/ martes 23 de agosto de 2016

Refrendan compromiso Corte Interamericana y SCJN

El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), Luis María Aguilar Morales, refrendó ante representantes de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) su compromiso irrestricto con los derechos y libertades reconocidos en el Pacto de San José.

“El compromiso de la SCJN es inalterable a favor de las libertades y de los derechos reconocidos en nuestra Constitución y en los tratados internacionales de los que México es parte, en particular respecto del instrumento jurídico más importante que da estructura y contenido al Sistema Interamericano: la Convención Americana sobre Derechos Humanos, conocida como Pacto de San José, a la que se adhirió nuestro país en 1981, la cual ha cobrado plena vigencia hasta años recientes”.

Ante los jueces Roberto F. Caldas, presidente de la Corte IDH; Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación; Arely Gómez González, titular de la Procuraduría General de la República; Roberto Gil Zuarth y Jesús Zambrano Grijalva, presidentes de las Mesas Directivas de las Cámaras de Senadores y Diputados, respectivamente, Aguilar Morales señaló que las carencias económicas, las desigualdades sociales o los conflictos políticos han sido factores de alto impacto en el funcionamiento del orden jurídico nacional e internacional.

En el marco de la inauguración del 55 Periodo Extraordinario de Sesiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en evento realizado en el Área de Murales del edificio sede de la SCJN, el ministro presidente afirmó que el continente Americano es una región de marcados contrastes y problemas endémicos con raíces añejas que, sin duda, impactan en el acceso a la justicia.

En este sentido, consideró, el desafío de cada Estado, pero en particular de cada Poder Judicial, es el de cobrar conciencia de todos los factores estructurales que resultan determinantes para que a través del derecho y su interpretación, el ideal de la justicia no sea un anhelo sino una realidad cotidiana y tangible.

Aguilar Morales destacó que “los derechos humanos son condiciones esenciales a la dignidad del ser humano; constituyen el mínimo indispensable para la plenitud de las personas. De ahí la importancia de la labor jurisdiccional nacional e interamericana para materializarlos”.

Porque, dijo, la Corte Interamericana de los Derechos Humanos en conjunto con las Cortes Nacionales y los Tribunales Constitucionales, como lo es la Suprema Corte de México, son el pilar fundamental para la defensa de las libertades, para garantizar el acceso a la justicia y para consolidar nuestras democracias.

De ahí que, afirmó, el fortalecimiento del Sistema Interamericano redundará en beneficios para nuestros pueblos, hermanados por la lengua, las costumbres y sistemas jurídicos semejantes que, afortunadamente, pueden dialogar entre sí.

Por su parte, Roberto Caldas, presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) señaló que México debe poner especial atención a los retos que enfrenta en la materia, pese a que admitió que durante su estancia en el país, no pudo analizar situaciones generales ni casos que no se sometan a dicho tribunal, es decir, que se pongan a consideración directa de este organismo.

Durante su participación en la inauguración del 55 periodo Extraordinario de Sesiones de la Corte IDH, reconoció que es una realidad evidente que México encara grandes retos en materia de derechos humanos.

El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), Luis María Aguilar Morales, refrendó ante representantes de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) su compromiso irrestricto con los derechos y libertades reconocidos en el Pacto de San José.

“El compromiso de la SCJN es inalterable a favor de las libertades y de los derechos reconocidos en nuestra Constitución y en los tratados internacionales de los que México es parte, en particular respecto del instrumento jurídico más importante que da estructura y contenido al Sistema Interamericano: la Convención Americana sobre Derechos Humanos, conocida como Pacto de San José, a la que se adhirió nuestro país en 1981, la cual ha cobrado plena vigencia hasta años recientes”.

Ante los jueces Roberto F. Caldas, presidente de la Corte IDH; Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación; Arely Gómez González, titular de la Procuraduría General de la República; Roberto Gil Zuarth y Jesús Zambrano Grijalva, presidentes de las Mesas Directivas de las Cámaras de Senadores y Diputados, respectivamente, Aguilar Morales señaló que las carencias económicas, las desigualdades sociales o los conflictos políticos han sido factores de alto impacto en el funcionamiento del orden jurídico nacional e internacional.

En el marco de la inauguración del 55 Periodo Extraordinario de Sesiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en evento realizado en el Área de Murales del edificio sede de la SCJN, el ministro presidente afirmó que el continente Americano es una región de marcados contrastes y problemas endémicos con raíces añejas que, sin duda, impactan en el acceso a la justicia.

En este sentido, consideró, el desafío de cada Estado, pero en particular de cada Poder Judicial, es el de cobrar conciencia de todos los factores estructurales que resultan determinantes para que a través del derecho y su interpretación, el ideal de la justicia no sea un anhelo sino una realidad cotidiana y tangible.

Aguilar Morales destacó que “los derechos humanos son condiciones esenciales a la dignidad del ser humano; constituyen el mínimo indispensable para la plenitud de las personas. De ahí la importancia de la labor jurisdiccional nacional e interamericana para materializarlos”.

Porque, dijo, la Corte Interamericana de los Derechos Humanos en conjunto con las Cortes Nacionales y los Tribunales Constitucionales, como lo es la Suprema Corte de México, son el pilar fundamental para la defensa de las libertades, para garantizar el acceso a la justicia y para consolidar nuestras democracias.

De ahí que, afirmó, el fortalecimiento del Sistema Interamericano redundará en beneficios para nuestros pueblos, hermanados por la lengua, las costumbres y sistemas jurídicos semejantes que, afortunadamente, pueden dialogar entre sí.

Por su parte, Roberto Caldas, presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) señaló que México debe poner especial atención a los retos que enfrenta en la materia, pese a que admitió que durante su estancia en el país, no pudo analizar situaciones generales ni casos que no se sometan a dicho tribunal, es decir, que se pongan a consideración directa de este organismo.

Durante su participación en la inauguración del 55 periodo Extraordinario de Sesiones de la Corte IDH, reconoció que es una realidad evidente que México encara grandes retos en materia de derechos humanos.