/ sábado 24 de diciembre de 2016

Aguas con los pavos importados, algunos tienen...¡10 años congelados!

Chalco, Edomex.- Los pavos que llegan de los países de Canadá y Estados Unidos tienen más de 10 años congelados, por lo que su consumo podría incluso dañar la salud, advirtió ayer José Abraham Bautista Ángeles, productor de pavos mexicanos naturales.

No te pierdas: 

Indicó que los pavos que llegan del extranjero traen químicos y conservadores, los cuales vienen de desechos hacia la República Mexicana, sin tener el cuidado que debería para el consumo humano.

“El 75 por ciento de las aves que se consume en las fiestas navideñas y de fin de año los venden en supermercados, además de ser una venta desleal para los productores de los pavos doble pechuga mexicanos, traen químicos dañinos para la salud”, señaló y agregó que “los mexicanos somos malinchistas y compramos pavos congelados y no los nacionales, que aparte de ser naturales son nutritivos”, indicó.

Señaló que en la “Granja del Gran Pavo”, entre otros lugares de producción de pavos o guajolotes, desde que son pollitos les dan alimentos naturales, y cuando ya están para su venta directamente van al consumidor y no son refrigerados, por lo que son pocos los que se venden al consumidor.

Lee también: 

Finalmente, destacó: “la aves de crianza están en un ambiente campestre 100 por ciento libres de estrés, por lo que se puede consumir menudencias, en barbacoa y pastas, entre otros ricos guisos”.

/afa

Chalco, Edomex.- Los pavos que llegan de los países de Canadá y Estados Unidos tienen más de 10 años congelados, por lo que su consumo podría incluso dañar la salud, advirtió ayer José Abraham Bautista Ángeles, productor de pavos mexicanos naturales.

No te pierdas: 

Indicó que los pavos que llegan del extranjero traen químicos y conservadores, los cuales vienen de desechos hacia la República Mexicana, sin tener el cuidado que debería para el consumo humano.

“El 75 por ciento de las aves que se consume en las fiestas navideñas y de fin de año los venden en supermercados, además de ser una venta desleal para los productores de los pavos doble pechuga mexicanos, traen químicos dañinos para la salud”, señaló y agregó que “los mexicanos somos malinchistas y compramos pavos congelados y no los nacionales, que aparte de ser naturales son nutritivos”, indicó.

Señaló que en la “Granja del Gran Pavo”, entre otros lugares de producción de pavos o guajolotes, desde que son pollitos les dan alimentos naturales, y cuando ya están para su venta directamente van al consumidor y no son refrigerados, por lo que son pocos los que se venden al consumidor.

Lee también: 

Finalmente, destacó: “la aves de crianza están en un ambiente campestre 100 por ciento libres de estrés, por lo que se puede consumir menudencias, en barbacoa y pastas, entre otros ricos guisos”.

/afa