/ miércoles 5 de junio de 2019

Justicia nunca llegará, lamenta madre de niño víctima de Guardería ABC

Es injusto que bomberos o maestras estén acusados cuando el responsable fue quien dio el permiso, dice

HERMOSILLO.-“No sé quién haya sido el que dio la autorización en ese entonces para que la guardería funcionara, pero a esa persona me gustaría verla detenida, la persona que firmó y autorizó obviamente recibió dinero porque las instalaciones no eran las adecuadas”, afirma Xóchitl Ortiz, una joven de 32 años que perdió a su hija en el incendio de la Guardería ABC el 5 de junio de 2009.

Tras 10 años de esta tragedia, Xóchitl considera que la justicia nunca llegará para su pequeña Denisse Alejandra, que tenía dos años y tres meses cuando falleció, ni para las otras 48 víctimas mortales del incendio.

Señala que se le hace injusto que bomberos o maestras estén demandados, cuando considera que uno de los principales responsables es la persona que firmó el permiso de operación de la estancia infantil aun cuando las instalaciones no eran las adecuadas.

LA NECESIDAD VENCIÓ LA DUDA

“Siempre que entraba a la guardería me llamaba mucho la atención la carpa, era como un techo de circo, pero no me pasó por la cabeza que se fuera a quemar y que no iban a tener por dónde salir… Pero uno los deja ahí por necesidad de trabajar, no es por gusto que los lleva a esos lugares”, expresó.

Xóchitl narra cómo fue el día en el que perdió a su primera hija. “Todo fue raro desde el inicio de la semana, el lunes no fue a la guardería y los días siguientes tuve que prestarle el carro a mi suegro y él estaba pasando por ella a las 12 del mediodía, pero ese viernes le dije que no fuera por ella, que yo me haría cargo e iría a las 3:30 de la tarde cuando saliera a comer, para verla y estar con ella un rato. Nunca imaginé lo que iba a pasar”.

Media hora antes de salir y pasar a recoger a Denisse Alejandra le hablaron a su trabajo para informarle que se había presentado un incendio en un almacén contiguo a la Guardería ABC, por lo que estaban pidiendo a los padres que pasaran por sus hijos. Nunca le avisaron que para ese momento 10 niños ya habían fallecido.

“Yo no sabía qué estaba pasando, pensaba que era un incendio en el almacén y nunca vi que la guardería estaba en llamas porque un policía no me dejó acercarme al área, y al decirle que era mamá de uno de los niños me dijo que me fuera al hospital CIMA, que ahí se los habían llevado”, relata.

Después de esperar un rato sin noticias de su hija, le pidieron que acudiera a la Clínica 37 del Seguro Social y fue ahí donde estaba su pequeña, con una sábana hasta la cabeza y recostada en una cama, la niña yacía inmóvil, ella sólo pensó que estaba sedada y la destapó, lo primero que vio fue su cabello rizado y despeinado: “literal, parecía que le había explotado un boiler”.

“La niña no estaba quemada, sólo tenía sus cachetitos rojos y sus piecitos negros por el tizne… no le pasó nada porque fue de las primeras que sacaron por el boquete que hicieron en las instalaciones, estaba dormida y falleció por respirar tanto humo”, afirma.

EL DUELO

Xóchitl tenía 22 años cuando murió su hija, pero pensó que la vida tenía que seguir y a los 10 días de la tragedia regresó a trabajar, a los meses se embarazó y ocho meses después de tener a su segundo hijo, se embarazó una vez más.

Nunca recibió apoyo tanatológico ni médico hasta que su hijo más pequeño llegó a la edad de Denisse, ahí fue cuando la depresión y la ansiedad se apoderaron de ella, alejándose de quienes más amaba.

Los ansiolíticos llegaron a su vida, así como la culpabilidad de perder a una hija y descuidar a los otros dos.

Después de tres momentos de depresión extremos, hoy está consciente que la vida sigue y tiene que estar ahí para su familia, buscó una actividad que le ayudara a no estar encerrada en su cuarto y optó por subirse a una bicicleta. Al recorrer senderos y calles descubrió cuánto bien le hacía para despejar su mente y se hizo de buenos amigos que la apoyan.

Este año será la primera vez que no marche en memoria de su hija y las otras víctimas, debido a que acaba de salir de una operación. Tampoco fue en marzo al panteón en el cumpleaños de la niña, ya que dice que la lleva en el corazón y eso es más importante.

HERMOSILLO.-“No sé quién haya sido el que dio la autorización en ese entonces para que la guardería funcionara, pero a esa persona me gustaría verla detenida, la persona que firmó y autorizó obviamente recibió dinero porque las instalaciones no eran las adecuadas”, afirma Xóchitl Ortiz, una joven de 32 años que perdió a su hija en el incendio de la Guardería ABC el 5 de junio de 2009.

Tras 10 años de esta tragedia, Xóchitl considera que la justicia nunca llegará para su pequeña Denisse Alejandra, que tenía dos años y tres meses cuando falleció, ni para las otras 48 víctimas mortales del incendio.

Señala que se le hace injusto que bomberos o maestras estén demandados, cuando considera que uno de los principales responsables es la persona que firmó el permiso de operación de la estancia infantil aun cuando las instalaciones no eran las adecuadas.

LA NECESIDAD VENCIÓ LA DUDA

“Siempre que entraba a la guardería me llamaba mucho la atención la carpa, era como un techo de circo, pero no me pasó por la cabeza que se fuera a quemar y que no iban a tener por dónde salir… Pero uno los deja ahí por necesidad de trabajar, no es por gusto que los lleva a esos lugares”, expresó.

Xóchitl narra cómo fue el día en el que perdió a su primera hija. “Todo fue raro desde el inicio de la semana, el lunes no fue a la guardería y los días siguientes tuve que prestarle el carro a mi suegro y él estaba pasando por ella a las 12 del mediodía, pero ese viernes le dije que no fuera por ella, que yo me haría cargo e iría a las 3:30 de la tarde cuando saliera a comer, para verla y estar con ella un rato. Nunca imaginé lo que iba a pasar”.

Media hora antes de salir y pasar a recoger a Denisse Alejandra le hablaron a su trabajo para informarle que se había presentado un incendio en un almacén contiguo a la Guardería ABC, por lo que estaban pidiendo a los padres que pasaran por sus hijos. Nunca le avisaron que para ese momento 10 niños ya habían fallecido.

“Yo no sabía qué estaba pasando, pensaba que era un incendio en el almacén y nunca vi que la guardería estaba en llamas porque un policía no me dejó acercarme al área, y al decirle que era mamá de uno de los niños me dijo que me fuera al hospital CIMA, que ahí se los habían llevado”, relata.

Después de esperar un rato sin noticias de su hija, le pidieron que acudiera a la Clínica 37 del Seguro Social y fue ahí donde estaba su pequeña, con una sábana hasta la cabeza y recostada en una cama, la niña yacía inmóvil, ella sólo pensó que estaba sedada y la destapó, lo primero que vio fue su cabello rizado y despeinado: “literal, parecía que le había explotado un boiler”.

“La niña no estaba quemada, sólo tenía sus cachetitos rojos y sus piecitos negros por el tizne… no le pasó nada porque fue de las primeras que sacaron por el boquete que hicieron en las instalaciones, estaba dormida y falleció por respirar tanto humo”, afirma.

EL DUELO

Xóchitl tenía 22 años cuando murió su hija, pero pensó que la vida tenía que seguir y a los 10 días de la tragedia regresó a trabajar, a los meses se embarazó y ocho meses después de tener a su segundo hijo, se embarazó una vez más.

Nunca recibió apoyo tanatológico ni médico hasta que su hijo más pequeño llegó a la edad de Denisse, ahí fue cuando la depresión y la ansiedad se apoderaron de ella, alejándose de quienes más amaba.

Los ansiolíticos llegaron a su vida, así como la culpabilidad de perder a una hija y descuidar a los otros dos.

Después de tres momentos de depresión extremos, hoy está consciente que la vida sigue y tiene que estar ahí para su familia, buscó una actividad que le ayudara a no estar encerrada en su cuarto y optó por subirse a una bicicleta. Al recorrer senderos y calles descubrió cuánto bien le hacía para despejar su mente y se hizo de buenos amigos que la apoyan.

Este año será la primera vez que no marche en memoria de su hija y las otras víctimas, debido a que acaba de salir de una operación. Tampoco fue en marzo al panteón en el cumpleaños de la niña, ya que dice que la lleva en el corazón y eso es más importante.

Política

"Haríamos mucho daño": dice alcalde de Morelia sobre plan contra Covid-19 de Aureoles

El edil de Morelia advirtió que el dinero dejará de ser fundamental en las elecciones, será la capacidad de organización lo que determine a los candidatos electos

Policía

Las 21 unidades habitacionales más peligrosas de la CDMX

La vida vecinal se ha visto tan afectada aquí que ahora son atendidas por Secretaría de Gobierno

Sociedad

Nuevo centro laboral pondrá lupa en contratos colectivos

Alfredo Domínguez, dijo que la mayoría de los acuerdos carecen de respaldo de los trabajadores sindicalizados

Mundo

Nueva York regalará cubrebocas en los autobuses

La Autoridad Metropolitana del Transporte espera llevar el servicio a 400 unidades antes de que concluya este mes

Política

"Haríamos mucho daño": dice alcalde de Morelia sobre plan contra Covid-19 de Aureoles

El edil de Morelia advirtió que el dinero dejará de ser fundamental en las elecciones, será la capacidad de organización lo que determine a los candidatos electos

CDMX

Turistas en CDMX llegan para ver a la familia

Una visita a sus parientes, asistir a una boda, graduación, fiesta familiar, aniversario o festejo decembrino, son los motivos principal por los que las personas piensan viajar a la Ciudad de México

Gossip

Combate Space: el freestyle salta de las calles al streaming

El freestyle salta de su escenario principal en los barrios a las competencias en línea con Combate Space, donde siete participantes mexicanos realizarán batallas de rimas en línea

Gossip

Panteón Rococó se adapta a la crisis y abre tienda virtual

La agrupación explica cómo enfrenta la crisis por la falta de conciertos

Celebridades

Intensamente | Me comí como un kilo de perico: Jorge Medina

Jorge Medina, exvocalista de La Arrolladora Banda El Limón, asegura que él no quería ser cantante. Vivió épocas doradas y excesos en la agrupación