/ sábado 10 de octubre de 2015

SEP pone la mira en alta deserción escolar

José Luna / El Sol de México

Ciudad de México.- La preocupante deserción escolar por cuestiones multifactoriales ha sido motivo de investigación profunda por parte de las autoridades, por lo que ahora la SEP trabaja para que haya orientación vocacional mucho más eficiente en todo el país y alinear la educación superior a las vocaciones productivas de las regiones donde están los empleos.

El secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, anunció además que está en etapa de desarrollo una política nacional para dotar de mobiliario de calidad a las escuelas “con una lógica pedagógica”.

Y es que de acuerdo a una investigación del Instituto Belisario Domínguez (IBD) del Senado de la República, en México los jóvenes de entre 15 y 19 años son el sector de la población con mayores índices de deserción escolar y desempleo.

En tales condiciones el estudio de la Dirección General de Investigación Estratégica del IBD establece que son altamente vulnerados los derechos sociales que el Estado debería garantizar.

Cerca de 1.6 millones de jóvenes en el rango de 15 a 19 años son los que se encuentran fuera o tienen dificultad para insertarse exitosamente en alguna opción educativa o laboral, enfrentándose a opciones limitadas e inequitativas, lo que deriva en situaciones de exclusión.

La tasa de desempleo de los mayores de 20 años es de 3.9 por ciento, mientras en el grupo de 15 a 19 años alcanza 9.3 por ciento en la población femenina y el 8.3 por ciento en la masculina.

Propone la investigación la implementación de políticas de inclusión para los jóvenes, lo cual implicaría reconocer que en ese grupo de edad existen agudas diferencias relacionadas con el origen social, que frecuentemente se expresan en las oportunidades educativas y de empleo.

Por el otro lado, existen 7.9 millones de jóvenes de entre 15 y 19 años que forman parte de la Población No Económicamente Activa (PNEA), donde se identifican dos grupos: el primero, que agrupa a los no disponibles para trabajar, que son quienes no tienen trabajo, pero no lo buscan y declaran no tener necesidad o interés en ello.

El segundo, los disponibles para trabajar, que no laboran y no ejercen presión sobre el mercado de empleo, pero sí manifiestan interés. En ambos grupos de la PNEA se encuentran jóvenes estudiantes, y esa es la razón de la no disponibilidad para el 81 por ciento de ellos.

Por lo anterior se recibe bien el anuncio del titular de la SEP quien en reunión con integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) explicó los ejes de la Reforma Educativa y destacó su vinculación con el sector productivo.

En el Club de Industriales, dijo que se trabaja para que haya orientación vocacional mucho más eficiente en todo el país; además habló de hablar de la importancia de que los padres de familia participen en las decisiones que se toman en las escuelas.

José Luna / El Sol de México

Ciudad de México.- La preocupante deserción escolar por cuestiones multifactoriales ha sido motivo de investigación profunda por parte de las autoridades, por lo que ahora la SEP trabaja para que haya orientación vocacional mucho más eficiente en todo el país y alinear la educación superior a las vocaciones productivas de las regiones donde están los empleos.

El secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, anunció además que está en etapa de desarrollo una política nacional para dotar de mobiliario de calidad a las escuelas “con una lógica pedagógica”.

Y es que de acuerdo a una investigación del Instituto Belisario Domínguez (IBD) del Senado de la República, en México los jóvenes de entre 15 y 19 años son el sector de la población con mayores índices de deserción escolar y desempleo.

En tales condiciones el estudio de la Dirección General de Investigación Estratégica del IBD establece que son altamente vulnerados los derechos sociales que el Estado debería garantizar.

Cerca de 1.6 millones de jóvenes en el rango de 15 a 19 años son los que se encuentran fuera o tienen dificultad para insertarse exitosamente en alguna opción educativa o laboral, enfrentándose a opciones limitadas e inequitativas, lo que deriva en situaciones de exclusión.

La tasa de desempleo de los mayores de 20 años es de 3.9 por ciento, mientras en el grupo de 15 a 19 años alcanza 9.3 por ciento en la población femenina y el 8.3 por ciento en la masculina.

Propone la investigación la implementación de políticas de inclusión para los jóvenes, lo cual implicaría reconocer que en ese grupo de edad existen agudas diferencias relacionadas con el origen social, que frecuentemente se expresan en las oportunidades educativas y de empleo.

Por el otro lado, existen 7.9 millones de jóvenes de entre 15 y 19 años que forman parte de la Población No Económicamente Activa (PNEA), donde se identifican dos grupos: el primero, que agrupa a los no disponibles para trabajar, que son quienes no tienen trabajo, pero no lo buscan y declaran no tener necesidad o interés en ello.

El segundo, los disponibles para trabajar, que no laboran y no ejercen presión sobre el mercado de empleo, pero sí manifiestan interés. En ambos grupos de la PNEA se encuentran jóvenes estudiantes, y esa es la razón de la no disponibilidad para el 81 por ciento de ellos.

Por lo anterior se recibe bien el anuncio del titular de la SEP quien en reunión con integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) explicó los ejes de la Reforma Educativa y destacó su vinculación con el sector productivo.

En el Club de Industriales, dijo que se trabaja para que haya orientación vocacional mucho más eficiente en todo el país; además habló de hablar de la importancia de que los padres de familia participen en las decisiones que se toman en las escuelas.