/ sábado 2 de abril de 2016

Regresa a México testigo del asesinato de activista hondureña

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) indicó en un comunicado que el ambientalista Gustavo Castro viajó acompañado por su hermano Óscar Castro y el cónsul de México en Honduras, y a su llegada fue recibido por un funcionario de protección de Cancillería.

“Castro y su hermano fueron asistidos para su retorno seguro a nuestro país, tanto en los aspectos legales, como en los logísticos y de seguridad”, señaló.

Añadió que seguirá apoyando al ambientalista “para que colabore, al amparo del Tratado de Asistencia Jurídica Mutua, en el proceso de investigación por el homicidio” de Cáceres.

El ambientalista, quien era huésped de Cáceres cuando ésta fue asesinada el 3 de marzo pasado, regresó al país un día después de que una jueza dejara sin efecto la alerta migratoria que le impedía abandonar Honduras.

La medida se produjo pocas horas después de que el Ministerio Público de Honduras indicara en un comunicado que la investigación científica en torno al crimen de Cáceres había sido evacuada “casi en su totalidad” en una primera fase.

Esa institución no descartó que pueda solicitar la presencia en Honduras del ambientalista mexicano en caso de surgir nuevos elementos en la investigación, y le agradeció toda su colaboración a los cuerpos de seguridad.

La canciller mexicana, Claudia Ruiz Massieu, se comunicó hoy con su homólogo de Honduras, Arturo Corrales, para agradecer la atención a las solicitudes realizadas por el Gobierno mexicano para permitir el retorno de Castro, indicó la SRE.

Los dos ministros reiteraron su voluntad de continuar colaborando en el esclarecimiento del crimen y “destacaron el excelente nivel de diálogo entre ambos gobiernos”, agregó.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) pidió hoy a las autoridades mexicanas ampliar las medidas cautelares para garantizar la seguridad del ambientalista, quien vive en el sureño estado de Chiapas, y la de sus familiares y colaboradores de la agrupación que dirige.

El objetivo es evitar que se ponga en riesgo la “integridad física y seguridad personal de todos ellos”, indicó en un comunicado. (EFE)

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) indicó en un comunicado que el ambientalista Gustavo Castro viajó acompañado por su hermano Óscar Castro y el cónsul de México en Honduras, y a su llegada fue recibido por un funcionario de protección de Cancillería.

“Castro y su hermano fueron asistidos para su retorno seguro a nuestro país, tanto en los aspectos legales, como en los logísticos y de seguridad”, señaló.

Añadió que seguirá apoyando al ambientalista “para que colabore, al amparo del Tratado de Asistencia Jurídica Mutua, en el proceso de investigación por el homicidio” de Cáceres.

El ambientalista, quien era huésped de Cáceres cuando ésta fue asesinada el 3 de marzo pasado, regresó al país un día después de que una jueza dejara sin efecto la alerta migratoria que le impedía abandonar Honduras.

La medida se produjo pocas horas después de que el Ministerio Público de Honduras indicara en un comunicado que la investigación científica en torno al crimen de Cáceres había sido evacuada “casi en su totalidad” en una primera fase.

Esa institución no descartó que pueda solicitar la presencia en Honduras del ambientalista mexicano en caso de surgir nuevos elementos en la investigación, y le agradeció toda su colaboración a los cuerpos de seguridad.

La canciller mexicana, Claudia Ruiz Massieu, se comunicó hoy con su homólogo de Honduras, Arturo Corrales, para agradecer la atención a las solicitudes realizadas por el Gobierno mexicano para permitir el retorno de Castro, indicó la SRE.

Los dos ministros reiteraron su voluntad de continuar colaborando en el esclarecimiento del crimen y “destacaron el excelente nivel de diálogo entre ambos gobiernos”, agregó.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) pidió hoy a las autoridades mexicanas ampliar las medidas cautelares para garantizar la seguridad del ambientalista, quien vive en el sureño estado de Chiapas, y la de sus familiares y colaboradores de la agrupación que dirige.

El objetivo es evitar que se ponga en riesgo la “integridad física y seguridad personal de todos ellos”, indicó en un comunicado. (EFE)