/ sábado 17 de octubre de 2020

Capítulo 29 | La vida en las montañas

Alexander Cifuentes vivió con El Chapo en las montañas, asegura que por razones comerciales y por seguridad, pero además, porque quería seguir el negocio de la cocaína

Hildebrando Alexander Cifuentes Villa regresó como testigo en el juicio de El Chapo el 14 de enero del 2018. Después de ser debidamente jurado, fue interrogado por Gina Parlovecchio, representante de los demandantes, en este caso, el Gobierno de Estados Unidos.


➡️ Descarga aquí "Los compas del Chapo. Por esta información mataban"


INTERROGATORIO DIRECTO

POR SRA. PARLOVECCHIO:


—Gracias. Buenos días, Sr. Cifuentes.

—Buenos días, señora.

—Antes del receso el jueves, usted testificó sobre una reunión que tuvo con el acusado en un rancho de avestruces en 2002.

—Sí, recuerdo.

—¿A quién pertenecía ese rancho?

—Ese rancho pertenecía a Robachivas, que ahora está muerto. Era socio de mi hermano, Jorge Milton Cifuentes Villa.

—¿Cómo se llamaba la viuda de Robachivas?

—Laura Ávila Barraza.

—Ahora, antes del descanso del jueves, también testificó que tuvo muchas conversaciones con el acusado que permitieron que se familiarizara con su voz. ¿Recuerda ese testimonio?

—Eso es correcto.

—¿Y aproximadamente cuántas veces ha hablado con el acusado, tanto cara a cara como por teléfono?

—Cientos de llamadas.

—Ahora, Sr. Cifuentes, le voy a mostrar lo que hay en evidencia como prueba gubernamental 601J. ¿Reconoce esto?

—Sí.

—¿Qué reconoce que es?

—Es un CD y tiene mis iniciales y la fecha que escribí, y tiene… contiene algo de audio.

—¿Escuchó todo el audio contenido en este disco antes de venir a la corte hoy?

—Eso es correcto.

—¿Y le pidieron que identificara a las personas que hablaban en las grabaciones?

—Eso es correcto.

—Le estoy mostrando lo que está marcado para identificación como Prueba Gubernamental 601J-9. ¿Qué estamos viendo aquí, señor?

—Estamos viendo mi letra para cada audio que escuché y las personas que reconocí, escribí sus nombres aquí.

—Para ser claros, Sr. Cifuentes, ¿la lista aquí en 601J-9 corresponde a las grabaciones que escuchó aquí en 601J?

—Sí.

—Y sólo viendo de nuevo la 601J-9, ¿quién es el que habla en todas menos en una de estas llamadas?

—El señor Joaquín Guzmán Loera.

—Ahora, Sr. Cifuentes, voy a reproducir un pedazo de audio para usted de la Prueba Gubernamental 601J. La primera transcripción será 601-I4-AT a partir del párrafo 5. Sr. Cifuentes, ¿reconoció a alguno de los que hablaron durante ese clip de audio?

—Sí.

—¿Qué voces reconoció?

—La del señor Joaquín Guzmán Loera.

—Ahora, ¿qué iniciales vio en la transcripción que correspondió con la voz del acusado?

—JGL.

—Y, en general, ¿qué están discutiendo el acusado y esta persona en esta parte de la llamada?

—Bueno, Joaquín pregunta por algunos yates y algunos barcos pequeños que están en manos del Cuate. Esta preguntando la capacidad de los botes pequeños, y el hombre responde que son algunos barcos viejos, son de segunda mano, y él no recomienda que se usen para nada.

—¿Puede? Lo siento, adelante.

—Y dice que hay tres yates nuevos que no se han utilizado todavía.

—¿Puede recordarle a las damas y caballeros del jurado quién es Cuate?

El Cuate era una de las personas a cargo de sacar la cocaína de la costa a los botes.

—Ahora voy a reproducir otra grabación de audio para usted. Y esta vez voy a dirigir la atención de todos a 601I-4-BT. Esas son las transcripciones. Vamos a reproducir este clip. Es de 601J-3B. Para que conste, vamos a reproducir desde el comienzo del video hasta 45 segundos.

—Sr. Cifuentes, ¿reconoció a alguno de los que hablan en esa llamada?

—Sí.

—¿A quién reconoció?

—Al señor Joaquín Guzmán Loera.

—Quiero dirigir su atención al párrafo 17 de la transcripción frente a usted. Párrafo 17, donde el acusado dice: Hola, Cuate. ¿A quién se refiere el acusado allí?

—A la persona encargada de llevar la mercancía al mar.

—¿Es esa la persona que acaba de describir?

—Sí.

—Quiero dirigir su atención a la página 2 de la transcripción, al párrafo 3, donde el acusado pregunta: ¿los yates tienen cajas ocultas? Según su experiencia, ¿qué significa el término “clavo" o caja de seguridad significa aquí?

—Un compartimento donde se pueden ocultar las drogas.

—Y ahora dirigiendo su atención más abajo de la página, al párrafo 5, donde el acusado pregunta: ¿Por cuánto lo preparaste? ¿Por cuánto? Y Cuate responde, como por 1.2, 1.3. ¿Qué entiende que significa eso?

—Joaquín pregunta por la capacidad que tienen las trampas. Para ver de qué tamaño los había hecho Cuate.

—¿Qué dice Cuate al respecto?

—Y Cuate responde que es para mil 200 o mil 300 kilos.

—Voy a reproducir otro audio para usted. Y para referencia de transcripción es 601I-7-AT. Empezando desde los párrafos 9 a 17, y la llamada está en evidencia como Prueba gubernamental 601J-5. Sr. Cifuentes, ¿podría identificar a alguno de los que hablan en este audio?

—Sí.

—¿Qué voz podría identificar?

—La del señor Joaquín Guzmán Loera.

—Y simplemente dirigiendo su atención a la transcripción, en el párrafo 9, sólo para ser claros, ¿reconoció la voz de ese orador que dijo: Sí, sí, señor?

—Sí.

—¿Reconoció la voz o vio el nombre?

—Yo personalmente conozco a Joaquín.

—Correcto, ¿pero no al otro?

—No.

—Ahora, testificó anteriormente, y sólo para ser claro en la transcripción que acabamos de ver, donde dice… cuando el acusado está hablando, ¿cuáles son las iniciales que ve en la transcripción?

—JGL.

—Ahora testificó antes que vivía con el acusado en las montañas. ¿Aproximadamente cuándo fue a vivir con el acusado allí?

—Comencé aproximadamente en el otoño de 2007.

—¿Por qué se fue a vivir con el acusado?

—Por razones comerciales.

—¿Qué tipos de razones comerciales?

—Cocaína.

—¿Alguna otra razón?

—Por razones de seguridad.

—¿Alguna otra?

—Sí.

—¿Cuál?

—Sí, para garantizar el dinero que Joaquín estaba enviando a Colombia. Y además de eso, seguir el negocio de la cocaína.

—¿Dónde vivió por primera vez con el acusado en las montañas?

—Inicialmente fue en un lugar llamado Las Trancas.

—¿Qué es Las Trancas?

—Las Trancas es un lugar en las montañas de Sinaloa. Es algo así como un terreno dividido y hay cultivo de marihuana ahí.

—¿Cómo llegó a Las Trancas desde Culiacán?

—Llegas a través de un pequeño avión.

—¿Y dónde aterriza?

—Cerca de las casitas. Hay una pista de aterrizaje que tiene forma de S y es un poco complicado aterrizar.

—¿Por qué?

—En el sentido de que hay una montaña a la derecha, y si no eres un piloto experto, puedes estrellarte en esa montaña porque hay un fuerte viento que empuja muy fuerte.

Foto Reuters

—Ahora, ¿qué tipo de edificios había en Las Trancas?

—Había algunas humildes chozas de pino. También una pequeña cocina, una pequeña bodega en la parte de atrás donde los guardias que no estaban en turno podían descansar. Y donde podían guardar las cosas que no se estaban usando.

—¿Sabe si el acusado tenía otras propiedades donde también vivió en las montañas?

—Sí, hay varias.

—¿Cómo sabes eso?

—Viví con él en varias de ellas.

—Que usted sepa, ¿cuántas ubicaciones tenía el acusado en las montañas?

—Diría que más de siete.

—Ahora, ¿cuáles son los nombres de los otros lugares que el acusado tenía en las montañas?

—Había uno que se llamaba La Cancha. Estaba más arriba que Las Trancas. Habían dos adicionales en el área del Centenario. Otra que llamaba Casa Viejas o Don José, y todo eso estaba en el área de Las Coloradas. Había otro lugar que llamamos La Playa, cerca de una presa, y había otros que no recuerdo sus nombres.

—Mencionó un lugar llamado Las Coloradas. ¿Cuál era la pista de aterrizaje allí?

—La pista de aterrizaje se encuentra en una meseta, y el suelo, era rojizo. La pista de aterrizaje medía aproximadamente 650 metros. Era muy ancha, muy cómoda para que pudieras maniobrar cualquier avioneta. Fue la que más usamos para las reuniones.

—Ahora, ¿cómo eran las casas en estos otros lugares que acaba de nombrar?

—Había pequeñas casas construidas allí en el mismo lugar hechas de pino. El señor tenía a Pantera, que las construía ahí. Ahí.

—¿Notó algo sobre las ventanas en estas casas?

—Sí.

—¿Qué notó?

—Todas estaban polarizadas.

—¿Estas casas tenían electricidad?

—Sí, todas tenían electricidad.

—¿Qué otras comodidades modernas tenían, si es que tenían alguna?

—Bueno, sí. Tenían generadores eléctricos que generaban electricidad, obviamente. Teníamos Sky, el satélite. Teníamos televisores de plasma, DVDs, lavadora, secadora, refrigerador, todo lo que era necesario.

—¿Estas casas eran lujosas?

—No

—¿Supo por qué no eran lujosas?

—Sí. Bueno, para que no llamaran demasiado la atención.

—¿Atención de quién?

—Del Ejército.

—Ahora, ¿dónde era el área general donde todas estos propiedades estaban ubicadas?

—Ese es el Triángulo Dorado en Sinaloa.

—Cuando fue a vivir con el acusado por primera vez en otoño de 2007, ¿sólo se quedó en las montañas o tenía permitido ir y venir a Culiacán?

—Yo también iba a Culiacán.

—¿Y llegó un punto en el que tenía que quedarse sólo en las montañas?

—Eso es correcto.

—¿Por qué?

—Porque las comunicaciones mejoraron y mi presencia fue requerida en las montañas.

—Después de mudarse a las montañas con el acusado en 2007, ¿algún miembro de su familia vino a visitarlo a usted y al acusado?

—Sí.

—¿Quién?

—Mi hermano, Jorge Milton.

—¿Qué discutió Jorge Milton en las montañas con el acusado cuando fue en 2007?

—Bueno, había un proyecto que Don Joaquín quería que mi hermano hiciera. Era la compra de un barco petrolero que iba a adjudicarse a Petróleos Mexicanos.

—¿Qué detalles discutieron con respecto a este barco petrolero?

—Se mencionó que el barco era muy eficiente porque tenía como un submarino debajo. Como un submarino de emergencia que podría usar para cargar o descargar la cocaína.

—¿Estaba este barco petrolero asociado con alguna compañía?

—Estaba afiliado a Petróleos Mexicanos, sí.

—¿Qué es Petróleos Mexicanos?

—Es la compañía, la compañía petrolera en México.

—Ahora. ¿Cuáles fueron las otras ocasiones en que Jorge fue a verlos a usted y al acusado en las montañas?

—Bueno, él vino a mi boda.

—¿Alguna otra ocasión?

—Sí, él también vino a reemplazarme. Por razones médicas, tuve que ir al hospital en Culiacán. Y Jorge estuvo con Joaquín en las montañas durante unos ocho días.

—Ahora, usted testificó anteriormente sobre un envío de cocaína de 440 kilogramos que hizo con el acusado y su hermana, Dolly, que incluía una cantidad de efedrina. ¿Le informó a su hermano Jorge que este envío de cocaína también tenía una cantidad de efedrina?

—No.

—¿Por qué no?

—No pensé que fuera necesario.

—¿Alguna vez asistió a una fiesta de cumpleaños para el acusado mientras vivía en las montañas?

—Sí.

—¿Cuándo fue la fiesta de cumpleaños?

—Fue el 4 de abril de 2008.

—¿Vio que el acusado recibiera algún regalo en esta fiesta de cumpleaños?

—Sí.

—¿Qué lo vio recibir?

—Recibió relojes, automóviles, motocicletas.

—¿Qué tipo de autos?

—Recuerdo que le dieron una camioneta blindada blanca. También le dieron con una Hummer camuflada con su iniciales y su fecha de nacimiento. También algunas motocicletas que tenían seis neumáticos y la marca era Polaris.

—¿Quién le dio al acusado la camioneta blindada?

—Creo que fue Dámaso López Núñez.

—¿Y la Hummer?

—Sus hijos.

—Ahora, mencionó esta camioneta blindada. ¿Sabe si el acusado tenía otros vehículos blindados?

—En la ciudad, sí, el Señor tenía coches así.

—¿Y cómo sabe que tenía autos así en la ciudad?

—Cuando visitaba al Licenciado Dámaso, habían varios autos blindados en la oficina.

—¿Le dijo alguien cuánto cuesta blindar un auto?

—Sí.

Foto: Reuters | Archivo

—¿Quién le dijo?

—El Licenciado Dámaso.

—¿Cuánto le dijo que cuesta?

—150 mil dólares.

—Cuando vivía en las montañas, ¿quién vivía con usted y el acusado?

—Los guardias, la ama de llaves. Siempre había dos amas de llaves, y cualquier novia o mujer que estuviera con Don Joaquín.

—Ahora, ¿aproximadamente cuántos guardias veía regularmente?

—Aproximadamente 50 personas.

—¿Y cómo se organizaban los guardias de seguridad en las montañas?

—Se organizaban como el círculo interno, un círculo central, y un círculo externo.

—Bien. Entonces esos guardias de seguridad que estaban ubicados en el círculo interno, ¿dónde estaban ubicados en las propiedades en las montañas?

—Estaban cerca de los perímetros más cercanos a la casa, lo suficiente para que no molestar al señor Joaquín.

—Ahora, ¿qué pasa con el círculo central que describió, dónde fueron ubicados esos guardias con relación a la montaña?

—Estaban en las áreas externas, como en los caminos, en las carreteras, tanto en un nivel superior como en un nivel inferior del perímetro, y todos tenían radios de comunicación.

—¿Qué tal el círculo externo? ¿Dónde estaban ubicados?

—Las personas externas estaban vigilando las pistas de aterrizaje y las entradas de la carretera principal que teníamos allí.

—¿Sabía cuánto le pagaban a los guardias de seguridad?

—Sí.

—¿Cómo sabe eso?

—Bueno, sólo porque vivía con Joaquín, sabía cómo era la nómina era como… disculpe. Por ejemplo, cuando los chicos terminaban su turno, por ejemplo, Toronjo, diría, compadre, ¿a dónde voy a recoger mi dinero? Y luego le dirían.

—¿Cuánto les pagaban a los guardias de seguridad?

—20 mil pesos cada 20 días.

—¿Y cuál es el equivalente de eso en dólares estadounidenses?

—Eso es alrededor de dos mil dólares.

—¿Qué vestían los guardias de seguridad del acusado en las montañas?

—Un traje militar camuflado.

—¿Supo quién compró la ropa camuflada del ejército para los guardias?

—Joaquín autorizó la compra de eso con su dinero.

—Ahora, ¿qué tipo de ropa observó al acusado usar regularmente mientras estaba en las montañas?

—Un atuendo militar, camuflado.

—Ahora, ¿qué veía que usaba aparte de su ropa militar camuflada?

—Sus armas.

—¿Qué tipos de armas?

—Su rifle, un R15 camuflado. Era de tamaño mediano y tenía un lanzagranadas con granadas de 40 milímetros. Él llevaba un cinturón con su arma, una súper arma negra de calibre 38, con sus iniciales en el mango. Y con diamantes.

—¿Mencionó el calibre 38 con diamantes? ¿Puede describir cómo se veían los diamantes?

—Sí. Bueno, tenía sus iniciales y justo afuera de sus iniciales, el mango tenía diamantes.

—Voy a mostrarle lo que está en evidencia como Prueba Gubernamental 811-1. ¿Qué se representa en esta fotografía?

—La pistola del señor Joaquín Guzmán.

—Le voy a mostrar una prueba. Le estoy mostrando lo que está marcado para identificación como Prueba Gubernamental 811-3. ¿Qué se representa en esta fotografía?

—Una pistola del Sr. Joaquín Guzmán.

—Sr. Cifuentes, ¿es esta la misma arma que acabamos de ver en la Prueba gubernamental 811-1?

—Es la misma.

—¿Conocía la talla de ropa del acusado mientras vivió en las montañas?

—Sí.

—¿Cuál era el tamaño de la cintura de sus pantalones?

—Treinta y dos.

—¿Qué tal su camisa? ¿Cuál era el tamaño de su camisa?

—Tamaño mediano

—Ahora, ¿entendió por qué el acusado y sus guardias de seguridad vestían ropa militar en las montañas?

—Sí.

—¿Por qué?

—Para que nos mezcláramos con la jungla.

—¿Cómo sabe eso?

—Me dijeron eso y me vestí de la misma manera.

—¿Alguien le dijo por qué usaban ropa militar en las montañas?

—Sí, los guardias y el propio Joaquín.

—¿Alguna vez trató de usar algo diferente a la ropa militar cuando estaba allí?

—Sí.

—¿Y qué pasó?

—Me dijeron que cambiara porque eso podría ser visto desde arriba.

—Ahora voy a mostrar lo que está en evidencia como Prueba gubernamental 1H. ¿Y qué estamos viendo aquí?

—A la izquierda está el Sr. Joaquín Guzmán Loera. En el medio, ese soy yo.

—¿Y qué lleva puesto?

—Ropa militar camuflada.

—¿Quién es este individuo en el lado derecho?

—La persona a la derecha es la señorita Kire Estolano, la hija de un piloto de helicóptero, Mauricio Estolano, que murió.

—¿Para quién trabajó Mauricio Estolano?

—Para el señor Mayo Zambada.

—Ahora, testificó antes que el acusado tenía amas de llaves viviendo con él en las montañas. Aproximadamente, ¿cuántas amas de llaves trabajaban para él allá arriba?

Foto: EFE

—Había más de siete. Se iban cambiando. Llegaban en parejas.

—¿Y quiénes son algunas de las amas de llaves que recuerda?

—Me acuerdo de Conchita. Recuerdo a doña Mary. Recuerdo a Morena. Me acuerdo de Güera. Recuerdo otras tres que eran la madre y dos hijas, pero no recuerdo sus nombres.

—Voy a mostrarle lo que está en evidencia como Prueba Gubernamental 70. ¿Reconoce quién está representada en esta fotografía?

—Sí.

—¿Quién es esta?

—Esa es doña Mary.

—Ahora, ¿estaban presentes las señoras como doña Mary cuando los negocios de las drogas eran discutidos?

—Por supuesto.

—¿Qué supo, si supo algo, sobre si las señoras podían repetir lo que escucharon sobre el negocio de las drogas en las montañas?

—Obviamente, no podían repetir nada.

—Ahora, ¿cuántos empleados tenía el acusado, en general?

—Cientos

—¿Cómo sabe eso?

—Bueno, viviendo con él. Mucha gente venía y se iba, pedían su nómina.

—Que usted sepa, ¿cuáles eran algunos de los tipos de trabajadores que tenía el acusado?

—Muchos granjeros, pilotos, mensajeros, guardaespaldas, pistoleros, conductores, transeúntes, vendedores, proveedores de drogas.

—Ahora mencionó a los granjeros. ¿Qué tipos de agricultores eran?

—De marihuana y para la amapola.

—Ahora, testificó la semana pasada que actuó como el secretario del acusado. ¿Puede describirle al jurado cuál era su rutina diaria en las montañas como secretario del acusado?

—Sí, ciertamente. Desde el momento en que las comunicaciones estaban disponibles a través de internet, estaba a cargo de hacer la venta de drogas aquí en Nueva York. Recoger dinero para coordinar la entrega de mercancía desde la oficina de Joaquín a los distribuidores aquí en Nueva York, también en Canadá. Y también reenviar el dinero a otros países para comprar más drogas.

—Ahora, ¿qué hacía el acusado en un día común?

—Dependía de la temporada en la que estuviéramos, y de si los militares estaban cerca. Lo más importante en las montañas era la seguridad. Tiene que estarse cuidando. Por ejemplo, su secretario personal tenía siete radios para comunicarse. Cada uno era para diferentes personas externas, que estaban cuidándose de las bases aéreas, de los helicópteros y de los militares. Eso era muy, muy importante. También había personas en los caminos. Por ejemplo, en un momento hubo un camino que iba a la mina en Las Coloradas. Era una mina, afuera de una mina de oro abandonada, el área entera estaba llena de su personal vigilando, y por el área, estaban vigilando a los militares cuando iban a cortar el pasto o hacer una redada.

—Ahora, qué pasaba en las temporadas en las que los militares no estaban activos, ¿cuál era la rutina diaria del acusado?

—Se levantaba a medio día. Pedía los mensajes que se habían recibido de la ciudad, ya fuera de sus socios o de su familia. Después del almuerzo, El Señor pedía sus llamadas y en la bocina en sus teléfonos Senao, caminaba por los árboles y hablaba con las personas que había requerido.

—Ahora, ¿quiénes fueron los otros secretarios del acusado durante el período en que vivió en las montañas con él?

—Hubo varios, sí. Uno que llamamos Apache. A él eventualmente lo enviaron a Colombia, entonces lo reemplazó otro tipo, Toronjo y Pingüino.

—¿Qué tipo de cosas los otros secretarios del acusado harían por él en general?

—¿Se refiere a los que estaban en las montañas?

—Sí.

—Sí. Tomarían nota de todo lo que se necesitaba, desde la recepción de suministros de la ciudad hasta la programación de citas, ya sabe, organizar todas las citas y pasarlas a Don Joaquín, que, según su agenda, pensaría en lo que quería, y luego sería organizada para él.

—¿Cómo recordaban los secretarios todas estas cosas que tenían que hacer?

—Todos teníamos cuadernos de bolsillo, como los que los policías tienen, o algunas veces algunos que eran un poco más grandes.

—Ahora, para ser claros, en estos cuadernos que describió, ¿los secretarios guardaban sus notas escritas a mano, o el acusado guardaba sus notas escritas a mano?

—Los secretarios.

—Sólo para aclarar, cuando los secretarios escribían en estos cuadernos, ¿era bajo la dirección del acusado?

—Sí, por supuesto, porque había demasiado que hacer y números.

—Usted testificó sobre los secretarios que el acusado tuvo en las montañas durante este tiempo que vivió con él. ¿Conocía a alguno de los otros secretarios del acusado?

—Sí.

—¿A qué otros conoció?

—Conocí a Cóndor, 50, Picudo, Chaneke.

—Usted mencionó que Cóndor era uno de los secretarios del acusado. ¿Cuándo trabajó Cóndor para el acusado como secretario?

—Bueno, Cóndor fue una persona que inicialmente formó parte del personal de seguridad para él, y luego pasó a tener el papel de secretario.

—¿Conoció a Cóndor?

—Sí.

—Ahora, ¿dónde sirvió Cóndor como secretario para el acusado?

—En la ciudad de Culiacán.

—Ahora, también mencionó a alguien llamado Picudo. ¿Dónde trabajó Picudo para el acusado?

—En la ciudad de Culiacán.

—Ahora, Sr. Cifuentes, ¿quién es Memin?

—Memin fue uno de los guardias personales de Joaquín en las montañas.

—¿Su papel cambió con el tiempo?

—Sí.

—¿Cómo?

—En el sentido de que era un tipo que era más, era mejor, más talentoso que otros.

—¿Qué quiere decir? ¿Qué quiere decir con eso?

—Más inteligente, más movido.

—¿Su papel cambió como resultado?

—Sí.

—¿Cómo cambió?

—Joaquín y yo lo enviamos a Honduras para comprar un rancho y construir una pista de aterrizaje.

—Ahora, ¿llegó un momento en que el acusado tuvo un problema con Memin?

—Sí.

—¿Cómo se enteró de este problema con Memin?

—Bueno, cuando Memin subió a las montañas para poder hacer la contabilidad de los gastos que había hecho, los números no estaban haciendo sentido. Le dije que bajara a la ciudad y que arreglara esos números porque al Señor no le iban a gustar.

Foto: EFE

—Déjeme detenerlo allí mismo. ¿Quién le dijo a Memin que subiera a las montañas para repasar los números?

—Bueno, la mujer que estaba a cargo de él en Honduras, que tenía a cargo en Honduras, la señora Julisa Breness, y ella me dijo que el señor Memin había comprado un Mercedes-Benz y que él quería que ella lo enviara a México. Y eso me molestó, dije, él está gastando el dinero de la oficina sin autorización.

—Entonces, usted testificó que él subió a las montañas, y entonces lo envió de vuelta a Culiacán. ¿Qué pasó después de que volvió a Culiacán?

—Sí. Joaquín preguntó qué le pasó a Memin que debía de estar allí junto con los otros guardias, que viniera. Él dijo que no, que no iba a ir, que en lugar de subir allí preferiría renunciar.

—¿Quién dijo que preferiría renunciar?

—Memin lo hizo.

—¿Qué pasó después de que Memin dijo que preferiría renunciar?

—Joaquín ordenó que lo golpearan.

—¿Cómo lo sabe?

—Los chicos me mostraron una foto de Memin. Llevaba puesto un yeso desde abajo hasta arriba.

—¿Cuándo fue la última vez que habló con Memin?

—Arriba en las montañas, cuando lo hice ir y hacer sus cuentas correctamente.

—¿En qué año fue eso?

—Eso fue en 2008.

—Ahora, estos lugares de la montaña donde vivía con el acusado, ¿alguno de ellos estaba cerca de áreas comerciales?

—No.

—¿Cómo conseguía provisiones para estas ubicaciones en las montañas?

—Venían en avionetas y en camionetas.

—En su papel como uno de los secretarios del acusado, ¿alguna vez hizo algo de contabilidad en relación con estas compras?

—A veces, sí.

—¿Cómo pagó el demandado por estas compras de provisiones?

—Le darían dólares a la persona. La persona cambiaría eso a pesos mexicanos, y esa persona comenzaría a hacer todas las compras que se necesitaban.

—¿Quién era la persona que realizaba las compras?

—Por lo general, era Revo.

—Dijo que se le darían dólares a la persona y luego se cambiaría a pesos. ¿Cuántos dólares le darían?

—Ciento cincuenta, 200 mil.

—¿Y con qué frecuencia serían repuestos estos 150 o 200 mil para compras?

—Podría ser en como un mes. Si la oficina en Culiacán tuviera demasiados gastos, ese era el caso.

—Entonces, aproximadamente, para ser claros, ¿aproximadamente de 150 mil hasta 200 mil dólares por mes fueron utilizados para comprar provisiones?

—Sí. Para, ya sabe, provisiones, para nómina, para cualquier otra compra. Era como un efectivo pequeño y fluido.

—Ahora, el dinero de quién era dado a Revo para esta caja menor de 150 a 200 mil dólares.

—Del señor Joaquín Guzmán.

—Cuando vivía en las montañas con el acusado ¿con quién vio generalmente al acusado allí?

—Bueno, sus socios lo visitaban, uno o un par de amigos, sus hermanos y sus hijos.

—¿Alguien más?

—Sus esposas.

—Entonces, ¿qué miembros de la familia visitaron al acusado en las montañas?

—Sus hermanos, sus hijos y sus sobrinos.

—Voy a mostrarle lo que está en evidencia como Prueba Gubernamental 45. ¿Quién es esta?

—Su esposa Emma.

—¿Con qué frecuencia vio a Emma en las montañas?

—Muy poco.

—Ahora, ¿qué cocinaba Emma para el acusado cuando lo visitaba en las montañas?

—A Joaquín le gustaba que le hiciera dulces y chalupas.

—¿Emma tuvo hijos con el acusado?

—Sí.

—¿Qué niños?

—Dos pequeñas gemelas.

—Ahora, ¿qué otra? ¿Vio a otras esposas visitar al acusado en las montañas?

—Sí.

—¿A cuáles?

—Griselda.

—Permítame mostrarle lo que está en evidencia como Prueba Gubernamental 103. ¿A quién estamos viendo aquí?

—A la señora Griselda, mi madrina.

—¿Cuál era el apodo de Griselda?

—Roque.

—¿Sabía si Griselda hizo algo con respecto a las deudas de drogas con el acusado?

—Si Joaquín recibiera alguna propiedad, se la daría a mi madrina.

—¿Propiedades otorgadas a él como pago por una deuda de drogas?

—Eso es correcto.

—¿Sabe si el acusado tenía alguna compañera mujer involucrada en su negocio de drogas?

—Sí.

—¿Cómo sabe eso?

—La vi en las montañas.

—¿Quién es ella?

—Tinita.

—¿Qué hizo Tinita en el negocio de drogas del acusado?

—Ella cosechaba marihuana.

—¿Qué hizo ella con la marihuana?

—Ella la vendía en Los Ángeles.

—Ahora, ¿conoce a alguno de los familiares del acusado que también fueran miembros en su negocio de drogas?

—Sí, sus hermanos y sus hijos.

—¿Alguien más?

—Y sus sobrinos.

Foto: Reuters

—Ahora, ¿cómo sabe? ¿Cuál de los hermanos del acusado trabajó con él en el negocio de las drogas?

—Guano y Bigotes.

—¿Qué hay de sus sobrinos, de qué sobrinos sabe que trabajaron con él en su negocio de drogas?

—Thomas y Frank.

—¿Qué pasa con sus hijos? ¿Qué hijos conocías que trabajaban en su negocio de drogas?

—Iván y Menor.

—Ahora mencionó al hermano del acusado, Guano. ¿Alguna vez conoció a Guano?

—Sí.

—Ahora, Sr. Cifuentes, ¿alguna vez ha hablado con Guano?

—Sí.

—¿Aproximadamente cuántas veces?

—Más de diez.

—Cuando tuvo estas conversaciones con Guano, ¿habló con él cara a cara o por teléfono?

—Ambas.

—Con base en estas conversaciones, ¿se familiarizó con la voz de guano?

—Sí.

—Solo para dejar en claro en el registro, estábamos viendo la Prueba Gubernamental 20, dos cero. Voy a reproducirle un video.

—Sr. Cifuentes, ¿reconoció a alguno de los que hablan durante ese audio?

—Sí.

—¿Qué voces reconoció?

—La del señor Joaquín Guzmán Loera y su hermano Guano.

—Simplemente dirigiendo su atención a la transcripción, cuando escuchó la voz del acusado, ¿qué iniciales vio?

—JGL.

—Cuando escuchó la voz de Guano, ¿qué nombre vio en la transcripción?

Guano.

—Ahora, en general, ¿qué están discutiendo en esta llamada?

—Estaban hablando sobre el hecho de que debido a los teléfonos hubo un problema, porque habían sido informados sobre eso. El señor Guano le dice a Joaquín que tiene un soplón. allí donde está, una rata. Entonces Joaquín dice que, no, que ese no era el caso, de lo contrario todos habrían sido arrestados. Y que, por su parte, ya le habían dicho todo, y que la policía no les dijo todo pero que había sido por los teléfonos.

—Quiero dirigir su atención en particular a esta transcripción, al párrafo 27, donde Guano dice el nombre Bigote. ¿Quién es Bigote?

—Su otro hermano.

—¿Por qué se llama Bigote?

—Tiene un gran bigote.

—Ahora, también quiero dirigir su atención en el párrafo 27, donde Guano dice: Tienes un soplón allí. ¿Qué entiende que están discutiendo aquí?

—Un soplón, un informante.

—Y dirigiendo su atención más abajo en la página, al párrafo 31, donde Guano dice pinches cachuchas, ¿a qué entiende que se refiere?

—Esos son los militares.

—Simplemente volviendo a dirigir su atención al párrafo 27, la palabra en español para un soplón, ¿qué es eso aquí?

Dedo.

—Ahora, acaba de testificar que se utilizó el término cachuchas como un código para los militares. ¿Hubieron otros términos codificados para los militares?

—Sí.

—¿Cuáles fueron algunos de los otros términos codificados?

Los cachuchones, los guachos o los verdes.

—Ahora, también quiero dirigir su atención a la misma transcripción al párrafo 42, cuando el acusado dice: Bueno, como ya ha tenido estos desde hace mucho y en todas partes donde los han encontrado hay antenas. Sería bueno. Voy a cambiar el equipo ya en un par de días, y luego me sentiré mejor sobre salir. Ahora, según su experiencia, ¿qué entiende que el acusado quiere decir aquí?

—Está recomendando a su hermano Guano para que mejor use los negros, y que de hecho los teléfonos que Joaquín estaba usando en ese momento, que ya no confiaba en ellos porque el Gobierno ya había encontrado alguna antena, y que eventualmente comprará nuevas comunicaciones para que él pueda hablar mejor y confiar en el nuevo sistema.

—Ahora, escuchamos la llamada y usted acaba de usar el término “los negros”. ¿Para qué es la abreviatura de los negros?

—Blackberries.

—Usted testificó anteriormente que conoció a un secretario del el acusado se llama Cóndor. ¿Con qué frecuencia habló con Cóndor?

—Constantemente.

—¿Habló con él por teléfono o cara a cara?

—Ambas.

—Con base a esas conversaciones, ¿se familiarizó con la voz de Cóndor?

—Sí.

—Quiero dirigir su atención a la transcripción en evidencia, 601I-1T. Voy a reproducir para usted lo que está en evidencia como Prueba Gubernamental 601J-1A. Sr. Cifuentes, ¿reconoció a alguno de los que hablaron en esa llamada?

—Sí.

—¿Qué voces reconoció?

—La voz de Cóndor.

—¿A alguien más?

—Y la voz que está en el fondo es Joaquín.

—Ahora, en la transcripción, ¿qué nombre se usa cuando Cóndor está hablando?

Cóndor.

—Y cuando el acusado habla en segundo plano, ¿qué iniciales se utilizan allí en la transcripción?

—JGL.

—Ahora, cuando escuchaba esta llamada, ¿había una tercera persona también?

—Sí.

—¿Está familiarizado con esa voz?

—No.

—Ahora, cuando vivía en las montañas con el acusado llegó un momento en que comenzó un proyecto para una película con él?

—Eso es correcto.

—¿Durante qué período de tiempo duró este proyecto?

—Eso fue justo a fines de 2007, hasta mi arresto en noviembre de 2013.

—¿Hubo también una idea para un libro relacionado con esta película?

—Eso es correcto.

—¿De dónde vino esta idea?

—La idea vino de mi primera esposa, Angie. Ella recomendó al Sr. Joaquín que hiciera eso porque estaba siempre en las noticias y en los periódicos y en todas partes. Entonces ella dijo que debería hacer una película sobre su vida para poder hacer el dinero que todos los periódicos estaban haciendo.

—¿Qué dijo el acusado sobre la idea de este proyecto?

—Le encantó la idea.

—¿Qué papel tuvo el acusado en este proyecto?

—Director.

—¿Tenía interés financiero en este proyecto?

—Sí.

—¿Contrató a alguien para que lo ayude a hacer este libro y esta película?

—Eso es correcto.

—¿A quién?

—A un hombre colombiano, era productor, Javier Rey.

—¿El acusado estuvo involucrado de alguna manera para proporcionar información para este libro?

—Ciertamente lo hizo.

—Ahora, ¿quién más proporcionó información para este libro?

—Familiares del señor Joaquín Guzmán.

—¿Qué pasó con el libro después de que lo arrestaron en noviembre de 2013?

—Bueno, el borrador en sí fue entregado a Jimmy, el secretario, para su hijo Evan. Más tarde, un segundo borrador fue entregado a los abogados de Joaquín.

—¿Cuándo fue la última vez que trabajó en este proyecto?

—Alrededor de esos días aproximadamente.



Hildebrando Alexander Cifuentes Villa regresó como testigo en el juicio de El Chapo el 14 de enero del 2018. Después de ser debidamente jurado, fue interrogado por Gina Parlovecchio, representante de los demandantes, en este caso, el Gobierno de Estados Unidos.


➡️ Descarga aquí "Los compas del Chapo. Por esta información mataban"


INTERROGATORIO DIRECTO

POR SRA. PARLOVECCHIO:


—Gracias. Buenos días, Sr. Cifuentes.

—Buenos días, señora.

—Antes del receso el jueves, usted testificó sobre una reunión que tuvo con el acusado en un rancho de avestruces en 2002.

—Sí, recuerdo.

—¿A quién pertenecía ese rancho?

—Ese rancho pertenecía a Robachivas, que ahora está muerto. Era socio de mi hermano, Jorge Milton Cifuentes Villa.

—¿Cómo se llamaba la viuda de Robachivas?

—Laura Ávila Barraza.

—Ahora, antes del descanso del jueves, también testificó que tuvo muchas conversaciones con el acusado que permitieron que se familiarizara con su voz. ¿Recuerda ese testimonio?

—Eso es correcto.

—¿Y aproximadamente cuántas veces ha hablado con el acusado, tanto cara a cara como por teléfono?

—Cientos de llamadas.

—Ahora, Sr. Cifuentes, le voy a mostrar lo que hay en evidencia como prueba gubernamental 601J. ¿Reconoce esto?

—Sí.

—¿Qué reconoce que es?

—Es un CD y tiene mis iniciales y la fecha que escribí, y tiene… contiene algo de audio.

—¿Escuchó todo el audio contenido en este disco antes de venir a la corte hoy?

—Eso es correcto.

—¿Y le pidieron que identificara a las personas que hablaban en las grabaciones?

—Eso es correcto.

—Le estoy mostrando lo que está marcado para identificación como Prueba Gubernamental 601J-9. ¿Qué estamos viendo aquí, señor?

—Estamos viendo mi letra para cada audio que escuché y las personas que reconocí, escribí sus nombres aquí.

—Para ser claros, Sr. Cifuentes, ¿la lista aquí en 601J-9 corresponde a las grabaciones que escuchó aquí en 601J?

—Sí.

—Y sólo viendo de nuevo la 601J-9, ¿quién es el que habla en todas menos en una de estas llamadas?

—El señor Joaquín Guzmán Loera.

—Ahora, Sr. Cifuentes, voy a reproducir un pedazo de audio para usted de la Prueba Gubernamental 601J. La primera transcripción será 601-I4-AT a partir del párrafo 5. Sr. Cifuentes, ¿reconoció a alguno de los que hablaron durante ese clip de audio?

—Sí.

—¿Qué voces reconoció?

—La del señor Joaquín Guzmán Loera.

—Ahora, ¿qué iniciales vio en la transcripción que correspondió con la voz del acusado?

—JGL.

—Y, en general, ¿qué están discutiendo el acusado y esta persona en esta parte de la llamada?

—Bueno, Joaquín pregunta por algunos yates y algunos barcos pequeños que están en manos del Cuate. Esta preguntando la capacidad de los botes pequeños, y el hombre responde que son algunos barcos viejos, son de segunda mano, y él no recomienda que se usen para nada.

—¿Puede? Lo siento, adelante.

—Y dice que hay tres yates nuevos que no se han utilizado todavía.

—¿Puede recordarle a las damas y caballeros del jurado quién es Cuate?

El Cuate era una de las personas a cargo de sacar la cocaína de la costa a los botes.

—Ahora voy a reproducir otra grabación de audio para usted. Y esta vez voy a dirigir la atención de todos a 601I-4-BT. Esas son las transcripciones. Vamos a reproducir este clip. Es de 601J-3B. Para que conste, vamos a reproducir desde el comienzo del video hasta 45 segundos.

—Sr. Cifuentes, ¿reconoció a alguno de los que hablan en esa llamada?

—Sí.

—¿A quién reconoció?

—Al señor Joaquín Guzmán Loera.

—Quiero dirigir su atención al párrafo 17 de la transcripción frente a usted. Párrafo 17, donde el acusado dice: Hola, Cuate. ¿A quién se refiere el acusado allí?

—A la persona encargada de llevar la mercancía al mar.

—¿Es esa la persona que acaba de describir?

—Sí.

—Quiero dirigir su atención a la página 2 de la transcripción, al párrafo 3, donde el acusado pregunta: ¿los yates tienen cajas ocultas? Según su experiencia, ¿qué significa el término “clavo" o caja de seguridad significa aquí?

—Un compartimento donde se pueden ocultar las drogas.

—Y ahora dirigiendo su atención más abajo de la página, al párrafo 5, donde el acusado pregunta: ¿Por cuánto lo preparaste? ¿Por cuánto? Y Cuate responde, como por 1.2, 1.3. ¿Qué entiende que significa eso?

—Joaquín pregunta por la capacidad que tienen las trampas. Para ver de qué tamaño los había hecho Cuate.

—¿Qué dice Cuate al respecto?

—Y Cuate responde que es para mil 200 o mil 300 kilos.

—Voy a reproducir otro audio para usted. Y para referencia de transcripción es 601I-7-AT. Empezando desde los párrafos 9 a 17, y la llamada está en evidencia como Prueba gubernamental 601J-5. Sr. Cifuentes, ¿podría identificar a alguno de los que hablan en este audio?

—Sí.

—¿Qué voz podría identificar?

—La del señor Joaquín Guzmán Loera.

—Y simplemente dirigiendo su atención a la transcripción, en el párrafo 9, sólo para ser claros, ¿reconoció la voz de ese orador que dijo: Sí, sí, señor?

—Sí.

—¿Reconoció la voz o vio el nombre?

—Yo personalmente conozco a Joaquín.

—Correcto, ¿pero no al otro?

—No.

—Ahora, testificó anteriormente, y sólo para ser claro en la transcripción que acabamos de ver, donde dice… cuando el acusado está hablando, ¿cuáles son las iniciales que ve en la transcripción?

—JGL.

—Ahora testificó antes que vivía con el acusado en las montañas. ¿Aproximadamente cuándo fue a vivir con el acusado allí?

—Comencé aproximadamente en el otoño de 2007.

—¿Por qué se fue a vivir con el acusado?

—Por razones comerciales.

—¿Qué tipos de razones comerciales?

—Cocaína.

—¿Alguna otra razón?

—Por razones de seguridad.

—¿Alguna otra?

—Sí.

—¿Cuál?

—Sí, para garantizar el dinero que Joaquín estaba enviando a Colombia. Y además de eso, seguir el negocio de la cocaína.

—¿Dónde vivió por primera vez con el acusado en las montañas?

—Inicialmente fue en un lugar llamado Las Trancas.

—¿Qué es Las Trancas?

—Las Trancas es un lugar en las montañas de Sinaloa. Es algo así como un terreno dividido y hay cultivo de marihuana ahí.

—¿Cómo llegó a Las Trancas desde Culiacán?

—Llegas a través de un pequeño avión.

—¿Y dónde aterriza?

—Cerca de las casitas. Hay una pista de aterrizaje que tiene forma de S y es un poco complicado aterrizar.

—¿Por qué?

—En el sentido de que hay una montaña a la derecha, y si no eres un piloto experto, puedes estrellarte en esa montaña porque hay un fuerte viento que empuja muy fuerte.

Foto Reuters

—Ahora, ¿qué tipo de edificios había en Las Trancas?

—Había algunas humildes chozas de pino. También una pequeña cocina, una pequeña bodega en la parte de atrás donde los guardias que no estaban en turno podían descansar. Y donde podían guardar las cosas que no se estaban usando.

—¿Sabe si el acusado tenía otras propiedades donde también vivió en las montañas?

—Sí, hay varias.

—¿Cómo sabes eso?

—Viví con él en varias de ellas.

—Que usted sepa, ¿cuántas ubicaciones tenía el acusado en las montañas?

—Diría que más de siete.

—Ahora, ¿cuáles son los nombres de los otros lugares que el acusado tenía en las montañas?

—Había uno que se llamaba La Cancha. Estaba más arriba que Las Trancas. Habían dos adicionales en el área del Centenario. Otra que llamaba Casa Viejas o Don José, y todo eso estaba en el área de Las Coloradas. Había otro lugar que llamamos La Playa, cerca de una presa, y había otros que no recuerdo sus nombres.

—Mencionó un lugar llamado Las Coloradas. ¿Cuál era la pista de aterrizaje allí?

—La pista de aterrizaje se encuentra en una meseta, y el suelo, era rojizo. La pista de aterrizaje medía aproximadamente 650 metros. Era muy ancha, muy cómoda para que pudieras maniobrar cualquier avioneta. Fue la que más usamos para las reuniones.

—Ahora, ¿cómo eran las casas en estos otros lugares que acaba de nombrar?

—Había pequeñas casas construidas allí en el mismo lugar hechas de pino. El señor tenía a Pantera, que las construía ahí. Ahí.

—¿Notó algo sobre las ventanas en estas casas?

—Sí.

—¿Qué notó?

—Todas estaban polarizadas.

—¿Estas casas tenían electricidad?

—Sí, todas tenían electricidad.

—¿Qué otras comodidades modernas tenían, si es que tenían alguna?

—Bueno, sí. Tenían generadores eléctricos que generaban electricidad, obviamente. Teníamos Sky, el satélite. Teníamos televisores de plasma, DVDs, lavadora, secadora, refrigerador, todo lo que era necesario.

—¿Estas casas eran lujosas?

—No

—¿Supo por qué no eran lujosas?

—Sí. Bueno, para que no llamaran demasiado la atención.

—¿Atención de quién?

—Del Ejército.

—Ahora, ¿dónde era el área general donde todas estos propiedades estaban ubicadas?

—Ese es el Triángulo Dorado en Sinaloa.

—Cuando fue a vivir con el acusado por primera vez en otoño de 2007, ¿sólo se quedó en las montañas o tenía permitido ir y venir a Culiacán?

—Yo también iba a Culiacán.

—¿Y llegó un punto en el que tenía que quedarse sólo en las montañas?

—Eso es correcto.

—¿Por qué?

—Porque las comunicaciones mejoraron y mi presencia fue requerida en las montañas.

—Después de mudarse a las montañas con el acusado en 2007, ¿algún miembro de su familia vino a visitarlo a usted y al acusado?

—Sí.

—¿Quién?

—Mi hermano, Jorge Milton.

—¿Qué discutió Jorge Milton en las montañas con el acusado cuando fue en 2007?

—Bueno, había un proyecto que Don Joaquín quería que mi hermano hiciera. Era la compra de un barco petrolero que iba a adjudicarse a Petróleos Mexicanos.

—¿Qué detalles discutieron con respecto a este barco petrolero?

—Se mencionó que el barco era muy eficiente porque tenía como un submarino debajo. Como un submarino de emergencia que podría usar para cargar o descargar la cocaína.

—¿Estaba este barco petrolero asociado con alguna compañía?

—Estaba afiliado a Petróleos Mexicanos, sí.

—¿Qué es Petróleos Mexicanos?

—Es la compañía, la compañía petrolera en México.

—Ahora. ¿Cuáles fueron las otras ocasiones en que Jorge fue a verlos a usted y al acusado en las montañas?

—Bueno, él vino a mi boda.

—¿Alguna otra ocasión?

—Sí, él también vino a reemplazarme. Por razones médicas, tuve que ir al hospital en Culiacán. Y Jorge estuvo con Joaquín en las montañas durante unos ocho días.

—Ahora, usted testificó anteriormente sobre un envío de cocaína de 440 kilogramos que hizo con el acusado y su hermana, Dolly, que incluía una cantidad de efedrina. ¿Le informó a su hermano Jorge que este envío de cocaína también tenía una cantidad de efedrina?

—No.

—¿Por qué no?

—No pensé que fuera necesario.

—¿Alguna vez asistió a una fiesta de cumpleaños para el acusado mientras vivía en las montañas?

—Sí.

—¿Cuándo fue la fiesta de cumpleaños?

—Fue el 4 de abril de 2008.

—¿Vio que el acusado recibiera algún regalo en esta fiesta de cumpleaños?

—Sí.

—¿Qué lo vio recibir?

—Recibió relojes, automóviles, motocicletas.

—¿Qué tipo de autos?

—Recuerdo que le dieron una camioneta blindada blanca. También le dieron con una Hummer camuflada con su iniciales y su fecha de nacimiento. También algunas motocicletas que tenían seis neumáticos y la marca era Polaris.

—¿Quién le dio al acusado la camioneta blindada?

—Creo que fue Dámaso López Núñez.

—¿Y la Hummer?

—Sus hijos.

—Ahora, mencionó esta camioneta blindada. ¿Sabe si el acusado tenía otros vehículos blindados?

—En la ciudad, sí, el Señor tenía coches así.

—¿Y cómo sabe que tenía autos así en la ciudad?

—Cuando visitaba al Licenciado Dámaso, habían varios autos blindados en la oficina.

—¿Le dijo alguien cuánto cuesta blindar un auto?

—Sí.

Foto: Reuters | Archivo

—¿Quién le dijo?

—El Licenciado Dámaso.

—¿Cuánto le dijo que cuesta?

—150 mil dólares.

—Cuando vivía en las montañas, ¿quién vivía con usted y el acusado?

—Los guardias, la ama de llaves. Siempre había dos amas de llaves, y cualquier novia o mujer que estuviera con Don Joaquín.

—Ahora, ¿aproximadamente cuántos guardias veía regularmente?

—Aproximadamente 50 personas.

—¿Y cómo se organizaban los guardias de seguridad en las montañas?

—Se organizaban como el círculo interno, un círculo central, y un círculo externo.

—Bien. Entonces esos guardias de seguridad que estaban ubicados en el círculo interno, ¿dónde estaban ubicados en las propiedades en las montañas?

—Estaban cerca de los perímetros más cercanos a la casa, lo suficiente para que no molestar al señor Joaquín.

—Ahora, ¿qué pasa con el círculo central que describió, dónde fueron ubicados esos guardias con relación a la montaña?

—Estaban en las áreas externas, como en los caminos, en las carreteras, tanto en un nivel superior como en un nivel inferior del perímetro, y todos tenían radios de comunicación.

—¿Qué tal el círculo externo? ¿Dónde estaban ubicados?

—Las personas externas estaban vigilando las pistas de aterrizaje y las entradas de la carretera principal que teníamos allí.

—¿Sabía cuánto le pagaban a los guardias de seguridad?

—Sí.

—¿Cómo sabe eso?

—Bueno, sólo porque vivía con Joaquín, sabía cómo era la nómina era como… disculpe. Por ejemplo, cuando los chicos terminaban su turno, por ejemplo, Toronjo, diría, compadre, ¿a dónde voy a recoger mi dinero? Y luego le dirían.

—¿Cuánto les pagaban a los guardias de seguridad?

—20 mil pesos cada 20 días.

—¿Y cuál es el equivalente de eso en dólares estadounidenses?

—Eso es alrededor de dos mil dólares.

—¿Qué vestían los guardias de seguridad del acusado en las montañas?

—Un traje militar camuflado.

—¿Supo quién compró la ropa camuflada del ejército para los guardias?

—Joaquín autorizó la compra de eso con su dinero.

—Ahora, ¿qué tipo de ropa observó al acusado usar regularmente mientras estaba en las montañas?

—Un atuendo militar, camuflado.

—Ahora, ¿qué veía que usaba aparte de su ropa militar camuflada?

—Sus armas.

—¿Qué tipos de armas?

—Su rifle, un R15 camuflado. Era de tamaño mediano y tenía un lanzagranadas con granadas de 40 milímetros. Él llevaba un cinturón con su arma, una súper arma negra de calibre 38, con sus iniciales en el mango. Y con diamantes.

—¿Mencionó el calibre 38 con diamantes? ¿Puede describir cómo se veían los diamantes?

—Sí. Bueno, tenía sus iniciales y justo afuera de sus iniciales, el mango tenía diamantes.

—Voy a mostrarle lo que está en evidencia como Prueba Gubernamental 811-1. ¿Qué se representa en esta fotografía?

—La pistola del señor Joaquín Guzmán.

—Le voy a mostrar una prueba. Le estoy mostrando lo que está marcado para identificación como Prueba Gubernamental 811-3. ¿Qué se representa en esta fotografía?

—Una pistola del Sr. Joaquín Guzmán.

—Sr. Cifuentes, ¿es esta la misma arma que acabamos de ver en la Prueba gubernamental 811-1?

—Es la misma.

—¿Conocía la talla de ropa del acusado mientras vivió en las montañas?

—Sí.

—¿Cuál era el tamaño de la cintura de sus pantalones?

—Treinta y dos.

—¿Qué tal su camisa? ¿Cuál era el tamaño de su camisa?

—Tamaño mediano

—Ahora, ¿entendió por qué el acusado y sus guardias de seguridad vestían ropa militar en las montañas?

—Sí.

—¿Por qué?

—Para que nos mezcláramos con la jungla.

—¿Cómo sabe eso?

—Me dijeron eso y me vestí de la misma manera.

—¿Alguien le dijo por qué usaban ropa militar en las montañas?

—Sí, los guardias y el propio Joaquín.

—¿Alguna vez trató de usar algo diferente a la ropa militar cuando estaba allí?

—Sí.

—¿Y qué pasó?

—Me dijeron que cambiara porque eso podría ser visto desde arriba.

—Ahora voy a mostrar lo que está en evidencia como Prueba gubernamental 1H. ¿Y qué estamos viendo aquí?

—A la izquierda está el Sr. Joaquín Guzmán Loera. En el medio, ese soy yo.

—¿Y qué lleva puesto?

—Ropa militar camuflada.

—¿Quién es este individuo en el lado derecho?

—La persona a la derecha es la señorita Kire Estolano, la hija de un piloto de helicóptero, Mauricio Estolano, que murió.

—¿Para quién trabajó Mauricio Estolano?

—Para el señor Mayo Zambada.

—Ahora, testificó antes que el acusado tenía amas de llaves viviendo con él en las montañas. Aproximadamente, ¿cuántas amas de llaves trabajaban para él allá arriba?

Foto: EFE

—Había más de siete. Se iban cambiando. Llegaban en parejas.

—¿Y quiénes son algunas de las amas de llaves que recuerda?

—Me acuerdo de Conchita. Recuerdo a doña Mary. Recuerdo a Morena. Me acuerdo de Güera. Recuerdo otras tres que eran la madre y dos hijas, pero no recuerdo sus nombres.

—Voy a mostrarle lo que está en evidencia como Prueba Gubernamental 70. ¿Reconoce quién está representada en esta fotografía?

—Sí.

—¿Quién es esta?

—Esa es doña Mary.

—Ahora, ¿estaban presentes las señoras como doña Mary cuando los negocios de las drogas eran discutidos?

—Por supuesto.

—¿Qué supo, si supo algo, sobre si las señoras podían repetir lo que escucharon sobre el negocio de las drogas en las montañas?

—Obviamente, no podían repetir nada.

—Ahora, ¿cuántos empleados tenía el acusado, en general?

—Cientos

—¿Cómo sabe eso?

—Bueno, viviendo con él. Mucha gente venía y se iba, pedían su nómina.

—Que usted sepa, ¿cuáles eran algunos de los tipos de trabajadores que tenía el acusado?

—Muchos granjeros, pilotos, mensajeros, guardaespaldas, pistoleros, conductores, transeúntes, vendedores, proveedores de drogas.

—Ahora mencionó a los granjeros. ¿Qué tipos de agricultores eran?

—De marihuana y para la amapola.

—Ahora, testificó la semana pasada que actuó como el secretario del acusado. ¿Puede describirle al jurado cuál era su rutina diaria en las montañas como secretario del acusado?

—Sí, ciertamente. Desde el momento en que las comunicaciones estaban disponibles a través de internet, estaba a cargo de hacer la venta de drogas aquí en Nueva York. Recoger dinero para coordinar la entrega de mercancía desde la oficina de Joaquín a los distribuidores aquí en Nueva York, también en Canadá. Y también reenviar el dinero a otros países para comprar más drogas.

—Ahora, ¿qué hacía el acusado en un día común?

—Dependía de la temporada en la que estuviéramos, y de si los militares estaban cerca. Lo más importante en las montañas era la seguridad. Tiene que estarse cuidando. Por ejemplo, su secretario personal tenía siete radios para comunicarse. Cada uno era para diferentes personas externas, que estaban cuidándose de las bases aéreas, de los helicópteros y de los militares. Eso era muy, muy importante. También había personas en los caminos. Por ejemplo, en un momento hubo un camino que iba a la mina en Las Coloradas. Era una mina, afuera de una mina de oro abandonada, el área entera estaba llena de su personal vigilando, y por el área, estaban vigilando a los militares cuando iban a cortar el pasto o hacer una redada.

—Ahora, qué pasaba en las temporadas en las que los militares no estaban activos, ¿cuál era la rutina diaria del acusado?

—Se levantaba a medio día. Pedía los mensajes que se habían recibido de la ciudad, ya fuera de sus socios o de su familia. Después del almuerzo, El Señor pedía sus llamadas y en la bocina en sus teléfonos Senao, caminaba por los árboles y hablaba con las personas que había requerido.

—Ahora, ¿quiénes fueron los otros secretarios del acusado durante el período en que vivió en las montañas con él?

—Hubo varios, sí. Uno que llamamos Apache. A él eventualmente lo enviaron a Colombia, entonces lo reemplazó otro tipo, Toronjo y Pingüino.

—¿Qué tipo de cosas los otros secretarios del acusado harían por él en general?

—¿Se refiere a los que estaban en las montañas?

—Sí.

—Sí. Tomarían nota de todo lo que se necesitaba, desde la recepción de suministros de la ciudad hasta la programación de citas, ya sabe, organizar todas las citas y pasarlas a Don Joaquín, que, según su agenda, pensaría en lo que quería, y luego sería organizada para él.

—¿Cómo recordaban los secretarios todas estas cosas que tenían que hacer?

—Todos teníamos cuadernos de bolsillo, como los que los policías tienen, o algunas veces algunos que eran un poco más grandes.

—Ahora, para ser claros, en estos cuadernos que describió, ¿los secretarios guardaban sus notas escritas a mano, o el acusado guardaba sus notas escritas a mano?

—Los secretarios.

—Sólo para aclarar, cuando los secretarios escribían en estos cuadernos, ¿era bajo la dirección del acusado?

—Sí, por supuesto, porque había demasiado que hacer y números.

—Usted testificó sobre los secretarios que el acusado tuvo en las montañas durante este tiempo que vivió con él. ¿Conocía a alguno de los otros secretarios del acusado?

—Sí.

—¿A qué otros conoció?

—Conocí a Cóndor, 50, Picudo, Chaneke.

—Usted mencionó que Cóndor era uno de los secretarios del acusado. ¿Cuándo trabajó Cóndor para el acusado como secretario?

—Bueno, Cóndor fue una persona que inicialmente formó parte del personal de seguridad para él, y luego pasó a tener el papel de secretario.

—¿Conoció a Cóndor?

—Sí.

—Ahora, ¿dónde sirvió Cóndor como secretario para el acusado?

—En la ciudad de Culiacán.

—Ahora, también mencionó a alguien llamado Picudo. ¿Dónde trabajó Picudo para el acusado?

—En la ciudad de Culiacán.

—Ahora, Sr. Cifuentes, ¿quién es Memin?

—Memin fue uno de los guardias personales de Joaquín en las montañas.

—¿Su papel cambió con el tiempo?

—Sí.

—¿Cómo?

—En el sentido de que era un tipo que era más, era mejor, más talentoso que otros.

—¿Qué quiere decir? ¿Qué quiere decir con eso?

—Más inteligente, más movido.

—¿Su papel cambió como resultado?

—Sí.

—¿Cómo cambió?

—Joaquín y yo lo enviamos a Honduras para comprar un rancho y construir una pista de aterrizaje.

—Ahora, ¿llegó un momento en que el acusado tuvo un problema con Memin?

—Sí.

—¿Cómo se enteró de este problema con Memin?

—Bueno, cuando Memin subió a las montañas para poder hacer la contabilidad de los gastos que había hecho, los números no estaban haciendo sentido. Le dije que bajara a la ciudad y que arreglara esos números porque al Señor no le iban a gustar.

Foto: EFE

—Déjeme detenerlo allí mismo. ¿Quién le dijo a Memin que subiera a las montañas para repasar los números?

—Bueno, la mujer que estaba a cargo de él en Honduras, que tenía a cargo en Honduras, la señora Julisa Breness, y ella me dijo que el señor Memin había comprado un Mercedes-Benz y que él quería que ella lo enviara a México. Y eso me molestó, dije, él está gastando el dinero de la oficina sin autorización.

—Entonces, usted testificó que él subió a las montañas, y entonces lo envió de vuelta a Culiacán. ¿Qué pasó después de que volvió a Culiacán?

—Sí. Joaquín preguntó qué le pasó a Memin que debía de estar allí junto con los otros guardias, que viniera. Él dijo que no, que no iba a ir, que en lugar de subir allí preferiría renunciar.

—¿Quién dijo que preferiría renunciar?

—Memin lo hizo.

—¿Qué pasó después de que Memin dijo que preferiría renunciar?

—Joaquín ordenó que lo golpearan.

—¿Cómo lo sabe?

—Los chicos me mostraron una foto de Memin. Llevaba puesto un yeso desde abajo hasta arriba.

—¿Cuándo fue la última vez que habló con Memin?

—Arriba en las montañas, cuando lo hice ir y hacer sus cuentas correctamente.

—¿En qué año fue eso?

—Eso fue en 2008.

—Ahora, estos lugares de la montaña donde vivía con el acusado, ¿alguno de ellos estaba cerca de áreas comerciales?

—No.

—¿Cómo conseguía provisiones para estas ubicaciones en las montañas?

—Venían en avionetas y en camionetas.

—En su papel como uno de los secretarios del acusado, ¿alguna vez hizo algo de contabilidad en relación con estas compras?

—A veces, sí.

—¿Cómo pagó el demandado por estas compras de provisiones?

—Le darían dólares a la persona. La persona cambiaría eso a pesos mexicanos, y esa persona comenzaría a hacer todas las compras que se necesitaban.

—¿Quién era la persona que realizaba las compras?

—Por lo general, era Revo.

—Dijo que se le darían dólares a la persona y luego se cambiaría a pesos. ¿Cuántos dólares le darían?

—Ciento cincuenta, 200 mil.

—¿Y con qué frecuencia serían repuestos estos 150 o 200 mil para compras?

—Podría ser en como un mes. Si la oficina en Culiacán tuviera demasiados gastos, ese era el caso.

—Entonces, aproximadamente, para ser claros, ¿aproximadamente de 150 mil hasta 200 mil dólares por mes fueron utilizados para comprar provisiones?

—Sí. Para, ya sabe, provisiones, para nómina, para cualquier otra compra. Era como un efectivo pequeño y fluido.

—Ahora, el dinero de quién era dado a Revo para esta caja menor de 150 a 200 mil dólares.

—Del señor Joaquín Guzmán.

—Cuando vivía en las montañas con el acusado ¿con quién vio generalmente al acusado allí?

—Bueno, sus socios lo visitaban, uno o un par de amigos, sus hermanos y sus hijos.

—¿Alguien más?

—Sus esposas.

—Entonces, ¿qué miembros de la familia visitaron al acusado en las montañas?

—Sus hermanos, sus hijos y sus sobrinos.

—Voy a mostrarle lo que está en evidencia como Prueba Gubernamental 45. ¿Quién es esta?

—Su esposa Emma.

—¿Con qué frecuencia vio a Emma en las montañas?

—Muy poco.

—Ahora, ¿qué cocinaba Emma para el acusado cuando lo visitaba en las montañas?

—A Joaquín le gustaba que le hiciera dulces y chalupas.

—¿Emma tuvo hijos con el acusado?

—Sí.

—¿Qué niños?

—Dos pequeñas gemelas.

—Ahora, ¿qué otra? ¿Vio a otras esposas visitar al acusado en las montañas?

—Sí.

—¿A cuáles?

—Griselda.

—Permítame mostrarle lo que está en evidencia como Prueba Gubernamental 103. ¿A quién estamos viendo aquí?

—A la señora Griselda, mi madrina.

—¿Cuál era el apodo de Griselda?

—Roque.

—¿Sabía si Griselda hizo algo con respecto a las deudas de drogas con el acusado?

—Si Joaquín recibiera alguna propiedad, se la daría a mi madrina.

—¿Propiedades otorgadas a él como pago por una deuda de drogas?

—Eso es correcto.

—¿Sabe si el acusado tenía alguna compañera mujer involucrada en su negocio de drogas?

—Sí.

—¿Cómo sabe eso?

—La vi en las montañas.

—¿Quién es ella?

—Tinita.

—¿Qué hizo Tinita en el negocio de drogas del acusado?

—Ella cosechaba marihuana.

—¿Qué hizo ella con la marihuana?

—Ella la vendía en Los Ángeles.

—Ahora, ¿conoce a alguno de los familiares del acusado que también fueran miembros en su negocio de drogas?

—Sí, sus hermanos y sus hijos.

—¿Alguien más?

—Y sus sobrinos.

Foto: Reuters

—Ahora, ¿cómo sabe? ¿Cuál de los hermanos del acusado trabajó con él en el negocio de las drogas?

—Guano y Bigotes.

—¿Qué hay de sus sobrinos, de qué sobrinos sabe que trabajaron con él en su negocio de drogas?

—Thomas y Frank.

—¿Qué pasa con sus hijos? ¿Qué hijos conocías que trabajaban en su negocio de drogas?

—Iván y Menor.

—Ahora mencionó al hermano del acusado, Guano. ¿Alguna vez conoció a Guano?

—Sí.

—Ahora, Sr. Cifuentes, ¿alguna vez ha hablado con Guano?

—Sí.

—¿Aproximadamente cuántas veces?

—Más de diez.

—Cuando tuvo estas conversaciones con Guano, ¿habló con él cara a cara o por teléfono?

—Ambas.

—Con base en estas conversaciones, ¿se familiarizó con la voz de guano?

—Sí.

—Solo para dejar en claro en el registro, estábamos viendo la Prueba Gubernamental 20, dos cero. Voy a reproducirle un video.

—Sr. Cifuentes, ¿reconoció a alguno de los que hablan durante ese audio?

—Sí.

—¿Qué voces reconoció?

—La del señor Joaquín Guzmán Loera y su hermano Guano.

—Simplemente dirigiendo su atención a la transcripción, cuando escuchó la voz del acusado, ¿qué iniciales vio?

—JGL.

—Cuando escuchó la voz de Guano, ¿qué nombre vio en la transcripción?

Guano.

—Ahora, en general, ¿qué están discutiendo en esta llamada?

—Estaban hablando sobre el hecho de que debido a los teléfonos hubo un problema, porque habían sido informados sobre eso. El señor Guano le dice a Joaquín que tiene un soplón. allí donde está, una rata. Entonces Joaquín dice que, no, que ese no era el caso, de lo contrario todos habrían sido arrestados. Y que, por su parte, ya le habían dicho todo, y que la policía no les dijo todo pero que había sido por los teléfonos.

—Quiero dirigir su atención en particular a esta transcripción, al párrafo 27, donde Guano dice el nombre Bigote. ¿Quién es Bigote?

—Su otro hermano.

—¿Por qué se llama Bigote?

—Tiene un gran bigote.

—Ahora, también quiero dirigir su atención en el párrafo 27, donde Guano dice: Tienes un soplón allí. ¿Qué entiende que están discutiendo aquí?

—Un soplón, un informante.

—Y dirigiendo su atención más abajo en la página, al párrafo 31, donde Guano dice pinches cachuchas, ¿a qué entiende que se refiere?

—Esos son los militares.

—Simplemente volviendo a dirigir su atención al párrafo 27, la palabra en español para un soplón, ¿qué es eso aquí?

Dedo.

—Ahora, acaba de testificar que se utilizó el término cachuchas como un código para los militares. ¿Hubieron otros términos codificados para los militares?

—Sí.

—¿Cuáles fueron algunos de los otros términos codificados?

Los cachuchones, los guachos o los verdes.

—Ahora, también quiero dirigir su atención a la misma transcripción al párrafo 42, cuando el acusado dice: Bueno, como ya ha tenido estos desde hace mucho y en todas partes donde los han encontrado hay antenas. Sería bueno. Voy a cambiar el equipo ya en un par de días, y luego me sentiré mejor sobre salir. Ahora, según su experiencia, ¿qué entiende que el acusado quiere decir aquí?

—Está recomendando a su hermano Guano para que mejor use los negros, y que de hecho los teléfonos que Joaquín estaba usando en ese momento, que ya no confiaba en ellos porque el Gobierno ya había encontrado alguna antena, y que eventualmente comprará nuevas comunicaciones para que él pueda hablar mejor y confiar en el nuevo sistema.

—Ahora, escuchamos la llamada y usted acaba de usar el término “los negros”. ¿Para qué es la abreviatura de los negros?

—Blackberries.

—Usted testificó anteriormente que conoció a un secretario del el acusado se llama Cóndor. ¿Con qué frecuencia habló con Cóndor?

—Constantemente.

—¿Habló con él por teléfono o cara a cara?

—Ambas.

—Con base a esas conversaciones, ¿se familiarizó con la voz de Cóndor?

—Sí.

—Quiero dirigir su atención a la transcripción en evidencia, 601I-1T. Voy a reproducir para usted lo que está en evidencia como Prueba Gubernamental 601J-1A. Sr. Cifuentes, ¿reconoció a alguno de los que hablaron en esa llamada?

—Sí.

—¿Qué voces reconoció?

—La voz de Cóndor.

—¿A alguien más?

—Y la voz que está en el fondo es Joaquín.

—Ahora, en la transcripción, ¿qué nombre se usa cuando Cóndor está hablando?

Cóndor.

—Y cuando el acusado habla en segundo plano, ¿qué iniciales se utilizan allí en la transcripción?

—JGL.

—Ahora, cuando escuchaba esta llamada, ¿había una tercera persona también?

—Sí.

—¿Está familiarizado con esa voz?

—No.

—Ahora, cuando vivía en las montañas con el acusado llegó un momento en que comenzó un proyecto para una película con él?

—Eso es correcto.

—¿Durante qué período de tiempo duró este proyecto?

—Eso fue justo a fines de 2007, hasta mi arresto en noviembre de 2013.

—¿Hubo también una idea para un libro relacionado con esta película?

—Eso es correcto.

—¿De dónde vino esta idea?

—La idea vino de mi primera esposa, Angie. Ella recomendó al Sr. Joaquín que hiciera eso porque estaba siempre en las noticias y en los periódicos y en todas partes. Entonces ella dijo que debería hacer una película sobre su vida para poder hacer el dinero que todos los periódicos estaban haciendo.

—¿Qué dijo el acusado sobre la idea de este proyecto?

—Le encantó la idea.

—¿Qué papel tuvo el acusado en este proyecto?

—Director.

—¿Tenía interés financiero en este proyecto?

—Sí.

—¿Contrató a alguien para que lo ayude a hacer este libro y esta película?

—Eso es correcto.

—¿A quién?

—A un hombre colombiano, era productor, Javier Rey.

—¿El acusado estuvo involucrado de alguna manera para proporcionar información para este libro?

—Ciertamente lo hizo.

—Ahora, ¿quién más proporcionó información para este libro?

—Familiares del señor Joaquín Guzmán.

—¿Qué pasó con el libro después de que lo arrestaron en noviembre de 2013?

—Bueno, el borrador en sí fue entregado a Jimmy, el secretario, para su hijo Evan. Más tarde, un segundo borrador fue entregado a los abogados de Joaquín.

—¿Cuándo fue la última vez que trabajó en este proyecto?

—Alrededor de esos días aproximadamente.



Finanzas

Habrá panorama “más negro” si 4T no cambia estrategia sobre Covid

El organismo privado aseveró que con 137 mil muertes en el país a causa de la enfermedad y más de medio millón de contagios, resulta difícil concluir que la estrategia del gobierno ha sido exitosa

Política

INE da luz verde a la coalición 'Va por México'

La terna la conforman PRI, PAN y PRD y su objetivo es "fortalecer el Federalismo y hacer un cambio en el país para evitar el autoritarismo"

Sociedad

CDMX, en semáforo rojo; restaurantes y gimnasios podrán operar al aire libre

El gobierno capitalino también anunció que pequeños negocios en el Centro Histórico ofrecerán servicio en la modalidad de recoger y atención en ventanilla

Política

Vocero de padres de los 43 busca candidatura por Morena

Se trata de Felipe de la Cruz quien busca ser diputado federal en las próximas elecciones

Política

Morena denuncia a Lorenzo Córdova por pronunciamientos sobre mañaneras

El Partido guinda acusó también al consejero Ciro Murayama ante la contraloría del INE por por difundir datos de la investigación que se sigue contra el presidente

Política

INE da luz verde a la coalición 'Va por México'

La terna la conforman PRI, PAN y PRD y su objetivo es "fortalecer el Federalismo y hacer un cambio en el país para evitar el autoritarismo"

Automotriz

Ford EcoSport Storm 2021: Sin miedo a la aventura

La firma del óvalo azul presenta una versión que desafía la calma y está dispuesta para acompañarte a vivir las mejores experiencias

Automotriz

Explora nuevos caminos a bordo de Jeep Compass 2021

Si bien este SUV está orientado a enfrentar las adversidades en la jungla de concreto, lo cierto es que tiene las capacidades para llegar más lejos cuando decides salir del asfalto

Finanzas

Citigroup reporta caída de 41% en utilidades del 2020

El grupo bancario, casa matriz de Citibanamex, reconoció que la crisis sanitaria representó un golpe para sus ingresos, principalmente en los segmentos de consumo y clientes corporativos