/ miércoles 5 de octubre de 2016

Investigan asesinato del profesor de la UNAM; sospechan de la esposa

La Procuraduría General de Justicia capitalina investiga a la familia y amistades del profesor de la UNAM, Vidal Zavala Rosas, que fue asesinado y enterrado en el jardín de su propia casa. 

Una de las líneas de investigación es el robo del cheque de casi un millón de pesos que había recibido el abogado días antes de su muerte y los únicos que sabían del dinero era su círculo familiar.

Ante ello, la esposa del docente pasó de ser testigo a sospechosa, pues su declaración inicial en la carpeta FXH/X0-2UI-3/C/D/1577/09-2016 tiene inconsistencias.

No te pierdas:  

La mujer ha señalado a un alumno de su esposo, llamado Víctor, como el probable homicida, pues el día de los hechos la sacó junto con su hija de un año de edad del domicilio para dejarlas en el Metro Taxqueña, donde abordó un taxi rumbo a casa de un familiar en Cuemanco. Pero no pidió ayuda.

Dice que tiempo después regresó a su domicilio y el homicida le dijo que se fuera, a lo que accedió para irse a un hotel de San Luis Tlaxialtemanco. Nuevamente no solicitó el apoyo de las autoridades.

Fue hasta el viernes 30 de septiembre cuando presentó su denuncia en el Ministerio Público.

Ante las incoherencias en su relato, la esposa del profesor de Derecho de la UNAM ahora es sospechosa del homicidio.

/parg

La Procuraduría General de Justicia capitalina investiga a la familia y amistades del profesor de la UNAM, Vidal Zavala Rosas, que fue asesinado y enterrado en el jardín de su propia casa. 

Una de las líneas de investigación es el robo del cheque de casi un millón de pesos que había recibido el abogado días antes de su muerte y los únicos que sabían del dinero era su círculo familiar.

Ante ello, la esposa del docente pasó de ser testigo a sospechosa, pues su declaración inicial en la carpeta FXH/X0-2UI-3/C/D/1577/09-2016 tiene inconsistencias.

No te pierdas:  

La mujer ha señalado a un alumno de su esposo, llamado Víctor, como el probable homicida, pues el día de los hechos la sacó junto con su hija de un año de edad del domicilio para dejarlas en el Metro Taxqueña, donde abordó un taxi rumbo a casa de un familiar en Cuemanco. Pero no pidió ayuda.

Dice que tiempo después regresó a su domicilio y el homicida le dijo que se fuera, a lo que accedió para irse a un hotel de San Luis Tlaxialtemanco. Nuevamente no solicitó el apoyo de las autoridades.

Fue hasta el viernes 30 de septiembre cuando presentó su denuncia en el Ministerio Público.

Ante las incoherencias en su relato, la esposa del profesor de Derecho de la UNAM ahora es sospechosa del homicidio.

/parg