/ martes 20 de diciembre de 2016

Tabacaleros, en riesgo de ser cooptados por criminales

  • Son más de 15 mil sin recursos por no tener buena cosecha
  • Dejan de percibir más de 343 mdp al año, dicen senadores del PRI
  • Reactivar los campos de cultivo y apoyar a los agricultores, piden

Los senadores del PRI, Margarita Flores Sánchez, Hilaria Domínguez Arvizu y Manuel Cota Jiménez, reconocieron que los más de 15 mil agricultores de nuestro país que dependen de la siembra del tabaco, corren el riesgo de ser reclutados por el narco ante la caída que han registrado en su producción. Del 2000 a la fecha la producción de tabaco en México cayó en dos terceras partes, pasando de 45 mil a 15 mil toneladas anuales, el equivalente aproximado a 343 millones de pesos de ingresos para los productores.

“En nuestro país, una mayor afectación a los productores de la hoja del tabaco podría resultar negativa si consideramos que los cárteles del narcotráfico muchas veces reclutan en sus filas a campesinos que, por diversas razones, han quedado en la ruina. Los agricultores que dependen de las ventas del tabaco podrían verse en este escenario, poniendo incluso en riesgo sus derechos humanos y su propia vida”, alertó.

Ante esta situación, los legisladores por el Estado de Nayarit solicitaron al Gobierno federal que, en el marco de la celebración de la Conferencia de las Partes del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco, considere la incorporación en las mesas de diálogo a representantes de la cadena productiva del tabaco.

Los senadores del tricolor destacaron la importancia de escuchar las voces de todas las partes, incluidos quienes están y dependen directa o indirectamente del sector tabacalero, tales como los campesinos productores y los trabajadores manufactureros de la industria, a fin de fortalecer las acciones en materia de salud, sin perder de vista la importancia del sector tabacalero como fuente de empleo e ingresos de campesinos y familias mexicanas.

“Más allá de estigmatizar a los productores de tabaco, las políticas públicas para combatir el tabaquismo deben girar en torno a la prevención, particularmente en niños y adolescentes, así como al consumo responsable en los adultos que decidan fumar. Sin duda, el sector tabacalero también tendrá importantes aportaciones por hacer para prevenir el tabaquismo, desde una perspectiva que también salvaguarde sus intereses a corto y largo plazo”, consideraron.

  • Son más de 15 mil sin recursos por no tener buena cosecha
  • Dejan de percibir más de 343 mdp al año, dicen senadores del PRI
  • Reactivar los campos de cultivo y apoyar a los agricultores, piden

Los senadores del PRI, Margarita Flores Sánchez, Hilaria Domínguez Arvizu y Manuel Cota Jiménez, reconocieron que los más de 15 mil agricultores de nuestro país que dependen de la siembra del tabaco, corren el riesgo de ser reclutados por el narco ante la caída que han registrado en su producción. Del 2000 a la fecha la producción de tabaco en México cayó en dos terceras partes, pasando de 45 mil a 15 mil toneladas anuales, el equivalente aproximado a 343 millones de pesos de ingresos para los productores.

“En nuestro país, una mayor afectación a los productores de la hoja del tabaco podría resultar negativa si consideramos que los cárteles del narcotráfico muchas veces reclutan en sus filas a campesinos que, por diversas razones, han quedado en la ruina. Los agricultores que dependen de las ventas del tabaco podrían verse en este escenario, poniendo incluso en riesgo sus derechos humanos y su propia vida”, alertó.

Ante esta situación, los legisladores por el Estado de Nayarit solicitaron al Gobierno federal que, en el marco de la celebración de la Conferencia de las Partes del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco, considere la incorporación en las mesas de diálogo a representantes de la cadena productiva del tabaco.

Los senadores del tricolor destacaron la importancia de escuchar las voces de todas las partes, incluidos quienes están y dependen directa o indirectamente del sector tabacalero, tales como los campesinos productores y los trabajadores manufactureros de la industria, a fin de fortalecer las acciones en materia de salud, sin perder de vista la importancia del sector tabacalero como fuente de empleo e ingresos de campesinos y familias mexicanas.

“Más allá de estigmatizar a los productores de tabaco, las políticas públicas para combatir el tabaquismo deben girar en torno a la prevención, particularmente en niños y adolescentes, así como al consumo responsable en los adultos que decidan fumar. Sin duda, el sector tabacalero también tendrá importantes aportaciones por hacer para prevenir el tabaquismo, desde una perspectiva que también salvaguarde sus intereses a corto y largo plazo”, consideraron.