/ lunes 19 de octubre de 2015

Tomas clandestinas de combustible ya es problema de seguridad nacional: Raúl Gracia

De suma importancia consideró el senador panista Raúl Gracia Guzmán encontrar a los responsables de tomas clandestinas de combustible, delito que ya es un problema de seguridad nacional, por lo que solicitó a la Procuraduría General de la República (PGR) su intervención porque se atenta en contra del patrimonio de Petróleos Mexicanos.

Señaló que las bandas de la delincuencia que cometen el robo de hidrocarburos operan en los estados petroleros de Tabasco, Veracruz y Tamaulipas, además en Chiapas, Guanajuato, Coahuila, Sinaloa, Nuevo León, Puebla, Jalisco, Estado de México y el Distrito Federal.

Refirió el presidente de la Comisión de Estudios Legislativos, Primera del Senado de la República, que en los últimos tres años a Pemex le robaron 35% más hidrocarburo y recuperó 40% menos.

Tan sólo en 2012, un informe de Pemex reportó que le saqueaban 3 millones 180 mil litros de combustibles al día. De cada 100 litros robados ese año, la empresa productiva del Estado lograba recuperar al menos 1.68 litros.

Pero para el 2015 la situación empeoró, pues ahora se reporta que el robo es de 4 millones 293 mil litros diarios de combustibles, esto representa un aumento del 35% con respecto al 2012. Y sólo recupera .80 litros por cada 100 sustraídos de manera ilícita, esto es 52% menos.

De acuerdo a Pemex, en lo que va de este año, ladrones de combustible perforaron 2,481 tomas de manera ilegal en los oleoductos, un tercio más que en el mismo período de 2013.

Refirió el legislador panista por Nuevo León que Pemex calcula que ya perdió 7.5 millones de barriles con un valor de 15 mil 300 millones de pesos. “Eso es lo que le roban al Estado mexicano”, precisó.

Se refirió en especial a Nuevo León, donde pidió a la PGR y a Pemex realizar un esfuerzo conjunto para ubicar las tomas clandestinas y proceder a su clausura inmediata.

Otra de las consecuencias por el robo de hidrocarburos es el desabasto de combustible en las gasolineras y centros de distribución de hidrocarburos, mismo que se ha presentado en diversos estados de la República que impide exista el combustible suficiente para satisfacer la demanda.

El senador Raúl Gracia dijo que el aumento de las tomas clandestinas es evidente. Las bandas dedicadas al robo de hidrocarburos cada vez avanzan más en la implementación  de sistemas avanzados y sofisticados para la extracción del hidrocarburo, por lo que es necesario frenar su número.

Este punto de acuerdo se turnó a la Comisión de Justicia para su análisis y dictamen correspondiente.

/parg

De suma importancia consideró el senador panista Raúl Gracia Guzmán encontrar a los responsables de tomas clandestinas de combustible, delito que ya es un problema de seguridad nacional, por lo que solicitó a la Procuraduría General de la República (PGR) su intervención porque se atenta en contra del patrimonio de Petróleos Mexicanos.

Señaló que las bandas de la delincuencia que cometen el robo de hidrocarburos operan en los estados petroleros de Tabasco, Veracruz y Tamaulipas, además en Chiapas, Guanajuato, Coahuila, Sinaloa, Nuevo León, Puebla, Jalisco, Estado de México y el Distrito Federal.

Refirió el presidente de la Comisión de Estudios Legislativos, Primera del Senado de la República, que en los últimos tres años a Pemex le robaron 35% más hidrocarburo y recuperó 40% menos.

Tan sólo en 2012, un informe de Pemex reportó que le saqueaban 3 millones 180 mil litros de combustibles al día. De cada 100 litros robados ese año, la empresa productiva del Estado lograba recuperar al menos 1.68 litros.

Pero para el 2015 la situación empeoró, pues ahora se reporta que el robo es de 4 millones 293 mil litros diarios de combustibles, esto representa un aumento del 35% con respecto al 2012. Y sólo recupera .80 litros por cada 100 sustraídos de manera ilícita, esto es 52% menos.

De acuerdo a Pemex, en lo que va de este año, ladrones de combustible perforaron 2,481 tomas de manera ilegal en los oleoductos, un tercio más que en el mismo período de 2013.

Refirió el legislador panista por Nuevo León que Pemex calcula que ya perdió 7.5 millones de barriles con un valor de 15 mil 300 millones de pesos. “Eso es lo que le roban al Estado mexicano”, precisó.

Se refirió en especial a Nuevo León, donde pidió a la PGR y a Pemex realizar un esfuerzo conjunto para ubicar las tomas clandestinas y proceder a su clausura inmediata.

Otra de las consecuencias por el robo de hidrocarburos es el desabasto de combustible en las gasolineras y centros de distribución de hidrocarburos, mismo que se ha presentado en diversos estados de la República que impide exista el combustible suficiente para satisfacer la demanda.

El senador Raúl Gracia dijo que el aumento de las tomas clandestinas es evidente. Las bandas dedicadas al robo de hidrocarburos cada vez avanzan más en la implementación  de sistemas avanzados y sofisticados para la extracción del hidrocarburo, por lo que es necesario frenar su número.

Este punto de acuerdo se turnó a la Comisión de Justicia para su análisis y dictamen correspondiente.

/parg