rafael Bejarano, músico y activista a favor de los huicholes

Víctor Manuel Chávez Ogazón/El Occidental

Guadalajara, Jal.- Amante de la música, de la tierra, de lo nuestro, Rafael Bejarano, músico tapatío y activista a favor de la etnia huichola, es uno de los fallecidos en el ataque aéreo sobre un oasis donde él y otros turistas cenaban, en una supuesta intromisión a zona restringida, suficiente argumento para ser confundidos con “terroristas” por el Ejército egipcio.

Tenía 41 años y grandes obras electrónicas de música autóctona. La más recordada, que pareciera conectar la tierra con las fuerzas sobrenaturales, tan enigmática como las tierras egipcias, donde ahora perdió la vida, de nombre: Ofrenda a la Madre Tierra.

El viaje fue organizado por su madre y el contacto en tierras egipcias era la agencia Windows of Egypt Tour.

Activista, seguir de las causas a favor de la tierra y las personas, sus obras, inmersas de imágenes relacionadas con la naturaleza, tierra, el hombre, el mar y el esoterismo, parecen describir a Rafael, que además gozaba de sus encuentros con los pueblos indígenas de todo México, donde captó sus tradiciones, formas de vestir y su esencia.

Cecilia Bejarano lo describe: “Mi hermano era músico. Él se dedicaba a apoyar a personas de diferentes partes del mundo. Realmente era un embajador de la paz. Estuvo en una reunión con el nieto de Gandhi. Él apoyaba a una comunidad huichol aquí en Jalisco".

Amaba el Medio Oriente, la India y todos aquellos sitios capaces de hacer contacto con lo enigmático y también con lo divino. Esto se puede ver en su obra “Emergiendo a la Luz” o en el llamado Concierto para Pino.

Entre sus últimas obras altruistas se propuso obtener recursos suficientes para la construcción de una escuela preparatoria en la comunidad Huichola de San Miguel, estaba abocado a la reunión de recursos materiales y económicos. Hoy ya no podrá estar presente en la inauguración.

Víctor Manuel Chávez Ogazón/El Occidental

Guadalajara, Jal.- Amante de la música, de la tierra, de lo nuestro, Rafael Bejarano, músico tapatío y activista a favor de la etnia huichola, es uno de los fallecidos en el ataque aéreo sobre un oasis donde él y otros turistas cenaban, en una supuesta intromisión a zona restringida, suficiente argumento para ser confundidos con “terroristas” por el Ejército egipcio.

Tenía 41 años y grandes obras electrónicas de música autóctona. La más recordada, que pareciera conectar la tierra con las fuerzas sobrenaturales, tan enigmática como las tierras egipcias, donde ahora perdió la vida, de nombre: Ofrenda a la Madre Tierra.

El viaje fue organizado por su madre y el contacto en tierras egipcias era la agencia Windows of Egypt Tour.

Activista, seguir de las causas a favor de la tierra y las personas, sus obras, inmersas de imágenes relacionadas con la naturaleza, tierra, el hombre, el mar y el esoterismo, parecen describir a Rafael, que además gozaba de sus encuentros con los pueblos indígenas de todo México, donde captó sus tradiciones, formas de vestir y su esencia.

Cecilia Bejarano lo describe: “Mi hermano era músico. Él se dedicaba a apoyar a personas de diferentes partes del mundo. Realmente era un embajador de la paz. Estuvo en una reunión con el nieto de Gandhi. Él apoyaba a una comunidad huichol aquí en Jalisco".

Amaba el Medio Oriente, la India y todos aquellos sitios capaces de hacer contacto con lo enigmático y también con lo divino. Esto se puede ver en su obra “Emergiendo a la Luz” o en el llamado Concierto para Pino.

Entre sus últimas obras altruistas se propuso obtener recursos suficientes para la construcción de una escuela preparatoria en la comunidad Huichola de San Miguel, estaba abocado a la reunión de recursos materiales y económicos. Hoy ya no podrá estar presente en la inauguración.