/ miércoles 16 de marzo de 2016

Sentido adiós a Mónica Arriola en el Senado

Bertha Becerra / El Sol de México

Ciudad de México.- El Senado de la República amaneció de luto, vestido con crespones y un escaño vacío. Cerca de la medianoche de este martes, falleció la senadora del Partido Nueva Alianza, Mónica Arriola Gordillo. Cumpliría 45 años el próximo 14 de mayo.

Sentida, solidaria fue la despedida que sus compañeros de la LXIII Legislatura le rindieron en el pleno del Senado de la República. Se le recordó como una mujer con entereza, inquebrantable frente a las vicisitudes que le presentó la vida en su entorno familiar y en su salud.

Se le recordó como una gran política, como una senadora muy productiva: presentó 69 iniciativas y todavía ayer, se turnó un exhorto a la Cámara de Diputados para la aprobación de la Ley General de Desaparición Forzada, que hizo la legisladora en vida.

Pero sobre todo, se le recordó como una mujer muy querida por todos.

¡Mónica nos hará falta en el Senado!

Un minuto de silencio le guardaron sus compañeros senadores que culminó con un cerrado aplauso que le prodigaron todos de pie desde sus escaños.

Le sobreviven sus tres hijos: Othón, Emiliano y Regina.

La legisladora del PANAL había superado un cáncer de mama y hace algunos meses regresó esta enfermedad, ahora con un tumor cerebral. “A sus 44 años, Mónica Arriola enfrentó en dos ocasiones el cáncer. En la primera, lo hizo con tenacidad y logró superar esa prueba. La segunda, la enfermedad fue más fuerte que su voluntad. Luchó siempre. Nunca perdió la fe ni su alegría, ni sus ganas de vivir. Luchó en silencio como si no quisiera compartir con nadie su dolor”, dijo el presidente del Senado, Roberto Gil Zuarth.

Licenciada en Literatura Latinoamericana, por la Universidad Iberoamericana, la senadora Arriola, durante los más de tres años en el Senado presentó 69 iniciativas y 26 puntos de acuerdo. Su última participación en tribuna, fue el pasado 25 de febrero.

Fue en la sesión ordinaria de este martes, que el presidente del Senado, rogó a la asamblea su atención para informarles: “La noche de ayer, ocurrió el lamentable deceso de nuestra compañera Mónica Arriola Gordillo. La familia de la senadora nos hizo saber la determinación de nuestra compañera de que los actos relacionados con su fallecimiento se realizarán solo en la intimidad de su círculo familiar.

Señaló que por esa razón y con respeto a la voluntad de la senadora Arriola Gordillo, en esta ocasión no habrá conmemoración especial en su memoria.

Así, para honrar su memoria y despedirla como integrante de la Cámara de Senadores, se dio lectura a la proposición con punto de acuerdo que antes de su partida había quedado pendiente de trámite. Y que dice: “Único, se exhorta a la Cámara de Diputados a expedir de manera urgente la Ley General de Desaparición Forzada, ya que según establecido en la reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 10 de julio del 2015, el plazo para su expedición concluyó el 6 de enero del año en curso”. Se turnó a la Cámara de Diputados; pero a petición de la senadora perredista Angélica de la Peña se rectificó y se turnó también a las comisiones unidas de Derechos Humanos, Gobernación, Justicia y Estudios legislativos.

A nombre de la bancada del PRI, la senadora Margarita Flores Sánchez, lamentó profundamente el fallecimiento de “nuestra amiga y senadora Mónica Arriola Gordillo. Nuestras más sinceras condolencias a su familia y en especial a sus queridos hijos. El Senado pierde a una mujer que hasta sus últimos días luchó por lo que más quería. Una mujer inquebrantable que fue un ejemplo de vida a seguir”.

El senador Jorge Luis Lavalle Maury, a nombre del grupo parlamentario del blanquiazul, dijo que “fue una gran senadora, pero sobre todo, fue un gran ser humano: una excelente madre, hija y amiga. La quisimos mucho y estamos muy agradecidos con la vida por haber tenido la oportunidad de convivir con ella, con un ser humano tan valioso y tan querido y a pesar de las terribles complicaciones, tanto familiares como personales, por lo cuales atravesaba, creo que ningún senador aquí presente me podría decir que nunca le regaló una sonrisa”.

El senador Miguel Barbosa Huerta dijo: “El Senado de la República está de luto. Mónica descansa en paz. Su sufrimiento por su padecimiento ya terminó”.

Y extendió el pesar del Grupo Parlamentario del PRD a los familiares de Mónica Arriola Gordillo, a sus hijos, a su madre, la maestra Elba Esther Gordillo, a sus hermanas y a todas y todos los senadores. Hemos perdido una compañera de esta gran familia que se llama: Senado de la República.

Bertha Becerra / El Sol de México

Ciudad de México.- El Senado de la República amaneció de luto, vestido con crespones y un escaño vacío. Cerca de la medianoche de este martes, falleció la senadora del Partido Nueva Alianza, Mónica Arriola Gordillo. Cumpliría 45 años el próximo 14 de mayo.

Sentida, solidaria fue la despedida que sus compañeros de la LXIII Legislatura le rindieron en el pleno del Senado de la República. Se le recordó como una mujer con entereza, inquebrantable frente a las vicisitudes que le presentó la vida en su entorno familiar y en su salud.

Se le recordó como una gran política, como una senadora muy productiva: presentó 69 iniciativas y todavía ayer, se turnó un exhorto a la Cámara de Diputados para la aprobación de la Ley General de Desaparición Forzada, que hizo la legisladora en vida.

Pero sobre todo, se le recordó como una mujer muy querida por todos.

¡Mónica nos hará falta en el Senado!

Un minuto de silencio le guardaron sus compañeros senadores que culminó con un cerrado aplauso que le prodigaron todos de pie desde sus escaños.

Le sobreviven sus tres hijos: Othón, Emiliano y Regina.

La legisladora del PANAL había superado un cáncer de mama y hace algunos meses regresó esta enfermedad, ahora con un tumor cerebral. “A sus 44 años, Mónica Arriola enfrentó en dos ocasiones el cáncer. En la primera, lo hizo con tenacidad y logró superar esa prueba. La segunda, la enfermedad fue más fuerte que su voluntad. Luchó siempre. Nunca perdió la fe ni su alegría, ni sus ganas de vivir. Luchó en silencio como si no quisiera compartir con nadie su dolor”, dijo el presidente del Senado, Roberto Gil Zuarth.

Licenciada en Literatura Latinoamericana, por la Universidad Iberoamericana, la senadora Arriola, durante los más de tres años en el Senado presentó 69 iniciativas y 26 puntos de acuerdo. Su última participación en tribuna, fue el pasado 25 de febrero.

Fue en la sesión ordinaria de este martes, que el presidente del Senado, rogó a la asamblea su atención para informarles: “La noche de ayer, ocurrió el lamentable deceso de nuestra compañera Mónica Arriola Gordillo. La familia de la senadora nos hizo saber la determinación de nuestra compañera de que los actos relacionados con su fallecimiento se realizarán solo en la intimidad de su círculo familiar.

Señaló que por esa razón y con respeto a la voluntad de la senadora Arriola Gordillo, en esta ocasión no habrá conmemoración especial en su memoria.

Así, para honrar su memoria y despedirla como integrante de la Cámara de Senadores, se dio lectura a la proposición con punto de acuerdo que antes de su partida había quedado pendiente de trámite. Y que dice: “Único, se exhorta a la Cámara de Diputados a expedir de manera urgente la Ley General de Desaparición Forzada, ya que según establecido en la reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 10 de julio del 2015, el plazo para su expedición concluyó el 6 de enero del año en curso”. Se turnó a la Cámara de Diputados; pero a petición de la senadora perredista Angélica de la Peña se rectificó y se turnó también a las comisiones unidas de Derechos Humanos, Gobernación, Justicia y Estudios legislativos.

A nombre de la bancada del PRI, la senadora Margarita Flores Sánchez, lamentó profundamente el fallecimiento de “nuestra amiga y senadora Mónica Arriola Gordillo. Nuestras más sinceras condolencias a su familia y en especial a sus queridos hijos. El Senado pierde a una mujer que hasta sus últimos días luchó por lo que más quería. Una mujer inquebrantable que fue un ejemplo de vida a seguir”.

El senador Jorge Luis Lavalle Maury, a nombre del grupo parlamentario del blanquiazul, dijo que “fue una gran senadora, pero sobre todo, fue un gran ser humano: una excelente madre, hija y amiga. La quisimos mucho y estamos muy agradecidos con la vida por haber tenido la oportunidad de convivir con ella, con un ser humano tan valioso y tan querido y a pesar de las terribles complicaciones, tanto familiares como personales, por lo cuales atravesaba, creo que ningún senador aquí presente me podría decir que nunca le regaló una sonrisa”.

El senador Miguel Barbosa Huerta dijo: “El Senado de la República está de luto. Mónica descansa en paz. Su sufrimiento por su padecimiento ya terminó”.

Y extendió el pesar del Grupo Parlamentario del PRD a los familiares de Mónica Arriola Gordillo, a sus hijos, a su madre, la maestra Elba Esther Gordillo, a sus hermanas y a todas y todos los senadores. Hemos perdido una compañera de esta gran familia que se llama: Senado de la República.