/ sábado 17 de octubre de 2020

Capítulo 38 | Dámaso López Núñez

Dámaso López Núñez, uno de los personajes que aparece a lo largo de todo el juicio como clave en varios de los negocios y anécdotas del círculo íntimo del narcotraficante mexicano

—Buenas tardes, señor López—, dicho eso Amanda Liskamm comenzó a interrogar a uno de los hombres más cercanos a El Chapo. El Juicio entra en su recta final.

—Buenas tardes—, respondió Dámaso López Núñez, uno de los personajes que aparece a lo largo de todo el Juicio como clave en varios de los negocios y anécdotas del círculo íntimo del narcotraficante mexicano.

—¿Cuántos años tiene?

—Cincuenta y dos años y 11 meses.

—¿Y de dónde eres?

—De un pueblo llamado Portaceli en el municipio de El Dorado, el municipio de Culiacán, estado de Sinaloa, México.

➡️ Descarga aquí "Los compas del Chapo. Por esta información mataban"

—¿Y cuál es su grado de escolaridad?

—Hice tres años de derecho en la universidad.

—¿Entiendes algo de inglés?

—Muy poco.

—¿En qué idioma se siente más cómodo testificando aquí hoy?

—En español.

—¿Dónde vive ahora?

—En los Estados Unidos.

—¿Dónde?

—En una cárcel en los Estados Unidos.

—¿Cuándo fue arrestado?

—2 de mayo de 2017.

—De acuerdo. ¿Y dónde?

—La Ciudad de México.

—Antes de su arresto, ¿qué hacía para vivir?

—Trabajaba… trabajaba con mi compadre en su negocio de tráfico de drogas.

—¿Y para qué cártel trabajaba su compadre?

—Sinaloa

—¿Cuál era el rol de su compadre en el cártel de Sinaloa?

—Era líder como el señor Ismael Zambada.

—¿Y qué hacía específicamente para su compadre?

—Al principio, lo ayudaba a encontrar las casas, rentas; y después, lo ayudé con algunas relaciones con autoridades del gobierno; y después más tarde, me pidió que lo ayudara con logística, comunicaciones para algunos traslados de drogas de Sudamérica a Sinaloa.

—Usted mencionó algunas relaciones con el gobierno. ¿Con eso a qué se refiere?

—Sí, que el gobierno nos daría… daría información con respecto a las operaciones.

—De acuerdo. Además de la relación laboral, ¿qué tipo de relación tenía con su compadre?

—Bueno, fue el padrino en la boda de mi hijo; y yo era el padrino de una de sus hijas… de una de sus gemelas en el bautizo.

—¿Qué tan cercano era de su compadre?

—Muy cercano.

—¿Reconoce a alguien en el tribunal como su compadre?

—Sí.

—¿Qué apodos o sobrenombres ha escuchado que se usen para el acusado?

—La gente lo llamaba Chapo. Yo lo llamaba Javier o compadre.

—Y usted mencionó que era uno de los líderes del Cártel de Sinaloa con Mayo. ¿Quién es Mayo?

—Es Mayo Zambada García.

—¿Cuántas veces ha visto a Mayo?

—Muchas veces.

—¿Con qué apodos o sobrenombres se le conoce a Mayo Zambada?

—Mayo. Lo llamábamos La Doña, La Señora, La Cocina.

—Basado en su conocimiento del cártel, cuál era la relación laboral entre el acusado y Mayo Zambada?

—Siempre se ayudaban en asociación. Si mi compadre hacía un trabajo, entonces Mayo lo ayudaba en una alianza de 50 por ciento, y lo mismo al revés.

—Y cuando dice su compadre, ¿a quién se refiere?

—A mi compadre Joaquín.

—De acuerdo. ¿Usted tenía algún apodo o sobrenombre por el que se le conociera?

Licenciado, Lic, Felizardo.

—Quiero tomarme un momento y hablar un poco poco sobre tu caso. Usted dijo anteriormente que estaba bajo custodia en los Estados Unidos. ¿Por qué es eso?

—Fui acusado del delito de narcotráfico.

—¿Y cuál es el estado de su caso?

—Me han sentenciado.

—¿Cuál fue su sentencia?

—De vida.

—¿Y se declaró culpable?

—Sí.

—¿De qué delito se declaró culpable?

—Narcotráfico.

—De acuerdo. ¿Qué espera que pase después de que su cooperación sea completada?

—Tengo que esperar a que sea recomendado para que mi sentencia sea reducida.

—Conforme su acuerdo de la declaración de culpabilidad, ¿acordó pagar algún dinero a los Estados Unidos?

—Sí.

—¿Cuánto dinero?

—25 millones de dólares.

—Y hasta la fecha, ¿cuánto de ese dinero ha pagado?

—Nada.

—¿El gobierno acordó proporcionarle a usted o su familia algún beneficio de inmigración?

—Mi familia está en los Estados Unidos por razones de seguridad.

—Quiero dirigir su atención ahora a 1999. ¿Dónde estaba trabajando en ese momento?

—Trabajé en el federal... En la penitenciaría federal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco.

—¿Qué posición tenía en esa prisión?

—Fui Subdirector de Seguridad y Custodia.

—¿Y cuáles eran sus responsabilidades en ese rol?

—Era el responsable de la seguridad interna de la penitenciaría.

—Como subdirector, ¿estaba familiarizado con el diseño de la prisión?

—Sí.

—Generalmente, ¿cómo estaba distribuida la prisión?

—Había ocho unidades de seguridad diferente, un área de observación y clasificación de reclusos, un pequeño hospital, un área para conductas especiales, y el área gubernamental.

—¿Quién controlaba las puertas de esas ocho unidades de seguridad?

—Personal bajo mi control.

—De acuerdo. Y el personal bajo su control eran los que controlaban estas puertas, ¿dónde estaban ubicados en la prisión?

—Una era en los diamantes.

—¿Qué es un diamante?

—Un lugar cercado por paneles de vidrio. Dentro de él, hay personal de seguridad que tiene la visibilidad desde ahí hasta otras cuatro unidades.

—Señor López, ¿qué estamos viendo aquí?

—Ahora, mientras estaba trabajando en esta prisión, ¿el acusado estaba ahí?

—Sí.

—De acuerdo. ¿Tenía algún contacto con él mientras estaba ahí?

—Sí.

—¿Qué tipo de contacto?

—Me mandaba algunos pedidos como zapatos, un cambio de ropa.

—¿Y estos pedidos eran hechos a mano o tecleados?

—Todos los reclusos pueden leer y escribir, ellos los escribían… ellos mismos escribían su pedido a mano.

—De acuerdo. ¿Y habían más requerimientos en estos pedidos?

—Tenían que estar firmados por cada recluso.

—Bien. ¿Aproximadamente cuántos pedidos recibió del acusado?

—Algunos, unos cinco o seis, aproximadamente, que yo recuerde,

—¿Y todos estos pedidos fueron escritos a mano?

—Sí.

—¿Y todos estos pedidos estaban firmados por el acusado?

—Sí.

—¿En algún punto del tiempo, tuvo oportunidad de reunirse con el acusado?

—Sí

—De acuerdo. ¿Y qué se discutió en la reunión?

—En esa ocasión, mi compadre me pidió que lo ayudara para que una de sus esposas pudiera entrar, Griselda.

—¿Y discutió con el acusado, por qué necesitaba su ayuda para meter a la esposa en la prisión?

—Sí, porque por ese entonces, una esposa de mi compadre ya estaba entrando, su nombre era Alejandrina, y ella ya había sido autorizada para entrar por el Consejo Técnico de la penitenciaría, entonces para que la señora Griselda pudiera pasar, tendría que hacerse de manera clandestina o borrar a Alejandrina de los registros y escribir a Griselda.

—¿Aceptó ayudar al acusado con eso?

—Sí.

—Tiempo después, ¿conoció a Griselda por otros nombres?

—Años después, escuché que la llamaban Roke.

—De acuerdo. ¿El acusado le pidió más cosas mientras estaba trabajando en la prisión?

—Sí.

—¿Qué le pidió?

—Mi compadre quería tener un teléfono con él.

—¿Y le cumplió la petición?

—Sí.

—¿Tuvo alguna conversación más tarde sobre el teléfono con él?

—Sí. Recuerdo que mi compadre me mencionó después que podía checar sus e-mails por ese teléfono.

—A cambio de cumplirle esos favores al acusado, ¿recibió algo a cambio?

—Sí.

—¿Qué recibió?

—Dinero.

—¿Cuánto?

—No recuerdo exactamente, pero en una ocasión me dio 10 mil dólares. Cuando necesitaba algo, se lo pedía y él me lo daba. En una ocasión, me ayudó con los gastos de uno de mis… uno de mis hijos que había estado en un accidente, y también me dio… mi compadre también me dio una casa de regalo.

—¿Cuánto costaba la casa?

—Recuerdo que el abogado me dijo que había sido vendida por alrededor de 1.5 millones de pesos.

—¿Alguna vez le habló al acusado sobre su le estaba pagando a alguien más en prisión?

—Sí. Le pagaba a los guardias.

—Bueno. Y usted mencionó que el acusado había pedido que una esposa, Griselda, pudiera visitarlo en la cárcel, ¿correcto?

—Sí.

—¿Y a quién le pidió la visita?

—¿A mí?

—¿Qué persona? ¿Disculpe?

—Arturo —que en paz descanse— el hermano de mi compadre; Marcelo Peña, que había sido un ex cuñado de mi compadre.

—¿Alguna vez conoció a Arturo bajo otro nombre?

—Sí. Lo solían llamar El Pollo.

—¿Autorizó estas visitas con Arturo y Marcelo Peña?

—Sí.

—¿Cuánto tiempo trabajó en la prisión?

—Aproximadamente un año y siete meses.

—¿Y por qué se fue?

—Porque había un… el Gobierno Federal estaba haciendo unas investigaciones sobre casos de corrupción en la penitenciaría, así que decidí renunciar.

—¿Cuándo renunció?

—Si recuerdo correctamente, en septiembre de 2000.

—Después de renunciar a la prisión, ¿alguna vez regresó para reunirse con el acusado?

—Hubo una vez en la que regresé a la penitenciaría, sí.

—¿Y qué habló con él en esa última vez?

—Mi compadre estaba preocupado. Quería que hablara con el director para que las cosas no lo afectaran.

—¿Eso qué significa?

—Que ellos no debían de ser enérgicos, que deberían de continuar dándole algunos beneficios. No deberían de ser tan duros.

—De acuerdo. ¿Acordó con el acusado ayudarlo con eso?

—Sí.

—¿Cómo lo hizo?

—Hablé con el director.

—Bueno. Después de renunciar a la prisión, ¿pudo encontrar otro empleo?

—No, no pude encontrar otro trabajo.

—Muy bien. ¿Cuándo fue la siguiente vez que vio al acusado?

—Lo vi algún tiempo después de que mi compadre escapara… hubiera escapado, como siete u ocho meses después de su escape.

—Aproximadamente, ¿qué año es?

—2001.

—¿Dónde se reunió con él?

—En las montañas en Nayarit.

—¿Qué habló con él en esa ocasión?

—Me acuerdo que mi compadre me preguntó qué sabía sobre los guardias que habían sido detenidos. Me dijo que habían sido detenidos injustamente y que eran inocentes.

—¿Por qué los habían detenido?

—Fueron acusados de haber ayudado a mi compadre a escapar.

—Aproximadamente, ¿cuántos guardias?

—No estoy seguro de si fueron 50 o 70, hubo varios.

—¿Qué dijo el acusado que haría por esos guardias?

—Sentía la responsabilidad moral de ayudarlos; y por medio de su abogado los estaba ayudando.

—¿Tuvo oportunidad de hablar con el acusado sobre su escape de la prisión?

—Sí. Me dijo que la única persona responsable de su escape había sido Chito.

—¿Quién es Chito?

—Chito era un empleado en la penitenciaría. Estaba en el área de lavandería, servicios generales.

—¿Qué dijo su compadre sobre la manera en la que Chito había logrado sacarlo de la prisión?

—Que lo había llevado dentro de un carrito de lavandería cuando estaba recogiendo la ropa sucia. Y que lo había transportado al estacionamiento donde estaban los vehículos. Que lo había puesto en la cajuela de su coche, el de Chito. Y que Chito había manejado fuera del estacionamiento hacia una cabina de policía que ya estaba a la salida de la penitenciaría. Y así se fueron, se pararon porque había un portón que se elevaba en el que era necesario detenerse para quienquiera que saliera. Y los guardias que estaban en el área solo registraron el interior del vehículo pero no la cajuela.

—Usted mencionó un portón que se elevaba, ¿cuál es el término para ese portón que se elevaba?

—Es una pluma, una barra de metal que tiene un signo de alto.

—¿Qué dijo el acusado sobre el momento de su escape?

—Recuerdo preguntarle a mi compadre que si yo hubiera estado en la penitenciaría se hubiera escapado entonces. Me dijo que no. Me dijo que realmente el plan de escape había sido espontáneo. Esto fue porque algunos de sus amigos en el Gobierno Federal lo habían notificado que una orden de extradición había sido solicitada en su contra.

—¿Se reunió con el acusado de nuevo después de esta vez?

—Sí.

—¿De qué hablaron?

—Mi compadre me preguntó de nuevo si había logrado encontrar trabajo. Para ese momento estaba siendo más difícil porque los medios me ligaban al escape. Entonces dije que no. Él me ofreció un trabajo.

—¿Aceptó su oferta?

—Sí.

—¿Qué trabajo aceptó?

—Al principio era conseguir casas y ranchos para rentar.

—¿Por cuánto tiempo consiguió casas y ranchos para el acusado?

—Creo que aproximadamente tres años.

—¿En ese punto empezó a moverse hacia nuevos trabajos para el acusado?

—Sí.

—¿Qué empezó a hacer para él?

—Empecé a tener comunicación con algunos servidores públicos del Gobierno Federal. Me daban información sobre las operaciones que iban a suceder en contra del Cártel de Sinaloa. Y después de eso, mi compadre me pidió que lo ayudará con la comunicación con unos colombianos. Eso fue porque él estaba en las montañas y las comunicaciones no eran seguras, en el sentido de que la comunicación estaba sucediendo, pero no había buena señal. Entonces bajo las órdenes de mi compadre, la gente venía a Culiacán, yo me reunía con ellos, y después establecía comunicación.

—¿Cuándo comenzó a comunicarse con los colombianos de parte del acusado?

—Si recuerdo correctamente, 2004 aproximadamente.

—¿Qué comunicaba específicamente con los colombianos?

—Cargamentos de droga para Sinaloa.

—¿Le estaba dando alguna información a los colombianos con respecto a dónde tenían que llegar los botes?

—Sí, sí. Yo les daba la información sobre las coordenadas.

—¿Quién le daba esa información a usted?

—Mi compadre me la daba, o alguien le mandaba la información directamente a los colombianos.

—¿Cómo transportaban estos cargamentos desde Colombia?

—Algunos los trasladaban por submarinos, botes y aviones.

***

—Usted dijo antes que estaba involucrado en hablar con contactos gubernamentales para el acusado, ¿correcto?

—Sí.

—¿Qué hacía específicamente para el acusado?

—Recibía la información y se la pasaba a él.

—¿Recibía información directamente de sus contactos gubernamentales?

—No, habían personas que trabajaban, bueno, ellos tenían comunicación directa con él.

—¿Quiénes eran las personas que le daban esa información a usted?

Javi, a uno de ellos lo llamábamos Javi. A otro Roberto.

—Vamos a tomarlos uno a la vez. ¿Con quién tenía contacto Javi dentro del gobierno?

—Tenía contacto con personas de la milicia, la Policía Federal, la PGR y la Marina.

—Mencionó a la PGR, ¿qué es eso?

—Es la Fiscalía General de la Nación.

—Entonces Javi conseguía la información y se la daba a usted, ¿es eso lo que estoy entendiendo?

—Sí, él me la pasaba, y entonces yo se la pasaba a mi compadre. Y después Javi se la daba directamente a mi compadre.

—¿Por qué estos contactos gubernamentales le daban información a Javi?

—Bueno, porque necesitábamos saber cuáles iban a ser sus movimientos, y obviamente porque les pagábamos.

—¿Tuvo alguna plática con el acusado sobre los pagos de los contactos gubernamentales de Javi?

—Sí.

—¿Qué le dijo?

—Javi les pagaba más de 100 mil dólares a los contactos al mes.

—¿Quién le daba ese dinero a Javi?

—Mi compadre.

—Usted también mencionó a una persona llamada Roberto, ¿quién es Roberto?

—Roberto era otra persona que trabajaba en la empresa de mi compadre. También tenía sus propios contactos con la Policía Federal, con la Policía Federal de Caminos, y con la PGR, la armada.

—¿Cuál era el apellido de Roberto?

—Creo que era García… de hecho, disculpe. Beltrán.

—¿Alguna vez habló con Roberto cuánto le estaba pagando al mes a sus contactos del gobierno?

—Sí. Roberto me dijo que les pagaba más de un millón de dólares al mes.

—¿Alguna vez ha escuchado del término Yankee antes?

—Sí.

—¿Qué significa?

—Es un empleado de la oficina Fiscal General de la nación, quien es el comandante en una plaza en cualquier ciudad.

—Cambiemos de tema y hablemos sobre la seguridad del acusado. ¿Quiénes eran los sicarios de cabecera del acusado?

El Negro, Fantasma, El Cholo.

—Hablemos de ellos uno a la vez. ¿Quién es El Negro?

El Negro era una persona que había sido parte antes de la armada mexicana. Renunció a la armada y comenzó a trabajar con mi compadre.

—¿El Negro tenía otros nombres?

—Bravo. Y su nombre era Omar.

—También mencionó al Fantasma, ¿quién era él?

—Como el Negro, Fantasma comenzó a trabajar con mi compadre por recomendación del Negro. Y también había sido parte de la armada mexicana.

—Por último, mencionó a alguien llamado Cholo, ¿quién es él?

—Cholo trabajaba con la seguridad de mi compadre y antes de él de hecho su padre también lo hacía. Y después mi compadre lo puso a cargo de la plaza en Guamúchil. Pero cada que mi compadre lo necesitaba, él lo tomaba.

—Cambiemos y hablemos un poco sobre la familia del acusado. ¿Conoce a los hijos mayores del acusado?

—Sí, los conozco.

—¿Cómo se llaman?

—Uno Iván y el otro Alfredo.

—¿Con qué apodos se conoce a Ivan?

—Mi compadre le decía Tocayo.

—Mostrando lo que ya está en evidencia como Prueba gubernamental 60. ¿Quién es esta persona?

—Alfredo.

—¿Con qué apodos se le conoce?

—Menor.

—Mostrando lo que ya está en evidencia como Prueba gubernamental 219-15. ¿Quiénes son los dos individuos en la parte derecha superior de esta foto?

—Ovidio y Joaquin.

—¿Quién es su padre?

—Mi compadre.

—¿Con qué apodos se les conocía?

—A Ovidio le decían Ratón y a Joaquín Guerro.

—¿Usted previamente mencionó que era el padrino de una de las gemelas del acusado?

—Sí.

—¿Quién es la madre de esas gemelas?

—Mi Comadre, Emma.

—¿Con qué sobrenombres el acusado llamaba a Emma?

—Algunas veces le decía Mi Reina.

—¿Conoce a alguien llamado Aureliano Guzmán?

—Sí, lo conozco.

—¿Quién es?

—El hermano de mi compadre.

—¿Con qué apodos se le conoce?

—El Guano.

—¿Qué hacía para el cártel?

—Traficaba drogas en las montañas, en campos de marihuana y de amapola.

—¿Conoció a alguno de los sobrinos del acusado que trabajan para él?

—Sí, conocí a varios sobrinos.

—¿A quién conoció específicamente?

—Conocí a uno que se llamaba Alfredo, lo llamábamos 02 también. Conocí a Chinakate, y él lo llamaba Tío, entonces creo que también era su sobrino. Y a otros de los que no me acuerdo de sus nombres.

—Hablemos sobre Alfredo, ¿qué hizo Alfredo por el acusado?

—Mi compadre mandaba a Alfredo algunas veces a otros países a reunirse con otras personas.

—¿Qué países?

—Ecuador, Colombia.

—Usted mencionó que también lo llamaban 02, ¿Sabía si le decían de otra manera?

—Tomás, lo llamaban Tomás.

—¿Quién se refería a él como Tomás?

—Panchito.

—¿Usted también mencionó a alguien llamado Chinakate?

—Sí.

—¿Había algo distintivo de Chinakate?

—Era pelirrojo.

—¿Qué hacían los secretarios del acusado para él?

—Estaban a cargo de la radio y las comunicaciones.

—¿Cómo se comunicaba usted y otros miembros del cártel entre ustedes?

—Por radio y por teléfono.

—¿Está al tanto del periodo en el que el acusado tuvo su propio canal de comunicación?

—Bueno, hubo un momento en el que un hombre colombiano fue contratado y lo entrenaron en servidores para que pudiéramos tener nuestro propio canal de comunicación.

—¿Quién trajo a este colombiano para reunirse con el acusado?

—Panchito.

—¿Dónde estaba el servidor instalado?

—Fue en Europa, pero no sé exactamente en qué país.

—¿Alguna vez usó el sistema?

—Sí.

—¿Cómo funcionó?

—Era un número de extensión, tres dígitos, y también a través de internet.

—¿En qué periodo de tiempo se usó el servidor?

—Si no me equivoco alrededor de 2011, 2010, alrededor de ese tiempo, más o menos.

—¿Alguna vez habló con el acusado sobre lo que pasó con el técnico que puso el sistema?

—Sí, tuvo problemas con el Gobierno y lo arrestaron.

—¿El acusado le dijo algo más sobre este técnico?

—Que no era de fiar porque le estaba pasando información al Gobierno y que no podíamos usar ese sistema más.

—¿Alguna vez escuchó hablar de algo llamado el sistema de oficina?

—Sí.

—¿Qué es?

—Para que uno no tenga contacto directo, una oficina media fue instalada, para que pudiera estar en contacto con diferentes contactos de esa oficina. Y de esa manera no tuviera comunicación directa con los contactos.

—¿Por qué no querrías tener comunicación directa con los otros contactos?

—Para evitar a esos contactos que no son leales y aquellos que pudieran pasar información al Gobierno.

—¿Usted usaba el sistema de oficina?

—Sí.

—¿Qué tipo de programa era usado para enviar mensajes en el sistema de oficina?

—Blackberry.

***

“Y dice, Me voy a reunir con la dama al principio de la semana. Compadre, será mejor que me deje terminar el asunto con Rubén y la dama. Ya le di un adelanto a la dama con el negro. ¿A quién se refieren con la dama? Bueno. Y la palabra “negro”, ¿a qué se refiere?”.

—Blackberry.

—Bueno. Ahora vayamos a la diapositiva 19. Bien. ¿Ese es un mensaje que usted está mandando?

—Sí.

—Bien. Dice: Por el otro lado, René habló personalmente con el alcalde de La Calma. Ella es una de las favoritas como candidata para el gobierno estatal del PRI. Quiere que eliminemos, denunciando a un policía que la ha estado molestando y afectándola en la política. Está de acuerdo, y con el tiempo también va a necesitar apoyo con su campaña. ¿Qué le está diciendo al acusado aquí?

—Que René estaba a cargo de la plaza en Baja California Sur, y él me había enviado un mensaje de una señora que era alcalde de La Paz, según ella, tenía la probabilidad de convertirse en candidata a gobernadora, pero ella tenía un problema con… había un policía que la estaba molestando. Así que ella se acercó a René y le pidió que me hiciera un favor, si ese policía podía ser asesinado para que ella no se viera afectada, y en un tiempo dado, ella también solicitaría apoyo para la campaña.

—Bien. Donde dice allí, La Calma, ¿qué es eso?

—El presidente o alcalde de La Paz.

—Y donde dice, ella quiere que eliminemos, ¿qué significa?

—Que maten al policía.

—Bueno. Y también hay referencia al PRI. ¿Qué es eso?

—El PRI es un partido político… del cual la señora, la alcalde es miembro, el Partido Revolucionario Institucional.

—De acuerdo. Pasando a la siguiente diapositiva, Diapositiva 20, Párrafo 102. ¿Esta es una respuesta del acusado?

—Sí.

—Bueno. Y dice: Sí. Ella es la favorita y le haremos el favor. Quizás mientras el policía sale de su casa como en revancha de algún pandillero. Que no lo vean, no con rifle, sino con pistola para que no parezca violento. ¿Pero cuándo se sabrá si ella gana o no? Uno, hay una cosa, nadie sabe quién será el alcalde o las elecciones de julio. ¿Qué le está diciendo el acusado aquí?

—Que si ella es favorita, entonces deberíamos de hacerle el favor, lo cual significaba para mí decirle a René que sí hiciera el favor de matar al policía. Y que la matanza del policía no pareciera violenta, no usar armas de fuego. En su lugar, hacer que pareciera revancha de algún pandillero.

—Bueno. Ahora iremos a la diapositiva 23, y párrafo 1. De nuevo, dice OFI. ¿De quién viene este mensaje?

—De mi compadre.

—Y al final del párrafo 1, dice, Voy a hablar con el tipo de la harina la semana que viene. ¿A qué tipo de harina se refieren?

—Harina de pescado.

—¿Y cuál era el plan con esta harina de pescado?

—Mezclarla con la base para transportarla a Sinaloa.

—¿Y en qué país se iba a hacer esto?

—En Ecuador.

***

—Bueno. En adición al sistema de codificación tango alpha, ¿usaban códigos? ¿o palabras clave para referirse a ubicaciones?

—Sí.

—¿Cuál era el código para Nogales?

—Lo llamábamos El Nogal, El Árbol.

—Bueno. ¿Qué hay de Venezuela?

—Con el loco, el hombre loco.

—¿Y Ecuador?

—Eduardo.

—¿Y Guatemala?

—Con Charlie.

—¿Y alguna vez ha escuchado del término “tres” para referirse a una ubicación?

—Tres es una pista de aterrizaje.

—¿Dónde está ubicada esa pista de aterrizaje?

—En la municipalidad de Navolato.

—¿Y quién usaba esa pista de aterrizaje?

—Mi compadre.


—Buenas tardes, señor López—, dicho eso Amanda Liskamm comenzó a interrogar a uno de los hombres más cercanos a El Chapo. El Juicio entra en su recta final.

—Buenas tardes—, respondió Dámaso López Núñez, uno de los personajes que aparece a lo largo de todo el Juicio como clave en varios de los negocios y anécdotas del círculo íntimo del narcotraficante mexicano.

—¿Cuántos años tiene?

—Cincuenta y dos años y 11 meses.

—¿Y de dónde eres?

—De un pueblo llamado Portaceli en el municipio de El Dorado, el municipio de Culiacán, estado de Sinaloa, México.

➡️ Descarga aquí "Los compas del Chapo. Por esta información mataban"

—¿Y cuál es su grado de escolaridad?

—Hice tres años de derecho en la universidad.

—¿Entiendes algo de inglés?

—Muy poco.

—¿En qué idioma se siente más cómodo testificando aquí hoy?

—En español.

—¿Dónde vive ahora?

—En los Estados Unidos.

—¿Dónde?

—En una cárcel en los Estados Unidos.

—¿Cuándo fue arrestado?

—2 de mayo de 2017.

—De acuerdo. ¿Y dónde?

—La Ciudad de México.

—Antes de su arresto, ¿qué hacía para vivir?

—Trabajaba… trabajaba con mi compadre en su negocio de tráfico de drogas.

—¿Y para qué cártel trabajaba su compadre?

—Sinaloa

—¿Cuál era el rol de su compadre en el cártel de Sinaloa?

—Era líder como el señor Ismael Zambada.

—¿Y qué hacía específicamente para su compadre?

—Al principio, lo ayudaba a encontrar las casas, rentas; y después, lo ayudé con algunas relaciones con autoridades del gobierno; y después más tarde, me pidió que lo ayudara con logística, comunicaciones para algunos traslados de drogas de Sudamérica a Sinaloa.

—Usted mencionó algunas relaciones con el gobierno. ¿Con eso a qué se refiere?

—Sí, que el gobierno nos daría… daría información con respecto a las operaciones.

—De acuerdo. Además de la relación laboral, ¿qué tipo de relación tenía con su compadre?

—Bueno, fue el padrino en la boda de mi hijo; y yo era el padrino de una de sus hijas… de una de sus gemelas en el bautizo.

—¿Qué tan cercano era de su compadre?

—Muy cercano.

—¿Reconoce a alguien en el tribunal como su compadre?

—Sí.

—¿Qué apodos o sobrenombres ha escuchado que se usen para el acusado?

—La gente lo llamaba Chapo. Yo lo llamaba Javier o compadre.

—Y usted mencionó que era uno de los líderes del Cártel de Sinaloa con Mayo. ¿Quién es Mayo?

—Es Mayo Zambada García.

—¿Cuántas veces ha visto a Mayo?

—Muchas veces.

—¿Con qué apodos o sobrenombres se le conoce a Mayo Zambada?

—Mayo. Lo llamábamos La Doña, La Señora, La Cocina.

—Basado en su conocimiento del cártel, cuál era la relación laboral entre el acusado y Mayo Zambada?

—Siempre se ayudaban en asociación. Si mi compadre hacía un trabajo, entonces Mayo lo ayudaba en una alianza de 50 por ciento, y lo mismo al revés.

—Y cuando dice su compadre, ¿a quién se refiere?

—A mi compadre Joaquín.

—De acuerdo. ¿Usted tenía algún apodo o sobrenombre por el que se le conociera?

Licenciado, Lic, Felizardo.

—Quiero tomarme un momento y hablar un poco poco sobre tu caso. Usted dijo anteriormente que estaba bajo custodia en los Estados Unidos. ¿Por qué es eso?

—Fui acusado del delito de narcotráfico.

—¿Y cuál es el estado de su caso?

—Me han sentenciado.

—¿Cuál fue su sentencia?

—De vida.

—¿Y se declaró culpable?

—Sí.

—¿De qué delito se declaró culpable?

—Narcotráfico.

—De acuerdo. ¿Qué espera que pase después de que su cooperación sea completada?

—Tengo que esperar a que sea recomendado para que mi sentencia sea reducida.

—Conforme su acuerdo de la declaración de culpabilidad, ¿acordó pagar algún dinero a los Estados Unidos?

—Sí.

—¿Cuánto dinero?

—25 millones de dólares.

—Y hasta la fecha, ¿cuánto de ese dinero ha pagado?

—Nada.

—¿El gobierno acordó proporcionarle a usted o su familia algún beneficio de inmigración?

—Mi familia está en los Estados Unidos por razones de seguridad.

—Quiero dirigir su atención ahora a 1999. ¿Dónde estaba trabajando en ese momento?

—Trabajé en el federal... En la penitenciaría federal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco.

—¿Qué posición tenía en esa prisión?

—Fui Subdirector de Seguridad y Custodia.

—¿Y cuáles eran sus responsabilidades en ese rol?

—Era el responsable de la seguridad interna de la penitenciaría.

—Como subdirector, ¿estaba familiarizado con el diseño de la prisión?

—Sí.

—Generalmente, ¿cómo estaba distribuida la prisión?

—Había ocho unidades de seguridad diferente, un área de observación y clasificación de reclusos, un pequeño hospital, un área para conductas especiales, y el área gubernamental.

—¿Quién controlaba las puertas de esas ocho unidades de seguridad?

—Personal bajo mi control.

—De acuerdo. Y el personal bajo su control eran los que controlaban estas puertas, ¿dónde estaban ubicados en la prisión?

—Una era en los diamantes.

—¿Qué es un diamante?

—Un lugar cercado por paneles de vidrio. Dentro de él, hay personal de seguridad que tiene la visibilidad desde ahí hasta otras cuatro unidades.

—Señor López, ¿qué estamos viendo aquí?

—Ahora, mientras estaba trabajando en esta prisión, ¿el acusado estaba ahí?

—Sí.

—De acuerdo. ¿Tenía algún contacto con él mientras estaba ahí?

—Sí.

—¿Qué tipo de contacto?

—Me mandaba algunos pedidos como zapatos, un cambio de ropa.

—¿Y estos pedidos eran hechos a mano o tecleados?

—Todos los reclusos pueden leer y escribir, ellos los escribían… ellos mismos escribían su pedido a mano.

—De acuerdo. ¿Y habían más requerimientos en estos pedidos?

—Tenían que estar firmados por cada recluso.

—Bien. ¿Aproximadamente cuántos pedidos recibió del acusado?

—Algunos, unos cinco o seis, aproximadamente, que yo recuerde,

—¿Y todos estos pedidos fueron escritos a mano?

—Sí.

—¿Y todos estos pedidos estaban firmados por el acusado?

—Sí.

—¿En algún punto del tiempo, tuvo oportunidad de reunirse con el acusado?

—Sí

—De acuerdo. ¿Y qué se discutió en la reunión?

—En esa ocasión, mi compadre me pidió que lo ayudara para que una de sus esposas pudiera entrar, Griselda.

—¿Y discutió con el acusado, por qué necesitaba su ayuda para meter a la esposa en la prisión?

—Sí, porque por ese entonces, una esposa de mi compadre ya estaba entrando, su nombre era Alejandrina, y ella ya había sido autorizada para entrar por el Consejo Técnico de la penitenciaría, entonces para que la señora Griselda pudiera pasar, tendría que hacerse de manera clandestina o borrar a Alejandrina de los registros y escribir a Griselda.

—¿Aceptó ayudar al acusado con eso?

—Sí.

—Tiempo después, ¿conoció a Griselda por otros nombres?

—Años después, escuché que la llamaban Roke.

—De acuerdo. ¿El acusado le pidió más cosas mientras estaba trabajando en la prisión?

—Sí.

—¿Qué le pidió?

—Mi compadre quería tener un teléfono con él.

—¿Y le cumplió la petición?

—Sí.

—¿Tuvo alguna conversación más tarde sobre el teléfono con él?

—Sí. Recuerdo que mi compadre me mencionó después que podía checar sus e-mails por ese teléfono.

—A cambio de cumplirle esos favores al acusado, ¿recibió algo a cambio?

—Sí.

—¿Qué recibió?

—Dinero.

—¿Cuánto?

—No recuerdo exactamente, pero en una ocasión me dio 10 mil dólares. Cuando necesitaba algo, se lo pedía y él me lo daba. En una ocasión, me ayudó con los gastos de uno de mis… uno de mis hijos que había estado en un accidente, y también me dio… mi compadre también me dio una casa de regalo.

—¿Cuánto costaba la casa?

—Recuerdo que el abogado me dijo que había sido vendida por alrededor de 1.5 millones de pesos.

—¿Alguna vez le habló al acusado sobre su le estaba pagando a alguien más en prisión?

—Sí. Le pagaba a los guardias.

—Bueno. Y usted mencionó que el acusado había pedido que una esposa, Griselda, pudiera visitarlo en la cárcel, ¿correcto?

—Sí.

—¿Y a quién le pidió la visita?

—¿A mí?

—¿Qué persona? ¿Disculpe?

—Arturo —que en paz descanse— el hermano de mi compadre; Marcelo Peña, que había sido un ex cuñado de mi compadre.

—¿Alguna vez conoció a Arturo bajo otro nombre?

—Sí. Lo solían llamar El Pollo.

—¿Autorizó estas visitas con Arturo y Marcelo Peña?

—Sí.

—¿Cuánto tiempo trabajó en la prisión?

—Aproximadamente un año y siete meses.

—¿Y por qué se fue?

—Porque había un… el Gobierno Federal estaba haciendo unas investigaciones sobre casos de corrupción en la penitenciaría, así que decidí renunciar.

—¿Cuándo renunció?

—Si recuerdo correctamente, en septiembre de 2000.

—Después de renunciar a la prisión, ¿alguna vez regresó para reunirse con el acusado?

—Hubo una vez en la que regresé a la penitenciaría, sí.

—¿Y qué habló con él en esa última vez?

—Mi compadre estaba preocupado. Quería que hablara con el director para que las cosas no lo afectaran.

—¿Eso qué significa?

—Que ellos no debían de ser enérgicos, que deberían de continuar dándole algunos beneficios. No deberían de ser tan duros.

—De acuerdo. ¿Acordó con el acusado ayudarlo con eso?

—Sí.

—¿Cómo lo hizo?

—Hablé con el director.

—Bueno. Después de renunciar a la prisión, ¿pudo encontrar otro empleo?

—No, no pude encontrar otro trabajo.

—Muy bien. ¿Cuándo fue la siguiente vez que vio al acusado?

—Lo vi algún tiempo después de que mi compadre escapara… hubiera escapado, como siete u ocho meses después de su escape.

—Aproximadamente, ¿qué año es?

—2001.

—¿Dónde se reunió con él?

—En las montañas en Nayarit.

—¿Qué habló con él en esa ocasión?

—Me acuerdo que mi compadre me preguntó qué sabía sobre los guardias que habían sido detenidos. Me dijo que habían sido detenidos injustamente y que eran inocentes.

—¿Por qué los habían detenido?

—Fueron acusados de haber ayudado a mi compadre a escapar.

—Aproximadamente, ¿cuántos guardias?

—No estoy seguro de si fueron 50 o 70, hubo varios.

—¿Qué dijo el acusado que haría por esos guardias?

—Sentía la responsabilidad moral de ayudarlos; y por medio de su abogado los estaba ayudando.

—¿Tuvo oportunidad de hablar con el acusado sobre su escape de la prisión?

—Sí. Me dijo que la única persona responsable de su escape había sido Chito.

—¿Quién es Chito?

—Chito era un empleado en la penitenciaría. Estaba en el área de lavandería, servicios generales.

—¿Qué dijo su compadre sobre la manera en la que Chito había logrado sacarlo de la prisión?

—Que lo había llevado dentro de un carrito de lavandería cuando estaba recogiendo la ropa sucia. Y que lo había transportado al estacionamiento donde estaban los vehículos. Que lo había puesto en la cajuela de su coche, el de Chito. Y que Chito había manejado fuera del estacionamiento hacia una cabina de policía que ya estaba a la salida de la penitenciaría. Y así se fueron, se pararon porque había un portón que se elevaba en el que era necesario detenerse para quienquiera que saliera. Y los guardias que estaban en el área solo registraron el interior del vehículo pero no la cajuela.

—Usted mencionó un portón que se elevaba, ¿cuál es el término para ese portón que se elevaba?

—Es una pluma, una barra de metal que tiene un signo de alto.

—¿Qué dijo el acusado sobre el momento de su escape?

—Recuerdo preguntarle a mi compadre que si yo hubiera estado en la penitenciaría se hubiera escapado entonces. Me dijo que no. Me dijo que realmente el plan de escape había sido espontáneo. Esto fue porque algunos de sus amigos en el Gobierno Federal lo habían notificado que una orden de extradición había sido solicitada en su contra.

—¿Se reunió con el acusado de nuevo después de esta vez?

—Sí.

—¿De qué hablaron?

—Mi compadre me preguntó de nuevo si había logrado encontrar trabajo. Para ese momento estaba siendo más difícil porque los medios me ligaban al escape. Entonces dije que no. Él me ofreció un trabajo.

—¿Aceptó su oferta?

—Sí.

—¿Qué trabajo aceptó?

—Al principio era conseguir casas y ranchos para rentar.

—¿Por cuánto tiempo consiguió casas y ranchos para el acusado?

—Creo que aproximadamente tres años.

—¿En ese punto empezó a moverse hacia nuevos trabajos para el acusado?

—Sí.

—¿Qué empezó a hacer para él?

—Empecé a tener comunicación con algunos servidores públicos del Gobierno Federal. Me daban información sobre las operaciones que iban a suceder en contra del Cártel de Sinaloa. Y después de eso, mi compadre me pidió que lo ayudará con la comunicación con unos colombianos. Eso fue porque él estaba en las montañas y las comunicaciones no eran seguras, en el sentido de que la comunicación estaba sucediendo, pero no había buena señal. Entonces bajo las órdenes de mi compadre, la gente venía a Culiacán, yo me reunía con ellos, y después establecía comunicación.

—¿Cuándo comenzó a comunicarse con los colombianos de parte del acusado?

—Si recuerdo correctamente, 2004 aproximadamente.

—¿Qué comunicaba específicamente con los colombianos?

—Cargamentos de droga para Sinaloa.

—¿Le estaba dando alguna información a los colombianos con respecto a dónde tenían que llegar los botes?

—Sí, sí. Yo les daba la información sobre las coordenadas.

—¿Quién le daba esa información a usted?

—Mi compadre me la daba, o alguien le mandaba la información directamente a los colombianos.

—¿Cómo transportaban estos cargamentos desde Colombia?

—Algunos los trasladaban por submarinos, botes y aviones.

***

—Usted dijo antes que estaba involucrado en hablar con contactos gubernamentales para el acusado, ¿correcto?

—Sí.

—¿Qué hacía específicamente para el acusado?

—Recibía la información y se la pasaba a él.

—¿Recibía información directamente de sus contactos gubernamentales?

—No, habían personas que trabajaban, bueno, ellos tenían comunicación directa con él.

—¿Quiénes eran las personas que le daban esa información a usted?

Javi, a uno de ellos lo llamábamos Javi. A otro Roberto.

—Vamos a tomarlos uno a la vez. ¿Con quién tenía contacto Javi dentro del gobierno?

—Tenía contacto con personas de la milicia, la Policía Federal, la PGR y la Marina.

—Mencionó a la PGR, ¿qué es eso?

—Es la Fiscalía General de la Nación.

—Entonces Javi conseguía la información y se la daba a usted, ¿es eso lo que estoy entendiendo?

—Sí, él me la pasaba, y entonces yo se la pasaba a mi compadre. Y después Javi se la daba directamente a mi compadre.

—¿Por qué estos contactos gubernamentales le daban información a Javi?

—Bueno, porque necesitábamos saber cuáles iban a ser sus movimientos, y obviamente porque les pagábamos.

—¿Tuvo alguna plática con el acusado sobre los pagos de los contactos gubernamentales de Javi?

—Sí.

—¿Qué le dijo?

—Javi les pagaba más de 100 mil dólares a los contactos al mes.

—¿Quién le daba ese dinero a Javi?

—Mi compadre.

—Usted también mencionó a una persona llamada Roberto, ¿quién es Roberto?

—Roberto era otra persona que trabajaba en la empresa de mi compadre. También tenía sus propios contactos con la Policía Federal, con la Policía Federal de Caminos, y con la PGR, la armada.

—¿Cuál era el apellido de Roberto?

—Creo que era García… de hecho, disculpe. Beltrán.

—¿Alguna vez habló con Roberto cuánto le estaba pagando al mes a sus contactos del gobierno?

—Sí. Roberto me dijo que les pagaba más de un millón de dólares al mes.

—¿Alguna vez ha escuchado del término Yankee antes?

—Sí.

—¿Qué significa?

—Es un empleado de la oficina Fiscal General de la nación, quien es el comandante en una plaza en cualquier ciudad.

—Cambiemos de tema y hablemos sobre la seguridad del acusado. ¿Quiénes eran los sicarios de cabecera del acusado?

El Negro, Fantasma, El Cholo.

—Hablemos de ellos uno a la vez. ¿Quién es El Negro?

El Negro era una persona que había sido parte antes de la armada mexicana. Renunció a la armada y comenzó a trabajar con mi compadre.

—¿El Negro tenía otros nombres?

—Bravo. Y su nombre era Omar.

—También mencionó al Fantasma, ¿quién era él?

—Como el Negro, Fantasma comenzó a trabajar con mi compadre por recomendación del Negro. Y también había sido parte de la armada mexicana.

—Por último, mencionó a alguien llamado Cholo, ¿quién es él?

—Cholo trabajaba con la seguridad de mi compadre y antes de él de hecho su padre también lo hacía. Y después mi compadre lo puso a cargo de la plaza en Guamúchil. Pero cada que mi compadre lo necesitaba, él lo tomaba.

—Cambiemos y hablemos un poco sobre la familia del acusado. ¿Conoce a los hijos mayores del acusado?

—Sí, los conozco.

—¿Cómo se llaman?

—Uno Iván y el otro Alfredo.

—¿Con qué apodos se conoce a Ivan?

—Mi compadre le decía Tocayo.

—Mostrando lo que ya está en evidencia como Prueba gubernamental 60. ¿Quién es esta persona?

—Alfredo.

—¿Con qué apodos se le conoce?

—Menor.

—Mostrando lo que ya está en evidencia como Prueba gubernamental 219-15. ¿Quiénes son los dos individuos en la parte derecha superior de esta foto?

—Ovidio y Joaquin.

—¿Quién es su padre?

—Mi compadre.

—¿Con qué apodos se les conocía?

—A Ovidio le decían Ratón y a Joaquín Guerro.

—¿Usted previamente mencionó que era el padrino de una de las gemelas del acusado?

—Sí.

—¿Quién es la madre de esas gemelas?

—Mi Comadre, Emma.

—¿Con qué sobrenombres el acusado llamaba a Emma?

—Algunas veces le decía Mi Reina.

—¿Conoce a alguien llamado Aureliano Guzmán?

—Sí, lo conozco.

—¿Quién es?

—El hermano de mi compadre.

—¿Con qué apodos se le conoce?

—El Guano.

—¿Qué hacía para el cártel?

—Traficaba drogas en las montañas, en campos de marihuana y de amapola.

—¿Conoció a alguno de los sobrinos del acusado que trabajan para él?

—Sí, conocí a varios sobrinos.

—¿A quién conoció específicamente?

—Conocí a uno que se llamaba Alfredo, lo llamábamos 02 también. Conocí a Chinakate, y él lo llamaba Tío, entonces creo que también era su sobrino. Y a otros de los que no me acuerdo de sus nombres.

—Hablemos sobre Alfredo, ¿qué hizo Alfredo por el acusado?

—Mi compadre mandaba a Alfredo algunas veces a otros países a reunirse con otras personas.

—¿Qué países?

—Ecuador, Colombia.

—Usted mencionó que también lo llamaban 02, ¿Sabía si le decían de otra manera?

—Tomás, lo llamaban Tomás.

—¿Quién se refería a él como Tomás?

—Panchito.

—¿Usted también mencionó a alguien llamado Chinakate?

—Sí.

—¿Había algo distintivo de Chinakate?

—Era pelirrojo.

—¿Qué hacían los secretarios del acusado para él?

—Estaban a cargo de la radio y las comunicaciones.

—¿Cómo se comunicaba usted y otros miembros del cártel entre ustedes?

—Por radio y por teléfono.

—¿Está al tanto del periodo en el que el acusado tuvo su propio canal de comunicación?

—Bueno, hubo un momento en el que un hombre colombiano fue contratado y lo entrenaron en servidores para que pudiéramos tener nuestro propio canal de comunicación.

—¿Quién trajo a este colombiano para reunirse con el acusado?

—Panchito.

—¿Dónde estaba el servidor instalado?

—Fue en Europa, pero no sé exactamente en qué país.

—¿Alguna vez usó el sistema?

—Sí.

—¿Cómo funcionó?

—Era un número de extensión, tres dígitos, y también a través de internet.

—¿En qué periodo de tiempo se usó el servidor?

—Si no me equivoco alrededor de 2011, 2010, alrededor de ese tiempo, más o menos.

—¿Alguna vez habló con el acusado sobre lo que pasó con el técnico que puso el sistema?

—Sí, tuvo problemas con el Gobierno y lo arrestaron.

—¿El acusado le dijo algo más sobre este técnico?

—Que no era de fiar porque le estaba pasando información al Gobierno y que no podíamos usar ese sistema más.

—¿Alguna vez escuchó hablar de algo llamado el sistema de oficina?

—Sí.

—¿Qué es?

—Para que uno no tenga contacto directo, una oficina media fue instalada, para que pudiera estar en contacto con diferentes contactos de esa oficina. Y de esa manera no tuviera comunicación directa con los contactos.

—¿Por qué no querrías tener comunicación directa con los otros contactos?

—Para evitar a esos contactos que no son leales y aquellos que pudieran pasar información al Gobierno.

—¿Usted usaba el sistema de oficina?

—Sí.

—¿Qué tipo de programa era usado para enviar mensajes en el sistema de oficina?

—Blackberry.

***

“Y dice, Me voy a reunir con la dama al principio de la semana. Compadre, será mejor que me deje terminar el asunto con Rubén y la dama. Ya le di un adelanto a la dama con el negro. ¿A quién se refieren con la dama? Bueno. Y la palabra “negro”, ¿a qué se refiere?”.

—Blackberry.

—Bueno. Ahora vayamos a la diapositiva 19. Bien. ¿Ese es un mensaje que usted está mandando?

—Sí.

—Bien. Dice: Por el otro lado, René habló personalmente con el alcalde de La Calma. Ella es una de las favoritas como candidata para el gobierno estatal del PRI. Quiere que eliminemos, denunciando a un policía que la ha estado molestando y afectándola en la política. Está de acuerdo, y con el tiempo también va a necesitar apoyo con su campaña. ¿Qué le está diciendo al acusado aquí?

—Que René estaba a cargo de la plaza en Baja California Sur, y él me había enviado un mensaje de una señora que era alcalde de La Paz, según ella, tenía la probabilidad de convertirse en candidata a gobernadora, pero ella tenía un problema con… había un policía que la estaba molestando. Así que ella se acercó a René y le pidió que me hiciera un favor, si ese policía podía ser asesinado para que ella no se viera afectada, y en un tiempo dado, ella también solicitaría apoyo para la campaña.

—Bien. Donde dice allí, La Calma, ¿qué es eso?

—El presidente o alcalde de La Paz.

—Y donde dice, ella quiere que eliminemos, ¿qué significa?

—Que maten al policía.

—Bueno. Y también hay referencia al PRI. ¿Qué es eso?

—El PRI es un partido político… del cual la señora, la alcalde es miembro, el Partido Revolucionario Institucional.

—De acuerdo. Pasando a la siguiente diapositiva, Diapositiva 20, Párrafo 102. ¿Esta es una respuesta del acusado?

—Sí.

—Bueno. Y dice: Sí. Ella es la favorita y le haremos el favor. Quizás mientras el policía sale de su casa como en revancha de algún pandillero. Que no lo vean, no con rifle, sino con pistola para que no parezca violento. ¿Pero cuándo se sabrá si ella gana o no? Uno, hay una cosa, nadie sabe quién será el alcalde o las elecciones de julio. ¿Qué le está diciendo el acusado aquí?

—Que si ella es favorita, entonces deberíamos de hacerle el favor, lo cual significaba para mí decirle a René que sí hiciera el favor de matar al policía. Y que la matanza del policía no pareciera violenta, no usar armas de fuego. En su lugar, hacer que pareciera revancha de algún pandillero.

—Bueno. Ahora iremos a la diapositiva 23, y párrafo 1. De nuevo, dice OFI. ¿De quién viene este mensaje?

—De mi compadre.

—Y al final del párrafo 1, dice, Voy a hablar con el tipo de la harina la semana que viene. ¿A qué tipo de harina se refieren?

—Harina de pescado.

—¿Y cuál era el plan con esta harina de pescado?

—Mezclarla con la base para transportarla a Sinaloa.

—¿Y en qué país se iba a hacer esto?

—En Ecuador.

***

—Bueno. En adición al sistema de codificación tango alpha, ¿usaban códigos? ¿o palabras clave para referirse a ubicaciones?

—Sí.

—¿Cuál era el código para Nogales?

—Lo llamábamos El Nogal, El Árbol.

—Bueno. ¿Qué hay de Venezuela?

—Con el loco, el hombre loco.

—¿Y Ecuador?

—Eduardo.

—¿Y Guatemala?

—Con Charlie.

—¿Y alguna vez ha escuchado del término “tres” para referirse a una ubicación?

—Tres es una pista de aterrizaje.

—¿Dónde está ubicada esa pista de aterrizaje?

—En la municipalidad de Navolato.

—¿Y quién usaba esa pista de aterrizaje?

—Mi compadre.


Justicia

Procesan a dos exfuncionarios del IMSS por homicidio culposo en caso ABC

La FGR informó que los sujetos incumplieron con normas y lineamientos que ocasionaron el incendio en la guardería, por lo cual permanecerán en prisión preventiva

Política

México podría iniciar vacunación contra Covid en diciembre: Ebrard

Se prevé que el 10 de diciembre sea aprobada la vacuna de Pfizer en EU; tardaría cinco días hábiles en llegar a México

CDMX

"Alto a la cacería de brujas", feministas en CDMX piden no criminalizar protestas

Al menos 13 activistas fueron citadas a declarar en la Fiscalía capitalina por asociación delictuosa y vandalismo tras participar en diversas protestas

Salud

IATA prevé transportar vacunas contra Covid a todo el mundo

La asociación tiene previsto a más de 200 países y proteger así, potencialmente, a casi 8 mil millones de personas

Cultura

RAE no resiste a la pandemia, agrega al diccionario los términos covid y desconfinar

Las palabras "emoji" y "emoticono" también se han incorporado al diccionario, así como los términos "trol" y "trolear"

Sociedad

Buscan a director del Colegio Liceo de León por abuso sexual a menor

Los padres del menor de 8 años fueron los que denunciaron al director

Justicia

Procesan a dos exfuncionarios del IMSS por homicidio culposo en caso Guardería ABC

La FGR informó que los sujetos incumplieron con normas y lineamientos que ocasionaron el incendio en la guardería, por lo cual permanecerán en prisión preventiva

Mundo

EU está listo para liderar nuevamente en el mundo: Joe Biden

El exvicepresidente demócrata señaló su intención de alejar a Estados Unidos de la agenda unilateralista impulsada por Trump